Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid: ¡híbridos al poder!

Con la llegada de la versión Turbo S e-Hybrid a la gama, el Porsche Panamera Turbo tiene pocos argumentos para defenderse

 

Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid

Quién me iba a decir hace sólo unos años que uno de mis Porsche favoritos –con permiso del Porsche 911, claro está– tendría un motor híbrido y carrocería familiar. Pero con la llegada de la versión Turismo y la variante Turbo S E-Hybrid a la gama Porsche Panamera, así es. Lo vas a entender enseguida, sólo tienes que seguir leyendo esta prueba.

Turbo S E-Hybrid, mucho mejor que el Turbo

Para empezar, te diré que el Panamera Turbo, que hasta la llegada de la versión Turbo S E-Hybrid era el más potente de la gama, se queda en una posición realmente comprometida. Y es que su precio de salida, 179.641 euros, es solamente 10.746 euros inferior al del Panamera Turbo S E-Hybrid.

Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid

 

Vale, me dirás que  20 billetes morados siguen siendo muchos billetes, incluso para el comprador de un Porsche Panamera. Pero si te compraras un Panamera Turbo es sencillamente inconcebible no ponerle los frenos cerámicos y el paquete Sport Chrono. Y adivina: esas dos opciones tienen un precio de 10.195 euros y de 2.400 euros respectivamente… ¡y son de serie en el Turbo S-E Hybrid!. Además, este último añade llantas de 21 pulgadas, opcionales en el Panamera Turbo, con un precio de 3.700 euros.

Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid

 

Vamos, que si igualas el equipamiento con estas tres opciones, resulta que el Panamera Turbo S-E Hybrid pasa a ser casi 6.000 euros más barato que el Turbo, y ofrece 130 CV más de potencia, mejores prestaciones, un consumo inferior… y la posibilidad de circular en modo eléctrico durante unos 50 km, sin gastar combustible. Son los efectos del Impuesto de Matriculación: el híbrido, con sus emisiones de 69 g/km de CO2 queda exento, mientras que el Turbo, con 214 g/km paga el 14,75 por ciento, de lo que se deriva una ventaja adicional para el híbrido, en el que te ahorrarías ese mismo porcentaje en el precio de las opciones.

Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid

Lo dicho, con la llegada del Turbo S E-Hybrid, el Panamera Turbo tiene muy poco sentido… salvo que quieras tirar de un remolque, que es lo único que no puede hacer el híbrido.

Panamera Turbo S E-Hybrid Sport Turismo: lo tiene todo

Hecho este apunte, que me parecía obligatorio, seguro que ahora entiendes mejor por qué digo que uno de mis Porsche favoritos sería el nuevo Panamera Turbo S E-Hybrid, mejor si es con carrocería Sport Turismo: corre como un 911 o más; pueden viajar 4 personas en primera clase sin tener que mandar las maletas por SEUR; y no sólo es utilizable en el día a día, sino que puedes hacerlo sin consumir combustible. 

 

Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid

Y es que hablamos del modelo más potente de la gama Panamera, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,4 segundos (berlina). Eso es, para que te hagas una idea, medio segundo más rápido que un Porsche 911 GT3. Toda una demostración, por si no era suficiente con el Porsche 918 Spyder o con las victorias del Porsche 919 Hybrid en Le Mans, de cómo sacar partido a la hibridación no sólo para ser más eficientes, también para conseguir las máximas prestaciones. Lo que en Porsche llaman “estrategia boost”.

 

Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid

El motor eléctrico de 100 kW (136 CV) suma su potencia a los 404 kW (550 CV) del V8 biturbo de gasolina, para llegar a los 500 kW (680 CV), alcanzando un par máximo de 850 Nm, disponible desde apenas 1.400 rpm. El empuje que se siente al hundir el pie derecho en el acelerador –da igual la velocidad a la que lo hagas– es sencillamente abrumador, sin renunciar en ningún momento al característico tacto y sonido que esperas de un Porsche. De hecho se conduce y se siente igual que al volante del Panamera Turbo… pero más. Más en todo. Más aceleración (0,4 segundos menos en el 0-100 km/h), más poder de recuperación, mayor inmediatez de respuesta… El híbrido tiene hasta 4 km/h más de velocidad punta, alcanzando los 310 km/h.

En ciudad, como un coche eléctrico

Seis horas necesitan las baterías de 14,1 kWh de capacidad del Porsche Panamera, alojadas bajo el piso del maletero, para almacenar la energía que te permitirá recorrer hasta 50 km en modo eléctrico, con el cargador de serie de 3,6 kW instalado a bordo. Opcionalmente puedes equipar uno de 7,2 kW, lo que permitiría reducir ese tiempo de recarga a 2,4 horas… siempre y cuando pudieras enchufar el Panamera en una toma de 32 amperios.

 

Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid

En el caso de la berlina, precisamente para dar cabida a las baterías, la versión híbrida pierde 90 litros de capacidad de maletero frente al Panamera Turbo, para quedarse en 405 litros. No es que mejore mucho la cosa con el Sport Turismo, que pasa de los 520 litros a los 425 del híbrido. Pero qué queréis que os diga, aun estando muy logrado el diseño de la berlina –la zaga del anterior Panamera nunca llegó a gustarme–, el Sport Turismo tiene un “culo” que enamora, y salvo por los 3.000 euros que cuesta de más, todo son ventajas.   

 

Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid

¿Y cómo va en modo E-Power? Pues te sorprendería lo que dan de sí los 100 kW “eléctricos” (recuerda, 136 CV) para mover con agilidad las casi 2,4 toneladas que pesa el Panamera Turbo híbrido, que con 2.385 kg supera en 315 kg al Panamera Turbo sin baterías. Siempre y cuando no demandes mucha aceleración, en cuyo caso se activaría automáticamente el modo híbrido, puedes mantenerte perfectamente con el resto del tráfico incluso en vías de circunvalación, con una velocidad máxima funcionando con electricidad de hasta unos 140 km/h. Y antes de que lo preguntes, ya te digo que sí, que despacito y con buena letra es posible llegar a esos 50 km de autonomía que anuncia el Panamera en modo eléctrico.

Híbrido de máxima eficiencia y alto rendimiento

Cuando eliges el modo “Hybrid Auto” en el selector giratorio integrado en el volante, que forma parte del paquete Sport Chrono de serie, el Panamera funciona en modo de máxima eficiencia, combinando ambos motores, el de gasolina y el eléctrico, que pueden funcionar juntos o por separado, en función de la situación de conducción. Olvida lo de ver consumos medios de 3 l/100 km, como marca la cifra de homologación, ya te digo que es imposible. Pero no tendrás que esforzarte para bajar entre 2 y 3 litros la media del Panamera Turbo no híbrido. Durante nuestra prueba, seleccionado este modo y reseteando el ordenador para no contar con el efecto de los kilómetros recorridos en modo eléctrico, conseguimos 12 l/100 km circulando “ligeros”, y 18 ya en conducción digamos “deportiva”.

 

Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid

Además del modo “Auto”, puedes elegir entre el modo “E-Hold” para reservar la carga de las baterías que te quede en ese momento y utilizarla más adelante (por ejemplo al llegar a la ciudad), o el modo “E-Charge” en el que se fuerza la recarga de las baterías utilizando para ello potencia del motor de gasolina. Una solución que no es precisamente eficiente, pero ahí está, por si pudieras necesitarla.

A partir de aquí, todavía puedes darle dos giros más al selector de modos de conducción, y prepararte para entrar en el hiperespacio. En modo Sport el V8 biturbo siempre está transmitiendo potencia a las ruedas, y se mantiene una reserva de carga en las baterías que sea suficiente para contar con la función “boost”, y que el motor eléctrico pueda sumar su energía a la del motor de gasolina cuando necesitas máxima potencia. Y en modo “Sport Plus” tendrás el máximo rendimiento, con todos los ajustes del chasis preparados para una conducción que no pensarías que fuera posible en un coche de este tamaño y peso (especialmente con la opción de la dirección a las cuatro ruedas, de serie en la versión con carrocería larga Executive y muy recomendable en el resto, por 1.815 euros), y al mismo tiempo “quemando” gasolina para recargar también las baterías en marcha lo más rápido posible. Y vaya si lo consigue.

 

Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid

En cuanto a impresiones del interior o al comportamiento dinámico, poco que añadir a lo que ya conté en la prueba de gama del nuevo Porsche Panamera realizada con motivo de la presentación internacional, donde explicaba por qué este nuevo Panamera es la berlina de alta gama más deportiva de la categoría, y con diferencia. Sobre el Panamera Turbo S E-Hybrid sí apuntaré que es increíble cómo Porsche ha conseguido que los kilos extra del sistema híbrido no pasen factura. El soberbio aplomo que consigue rodando a alta velocidad por autopista era de esperar, pero la agilidad que ofrece en carreteras estrechas o viradas es tal que te hace preguntarte una y otra vez si de verdad conduces un coche de más de 5 metros.  

 

Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid

Claro que para ello no han escatimado en nada: el chasis incluye el Porsche Dynamic Chassis Control Sport con el sistema de reparto de par Torque Vectoring Plus, suspensión neumática y lo que para mí es lo más importante: los frenos cerámicos PCCB, tan necesarios como eficaces cuando hay que asegurarse de que puedes controlar con total seguridad la inercia de un coche de casi 2.400 kilogramos capaz de superar los 300 km/h mientras que los asientos te obsequian con uno de los múltiples masajes disponibles, y disfrutas del sonido 3D del equipo de audio Burmester.

 

 

 

 

Fotos Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid: ¡híbridos al poder!

Comentarios Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid: ¡híbridos al poder!

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Cerrar Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"