A prueba el nuevo Volkswagen Polo: ¿cuál me compro?

Nos ponemos al volante de la sexta generación del Volkswagen Polo, y te contamos lo que tienes que tener en cuenta para acertar en la compra

Volkswagen Polo 2018

La sexta generación del Volkswagen Polo esconde muchas más novedades de las que podrías imaginar sólo viendo su exterior y comparándolo con el modelo anterior. Lo principal que debes tener en cuenta es que hay una cosa que no cambia: El nuevo Polo 2018 sigue siendo una especie de “mini Golf”, que destaca frente al resto de los utilitarios de esta categoría por una calidad por encima de la media… Calidad que se paga: el precio también es más elevado que el de su competencia directa.

Sobre este tema no vamos a extendernos más en este artículo, ya hemos detallado aparte los precios de la gama Polo, el equipamiento y sus descuentos. Conviene que no pierdas detalle, porque se anuncia un Polo desde 11.600 euros, pero poco podrás hacer si quieres algo más que el motor básico y un equipamiento razonable, y no partes de un presupuesto de al menos 14.000.

Más grande y más personalizable

Aquí lo que toca es contarte cómo es el nuevo Polo, centrándonos en las novedades que aporta, y en lo que tienes que saber si estás pensando en comprar uno… o algunas de sus alternativas. Y lo primero que tienes que saber es que el nuevo Polo 2018 utiliza la plataforma que se ha estrenado en el nuevo Seat Ibiza. Esto supone, en primer lugar, una mejora en rigidez estructural y también permite ahorrar peso en un coche que es más grande y puede llevar mucho más equipamiento.

 

Volkswagen Polo 2018

Con 8 cm más de longitud, el Polo se va ahora a los 4,053 metros, aumentando también la anchura en unos 7 cm, y la distancia entre ejes pasa a ser de 2,55 metros. Esto permite que el Polo sea más amplio por dentro, y se convierte en una de las mejores alternativas en este segmento si necesitas un coche para utilizar con frecuencia las plazas traseras. Lo mismo puede decirse del maletero, que alcanza los 350 litros incluyendo el espacio que queda bajo el piso (donde puede alojarse una rueda de repuesto de tamaño normal o una de emergencia) cifra a la altura de algunos coches compactos, y entre los más grandes de su categoría. Se comercializa únicamente con carrocería de 5 puertas.

 

Volkswagen Polo 2018

Más sobre el interior: al menos las versiones altas de gama, que son las que hemos podido conducir hasta ahora, ofrecen una terminación y una presentación interior que está a un gran nivel y transmite sensación de coche bien hecho. Existen hasta 8 colores diferentes para el denominado “dash pad”, la pieza decorativa de la consola central, como uno de los elementos clave de las nuevas posibilidades de personalización que ofrece el Polo. A esto hay que añadir los 14 colores de carrocería, o los paquetes opcionales R-Line, Style y Black Style.

El equipamiento tecnológico del nuevo Polo

También es importante la tecnología que llega al Polo, que puede contar con la segunda generación de la instrumentación digital Volkswagen Digital Cockpit, con una pantalla TFT configurable de 11,7 pulgadas y alta resolución. Todavía no la hemos probado, pero promete una experiencia de uso muy atractiva.

 

Volkswagen Polo 2018

También es posible ahora recargar el teléfono móvil en el compartimento de carga inductiva, y la última generación de sistemas de infoentretenimiento incluye el Composition Colour (con pantalla de 6,5 pulgadas) o el Composition Media y el Discover Media, ambos con pantalla de 8 pulgadas, el segundo de ellos con navegador. Probamos este último, y la visibilidad de la pantalla, el manejo de la misma y los gráficos están a la altura de un equipo de alta gama. Además, son compatibles tanto con Android Auto como con Apple CarPlay, y permiten replicar la pantalla del teléfono móvil en el sistema con la función Mirror Link. Para el navegador se ofrecen actualizaciones de software gratuitas por cinco años, y están disponibles distintas aplicaciones con servicios en línea.

Volkswagen Polo 2018

 

Como sistemas de asistencia al conductor destacados, el Polo puede llevar control de crucero activo con función de parada y arranque, sistema de frenada de emergencia en ciudad con detección de peatones (de serie), ayuda al aparcamiento activa (el conductor sólo maneja los pedales), alerta de cambio involuntario de carril, detector de fatiga, o sensor de ángulo muerto con asistente de salida de aparcamiento que detecta el tráfico cruzado trasero.

Los motores del nuevo Volkswagen Polo

Hasta cinco motores de gasolina tendrá el nuevo Polo cuando la gama esté completa: el 1.0 atmosférico de tres cilindros en versiones de 65 y 75 CV, el 1.0 TSI también de 3 cilindros con 95 y 115 CV, y el nuevo VW Polo GTI, con motor 2.0 de 4 cilindros y 200 CV. A estos se añade por primera vez una versión del Polo con un motor de gas natural CNG.

Salvo el GTI y el 1.0 TSI de 115 CV, que llevan de serie cambio de seis marchas, en el resto de motores de gasolina el cambio es de cinco velocidades. Se puede optar por el cambio DSG de doble embrague con 7 marchas en todas las versiones menos en los dos atmosféricos, los menos potentes. Para los diésel habrá que esperar unos meses. Se trata del 1.6 TDI de cuatro cilindros con dos variantes de potencia, 80 y 95 CV, ambos con cambio de cinco marchas, y DSG opcional en el más potente.

 

Volkswagen Polo 2018

Al volante, el nuevo Polo se muestra ágil y a la vez confortable, fácil de conducir y con un refinamiento de marcha destacable. De forma opcional se ofrece una suspensión deportiva con carrocería rebajada 15 mm y amortiguación más firme, además de una opción con amortiguación activa denominada Chasis “Sport Select”, que incluye un selector de modos de conducción con cuatro programas.

Volkswagen Polo 2018

 

El motor de 75 CV nos parece el mínimo aconsejable para moverse con el Polo con cierta soltura por cualquier tipo de vías sin quedar relegados a un uso urbano, aunque el mejor equilibrio lo ofrece el 1.0 TSI de 95 CV, una magnífica alternativa incluso al TDI con la misma potencia, porque resulta más suave en su funcionamiento. También probamos el 1.0 TSI de 115 CV con cambio DSG, una auténtica delicia por rendimiento y prestaciones, con el que puedes conseguir consumos casi de diésel o, si te olvidas de los consumos, practicar una conducción que realmente transmite sensaciones deportivas. ¿Lo malo? Que sólo se ofrece con acabado Sport, y su precio se acerca muy peligrosamente a los 20.000 euros, casi lo que cuesta el VW Golf de acceso a la gama, con acabado Edition y motor 1.0 TSI de 110 CV.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotos A prueba el nuevo Volkswagen Polo: ¿cuál me compro?

Comentarios A prueba el nuevo Volkswagen Polo: ¿cuál me compro?

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Cerrar Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"