Prueba 10 Suzuki Vitara 1.6 D, un diésel muy económico

Suzuki aleja al Vitara del campo para dotarle de una apariencia más cercana a los SUV. Tiene dos motores disponibles, del que probamos su variante diésel.

Suzuki Vitara

El Suzuki Vitara siempre fue un todoterreno. Ojo con esta palabra porque cada vez se usa menos: definía a los coches que destacaban por sus grandes capacidades off-road, pensados para superar grandes dificultades fuera del asfalto. Pero todo esto es parte del pasado y tras dar carpetazo al Suzuki Grand Vitara, ahora llega una nueva generación que abandona la reductora para acercarse a los SUV modernos.

El Suzuki Vitara por fuera

Cuando probamos el nuevo Suzuki Vitara por primera vez ya os contamos que su nueva carrocería era más pequeña que la de su hermano el Suzuki SX4 S-Cross, aunque a simple vista no lo parezca, pero su diseño se acerca más a otro modelo de la marca japonesa, el Suzuki Celerio.

Suzuki Vitara

Del pequeño urbano hereda la parte delantera con unos faros con formas horizontales y la nueva parilla ligeramente curvada hacia arriba. Se le han instalado luces LED diurnas en los extremos del parachoques, justo al lado de los antinieblas, y para las cortas se utiliza una carcasa en tono azul. El capó es bastante recto y tiene unas terminaciones justo donde empieza el pilar A cromadas, piezas que también podemos apreciar en las puertas. La parte trasera está terminada de forma simple y sencilla con unos faros de forma irregular.

El Suzuki Vitara por dentro

En el diseño del habitáculo del Suzuki Vitara se ha optado por la decoración bitono personalizable (de esto hablaremos más adelante). El espacio para conductor y copiloto puede considerarse amplio sobre todo para el tamaño del coche, y una vez sentados a los mandos no tardamos en encontrar una buena postura. Nos ponemos al volante y vemos que es de tipo multifunción, con botones para el sonido a la izquierda, los controles de velocidad a la derecha, y el manos libres, abajo a la izquierda.

Suzuki Vitara

El centro del salpicadero tiene un diseño muy limpio y viene coronado por un reloj ubicado entre las dos salidas de aire centrales. La botonería se ha resuelto de una forma correcta y entre medias queda el protagonismo para la pantalla táctil de 7 pulgadas. En general, se pueden apreciar unos buenos ajustes con unos materiales sencillos, aunque dominan los plásticos duros, que restan prestancia.

Ya en la parte trasera, los ocupantes de esta butaca tendrán un espacio suficiente para las piernas aunque la caída del techo hace que los más altos puedan no ir tan cómodos. Dichos asientos se abaten en configuración 2+1, aunque no terminan de quedar totalmente planos con el piso del maletero.

Suzuki Vitara

Por último, el maletero está configurado en dos alturas (tres si contamos donde va ubicado la rueda o kit de emergencia) separados por una bandeja. La parte baja se puede utilizar para guardar el botiquín y los triángulos mientras que en la alta todavía nos queda una capacidad de 375 litros bastante generosa.

Personalización del Suzuki Vitara

Uno de los aspectos en los que más ha cambiado el nuevo Suzuki Vitara, empujado por la inercia del propio mercado, es en el ámbito de la personalización. El modelo japonés cuenta con 15 colores de carrocería diferentes que se pueden combinar con techos en color blanco sólido o negro metalizado, como nuestra unidad de pruebas.

Suzuki Vitara

Pues bien, a estos colores se pueden añadir otros elementos personalizables como la parrilla delantera (blanca o negra), los adornos de la defensa (blancos o negros), el fondo del panel de instrumentos (azul turquesa, naranja, blanco o negro), las molduras de los relojes (los mismos colores que el anterior) y el reloj central que se puede escoger entre fibra de carbono o motivos kanji (escritura japonesa).

Y si a ti te parece complicado elegir entre tanto elemento diferente, en Suzuki te ofrecen dos sets denominados “Urban” y “Rugged”. El primero utiliza más piezas cromadas queriendo dar un aspecto más urbano al Vitara, mientras que el segundo busca una apariencia más SUV, destacando las protecciones en la parte delantera y trasera.

Suzuki Vitara

Nos vamos de ruta, comportamiento en carretera

Arrancamos para salir de nuestra ubicación y en los primeros kilómetros por la ciudad nos damos cuenta que el Suzuki Vitara cuenta con un radio de giro bastante bueno para el tamaño exterior que tiene. El motor diésel al arrancar es algo ronco y una vez que empezamos a circular a más velocidad se nota más de lo deseado el aire en los retrovisores.

Ya estabilizados en una velocidad de crucero, podemos ver en el ordenador de a bordo un consumo de 4,7 litros, lo que convierte a este 1.6 D en uno de los motores que menos gasta dentro su categoría. Mucha culpa de ello la tienen los neumáticos de serie Continental ContiEcoContact que equipa de serie.

Suzuki Vitara

El comportamiento destaca por el confort de marcha, es un coche sencillo de conducir, y aunque el tacto de la dirección podría mejorar, transmite seguridad. El motor ofrece una potencia suficiente para mover al Vitara con agilidad incluso viajando con pasajeros y equipaje, y en consumo nunca se dispara.  

Comportamiento en campo

Después de nuestro viaje en autovía llega el momento de salir a la carretera para conocer las capacidades off-road. Hilando con el párrafo anterior, los neumáticos de serie del Suzuki Vitara están preparados para mejorar la experiencia en asfalto por lo que empezamos con un poco de hándicap.

Suzuki Vitara

En nuestro caso, al tratarse de una versión 4x2, no encontrarás en las fotos del interior el sistema ALLGRIP de tracción integral que hereda del Suzuki SX4 S-Cross. Está claro que si piensas usar mucho el coche fuera del asfalto sería recomendable que te pensaras adquirir esta opción.

Lo que si tienes que tener en cuenta es que el ángulo de entrada del Suzuki Vitara es de 18.2° y el de salida se sitúa en 28.2°, lo que coloca al SUV japonés entre los mejores de su categoría a la hora de afrontar rutas camperas. Las suspensiones trabajan muy bien, y el Vitara sigue siendo de los SUV de su categoría que elegiríamos para hacer un recorrido fuera del asfalto.

Suzuki Vitara

¿Diésel o gasolina?

Aquí lo vas a tener fácil ya que el nuevo Suzuki Vitara solo cuenta con dos motores disponibles en su gama. El diésel 1.6 D 120 CV y 320 Nm, protagonista de nuestra prueba, y un gasolina con el comparte la cilindrada y la potencia pero con par motor menor (156 Nm). Esta diferencia provoca que en el gasóleo tengas la potencia desde las 1.750 rpm, mientras que en el segundo lo encontrarás a 4.400 rpm.

Luego está el tema de los consumos. Tirando de las cifras homologadas la diferencia en el combinado es de 1,3 litros a favor del diésel, aunque en la práctica es algo más, en torno a 2 l/100 km como poco, porque con el gasolina siempre necesitarás circular más alto de revoluciones.

Suzuki Vitara

Quedaría por reseñar, para completar la decisión final, es que si te gustan las transmisiones automáticas sólo podrás escoger el gasolina y en cuanto al precio, la diferencia es que el gasolina vale 2.000 euros menos a igualdad de equipamiento.

Tecnología

En el apartado de tecnología para la seguridad, el Suzuki Vitara no se queda atrás frente a sus rivales como demuestran las cinco estrellas conseguidas en los test EuroNCAP. Elementos como siete airbags, sistema de asistencia a la frenada (frenada de emergencia), control de crucero adaptativo, asistente de arranque en pendiente o cámara de visión trasera no faltan en el modelo japonés.

Suzuki Vitara

No se han olvidado tampoco de colocar una gran pantalla de siete pulgadas en el centro del salpicadero que concentra todas las funciones multimedia como el sistema de sonido, el manos libres y el navegador. Se divide en cuatro espacios (“Escuchar” o sonido, “Llamada” o manos libres, “Conducir” o navegador y “Conectar” o reproductor de aplicaciones de tu móvil).

Lo mejor que me ha parecido de esta pantalla es la estrella que se encuentra en el centro de los cuatro apartados. Gracias a ella accederemos a las funciones rápidas de cada sección para que nos sea más fácil de manejar mientras vamos conduciendo, si bien el software resulta un poco lento.

Suzuki Vitara

Equipamiento a elegir

Tres niveles de equipamiento tiene el nuevo Suzuki Vitara. El primero, denominado GL, cuenta de serie con siete airbags, aire acondicionado, conexión bluetooth, control de presión de neumáticos y asistente de arranque en pendiente. No está nada mal, pero quizás se queda corto si lo comparamos con el siguiente, GLE, que añade elementos decorativos, luces LED, la pantalla multimedia, control de crucero y el climatizador. La diferencia de precio es de 1.900 €, pero estarían bien invertidos.

Luego quedaría el alto de gama o GLX, que ya sube 3.850 € frente al GL, añadiendo el sensor de lluvia, luces automáticas, navegador o arranque sin llave.

Suzuki Vitara

Rivales y precios

Quizás el primer rival que tenga el Suzuki Vitara lo encuentres nada más llegar al concesionario: el Suzuki SX4 S-Cross. La diferencia de precio entre ambos es de 1.000 euros, a igualdad de equipamiento y motor, siendo el segundo un poco más grande.

Luego estarán otras opciones en clave japonesa como el Nissan Juke, 4 cm más pequeño que el Suzuki Vitara, el novedoso Citroën C4 Cactus, con el que rivalizaría en precio, el Ford EcoSport, al que gana en tamaño, o los franceses Peugeot 2008 y Renault Captur, con más gama y equipamientos.

Suzuki Vitara

El “antiguo” Vitara

El primer Suzuki Vitara se presentó en 1988, convirtiéndose en un auténtico todoterreno pero con una ligereza mayor que la que tenían los coches de esa época. Contaba con una batalla muy corta (2,2 m) y apenas pesaba 1.000 kg. Equipaba también resortes helicoidales delanteros y traseros (el resto se conformaba con ballestas).

En 1991, la marca japonesa creó la versión de cinco puertas e incorporó un nuevo motor de 1.6 litros. Tenía la misma anchura que la versión de tres, pero la batalla aumentaba hasta los 2,4 metros, mientras que la longitud total era de poco más de 4 metros.

Suzuki Grand Vitara

Ya en el año 1998 llegó la primera generación del Suzuki Grand Vitara, que seguía manteniendo unas buenas capacidades off-road, pero que también tenía ciertos aspectos que le permitían desenvolverse mejor que los anteriores sobre el asfalto.

La última generación data del año 2005. Contaba con tres motores de gasolina y uno diésel. Como el anterior, mantenía buenas capacidades off-road, pero todavía mejoraba más el comportamiento en carretera. 

Comentarios Prueba 10 Suzuki Vitara 1.6 D, un diésel muy económico

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"