Prueba coches clásicos de Opel

Opel clásicos

Normalmente en Auto10 hacemos pruebas de coches que acaban de salir al mercado o que tienen un gran éxito de ventas. Hoy me van a permitir que viaje al pasado para escribir unas pequeñas líneas sobre coches clásicos de Opel que nos permitieron conducir durante la celebración del 50 aniversario del “Design Studio”.

Un pequeño retraso en el avión provocado por una huelga de controladores franceses hizo que tuviéramos que elegir bien los coches a probar, ya que los diez de la lista iban a ser difícil conducirlos como después pudimos comprobar. Los coches que ponía a disposición nuestra Opel eran los siguientes:

  • Opel Rekord “L” de 1967
  • Opel GT
  • Opel Rekord Deutsch cabriolet
  • Opel Commodore de 1971
  • Opel Ascona A Orange de 1975
  • Opel Kadett C Aero
  • Opel Admiral V8
  • Opel Commodore C de 1982
  • Opel Calibra
  • Opel Speedster Turbo
  • Opel Rekord “La Viuda Negra”
Opel

Ahora ya solo quedaba elegir coche y probarlo en el circuito de 2,2 kilómetros que había preparado Opel entre las instalaciones de su centro de diseño. Empecemos.

Opel Ascona A Orange

El primero en caer en mis manos fue el Opel Ascona A Orange. Este coche de 1975 tenía un motor de 1.594 cc que desarrollaba 80 CV y que podía llegar a alcanzar los 155 km/h. Lo primero que me llamó la atención fue la apertura de su puerta en la que había que apretar un botón, de manera firme, para que se abriera la puerta.

Opel Ascona

Una vez colocado en el cómodo asiento mullido te agarras al volante cuyo aro es muy fino y grande. La caja de cambios de este Ascona era de cuatro marchas con el pomo en madera y lo pedales eran muy pequeños con un acelerador casi pegado al suelo. Mientras que en el cuadro de mandos cambia el cuentarrevoluciones por un reloj.

Al ponerlo en marcha te das cuenta del sonido tan bonito que tiene el motor y que a diferencia de la gran mayoría de los modelos actuales es tracción trasera. En las curvas balancea bastante y frena bastante poco.

Opel Calibra

Opel Calibra

Se puede decir que el Opel Calibra es un mito de los deportivos cuando un servidor era pequeño. Su diseño siempre llamaba la atención y si encima lo combinabas con un color amarillo como tenía la unidad de pruebas, todavía más.

La versión probada era la Turbo que tenía tracción integral, 1.990 cc, 150 CV y podía llegar hasta los 215 km/h. Sin duda que la aceleración, en las pocas rectas que había, y el sonido era el esperado para un mito de los deportivos.

Opel Calibra

En el habitáculo se nota mucho que el techo es muy bajo, tipo el Audi TT de primera generación y los asientos no recogen mucho para lo que necesitaría un Calibra. El volante, sobre todo después de bajar del Opel Ascona, es un poco pequeño al igual que las plazas traseras, pero esto era algo que ya podíamos intuir.

Opel Speedster Turbo

Y de un deportivo pasamos a otro. El Opel Speedster Turbo fue un modelo que se empezó a comercializar en el año 2000 y aguantó hasta el 2005. Debido a su peculiar diseño, pocas unidades se pudieron ver por nuestras carreteras.

Opel Speedster

Este coupé destaca por su poco espacio para sus ocupantes. Al montarme con mi compañero de pruebas casi nos rozábamos con los codos a poco que te movieras un poco para cambiar de marcha (una caja que sonaba metálica muy bonita) y era casi imposible ubicar las mochilas entre las piernas del que tuviera que hacer de copiloto.

El acceso es un poco complicado teniendo casi que entrar de pies y luego tirándote al asiento debido a la pequeña altura del Speedster (en los semáforos parecías un enano entre gigantes). Las puertas “encajan” más que se cierran en el resto de la carrocería y las butacas son durillas así como su suspensión.

Opel Speedster

Lo mejor de todo fueron las sensaciones. Teniendo en cuenta la posición tan baja, el peso tan reducido, el motor de 1.998 cc colocado detrás del cogote y sus 200 CV su aceleración era impresionante y catapultaba al pequeño deportivo enseguida.

Opel Rekord “La Viuda Negra”

De los once coches que Opel puso a nuestra disposición, el Opel Rekord apodado como “La Viuda Negra” fue el único que no pudimos conducir, si no que teníamos que hacer de copilotos improvisados.

Opel Rekord Viuda Negra

Este coche de carreras de finales de los 60 y principios de los 70 tenía un sonido atronador que se escuchaba varios kilómetros a la redonda. Por dentro encontrabamos lo justo que necesita un coche para circular además de un extintor por si se pone fea la cosa.

Opel Rekord Viuda Negra

El piloto intentaba demostrarte la gran aceleración del motor 1,9 de 180 CV en cuanto tenía ocasión, recuerdo que el pequeño circuito improvisado era en tráfico abierto, y en una de ellas casi tocamos al coche que nos precedía. El alemán me comentó entonces en perfecto inglés: “Frena muy poco” y todo esto sin cinturón…

Fotos Prueba coches clásicos de Opel

Comentarios Prueba coches clásicos de Opel

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"