Toyota apuesta por la conducción autónoma para un futuro sin accidentes

Toyota presenta su visión hacia el objetivo “Cero Accidentes”, para lo cual apuesta por las posibilidades que ofrece la conducción automatizada.

En Toyota lo tienen claro: su visión global hacia el objetivo de reducir los accidentes de tráfico pasa por el desarrollo y la implantación de la conducción automatizada. Sólo así será posible bajar una cifra que pone los pelos de punta: en la actualidad, se pierden 1,3 millones de vidas en todo el mundo debido a los accidentes de tráfico.

Pero el planteamiento de Toyota, que como a mayoría de las marcas avanza con el desarrollo de tecnologías de conducción automatizada utilizando la inteligencia artificial y el aprendizaje de máquinas, es que la mejora en la seguridad que aporte la conducción automatizada nos traiga una conducción no sólo más segura, también más emocionante y a la vez más práctica.

 

No es ciencia ficción, es una tecnología de futuro que veremos antes de lo que podrías esperar. Y va mucho más allá de coches capaces de mantener la velocidad y hacerse cargo de la dirección y de los frenos en situaciones determinadas, como la conducción en autopista o en atascos. En la movilidad del futuro, según Toyota, el coche aprenderá de los hábitos y las preferencias tanto de los conductores como de los ocupantes. Digamos que vehículo y conductor evolucionarán juntos, y se harán tan inseparables como en la actualidad lo somos con nuestros teléfonos móviles.

Las posibilidades son increíbles, no sólo a la hora de reducir accidentes de tráfico. Incluso personas de edad avanzada o con discapacidad física podrían desplazarse en un vehículo de forma completamente segura. Para ello, en Toyota trabajan con dos niveles de conducción autónoma. El denominado “Chófer” se aplicaría cuando el conductor decide que no quiere –o sencillamente no puede– seguir al volante. El modo “Guardián” ofrece apoyo y asistencia avanzada al conductor, que es el que maneja los mandos.

 

¿Lo mejor? Que en Toyota apuestan por popularizar la tecnología para que la conducción autónoma llegue a toda la gama, incluso a los modelos básicos. ¿Los tiempos? Pues los responsables de la marca establecen 2020 como objetivo para introducir su primer sistema de conducción automatizada para autopista, bautizado como Highway Teammmate, que además de circular en autopista manteniendo la velocidad podrá adelantar, cambiar de carril, incorporarse o salir de la misma de forma autónoma. Un poco más adelante llegará el Urban Teammmate, sistema de conducción automatizada para carreteras ordinarias.

 

¿Retos y desafíos? El principal para Toyota no es programar el software, si no predecir el comportamiento humano. Por ello, el vehículo debe ser seguro por sí solo, sin necesidad de tener que interactuar con otros vehículos o con la infraestructura, para evitar problemas si falla cualquiera de los servicios de conexión. Además, está el problema de la legislación: en Toyota confirman que se necesita una normativa unificada para que la conducción autónoma avance, además de sistemas que garanticen la protección de los datos.

 

Fotos Toyota apuesta por la conducción autónoma para un futuro sin accidentes

Comentarios Toyota apuesta por la conducción autónoma para un futuro sin accidentes

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"