Prueba: 24 horas con el Seat Ibiza de gas natural

Para saber cómo es la conducción de un coche alimentado por GNC, hemos tomado como muestra un Seat Ibiza TGI y hemos pasado 24 horas con él. ¿Queréis conocer nuestra experiencia? Sigue leyendo.

Lo vemos por fuera, “aparcado y limpito” y no os vamos a engañar: no sabemos si es TSI, TDI o TGI. Por fuera son exactamente iguales. Podemos elegir el Seat Ibiza TGI movido por gas natural con los mismos acabados que el resto de la gama: Reference Plus, Style, Excellence y, sí, el deportivo FR también. Es decir: el aspecto, el acabado, el equipamiento, la garantía… todo es igual en cualquier Seat, independientemente del motor elegido.

Los cambios están dentro

Partiendo de la modularidad de la plataforma MQB, el Grupo Volkswagen ha desarrollado una tecnología en la que la seguridad es fundamental. Para almacenar y transportar el GNC en el coche son necesarios depósitos especialmente resistentes. Van colocados en posición longitudinal, bajo el piso del maletero, usando un poquito de su capacidad.

Prueba Seat Ibiza TGI

El motor necesita modificaciones que hace Seat en la fábrica. Esto es debido, principalmente, a que el GNC tiene menos partículas engrasantes que la gasolina y necesita materiales como el cromo-níquel para piezas o, por ejemplo, segmentos nuevos para los pistones. Algo que no notamos al usarlo.

Siguiendo con datos, el modelo de GNC tiene 5 CV y 15 Nm menos de potencia que su equivalente de gasolina. Pero, si sabéis distinguir un coche con 5 CV menos que otro, seguramente os llamáis “Fernando Alonso” y estamos encantados de que nos leáis. Bromas aparte, para el común de los mortales, entre los que nos incluimos, en el día a día no lo hemos notado y, menos, en un uso urbano.

Prueba Seat Ibiza TGI

Entrega los 90 CV nombrados entre 4.500 y 5.800 rpm y los 160 Nm de par máximo llegan entre 1.900 y 3.500 rpm. De esta manera, tenemos un motor bien escalonado y con respuesta en prácticamente toda la gama de revoluciones y que homologa una aceleración de 0 a 100 km/h en 12,1 segundos y una velocidad máxima de 180 km/h.

Vemos que el coche se desplaza con agilidad y soltura y es que tiene un aliado fundamental: el turbo. El motor parte de la versión tricilíndrica con 1 litro de cilindrada con turbo y eso le da una vitalidad inusitada, consiguiendo respuesta rápida desde bajas vueltas. En otras palabras: si no nos dicen que va alimentado por gas, ni nos daríamos cuenta.

Prueba Seat Ibiza TGI

Y esa es otra de las virtudes de los Seat con GNC: la facilidad de conducción. No hay que hacer nada, excepto conducir normalmente. Desde el arranque, y siempre que la temperatura del refrigerante no sea inferior a 10 grados, el motor funciona siempre con gas, lo que redunda en menor contaminación.

Tenemos un indicador de combustible para el gas y otro para la gasolina. Si nos quedamos sin gas, automáticamente el coche intercambia combustibles y seguimos rodando con gasolina. Porque, por defecto, el coche funciona con gas. Sólo si éste se agota, pasa a gasolina.

Prueba Seat Ibiza TGI

El Seat Ibiza TGI nos está gustando. Es un coche bastante silencioso, diríamos que hasta menos que el TSI. La dirección, el cambio de marchas, el embrague o los frenos se usan como en el resto de la gama: todo, absolutamente todo, funciona igual.

Notamos un coche ágil y aplomado, y nos cuesta encontrar diferencias en el comportamiento también. nos costaría decir que tiene una zaga un poco más pesada que el mismo coche de gasolina y, tal vez en un circuito y con el crono en la mano, lleguemos a sacar diferencias. En un puerto de montaña, el Seat Ibiza TGI es un coche estable y ratonero, que se divierte entre curvas como el que más.

¿Cómo repostamos?

La autonomía homologada que alcanza el nuevo Seat Ibiza híbrido de Gas Natural Comprimido y gasolina es de 1.194 km haciendo uso de los dos depósitos: GNC –13 kg– y gasolina–40 litros–. Al quedarnos sin gas (y sin gasolina), llega el repostaje.

Prueba Seat Ibiza TGI

La operación es sencilla, lo único que tenemos que hacer es acoplar la manguera en su boca de llenado, darle a un botón en el surtidor –incluso programar el llenado para que se haga automáticamente- y esperar. Esto nos puede llevar 3 o 4 minutos, reales. Después, colgamos la manguera, y, si no lo hemos llenado antes, abrimos el depósito de gasolina, y llenamos el de gasolina.

Para mejorar el abastecimiento y hacer del GNC un combustible popular, la marca española se ha aliado con Gas Natural Fenosa y están desarrollando un ambicioso plan para dotar de suministro de GNC a más gasolineras, tanto es así que nos hablan de un total de más de 100 estaciones de servicio con suministro de gas para finales de este año 2018. Y, además, nos regalan 200 € en combustible al comprar el nuevo Seat Ibiza TGI.

Prueba Seat Ibiza TGI

Por suerte, en este tiempo con el coche no ha habido episodios de contaminación pero, de haberlos habido, con los Seat TGI no tendremos restricciones de circulación, ni de entrada a las ciudades, cuando se produzca alta contaminación. Son vehículos “ECO” con todas las libertades que los ayuntamientos les conceden. Dicho sea de paso que, en Madrid, el 100% de los camiones de basura son alimentados por GNC y el 50% de los autobuses urbanos.

Precios y Gama

Modelo

Potencia

Consumo 100 km

Precio

Ibiza 1.0 TGI Reference Plus

90 CV

4,9 m3

14.390 €

Ibiza 1.0 TGI Style

90 CV

4,9 m3

15.680 €

Ibiza 1.0 TGI Xcellence

90 CV

4,9 m3

17.160 €

Ibiza 1.0 TGI FR

90 CV

4,9 m3

17.160 €

Ibiza 1.0 TGI FR Eco Plus

90 CV

4,9 m3

18.900 €

 

Te puede interesar

Preguntas frecuentes sobre el gas natural

Todos los coches que funcionan con gas GLP y GNC en España

Probamos el Seat Ibiza TGI: A todo gas

Análisis de la gama TGI de Seat

Fotos Prueba: 24 horas con el Seat Ibiza de gas natural

Comentarios Prueba: 24 horas con el Seat Ibiza de gas natural

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"