Renault SYMBIOZ: ¿serán así los coches de 2030?

Renault propone un futuro con vehículos eléctricos, autónomos, conectados… e integrados en el ecosistema. Lo llaman SYMBIOZ y se presenta en Frankfurt

Viajar como si no hubieras salido de casa. Esa es la propuesta de Renault para el coche del futuro, y la materializan en el prototipo Renault SYMBIOZ que se presenta en el Salón de Frankfurt. Un vehículo con propulsión eléctrica, autónomo y completamente conectado con el entorno. ¿Objetivo? A la vuelta de la esquina, como quien dice: 2030.

 

Renault SYMBIOZ

Con sus 4,70 metros de longitud, 1.98 de anchura y 1,35 de altura, el Renault SYMBIOZ bien podría pasar por un prototipo que anticipa cómo sería una berlina de la marca del rombo para el segmento D en unos años. Pero lo mires por donde lo mires, el SYMBIOZ es mucho más que un ejercicio de estilo. Integra una serie de soluciones tecnológicas que, por sí solas, podríamos ir viendo a corto plazo en coches de calle, y nos adelanta un modo diferente de utilizar el automóvil en el futuro que a nosotros todavía se nos hace muy lejano.

 

Renault SYMBIOZ

El Renault SYMBIOZ tiene, por ejemplo, una carrocería de fibra de carbono que además de ligera incluye un doble tintado metalizado, luces capaces de mostrar efectos visuales dinámicos, neumáticos slimline desarrollados por Michelin con una banda de rodadura estrecha para minimizar el rozamiento, cámaras de video integradas en los deflectores traseros para el sistema de conducción autónoma… Pero lo mejor va por dentro.

Renault SYMBIOZ: un salón rodante

Para entender cómo se accede al interior del Renault SYMBIOZ lo mejor es que mires el video o las fotos. Las puertas traseras abren en sentido opuesto a las delanteras, y no hay pilar central. Hemos visto muchos prototipos con esta configuración. Pero en el SYMBIOZ además una segunda parte de las puertas abre en forma de alas de mariposa, articulando en el techo.

 

Renault SYMBIOZ

Imposible conseguir un acceso más fácil para los ocupantes del vehículo, que nada más acceder al habitáculo encontrarán todo tipo de materiales que bien podrían tener en su propia casa: madera, mármol, tapizados… Son cuatro las plazas, con asientos totalmente individuales, que pueden girarse y enfrentarse si el conductor decide pasar al modo autónomo. Aquí, el volante se oculta y el pedalier y el cuadro de instrumentos retroceden 15 centímetros, para maximizar el espacio.

 

Renault SYMBIOZ

La pantalla principal de la instrumentación tiene 80 centímetros de anchura, y cuenta con tecnología OLED de ultra alta definición.  Entre los asientos es posible incluso desplegar una mesa de estructura metálica con tablero de mármol, una funcionalidad que convierte el habitáculo del SYMBIOZ en un auténtico salón rodante, y que recuerda a la primera generación del Renault Espace.

Anticipándose a la conducción autónoma

Renault anuncia que como anticipo al modelo basado en este prototipo que podría ver la luz en 2023, con propulsión eléctrica, conectado y autónomo, en breve va a iniciar pruebas con el vehículo de demostración SYMBIOZ para ir avanzando en materia de conducción pilotada.

Para el SYMBIOZ, Renault propone un modo “Classic” o “Dynamic” con disposición convencional de los asientos y el conductor al volante, y un modo Autónomo AD que se activa presionando el centro del volante, que da acceso a tres configuraciones: Alone@Home, Relax y Sharing. Según la elegida, y ya con el volante oculto y el salpicadero retrasado, conductor y pasajeros pueden disfrutar del máximo espacio para dedicarse a la actividad que elijan sin preocuparse por la conducción, todo con distintos ambientes creados a través de la iluminación o diferentes fragancias.

Renault SYMBIOZ

 

El Renault SYMBIOZ es por lo tanto un coche autónomo de nivel 4, en el que el conductor puede convertirse por momentos en un pasajero más, pues el propio vehículo puede gestionar en vías rápidas la distancia con el resto de vehículos o incluso gestionar un adelantamiento.

La conectividad juega aquí un papel clave: el SYMBIOZ podrá, por ejemplo, comunicarse con los peajes para pasar las barreras en modo autónomo, y ofrecerá a los pasajeros todas las posibilidades imaginables de acceso al entorno digital, igual que si siguieran en casa o en la oficina. Incluso podrán monitorizar lo que ocurre en su domicilio o en su puesto de trabajo con cámaras 360 grados desde la propia pantalla del coche.

Renault SYMBIOZ

 

Para el SYMBIOZ, Renault ha elegido una arquitectura con propulsión eléctrica, mediante dos motores eléctricos en el eje trasero capaces de entregar una potencia de 500 kW, suficiente para asegurar una aceleración de 0 a 100 km/h en menos de 6 segudos. La batería de 72 kWh permite una autonomía de 500 km, según Renault, en condiciones de uso real, y en sólo 20 minutos pueden recuperar el 80 por ciento de su carga, que se realiza de forma automática por inducción. Las cifras impresionan, pero Renault ya anuncia que rendimiento, autonomía y tiempo de recarga serán sustancialmente mejores en 2030, cuando podríamos ver al SYMBIOZ, o a un coche parecido dotado de esta tecnología, circulando por carretera. 

 

 

 

 

 

Fotos Renault SYMBIOZ: ¿serán así los coches de 2030?

Comentarios Renault SYMBIOZ: ¿serán así los coches de 2030?

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"