Prueba DS 3 Crossback Puretech 155 CV, capricho de SUV

El nuevo DS 3 Crossback es el nuevo representante de los coches pequeños de DS, con un planteamiento de crossover deportivo pequeño, muy coqueto, de diseño muy llamativo y decorado, tanto en el exterior como en el interior. Nosotros hemos probado la edición limitada -y agotada- La Premiere con cuero especial, equipado hasta arriba y el motor más alto de gama, el Puretech de 155 CV con cambio automático, creando un SUV pequeño, coqueto y de capricho.

Prueba DS 3 Crossback, mucho estilo y diseño

Como todo coche de capricho, el DS 3 Crossback entra por los ojos, tiene un diseño compacto, pero alto, con un estilo muy deportivo y una cara agresiva. Nos parece muy bonito y llamativo, pero dudamos que el negro sea su mejor color. Un coche así necesita un color que destaque su calandra, sus faros estirados y las singulares formas de su lateral, con la aleta de tiburón en el marco de la ventanilla incluida. Casi cada centímetro cuadrado de superficie tiene un detalle interesante, como las manetas a ras de la carrocería que salen al acercarse con la llave y se esconden en movimiento.

Dentro ocurre lo mismo. El rombo es la forma geométrica predominante, desmarcándose del resto de vehículos del mercado. Hace no muchos años este interior, con pantallas digitales, una palanca de cambios electrónica y ornamentos de efecto metálico, sería el de un coche concepto de salón.

Prueba DS 3 Crossback, precios altos

Una vez repuestos de tanto diseño y brillo, comprobamos que es un coche muy compacto, de 4,1 metros de largo y fácil de manejar, con un maletero muy aceptable, pero una habitabilidad no muy destacada atrás. Si optas por este motor turbo de 155 CV te llevarás uno de los dos acabados superiores, con muchísimo equipamiento, cambio automático de 8 velocidades y un precio de entre 30 y 35 mil euros. Mucho te tiene que gustar el DS 3 Crossback para pagar lo que cuesta un SEAT Ateca bien equipado… De ahí, lo cuidado que está el diseño.

Prueba DS 3 Crossback, potencia y eficiencia

No va nada mal, es suave de suspensión en los badenes, pero no se descompone en las curvas. Corre un poco cuando se aprovechan los 240 Nm de par, aunque su motor tricilíndrico no es muy deportivo subiendo o bajando de vueltas. Tiene muy buenos consumos si se es cuidadoso al acelerar, pudiendo ver 5,0 l/100 km en el ordenador en condiciones óptimas, y dando medias de menos de 7 litros con facilidad. Si se conduce de forma dinámica subirás de 8 litros también con facilidad.

No todo son halagos, pues su dirección no es muy comunicativa y cambia su dureza de forma poco progresiva según la velocidad. Además, el cambio automático podría ser más suave a baja velocidad. El acabado probado tiene muchas ayudas a la conducción, pero tampoco son un alarde de progresividad, sobreactuando sobre la dirección o los frenos cuando te acercas a las líneas del carril o al vehículo que va por delante.

Prueba DS 3 Crossback, interior muy especial

El interior del DS 3 Crossback es otro de sus fuertes. Lo tuvimos varios días y no podíamos dejar de admirar el diseño de los botones de la consola central o los rombos del salpicadero. La tapicería de cuero de napa “Opera” en color “Rubi” con efecto envejecido de nuestra unidad, aumenta mucho la calidad percibida. Según desde qué acabado se parta, puede costar desde 900 a 1.900 euros, así que hay que pensárselo. El acabado intermedio So Chic viene ya con una tapicería de tejido bicolor interesante si quieres ahorrar.

Aunque le veamos alto y tiene buena anchura, el DS 3 Crossback es coche pequeño del segmento B y su espacio interior no puede ser muy grande por concepto. No obstante, tiene un maletero de 350 litros, contando con el espacio bajo el piso. El confort de marcha es bueno, debido a una suspensión que se traga muy bien los badenes y da comodidad en carretera. Y como todo es automático (el cierre, el arranque, el freno de mano, el cambio, las luces…), es un coche perfecto para usar todos los días.

Desde el punto de vista práctico, hay algunas pegas o compromisos debido a tanto diseño. Por ejemplo, para poner botones metalizados en la consola central se han sacado de las puertas los mandos de las ventanillas. El mando del freno de estacionamiento está junto al de la ventanilla del conductor y es del mismo tamaño, pudiéndose conectar por error en marcha. Y la aleta de tiburón de la ventanilla lateral impide al conductor mirar bien hacia atrás, donde el punto muerto del espejo, al cambiar de carril en autovía.

Prueba DS 3 Crossback, empieza por el So Chic

En definitiva es un coche que llama la atención y no pasa desapercibido, que está muy equipado y tiene suficiente practicidad y maletero para ser un segundo coche “coqueto” o el primero de alguien con mucho gusto por el diseño y por ser diferente, aprovechando que se verá menos que los MINI. Su punto más débil es el precio. Con este motor no lo encontrarás por menos de 30.000 euros y sin incluir las opciones. Aunque cualquier coche “coqueto” con cuero, pantallas digitales grandes, cámaras, llantas grandes y mucho equipamiento, tampoco será barato, nos parece mucho para atreverse en un DS pequeño. Mi recomendación sería empezar con el motor de 130 CV y el acabado So Chic para intentar no superar los 30.000 euros una vez incluidas las opciones.

Fotos Prueba DS 3 Crossback Puretech 155 CV, capricho de SUV

Comentarios Prueba DS 3 Crossback Puretech 155 CV, capricho de SUV

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"