Prueba 10: Volkswagen Polo 1.6 TDI 90 CV, todas las claves

Necesito un coche para todo uso, pero no quiero un compacto, aunque por precio tengo algunos que entran en el presupuesto. De los utilitarios actuales me gusta el VW Polo, pero tengo muchas dudas. ¿Qué versión compro? Prefiero diesel. ¿Qué tal va el 3 cilindros? ¿Es cierto que el Polo es mucho más caro que sus rivales? ¿Qué opciones son las imprescindibles y cuáles aconsejables? ¿Cuánto gasta? Me hablan del cambio DSG. ¿Merece la pena? ¿El acabado Sport es muy deportivo? ¿Qué es exactamente el “equipamiento ecológico”? Me han dicho algo de plantar un árbol para reducir las emisiones… ¿Tengo que pagar por esto? Pensaba que se trataba del kit BlueMotion para reducir el consumo.

Marta R. ( Foro AutoConsultorio )

Nada mejor que una “Prueba 10” para contestar a tus preguntas y a algunas otras que se quedan en el tintero, y dar un repaso no sólo a la versión 1.6 TDI, sino a la gama Polo en general, que recientemente acaba de ampliarse con la versión con carrocería de 3 puertas, cuyo precio es 570 euros inferior al de las versiones de 5 puertas.

VOLKSWAGEN POLO 1.6 TDI  
Versión probada: 1.6 TDI 90 CV Sport 5p
Potencia: 90 CV a 4.000 rpm
Velocidad máxima: 180 km/h
Consumo medio: 4,2 l/100 km
Emisiones de CO2: 109 g/km
Dimensiones exteriores: 3,97 x 1,68 x 1,46 m
Capacidad de maletero: 280 l
GAMA y PRECIOS  
-Advance 16.560 €
-Sport 17.870 €
DESCUENTO Entre 1.200 y 1.500 € (no incluido)


Antes de empezar, recordar que el Volkswagen Polo está disponible actualmente con seis motores, tres de gasolina y tres diesel. Entre los de gasolina, un 1.2 de 70 CV (con 3 cilindros), un 1.4 de 85 y el recién incorporado 1.2 TSI de 105 CV. En la gama TDI también es nuevo desde junio el 1.2 de 75 CV y 3 cilindros, que sustituye al anterior 1.6 TDI con la misma potencia. Por encima, dos versiones del 1.6 TDI de 4 cilindros, con 90 y 105 CV. Todos los motores se pueden combinar con dos versiones de acabado, Advance y Sport. La gama se completa con la versión deportiva GTI, con motor 1.4 TSI de 180 CV; y más adelante llegará la versión BlueMotion del 1.2 TDI.



Centramos la prueba en la versión que consideramos más interesante, el Volkswagen Polo 1.6 TDI de 90 CV.

1.- ¿Es suficiente con el TDI de 90 CV?




Salvo que quieras el coche sólo para utilizarlo por ciudad, en cuyo caso hay alternativas más razonables que el Volkswagen Polo (más pequeñas y más asequibles), las versiones básicas en gasolina y diesel no son las más recomendables porque no tienen fuerza suficiente para circular por carretera con soltura, sobre todo si llevas el coche cargado y tienes que adelantar, o si te gusta tener un margen de reserva para recuperar la velocidad de crucero con rapidez cuando hay repechos o tienes que frenar por cualquier circunstancia. Aun así, el nuevo 1.2 TDI de 75 CV de 3 cilindros tiene un funcionamiento sorprendente, y no sólo iguala en prestaciones al anterior 1.6 TDI, sino que incluso llega a gastar hasta medio litro menos cada 100 km. Y no hay que temer porque sólo tenga tres cilindros. Si no te lo dicen, ni te enteras.

Pero por sólo 500 euros más que el 1.2 TDI, sin duda el 1.6 TDI de 90 CV es la opción ideal. Su elevada rumorosidad en frío contrasta con lo suave que funciona una vez coge temperatura, sin transmitir vibraciones ni ruido molesto al habitáculo.  No destaca precisamente por su “pegada” al arrancar (en pendientes supone una buena ayuda el asistente de arrancada, que aplica los frenos durante unos instantes, para no “tirar” mucho de embrague), pero en movimiento y circulando en marchas intermedias no se echa en falta más empuje. Además, su margen de utilización es muy amplio, y no le cuesta moverse por encima de las 3.000 rpm. Sólo le encuentro una pequeña pega que, en realidad, no lo es tanto. La quinta velocidad tiene un desarrollo muy largo. Si no circulas con pasajeros o equipaje el motor aguanta muy bien esta última marcha, pero con el coche cargado, o para adelantar, hay que “tirar” de cuarta. No es problema: el cambio tiene un tacto preciso y suave, y con la cuarta, el 1.6 TDI ya sí que puede con todo.

 




2.- ¿Cuánto gasta?


Gracias en parte al largo desarrollo de esa quinta marcha, que permite circular en autopista con el motor muy bajo de vueltas, el consumo del Volswagen Polo 1.6 TDI 90 CV es muy bajo. Raspando los 5 litros por debajo en autopista a velocidad legal sostenida, y con 5,6 l/100 km de consumo medio medido acumulado durante la prueba, incluyendo ciudad y carretera, y practicando una conducción ahorradora, pero sin prestar especial atención al indicador de cambio de marcha. Por cierto, los “consejos” de este sistema de ayuda a la conducción no  no son fáciles de seguir, pues la marcha recomendada aparece junto al reloj, en pequeñito, y en una posición que obliga a retirar la vista de la calzada. Si te olvidas de la ecología y de cambiar a 1.500 rpm, dando un poco más de alegría al pie derecho, será muy difícil pasar de los 7 l/100 km de media.

3   .- ¿Interesa el gasolina o el diesel?


La comparación es inevitable, sobre todo con la llegada de uno de los motores de gasolina que más me ha impresionado en los últimos tiempos: el 1.2 TSI con inyección directa y turbocompresor, que en el Volkswagen Polo ofrece 105 CV. Con este motor, el Volkswagen Polo corre incluso más que el 1.9 TDI de 105 CV, y su consumo medio, de 5,3 l/100 km (1,1 litros más de media que los dos 1.6 TDI, que gastan lo mismo), es inferior al del 1.4 atmosférico de gasolina de 85 CV, el verdadero rival por potencia del 1.6 TDI de 90 CV. El precio de este 1.4 de 85 CV es 1.400 euros inferior al TDI; aun así, yo no los pagaría.

Puestos a elegir, me quedo antes con el 1.2 TSI de 105 CV, que como digo no sólo gasta menos que el 1.4 de 85 CV, sino que corre más que el 1.6 TDI 90 CV, al que también supera en suavidad de marcha; y todavía cuesta 850 euros menos. Con el 1.2 TSI es más fácil ir rápido que con cualquiera de los 1.6 TDI, y se disfruta más si te gusta practicar una conducción deportiva. Pero el consumo también es más sensible al acelerador: si en los diesel es difícil pasar de 7 l/100 km, aprovechar una y otra vez toda la capacidad de aceleración que es capaz de dar este sorprendente 1.2 TSI llevará el indicador de consumo medio del ordenador de viaje por encima de los 8,5 l/100 km.

4.- Cambio DSG: ¿merece la pena?


No nos cansaremos de recomendar este cambio, y más si se trata de la versión DSG con 7 velocidades que lleva el Volkswagen Polo. Se ofrece en el 1.4 de 85 CV, en el 1.2 TSI de 105 CV y en el 1.6 TDI de 90 CV, y supone un sobreprecio entre 1.400 y 1.600 euros. Tan bueno me parece este cambio, y tan agradable y fácil es la conducción que si sigues pensando en el 1.9 TDI de 90 CV y no te da el presupuesto, te recomiendo volver a dirigir la mirada hacia alguna de las versiones de gasolina. El 1.4 de gasolina con DSG te sale más o menos por lo que el 1.6 TDI 90 CV manual. Con este cambio tienes dos posiciones en automático, una normal “D”, y otra deportiva “S”, que cambia de marcha a un régimen más alto, y también reduce antes, lo que permite contar con mayor poder de retención (por ejemplo, al bajar un puerto). En modo manual las marchas se seleccionan desplazando la palanca hacia arriba o hacia abajo (no hay levas en el volante). En cualquiera de los dos casos, esta caja de cambios destaca frente a las que ofrecen otros utilitarios por su extraordinaria rapidez de respuesta.

5.-  ¿Cómo va en carretera?


La versión que he probado es un acabado Sport, y con los neumáticos opcionales 195/55-15. No he conducido un Volkswagen Polo con los neumáticos de serie que lleva el Advance, en medida 175/70-14, aunque en mi opinión, las ruedas adecuadas para esta versión son las que lleva el Sport de serie, unas 185/60-15.  En cualquier caso, la sensación que transmite es la misma que el interior: calidad en la pisada. Es un coche que lo hace todo fácil, aunque las ruedas de serie en las versiones Advance no ofrecerá el tacto de dirección y la facilidad para entrar en curva del Sport con los neumáticos opcionales probados. La suspensión de serie no es nada incómoda, aunque si se conduce deprisa por carreteras con muchos baches se nota cierta falta de retención de la carrocería en extensión, que puede provocar molestos rebotes. Una solución puede ser la suspensión deportiva que se ofrece opcionalmente para ambas versiones de acabado. Cuesta 140 euros, y rebaja la altura de la carrocería en 15 milímetros. Aun con esta suspensión, el Volkswagen Polo es un coche menos ágil que un Peugeot 207 o un Seat Ibiza, pero ofrece un mayor aislamiento acústico y más confort de bacheo que la mayoría de sus rivales. Los frenos de esta versión (en el 1.6 TDI de 105 CV los discos delanteros son más grandes) tienen buen tacto, y no plantean problemas de potencia o fatiga incluso conduciendo en puertos de montaña a un ritmo para el que el Polo 1.6 TDI no está pensado.

6.- Interior: ¿es suficientemente amplio?


El habitáculo del Volkswagen Polo no es el más amplio de la categoría, pero sí está por encima de la media en casi todas las mediciones, lo que hace el Polo una opción ideal si se van a utilizar las plazas traseras o el maletero con asiduidad. En el puesto de conducción destacan los asientos, muy eficaces por sujeción y con un tapizado que tiene pinta de soportar muy bien el paso del tiempo. También tiene huecos muy prácticos para dejar pequeñas cosas (llaves, teléfono, etc), y las amplias regulaciones de volante y banqueta permiten adoptar una postura muy cómoda.  Los mandos son fáciles de accionar, y la instrumentación de sencilla lectura, aunque no me ha gustado el indicador de nivel de combustible digital. Es de los que se van apagando sectores de luces que representan parciales, por lo que en el intervalo en que se apaga un sector y el siguiente no sabes realmente qué cantidad de combustible de la correspondiente a ese sector te queda. Prefiero la clásica aguja de los indicadores analógicos.

En  cuanto al maletero, lo mejor son sus formas, muy cuadradas y aprovechables. Ofrece 280 litros, que no está nada mal (el mejor de la categoría es el Skoda Fabia, con 315), aunque la versatilidad del maletero cambia mucho de las versiones Advance a las Sport. En ambos la rueda de repuesto va bajo el piso, pero en los primeros es del mismo tamaño que las de serie, mientras que en los Sport es de emergencia (no cabe la de serie, porque es de mayor medida). Lo que no parece razonable es que el respaldo trasero dividido sólo sea de serie en las versiones Sport, que también cuentan en exclusiva con una práctica bandeja que divide el maletero en dos, configurando un doble fondo que permite repartir la carga según su fragilidad, separando los bultos más delicados de aquellos más pesados.

7.- Advance o Sport: ¿qué acabado elegir?






La diferencia entre las dos versiones de acabado disponibles, Advance y Sport, es de 1.300 euros. En realidad, con el acabado Advance tenemos casi todo lo realmente necesario, como el control de estabilidad ESP, aire acondicionado, asistente de arranque en pendiente, elevalunas eléctricos delanteros, cierre centralizado con mando a distancia y radio CD con MP3. Para presupuestos ajustados lo mejor es elegir un Advance y recurrir a algunos de los interesantes paquetes opcionales, como el paquete Drive&Polo, que por unos 400 euros añade en el Advance el ordenador de a bordo y el control de presión de los neumáticos, el sensor de aparcamiento trasero y el control de velocidad de crucero. También elegiría el paquete Night&Polo, que incluye sensor de lluvia y espejo interior anti deslumbramiento por 110 euros.

Por los 1.300 euros más que cuesta el Sport te llevas llantas de aleación con neumáticos 185/60-15 (de serie el 1.6 TDI de 90 CV lleva llantas de chapa y llantas de 14 pulgadas), faros antiniebla con función de giro en curvas, asientos deportivos, respaldo trasero partido, control de presión de neumáticos, ordenador de a bordo y maletero con doble fondo, entre otros elementos. A pesar de su denominación Sport, esta versión no resulta especialmente deportiva, por lo que no hay nada que temer respecto a la dureza de las suspensiones. Opcionalmente se puede montar una suspensión deportiva tanto en el Advance como en el Sport.

Entre otros equipamientos disponibles, una opción especialmente interesante puede ser el navegador con pantalla táctil (965 euros). El resto, como el techo panorámico (800 euros) o los asientos calefactables tapizados en Alcantara (920 euros), permiten configurar un Polo auténticamente “de capricho”, aunque a un precio que se aproximaría peligrosamente al de su hermano mayor, el Volkswagen Golf. La única “laguna”, si es que puede considerarse como tal, es que todavía no se ofrecen como opción los faros de xenón, un elemento que sí está disponible en algunos de sus rivales.

8.- Equipamiento ecológico


Dentro del equipamiento de serie del Polo (y de muchos de sus modelos), Volkswagen ofrece una opción muy especial, esa que llamas “equipamiento ecológico”. No sé lo que te habrán explicado en el concesionario, si es que es en el concesionario donde te han dicho que existe esta opción, pero no tiene nada que ver con el paquete tecnológico BlueMotion (todavía no está disponible; incluirá start-stop y otras medidas para bajar el consumo medio homologado a 3,6 l/100 km), o con el Polo BlueMotion con motor 1.2 TDI de 75 CV, que todavía no está a la venta, y que anunciará unos sorprendentes 3,3 l/100 km

El “equipamiento ecológico” es un guiño a la protección medioambiental, con el que Volkswagen se compromete a plantar un árbol en la sierra de Alcaraz (Albacete) en nombre del cliente. Los cuidados para el crecimiento de dicho árbol quedan garantizados durante 40 años por un acuerdo firmado con la fundación +Árboles, como parte de un proyecto de reforestación. Tienes más información aquí: www.thinkblue.es.

Este “equipamiento ecológico” es de serie, no tiene coste para el cliente. Aparte, existe el denominado “paquete CO2 neutral”, que tiene un coste de 130 euros. Básicamente consiste en lo mismo que el paquete anterior, pero en este caso son 9 los árboles plantados. Se calcula que en los 40 años que se garantiza su cuidado y mantenimiento, estos árboles compensan las emisiones producidas por el VW Polo durante 20.000 km. Aquí tienes toda la información de este original proyecto: www.movimientobluemotion.com.

 




 


9. ¿Es más caro que sus rivales?


No lo tiene fácil el VW Polo, que compite en un segmento donde la rivalidad es muy fuerte, por calidad y por cantidad. En general, sus rivales cuestan menos o, con un precio similar, están más equipados, aunque al Polo hay que reconocerle una sensación de calidad (por acabados, materiales utilizados, ajustes y tacto de los mandos) superior a la media.

Tres de sus rivales directos, aunque sólo sea porque comparten elementos mecánicos, encontramos los de su propia “familia”, el Skoda Fabia y el Seat Ibiza; con las ofertas en vigor, ambos son más baratos que el Polo. Y eso que el Volkswagen también tiene oferta, entre 1.200 y 1.500 euros según versiones, aunque como siempre hacemos, lo recomendable es ir al concesionario y “pelear” el precio.

Un Ford Fiesta 1.6 TDCi de 95 CV Titanium (unos 15.000 euros con la oferta actual) cuesta lo que el Polo con descuento, pero tiene más equipamiento. El nuevo Citroën C3 HDI 90 CV también se mueve en los 15.000 euros para las versiones Exclusive más equipadas, y baja de 14.000 euros en la versión SX. Un Peugeot 207 HDI 90 CV con acabado Sport no llega a 15.000 euros, Opel ofrece un Corsa 1.3 CDTi 95 CV en la versión especial Aniversario con cambio robotizado Easytronic desde 15.500 euros, y un Renault Clio 1.5 dCi de 85 CV no llega a 14.500 euros con acabado Expression. También el Fiat Punto Evo, el Hyundai i20, el Toyota Yaris o el Mazda 2 tienen un precio más bajo que el Polo.

De todos ellos, me quedaría, en este orden, con el Seat Ibiza 1.6 TDI 90 CV por comportamiento deportivo y rendimiento del motor,  con el Ford Fiesta 1.6 TDCI por relación precio/equipamiento, y con el Mazda2 como alternativa para los que buscan distinción y calidad de acabado por encima de todo.

10.- ¿Cuánto cuesta más un Golf que un Polo?


He dejado para el final la pregunta que se hacen muchos de los que dirigen sus miradas a un Volkswagen Polo, y es si por un poco más no llegarán al Golf. Pues bien, salvo ofertas puntuales o promociones especiales para el Golf (alguna ha habido), la diferencia de precio entre un Volkswagen Polo y un Golf con el mismo motor no es un poco más, es mucho más: 4.000 euros en el caso del 1.2 TSI de 105 CV, y casi 5.000 euros si comparamos las versiones 1.6 TDI de 105 CV (que en el Golf incluye el paquete tecnológico BlueMotion).

 






EL VEREDICTO

POR DENTRO............ 7,2

Uno de los puntos fuertes del VW Polo frente a sus rivales, con un habitáculo espacioso y una presentación impecable, buenos asientos y mandos muy fáciles de manejar.


    • ACABADO ………………………….    7,5

    • ESPACIO INTERIOR.……………     7

    • PUESTO DE CONDUCCIÓN……  7,5

    • MALETERO…………………………    7


MOTOR Y PRESTACIONES....... 7,2

Esta versión de 90 CV es la más equilibrada entre los tres TDI por su buena relación entre prestaciones y consumo. Gasta realmente poco, y no se queda corto ni en viajes largos con el coche cargado.


    • MOTOR……………………….…….     7,5

    • CAMBIO…………………….………     7

    • ADELANTAMIENTO…..…..……    7

    • ACELERACIÓN..…………….….…    7,5


ASÍ VA.................................. 7,6

Con unas suspensiones suaves, resulta cómodo y muy agradable de conducir, tanto en ciudad como en carretera. De lo mejor de la categoría en este apartado.


    • SUSPENSIONES..….……….……    7,5

    • DIRECCIÓN…..….……………..…    7,5

    • FRENOS…..…………………………    7,5

    • CONFORT…………………………..    8


INVERSIÓN.................. 7,3

A igualdad de equipamiento y potencia, el VW Polo es algo más caro que sus rivales, aunque en esta versión TDI de 90 la diferencia es menor que en otras motorizaciones. A cambio, aporta una calidad superior a la media.


    • EQUIPAMIENTO..…..…….……    7

    • CONSUMO…..….……………..…    8

    • MANTENIMIENTO.……………     7,5

    • PRECIO……………………………..     7


Nos gusta:


    • El puesto de conducción, por facilidad de manejo y por lo bien que sujetan los asientos.

    • Su confort de marcha y la calidad de bacheo que ofrecen las suspensiones.

    • Lo poco que gasta. No hay que proponérselo para bajar de los 6 l/100 km de media.


Podría mejorar con:


    • Un equipamiento algo más completo, aunque los packs opcionales están bien organizados y no son muy caros.

    • Unos faros con un haz de luz algo más potente. Hay coches en esta categoría con mejor iluminación que el Polo.

    • Un desarrollo en quinta ligeramente más corto.

Fotos Prueba 10: Volkswagen Polo 1.6 TDI 90 CV, todas las claves

Comentarios Prueba 10: Volkswagen Polo 1.6 TDI 90 CV, todas las claves

  •  
    Avatar de ricardo.
    ricardo 16/11/2011 11:37:42

    Buenas!!

    Gracias por la aportacion, me acabo de comprar un sport 1.4 de 85cv, espero no arrepentirme, pero ahora con la liquidacion de stocks a un 20% menos era dificil resistirse, me ha salido por 13500€ con 3 paquetes, y para los KM que hago al año unos 5 o 6 mil, creo que me sobra coche.

    Gracias.

  •  
    Avatar de Diego.
    Diego 16/11/2011 16:45:20

    Hola !!

    Llevo unas semanas pensando si cambiar de coche y la verdad es que me gustan mucho el Polo y el Golf, pero por presupuesto solo aspiro al hermano pequeño (version Sport). Estos año e tenido un gasolina que consumia mucho (11,5 de media) y estaba totalmente convencido de que queria el 90 CV TDI pero despues de ver lo bien que hablais del 1.2 TSI 105 CV, ¿realmente tiene un consumo ajustado?

    Yo suelo conducir muy tranquilo y suave pero me gusta poder conducir un poco "sport" cuando tengo opcion. Tambien queria saber si alguien sabe de algun sitio que queden unidades en stock (90 CV TDI& 105 CV TSI ) porque en Madrid no queda nada y por ultimo saber si se puede incluir un paquete (Sport&Polo) a un coche de stock o tiene que pedirse a la fabrica.

    Muchas gracias por vuestra ayuda y enhorabuena por el articulo, me ha encantado.

  •  
    Avatar de Antonio Roncero.
    Antonio Roncero, 16/11/2011 20:32:53

    Hola Diego,

    sí, el 1.2 TSI tiene un consumo muy ajustado, pero sólo si lo conduces de forma "eficiente". Es un motor mucho más sensible al ritmo de marcha que el 1.9 TDI, hasta el punto de que si vas un poco "ligero", la diferencia puede llegar a los 3 l/100 km.

    Si un coche está en stock, ya no puedes completar el equipamiento, pues los paquetes se montan antes de hacer el pedido a fábrica. Te recomiendo que sigas buscando, aunque sea en conceionarios que queden lejos de tu provincia, pues si encuentras un coche en stock o un kilómetro cero, el ahorro puede llegar a ser considerable, sobre todo ahora, a finales de año.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"