Skoda Vision X: electricidad, gas y gasolina a la vez

Muestra las líneas de diseño de un futuro SUV pequeño de Skoda. Su motor cuenta con una autonomía de 650 km y bajas emisiones.

El Skoda Vision X presentado en el Salón de Ginebra 2018 es especial por dos motivos. Primero porque avanzaría las futuras líneas del SUV pequeño que completaría la gama del fabricante checo junto al Skoda Karoq y el Skoda Kodiaq, y segundo porque es el primer automóvil que se presenta con un motor que se mueve con gasolina y gas y se ve reforzado por dos eléctricos.

Diseño del SUV pequeño de Skoda

Si comparamos a este Skoda Vision X con los actuales miembros de la familia SUV del fabricante del Grupo Volkswagen podemos apreciar que se ha cambiado ligeramente la concepción del frontal. Se mantiene el esquema de faros separados, pero en este prototipo los más grandes se sitúan debajo. Parrilla (que cuenta con retroiluminación), la forma del capó y las entradas de aire del parachoques se mantienen muy parecidas.

Skoda Vision X

Sobre las medidas, este Skoda Vision X mide 4,25 metros, que son 13 centímetros menos que el Skoda Karoq y 3 cm más que el extinto Skoda Yeti. A esto hay que sumar 1,8 metros de ancho, 1,53 metros de alto y una distancia entre ejes de 2,64 metros. Completarían estos datos los 380 litros que tiene de maletero, algo que le dejarían un poco por debajo de sus rivales en la categoría.

La trasera de este Skoda Vision X también es bastante característica. Por ejemplo, los faros se han vuelto a separar en dos unidades como en el frontal y se ha quitado el logo de Skoda para sustituirlo por letras. Con una zaga tan deportiva, quizás ha quedado la luneta trasera un poco pequeña, pero para la versión de serie podría cambiar.

Skoda Vision X

Del interior sí que hay que decir que aunque sea muy prototipo, puede avanzar futuras líneas de diseño. Se han utilizado materiales como telas transpirables, cuero artificial y caucho y se le ha dotado con un cierto carácter deportivo. Del salpicadero destaca la pantalla que hace las veces de panel de instrumentación, la gran pantalla multimedia flotante y las luces LED que retroiluminan en toda su extensión.

Skoda Visión X: gasolina, gas y electricidad

El sistema de propulsión de este Skoda Vision X está formado por un motor G-TEC de 1.5 litros y cuatro cilindros que puede utilizar tanto el gas natural comprimido como la gasolina. Su potencia es de 130 CV y cuenta con un par máximo de 200 Nm, que son transmitidos íntegros al eje delantero.

Skoda Vision X

Junto a este propulsor trabajan otros dos motores eléctricos. Uno de ellos se encarga de ayudar a arrancar al motor de combustión mediante un sistema de accionamiento por correa de arranque-alternador. El otro mueve el eje trasero y se alimenta de una pequeña batería instalada en el coche que le permitiría recorrer 2 kilómetros en modo eléctrico. Gracias a este último, el Skoda Vision X es un tracción total, pero sin árbol de transmisión, y además le proporciona otros 70 Nm extra.

Otros datos importantes sobre la mecánica es que gracias a la instalación de dos depósitos de GNC y otro de gasolina se consigue una autonomía de 650 kilómetros, mientras que sus prestaciones son un 0-100 km/h en 9,3 segundos y 200 km/h de velocidad máxima.

Skoda Vision X

Otras curiosidades del Skoda Vision X

Con este prototipo de Skoda también se presentaron algunas funcionalidades que podrían tener sus coches en el futuro como indicar al conductor donde hay plazas libres disponibles en la calle, ofrecer el propio coche en alquiler cuando no se utiliza o compartirlo dentro del sistema Skoda Connect.

Además, gracias a la llave inteligente con control remoto se podrían guardar las preferencias de los distintos conductores para que cuando se monten en el coche se apliquen sus ajustes como la temperatura del climatizador, la colocación de los asientos y el volante o la radio preferida.

Skoda Vision X

Y dentro de las soluciones “Simply Clever” típicas de Skoda, se han colocado en el maletero de este Vision X dos monopatines eléctricos, que vienen junto a sus respectivos cascos y un dron para poder grabar. Incluso en la parte trasera de los asientos delanteros se han montado protecciones de quita y pon para el cuello o la espalda de los patinadores y dos botellas de agua en la consola central (justo delante de la caja de cambios).

Este Skoda Vision X forma parte de la estrategia de electromovilidad en la que se ha embarcado la marca centroeuropea. Su pistoletazo de salida dará comienzo en 2019 con el lanzamiento del Skoda Superb híbrido enchufable y al siguiente año podría llegar el primer eléctrico.

Fotos Skoda Vision X: electricidad, gas y gasolina a la vez

Comentarios Skoda Vision X: electricidad, gas y gasolina a la vez

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"