Prueba 10: DS 7 Crossback ¿consigue ser un SUV de lujo?

Diseño atrayente, una calidad de acabados por encima de la media, pero totalmente desconocido para el gran público. Probamos el último lanzamiento de DS que busca ser alternativa a las marcas alemanas.

Prueba DS 7 Crossback

¿Qué marca es esa?

Los más nostálgicos tendrán en su memoria a DS como aquel mítico vehículo que se presentó en 1955. Con el espíritu de ese modelo se lanzaron a partir del 2009 tres versiones denominadas Citroën DS3, Citroën DS4 y Citroën DS5, que conformaron la línea más elegante y, a la vez, deportiva de la firma de los tres chevrones. No sería hasta el año 2014, con Carlos Tavares como CEO de PSA, cuando se “independizó” de Citroën para establecerse como la tercera marca del grupo francés. Tras este hecho llegarían las primeras incursiones en el tan de moda segmento SUV con el lanzamiento del DS 4 Crossback y nuestro protagonista el DS 7 Crossback, además de algunos modelos más destinados al mercado chino. Su objetivo desde entonces ha sido posicionarse como la marca de lujo del Grupo PSA, acompañado de la deportividad que le otorgan las versiones “Perfomance Line” presentes en toda la gama. Además, participa como equipo oficial dentro de la Fórmula E, donde debutó en la temporada 2015-16.

Plataforma heredada

Los grandes grupos automovilísticos están fomentando en los últimos tiempos la utilización de plataformas modulares que puedan utilizarse en varios modelos de sus distintas marcas. En el caso del DS 7 Crossback cuenta con la EMP2, que en 2013 estrenaron el Peugeot 308 y el entonces Citroën C4 Picasso. Como es normal también la emplean sus dos grandes “rivales” dentro de PSA como son el Peugeot 3008 y el Opel Grandland X, a la espera de que sea lanzado el Citroën C5 Aircross recientemente presentado. Pero ahí no se corta la lista, con modelos sorprendentes como los Citroën Jumpy, Peugeot Expert o Toyota Proace.

Prueba DS 7 Crossback

Diseño triangular

El triángulo es la base del diseño tanto en el exterior como en el interior. Lo podemos apreciar en detalles como en la interfaz de las pantallas digitales o en la botonería del túnel central. Una zona, esta última, que ha acogido los mandos de los elevalunas, en vez de colocarlos en las puertas, solución que ha provocado que el “Drive Mode” quede algo alejado del conductor y escondido detrás de la palanca de cambios. Del puesto de conducción hay que señalar que es muy cómodo por la forma de sus asientos, aunque no me gusta el volante achatado por debajo porque es incómodo en maniobras y que podía haberse quedado reservado para los Performance Line. Otro aspecto a recalcar es la gran dotación de pantallas, con una en el panel de instrumentación de muy buena resolución y con cámara de visión nocturna como elemento más destacado –sería ya perfecta si el navegador no fuera tan oscuro- y la multimedia de un tamaño excelso con sus 12 pulgadas, aunque la calidad de la cámara de visión trasera no tiene el nivel del resto del conjunto.

Motor BlueHDi 180

Para nuestra prueba del DS 7 Crossback escogimos el motor BlueHDi de 180 CV, que nos parece la opción más recomendable para este modelo. Este propulsor de cuatro cilindros y 2 litros de cilindrada mueve con una soltura abrumadora al SUV francés. Mucha culpa de este comportamiento lo tienen los 400 Nm de par motor con el que cuenta y que se encarga de administrar la última caja de cambios automática creada por PSA de 8 velocidades. Pese a los 4,9 litros que homologa de consumo, nosotros nos hemos movido entre los 7-8 litros en todo tipo de recorridos, aunque se podrían bajar si no escogemos las llantas de 20 pulgadas opcionales que tenía nuestra unidad de pruebas. Por último hay que remarcar que es un bloque que deja notar su sonido algo en aceleraciones, pero del que te olvidarás en cuanto alcances velocidad de crucero.

Prueba DS 7 Crossback

¿Qué motor es mejor?

A la espera de que llegue la variante híbrida enchufable, que se prevé para la primavera del próximo año, nuestro protagonista cuenta con cuatro motores disponibles. En clave diésel están los BlueHDi con 130 y 180 CV, siendo el primero sólo aconsejable si queremos cambio manual, ya que es el único de toda la gama que cuenta con él. En el resto de los casos siempre sería mejor optar por el de más potencia, teniendo en cuenta la naturaleza rutera y el tamaño de este coche. Si por el contrario prefieres gasolina, el DS 7 Crossback cuenta con los PureTech de 180 y 225 CV, para aquellos que necesiten todavía más potencia, aunque mirando sus consumos te aconsejaría elegir el BlueHDi 180.

Comodidad absoluta

Si buscas un coche en el que la comodidad premie por encima de todos los aspectos dinámicos, el DS 7 Crossback te va a encantar. El SUV francés cuenta con una suspensión que trabaja muy bien en firmes irregulares y viene acompañada por una dirección de tacto blando. Todo esto cambia si ponemos el modo Sport en el “Drive Mode”, ya que el volante se pone algo más duro y mucho más rápido en sus reacciones. Hablando de los modos, el Eco retiene para consumir menos pero no se nota demasiado y el modo Confort modifica tanto las suspensiones que llegan a ser excesivamente blandas, bajo mi opinión. El cambio automático de 8 velocidades es muy preciso y se puede manejar de forma manual mediante las levas colocadas detrás del volante, que cuentan con un funcionamiento bastante rápido.

Prueba DS 7 Crossback

Espacio interior

Puestos a comparar tanto con el Peugeot 3008 como con el Opel Grandland X, este DS cuenta con unas cotas superiores tanto en la parte delantera como trasera gracias a su mayor longitud. Me gustó el detalle que incorporaba nuestra versión de pruebas con la calefacción independiente para las plazas traseras, las cuales pueden ser utilizadas por cinco adultos al no contar con túnel central que estorbe para los pies. Frente a sus primos del Grupo PSA también homologa mayor espacio en el maletero, aunque a mí me pareció algo estrecho y poco profundo. Esto último se puede mejorar gracias a la inclinación variable de la butaca posterior.

4 equipamientos disponibles

La gama del DS 7 Crossback está escalonada en tres niveles de acabados, aunque con cuatro opciones disponibles. El primero es el “Be Chic”, que a mi parecer viene poco equipado sin elementos como varias ayudas a la conducción o la cámara de visión trasera, por poner unos ejemplos. Se vuelve todavía menos recomendable teniendo en cuenta que después tenemos el “So Chic” por 1.600 euros más con todo lo necesario. A este mismo nivel está el “Performance Line”, del que te habló en el siguiente punto y que es ideal para aquellos que busquen un toque más deportivo. Nuestra unidad de pruebas contaba con el equipamiento más alto o “Grand Chic”, pero yo me seguiría quedando con el “So Chic” ya que el diferencial de precio entre ambos es de más de 8.000 euros.

Prueba DS 7 Crossback

La parte deportiva

Como pasa en todos los modelos de DS, el 7 Crossback cuenta con su equipamiento “Performance Line” para aquellos que quieran dotar a su coche de más deportividad. Basado a partir del acabado “Be Chic” cuenta con una rejilla en negro brillante, molduras en gris aluminio y negro mate, anagramas específicos y llantas “Beijing” características de 19 pulgadas. Para el interior se ha utilizado el cuero Alcántara para tapizar los asientos de color negro con pespuntes en carmín u oro, se ha instalado un volante de cuero perforado y dispone de unas alfombrillas especiales. Puede ser elegido para cualquiera de las cuatro opciones mecánicas con las que cuenta el modelo francés.

Precio frente al Peugeot 3008 u Opel Grandland X

Como comentaba al principio de esta prueba, el DS 7 Crossback comparte plataforma con el Peugeot 3008 y el Opel Grandland X, por tanto a alguno de sus compradores les podría asaltar alguna duda de cuál escoger de los tres. Si los comparamos con el mismo motor y caja de cambios, escogiendo el equipamiento más alto del que disponen, el más barato es el Peugeot 3008 GT pero con una diferencia de 600 € respecto al Opel Grandland X Ultimate, que podría variar según las distintas ofertas comerciales de cada momento. Casi 5.000 euros por encima quedaría el DS y… ¿lo vale? Pues si quieres distinción y lujo está claro que sí, ya que esto siempre se paga como un extra. Y, sino que se lo digan a los compradores de Apple

Fotos Prueba 10: DS 7 Crossback ¿consigue ser un SUV de lujo?

Comentarios Prueba 10: DS 7 Crossback ¿consigue ser un SUV de lujo?

  •  
    Avatar de Diego Ruiz.
    Diego Ruiz 12/06/2018 09:37:16

    ¿ y los precios? nos falta informacion no entiendo por que solo comentais los extras y comparativas de precio con sus rivales pero no dais los precios segun el modelo. Gracias

  •  
    Avatar de Luis Carlos Cáceres.
    Luis Carlos Cáceres, 18/06/2018 12:47:32

    Hola Diego, los precios los enlace la primera vez que cito el coche. Te dejo el enlace aquí también: http://www.auto10.com/ds/ds7-crossback

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"