Prueba nuevo Audi A8, tecnológicamente superior

Prueba nuevo Audi A8 55 TFSI

Hemos podido probar el nuevo Audi A8, cuarta generación del modelo, en la presentación internacional en Valencia. Este buque insignia de Audi asombra con toda la tecnología que contiene, convirtiéndose en uno de los coches más avanzados y complejos del mundo, pero curiosamente no muy complicado de usar. Comienza su comercialización en la segunda quincena de octubre desde 97.460 euros. Hemos probado dos versiones del modelo una diésel y otra gasolina y hemos experimentado muchas de sus tecnologías. Ésta es nuestra opinión.

Prueba nuevo Audi A8 55 TFSI

Nuevo Audi A8: Diseño exterior elegante pero tecnológico

El nuevo Audi A8 se quiere posicionar como la berlina de lujo más moderna en tecnología y diseño pero también como las más dinámica y diseñada hacia el conductor de su segmento, por ello cuenta con un frontal muy potente, ligeramente agresivo con una gran calandra y los faros con un mirada concentrada en la carretera. No se busca una imagen lujosa, sino un look tecnológico. En la vista lateral mantiene unas proporciones clásicas en un coche que mide 5,17 metros en la versión normal y 5,30 metros en versión A8 L alargada, aunque se ha conseguido esta vez retrasar un poco más el motor y adelantar las ruedas, para tener un morro largo, con la cabina ligeramente retrasada dando un aspecto más atlético. Detrás se potencia la anchura con un una línea cromada horizontal en el borde del maletero. La carrocería es un 24% más rígida que la del anterior modelo Audi A8 y está construida en aluminio, acero, fibra de carbono y magnesio.

Prueba nuevo Audi A8 55 TFSI

El sistema de luces necesita mención aparte. De serie monta faros de LED delante y detrás, con una animada secuencia de encendido al arrancar el motor. En opción se pueden incluir delante los faros LED matriciales adaptativos con funciones mejoradas o en un escalón superior los faros láser, y detrás los nuevos pilotos de OLED, con luz de freno LED, que dan una estética muy técnica por la noche. Aconsejo poner los matriciales que mejoran mucho a los LED de serie y son más convenientes que los caros de láser, ya que el haz láser sólo se activa en carreteras vacías y oscuras, y cuando el navegador sabe que está fuera de poblaciones, porque es tan fuerte que molesta mucho al resto de usuarios. No se activa ni al dar ráfagas. Sin embargo, las decenas de funciones que nos mostraron de los matriciales en la presentación se aprovecharán más a menudo.

Prueba nuevo Audi A8 55 TFSI

Nuevo Audi A8, interior de concept car

El diseño del interior es aún más fascinante si cabe, con un diseño muy limpio del salpicadero que parece sacado de un concept car de salón. Se siente moderno y distinto y estas cosas importan cuando estás pagando más de 100.000 euros. Prácticamente no tiene botones o mandos y todas las funciones se manejan a través de las dos pantallas táctiles, la superior de 10,1 pulgadas y la inferior de 8,6. Al principio asusta, porque ves que tendrás que aprenderte un montón de menús, pero la verdad es que son intuitivos y con la experiencia que ya tenemos en estos sistemas no tardamos en encontrar los ajustes que buscábamos. Las funciones más importantes se pueden gestionar desde los mandos del volante o por voz. Para introducir texto, por ejemplo al fijar un destino en el navegador, la pantalla inferior tiene reconocimiento de escritura y puedes escribir con el dedo. Además cuenta con la instrumentación detrás del volante digital Audi virtual cockpit, totalmente configurable y en el que se puede ver incluso la navegación sobre mapas 3D hiperreales. La combinación de las tres pantallas, sin casi mandos o botones a la vista y con la calidad de resolución que tienen –no les afecta ni el sol- es simplemente espectacular.

Prueba nuevo Audi A8 55 TFSI

Los asientos tienen decenas de funciones de ajuste, climatización y masaje. Los coches de la prueba llevaban todo montado. Son muy confortables, pero eché de menos un mayor ajuste del agarre lateral –puede que tuviera y no encontrase el botón-. El masaje es impresionante, yendo de pasajero lo activé y te masajea toda la espalda hasta casi los hombros. En las versiones alargadas Audi A8 L, se puede montar la parte trasera de dos plazas, con mesitas, un mando con pantalla táctil para moverte por los menús de las pantallas traseras, asientos llenos de regulación, climatizados y con masaje incluso en los pies. Como opción el los A8 L se dispone de un hueco detrás del asiento del pasajero delantero para apoyar los pies y la superficie da masajes. A partir de ahora habrá que llevar calcetines nuevos a las presentaciones. En cuanto a la postura de conducción, no puede haber nadie que no se sienta a gusto, los conductores de 1,5 a 2 metros estarán cubiertos con la amplia regulación de los asientos y el volante.

Prueba nuevo Audi A8 55 TFSI

El sistema de infoentretenimiento MMI navigation plus cuenta con un procesador rápido Nvidia K1 y al activar cualquiera de las funciones suena un click que te asegura que has conectado y como es tan rápido, no te ves dando dos o tres veces a la misma función. El navegador aprende con el tiempo las preferencias del conductor y ofrece mapas de 3D con mucho detalle, con cuatro actualizaciones por año. El sistema puede tener Wifi para usarse con varios dispositivos. Se pueden configurar hasta cinco perfiles de conductor distintos cada uno con sus preferencias y el sistema de audio se puede mejorar hasta un Bang & Olufsen con sonido 3D también para la parte trasera.

Vídeo con la espectacular función 3D de las cámaras del coche

Nuevo Audi A8, gama de motores

Durante la fase de lanzamiento se ofrecerán los motores V6 de diésel y gasolina, después vendrán los V8 en ambos combustibles, la versión tope W12 y una versión Audi A8 e-tron híbrida enchufable. Hemos probado las dos variantes V6. Primero el gasolina, que ahora se llama A8 55 TFSI (desde 104.560 euros), y que es un 3,0 litros turbo de 340 CV con 500 Nm de par desde sólo 1.370 rpm y disponibles hasta los 4.500 rpm. Funciona suave y se revoluciona rápido si es necesario, pero normalmente tira del buen par disponible. Las prestaciones son más que suficientes con un 0 a 100 km/h en 5,6 segundos. Un punto a favor es que este motor es el menos pesado y, de hecho, es el único sin tacos de motor activos. El consumo es correcto para el tipo de coche grande y moderno, nos mantuvimos entre 12 y 10 litros sin hacer una conducción eficiente, salvo en ciudad por Valencia donde fuimos tranquilos, pero en viajes largos seguro que baja un poco más. El voltaje de 48 V, permite tener un motor de arranque muy rápido, lo que a su vez permite que el coche pueda circular a vela con el motor apagado cuando no se demanda aceleración. Se anuncia que este sistema permite una rebaja de 0,7 l/100 km en el consumo. Todos los motores llevan este sistema, salvo el híbrido A8 e-tron en el que también se apaga el motor pero con otro procedimiento.

Prueba nuevo Audi A8 55 TFSI

Aunque me guste más la gasolina, he de recomendar el diésel V6, que ahora se llama A8 50 TDI (desde 97.460 euros). También es de 3,0 litros y ofrece 286 CV, pero lo más importante son sus 600 Nm desde 1.250 a las 3.250 rpm. En conducción normal o incluso rápida no notarás menos aceleración que el gasolina (0 a 100 km/h en 5,9 s), desde dentro suena a V6 y no a diésel, y el consumo es sensiblemente menor, con 9 litros y pico de media en el tramo –más pequeño- que hicimos. Además cuesta 7.000 euros menos. No conocemos aún los nuevos Audi A8 con motor V8, pero por experiencia veo que sólo interesa el gasolina A8 60 TFSI de 460 CV para quien quiera muchas prestaciones. Aunque el V8 diésel de 435 CV ande como un misil, si necesitas diésel para ganar eficiencia, el de 286 CV es más conveniente y, como ya te he contado, corre más que suficiente. Por encima de éstos se seguirá ofreciendo el gasolina W12 de 6,0 litros, con desconexión de cilindros para gastar menos y con 585 CV. No obstante, para tener lo máximo de Audi considero más interesante el A8 e-tron híbrido enchufable con el V6 turbo y un motor eléctrico que dan 449 CV en conjunto, con tracción total permanente y 50 km de autonomía eléctrica.

Prueba nuevo Audi A8 55 TFSI

Nuevo Audi A8, espectacular chasis

El nuevo chasis del nuevo Audi A8 tiene un esquema con suspensiones de cinco puntos en las cuatro ruedas. Todos los Audi A8 vienen de serie con suspensión neumática regulable con cuatro alturas, tracción total quattro y diferencial trasero con modo deportivo. A partir de ahí se puede incluir la dirección trasera que aumenta la agilidad en curvas y en maniobras, y la estabilidad a alta velocidad. Es impresionante, las ruedas traseras giran hasta 5 grados por debajo de 60 km/h. En curvas de las Sierra Calderona de Valencia, estrechas y cerradas, pero con buen piso, nos quedamos helados con la dirección trasera y la agilidad que daba, parecía un coche más pequeño y no uno de 5,17 metros de largo. Totalmente recomendable, cueste lo que cueste, cambia el coche por completo. Claro que nuestro A8 55 TFSI también llevaba llantas de 19 pulgadas y la dirección progresiva electromecánica, el mejor sistema de este estilo que he probado por su funcionamiento natural y poco intrusivo. Esta unidad que probé es de los coches de gran lujo que he probado hasta ahora (Clase S, Serie 7, XJ, Lexus…) el más dinámico y que más invita a conducir por carreteras secundarias. Bueno, tal vez el Panamera, con opciones de chasis incluidas, tenga un punto más de deportividad.

Prueba nuevo Audi A8 55 TFSI

Las ruedas traseras giran hasta 5 grados en maniobras y curvas cerradas, reduciendo el diámetro de giro un metro.

Pero todavía se puede “mejorar” un poco más. La nueva Audi AI active suspension opcional introduce unos actuadores electromecánicos en cada rueda capaces de subir o bajar la suspensión de cada una de las ruedas de forma independiente, con varias funciones como mejorar el confort, hacerlo más deportivo o incluso proteger a los ocupantes en caso de accidente lateral. Lo probamos –de pasajeros- en un W12 y comprobamos que cuando la cámara delantera detecta un bache importante, como un badén, la suspensión se eleva 4 cm y las ruedas toman el bache sin que se perciban movimientos de carrocería desde el interior, directamente allana la carretera, claro que la prueba estaba preparada de antemano. También se eleva 4 cm automáticamente al abrir una de las cuatro puertas para facilitar el acceso. La otra función novedosa es que es capaz de elevar la suspensión de un solo lado 8 cm en caso inminente impacto lateral (ver vídeo debajo), para que el coche que impacte al A8 lo haga en la zona más baja posible donde hay aceros más resistentes y mayor protección para los ocupantes. No recomendaría la AI active suspension hasta probarlo en carretera abierta, parece una suspensión increíble para viajar detrás con un chófer al volante, pero no sé si mejora mucho la conducción diaria.

 

Y llegamos al apartado más difícil de comunicar, el de las ayudas a la conducción. Audi comenta que el nuevo Audi A8 tiene 40 ayudas distintas entre ayudas al mantenimiento de carril, alertas de colisión, frenada automática, sensores de coches, bicis o peatones que incluso impiden abrir las puertas para no provocar accidentes. Simplemente, imagina una posible ayuda. Pues los ingenieros de Audi ya lo han imaginado antes y lo han incluido en el Audi A8. La más polémica es el AI traffic jam pilot que introduce la conducción autónoma de nivel 3, primer vehículo del mundo en hacerlo, encargándose totalmente de la conducción en atascos hasta 60 km/h en vías desdobladas y permitiendo al conductor incluso ver mientras la tele, pero de momento sólo es legal en Alemania. Pudimos probar las diferentes funciones del aparcamiento automatizado, incluso el conductor puede bajarse del coche con sólo encarar hacia el espacio disponible, a través del móvil se ordena al coche aparcar, que maniobra automáticamente. Todas las ayudas a la conducción usan según sus necesidades los sensores de aparcamiento, las cuatro cámaras, los radares de cada esquina y el sensor láser delantero de largo alcance, primer coche del mundo en montar uno. Obviamente no todo es de serie.

Prueba nuevo Audi A8 55 TFSI

En definitiva, el Audi A8 es el coche del sector de lujo más tecnológicamente avanzado del momento. En parte por ser el último en llegar, el BMW Serie 7 y el Mercedes Clase S están a mitad de vida de la actual generación, pero sobre todo porque Audi ha hecho una apuesta clara para liderar en tecnología. Recapitulando, es el primer coche del mundo en tener conducción autónoma de nivel 3, en tener un escáner láser en el frontal, en tener un suspensión que eleva el coche de forma independiente en cada rueda, en tener dirección a las cuatro ruedas en su segmento y la lista sigue con algunos avances más. En el apartado de motores y tracción está bien servido, pero donde más impresiona es en su interior y en el sistema multimedia y de conectividad con dos pantallas táctiles poco complicadas de usar, también en su comportamiento, de lo más dinámico en este sector –con las opciones correctas-, o por sus avances en seguridad activa.

Precios Audi A8 2018

  • Audi A8 50 TDI: 97.460 €
  • Audi A8 L 50 TDI: 100.360 €
  • Audi A8 55 TFSI: 104.560 €
  • Audi A8 L 55 TFSI: 107:580 €

Fotos Prueba nuevo Audi A8, tecnológicamente superior

Comentarios Prueba nuevo Audi A8, tecnológicamente superior

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Cerrar Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"