Prueba Volkswagen Scirocco GTS DSG: mejor que el Golf

Probamos la versión GTS del Volkswagen Scirocco con motor 2.0 TFSI de 220 CV y cambio DSG, que tiene un precio de partida desde 34.190 euros.

Volkswagen Scirocco GTS

Tiene un precio menor que un Volkswagen Golf GTi: 34.190 € frente a 36.130 €. Es mucho más bonito. Tiene 220 CV y cambio DSG d doble embrague. Y una estabilidad a toda prueba. Para nosotros, el Volkswagen Scirocco 2.0 TFSI GTS es el rival más duro del Volkswagen Golf GTi.

Volkswagen Scirocco GTS

Se supone que el nuevo Volkswagen Golf es más moderno, pero francamente, no le veo ninguna ventaja. Reconozco que es un asunto personal, pero estéticamente a mi el Golf me “cansa” y en cambio el Scirocco me parece algo diferente y más bonito (la combinación de color antracita con adhesivos del mismo color, pero más oscuros, y una fina línea roja da mejor resultado en la práctica de lo que cabría suponer si no ves el coche). Y además, a igualdad de potencia, es más barato.

Los inconvenientes del Volkswagen Scirocco

Frente a un VW Golf GTi el mayor inconveniente es la habitabilidad y sobre todo, el acceso a las plazas traseras. La habitabilidad es algo peor en altura, nada grave, yo mido casi 1,90 m de estatura y entro sin problemas. Lo del acceso sí que es más complicado, pues no es fácil entrar y salir es peor, a pesar del tamaño de las puertas. Comparado con un VW Golf con carrocería de 3 puertas la diferencia es importante, pero es que además, el Golf se ofrece con cinco puertas.

Volkswagen Scirocco GTS

Pero si te gustan los deportivos o los coupés y tus amigos son ágiles o, mejor aún, prefieres viajar sólo o a dúo, este inconveniente puedes olvidarlo.

Algunos datos técnicos del Scirocco GTS

Este VW Scirocco GTS tiene el mismo motor dos litros turbo de 220 CV (entre 4.500 y 6.200 rpm) que utiliza el VW Golf GTi. El par llega a los 350 Nm entre las 1.500 y las 4.400 rpm, aunque hay un cierto retraso en la respuesta comparados con otros motores turbo de la competencia.

Volkswagen Scirocco GTS

Y, en esta unidad, contábamos con el excelente cambio DSG de doble embrague con seis marchas y levas en el volante, para mi modo de ver una opción imprescindible. Comprarse este coche con cambio manual es pecado  mortal.

Carreteras de montaña: en su elemento

En ciudad es cómodo, pues podemos poner el cambio en posición D y olvidarnos. En autopista, como casi todos los coches, el Scirocco GTS corre demasiado para lo que ordenan las normas, resulta silencioso y tiene mucho aplomo. Así que vamos a buscar las curvas, donde aún podemos disfrutar de coches así.

Volkswagen Scirocco GTS

La combinación de una estabilidad a toda prueba, de un motor con empuje y par a bajas vueltas, el cambio DSG y frenos con buen tacto, permiten un ritmo elevado sin esfuerzo. Pero… si, hay “peros”… vamos a verlos:

 

  • Comportamiento: Como todos los tracción delantera deportivos, en aras de la seguridad, el Scirocco va completamente “agarrado” del tren trasero. Esto hace que la conducción sea sencilla y el coche muy seguro indistintamente de las “manos” de quien lleve el volante, pero le resta placer de conducción. Algo puede hacerse con las presiones, subiendo tres décimas más los neumáticos posteriores de lo que dice el fabricante, pero el coche no cambia mucho.
Volkswagen Scirocco GTS
  • ¡Quién me lo iba a decir! Es la primera vez que pongo una pega al cambio DSG, salvo las referidas a la levas, que las prefiero fijas en vez de solidarias al volante: Así están siempre en el mismo sitio. Pero es que ahora 6 marchas se me hacen pocas, porque como la sexta es de puro desahogo, el salto de revoluciones, sobre todo al reducir, entre tercera y segunda, es excesivo. La electrónica no te deja meter segunda hasta que nos vas por debajo de unos 75 km/h y a esa velocidad, en tercera vamos a unas 4.000 rpm. Demasiado salto. Lo ideal sería disponer del cambio de 7 velocidades y cerrar más las cuatro primeras.
Volkswagen Scirocco GTS
  • ¡Odio los volantes achatados! Pero, ¿a quién demonios se le ha ocurrido una idea tan estúpida? Si la dirección fuese directísima, con unos dos vueltas y media de lado a lado, aun tendría sentido, pero cuando hay que soltar las manos del volante y volver a agarrarlo, es un verdadero incordio. Un ejemplo de cuando los criterios estéticos van en contra de la lógica (el otro ejemplo son los paragolpes pintados a juego con la carrocería)
Volkswagen Scirocco GTS
  • Frenos, muy eficaces, pero no tanto como el motor y el cambio. Si en una carretera de curvas vamos “a por nota”, los frenos serán el primer elemento que no seguirán el ritmo.
  • Conclusión: entre excelente y excepcional

    Me ha salido una prueba atípica, en la que he destinado más espacio a los “peros” que a los “pros”. La culpa es de Volkswagen. Una anécdota: Cuando sacaba un 8 en matemáticas mis profesores me regañaban, porque solía sacar un 9 ó un 10. Pues eso me pasa a mi cuando pruebo un Volkswagen.

    El Volkswagen Scirocco es para mí un Golf GTi coupé, un coche entre excelente y excepcional, muy recomendable y que me ha encantado. Pero todo se puede mejorar…

Fotos Prueba Volkswagen Scirocco GTS DSG: mejor que el Golf

Comentarios Prueba Volkswagen Scirocco GTS DSG: mejor que el Golf

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"