¿Cómo y por qué puede arder un coche eléctrico?

Es posible que un coche eléctrico arda, por supuesto, pero te contamos lo difícil que resulta que algo así suceda. El fuego es complicado que aparezca, ya que se deben cumplir varios condicionantes difícilmente accesibles.

Fuego coche eléctrico

Lo hemos visto en muchos foros y en redes sociales. Hay cierto temor a que los coches eléctricos ardan de una forma imprevisible y sin motivo alguno. Un vídeo de un Tesla Model S en un parking encendió, nunca mejor dicho, las alarmas. Pero queremos transmitir tranquilidad: que un coche eléctrico acabe en llamas es tan poco probable como un coche de combustión… y te vamos a explicar cómo es esto posible.

La pieza que es susceptible de arder en un coche eléctrico para que este acabe envuelto en llamas es la batería de iones de litio. Este componente es utilizado en el 99% de los coches eléctricos del mercado y está compuesto por pequeñas celdas individuales, donde se almacena la electricidad. Estas están compuestas por tres elementos: dos electrodos (cátodo y ánodo) y sal de litio, que hace la labor de electrolito (es decir, que permite que la energía pase de un electrodo a otro) debido a que es un líquido muy conductor.

El circuito se mantiene abierto con el coche apagado. Esto significa que no fluye energía al faltar un componente que cierre el circuito. Piensa, precisamente, en un trazado de carreras: ¿qué pasaría si le faltase una parte? Que no sería posible completar una vuelta. Pues esto es lo mismo.

Fuego coche eléctrico

El trozo que falta, en este caso, es el motor y cierra el circuito con el arranque. Una pieza del puzle que es sustituida por el punto de carga cuando el coche necesita cargar energía. Las partículas circulan en el sentido opuesto para recargar la batería.

Todo funciona de maravilla salvo que la batería, debido a un accidente, sufra un golpe que deforme la batería y provoque que la conexión entre electrodos funcione de manera anormal. La consecuencia de ello es un cortocircuito. Y ahí es cuando un coche eléctrico puede arder y acabar envuelto en fuego.

El embalamiento térmico, motivo por el cual una batería de coche eléctrico puede acabar en incendio

Un golpe fuerte en una batería puede hacer que los electrodos dejen de funcionar o que, directamente, estos sean destruidos y desaparezcan. De ocurrir esto, se produce una reacción química nada deseable: el embalamiento térmico. La sal de litio libera, a temperaturas muy altas, oxígeno, dióxido de carbono y gases nocivos. Y esto, como decimos, es poco deseable, porque provoca un aumento de la temperatura general de la batería que no cesa. Porque el embalamiento químico libera calor y al mismo tiempo, se retroalimenta de él… hasta que ese crecimiento de temperatura acaba en incendio.

Imaginamos que ahora te estás asustando y si estabas mirando qué coche eléctrico comprar, habrás cerrado la tapa de tu ordenador de inmediato. Pero tranquilidad: las baterías de iones de litio están colocadas, en la mayoría de coches, en el sitio más seguro del coche, bajo la cabina. A esto hay que sumarle que cuenta con medidas de seguridad especiales para evitar que un impacto pueda afectar provocar golpes o cortes. Por tanto, el accidente tiene que ser de extrema gravedad para que esto que os contamos suceda. ¡No vais a salir ardiendo por un “besito”, por fuerte que sea, a la salida de un semáforo, por ejemplo!

También puede suceder como consecuencia de un punto de carga en mal estado durante la carga del vehículo. Por tanto, cuida tu wallbox y por supuesto, cuenta con profesionales de la electricidad para instalarlo. De este modo, evitarás un susto mientras este carga.

En caso de incendio, ¿cómo apagar el fuego de un coche eléctrico?

La solución contra el fuego es la misma desde hace siglos: agua. Pero eso sí, es necesaria mucha más agua de lo habitual. Porque repetimos: el embalamiento térmico se retroalimenta de su propio calor y por tanto no solo es necesario extinguir las llamas, es fundamental rebajar la temperatura de la batería para que estas no vuelvan a suceder.

Esto no es una tarea sencilla y por ello, es necesario echar agua durante horas para extinguir el incendio. Esta operación, en caso de darse en un coche de combustión, no duraría tanto tiempo ni mucho menos.

De hecho, según las instrucciones de Tesla, no solo es necesario apagar el fuego. Hay que dejar el coche en cuarentena y observación durante 48 horas para que las llamas no vuelvan a darse. Se puede producir un nuevo embalamiento térmico que reavive las llamas si la temperatura de la batería no se ha enfriado lo suficiente. Aunque lo ideal, según la firma californiana, es utilizar una cámara térmica para garantizar una temperatura adecuada de la batería.

Por otro lado, si los bomberos no han llegado a tiempo y decides por tu cuenta y riesgo embadurnar el coche de agua, es necesario que cubras tus vías respiratorias. Se recomienda, de hecho, que los bomberos utilicen respiración asistida para evitar inhalar los componentes químicos que salen del coche a altas temperaturas... por lo que es mejor no hacer nada que jugarte la vida.

Por último, hay que asegurarse que el circuito eléctrico esté abierto. Por lo general, los coches ya cuentan con un sistema automático que lleva a cabo esta operación en caso de accidente, pero ante un impacto de gran envergadura, esta operación puede fallar.

Para hacerlo manualmente, los coches eléctricos cuentan con un punto donde, al hacer un corte, se abre el circuito y evitar que la electricidad siga fluyendo por el circuito, ocasionando un posible cortocircuito.

Fotos ¿Cómo y por qué puede arder un coche eléctrico?

Comentarios ¿Cómo y por qué puede arder un coche eléctrico?

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"