Prueba: Seat Ibiza Cupra

Seat Ibiza Cupra

En 1997 aparecía la primera versión del Seat Ibiza Cupra, con 150 CV y el firme objetivo de convertirse en un mito dentro de los utilitarios GTi. 16 años después podemos constatar que, con su motor 1.4 TSI de 180 CV, unido a una caja de cambios DSG de siete marchas, puede plantar cara a los Renault Clio RS, Peugeot 208 GTi o Ford Fiesta ST, los auténticos “cocos” de la categoría.

Hemos podido probar al pequeño deportivo de Seat tanto en carreteras como en circuito, y la sensación que te queda es la de tener un coche con dos personalidades. Pero antes de adentrarnos en su comportamiento vamos a fijarnos en sus detalles.

Diseño exterior del Seat Ibiza Cupra

El Seat Ibiza Cupra es fácilmente diferenciable respecto a sus hermanos de gama. En la parte delantera, el parachoques que equipa provoca una mirada más “agresiva” que se acentúa con el contraste de los espejos retrovisores, en negro, con el color de la carrocería en rojo.

Seat Ibiza Cupra

Por detrás tampoco se queda corto: salidas de aire de los frenos, el tubo de escape en forma trapezoidal, un difusor muy marcado… y todo ello coronado con un pequeño alerón. Si a todo esto le añadimos unas estriberas más grandes, unas llantas de 17 pulgadas de cinco brazos y las pinzas de los frenos en el color de la carrocería, ya tenemos preparado nuestro pequeño deportivo.

Diseño interior del Seat Ibiza Cupra

Nuestra unidad de pruebas venía equipada con una tapicería bicolor en negro y blanco que cuesta 811 €, y aporta un pequeño toque racing al interior. Y digo pequeño, porque aún con este equipamiento todavía se nos hace poca cosa para ser un Cupra. Detalles específicos en el salpicadero o en la caja de cambios no le hubieran venido mal a esta versión.

Seat Ibiza Cupra

El espacio para las dos personas que viajan delante es más que suficiente y el puesto de conducción es bastante cómodo tanto por el volante como por los asientos. La parte trasera es más justa; hablamos del Seat Ibiza SC, la versión con carrocería de 3 puertas, y aunque el acceso es correcto, para personas de cierta altura hay que medir bien el espacio, sobre todo a la hora de viajar. Pero claro, quien se compra un Seat Ibiza Cupra no suele preocuparse por el espacio ni por quién pueda viajar en un momento dado en las plazas traseras…

El maletero cubica 284 litros, lo que le permite estar en la media respecto a sus competidores y sólo un poco superado por los 300 litros del Renault Clio RS.

Motor del Seat Ibiza Cupra

Seat decidió no cambiar el 1.4 TSI de 180 CV cuando salió el nuevo Seat Ibiza, aunque hay en el grupo otros motores con esta potencia (sin ir más lejos el nuevo 1.8)… y con más caballos. Pero es que este propulsor es más que suficiente para los que buscan un pequeño deportivo con buenas prestaciones y que pueda gastar poco cuando utilizas el coche para moverte en el día a día.

Seat Ibiza Cupra

Viene equipado con doble sobrealimentación. Por un lado está el turbo convencional que es movido por los gases del escape y que introduce el aire a presión en la admisión a alto régimen. Por el otro, un compresor movido por el motor administra empuje a bajas vueltas, cuando los gases de escape no son suficientes para generar presión en el turbo anterior.

El motor del Seat Ibiza Cupra ya es por tanto un motor conocido, y sus virtudes y defectos siguen siendo los mismos: magnífico empuje a cualquier régimen, buena capacidad para subir de vueltas, sonido deportivo… y un consumo muy sensible, quizás demasiado, al ritmo de marcha.

Equipamiento del Seat Ibiza Cupra

Al ser un modelo de alta gama pocas cosas de equipamiento le faltan al Seat Ibiza Cupra. Viene de serie con seis airbags, un diferencial electrónico XDS (mejora la motricidad al impedir que se escape la fuerza del motor por la rueda interior a la curva), control de velocidad de crucero, faros bixenón, climatizador bizona y pedales de aluminio.

Seat Ibiza Cupra

Tampoco podía faltar el Seat Portable System. Esta pantalla desmontable de 5 pulgadas funciona principalmente como navegador, pero también se puede usar como ordenador de abordo donde aparece información sobre el consumo medio o el alcance de kilómetros que te quedan con el combustible que tienes. Lo único que le falla es el tacto, que suena bastante a plástico y no es muy preciso.

Como equipamiento opcional podríamos destacar el techo panorámico (768 €), el sensor de parking trasero (159 €), la pintura metalizada (380 €) y los frenos racing (1.035 €). No está disponible en el Seat Ibiza Cupra el sistema Start-Stop.

Prueba del Seat Ibiza Cupra

Como mencionaba antes, nos encontramos ante un coche de doble personalidad. La caja de cambios automática DSG de siete velocidades dispone de dos modos de conducción: el normal “D” y el deportivo “S”. Para un uso convencional, en el día a día, el modo “D” ofrece un funcionamiento muy suave y cambia sobre las 2.000 rpm. De esta manera, controlamos los consumos del motor 1.4 TSI, y es posible quedarse en torno a los siete litros en carretera si cuidas un poco el pie derecho. En ciudad será muy difícil bajar de los 9 l/100 km.

Seat Ibiza Cupra

Ahora, si te has levantado con ganas de marcha lo mejor es que elijas el modo “S”. El cambio DSG se vuelve más deportivo apurando cada marcha casi hasta las 6.000 rpm, provocando un sonido del escape muy bonito. Y si no te gustan ninguna de las dos opciones, todavía te quedan las levas para conducirlo en “manual”, destacando por su gran rapidez de cambio.

Gracias a estos dos modos de la caja de cambios y a una suspensión suficientemente firme como esperas de un deportivo de este nivel, pero sin resultar incómoda cuando no estás en tu carretera de curvas favorita –el anterior Seat Ibiza Cupra era claramente más radical en este sentido–, el nuevo Cupra es un deportivo para todas las situaciones.

Seat Ibiza Cupra

Fotos Prueba: Seat Ibiza Cupra

Comentarios Prueba: Seat Ibiza Cupra

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"