Prueba: de Madrid a Le Mans en un Audi R8 V10 plus

¿Que te parecería ir a ver las 24 Horas de Le Mans conduciendo desde Madrid el Audi de producción más potente y rápido fabricado hasta la fecha? Nos subimos al R8 V10 plus y te lo contamos.

Audi R8 V10

“¿Te vienes a Le Mans? El plan es salir el jueves temprano desde Madrid a bordo de los nuevos Audi R8…” Mi interlocutor todavía se estaba preguntando qué me podría haberme pasado al ver que no le contestaba cuando me vio aparecer de repente por la puerta del Departamento de Comunicación de Audi España bolígrafo en mano para ver dónde había que firmar. No, no era teletransporte, digamos que “pasaba por allí”.

 

Audi R8 V10

Jueves día 18, 9:00h de la mañana. La cita es en la sede de Audi, en la Torre de Cristal. Los Audi R8 nos esperan en perfecta formación, listos para la aventura

Y es que el viaje de Audi a las 24 Horas de Le Mans se ha convertido ya en una tradición entre la prensa del motor. No sólo te vas a vivir desde dentro la mejor carrera del mundo de la mano nada menos que de la marca que ha dominado la prueba en las últimas décadas, con 13 victorias en sus 18 participaciones –la número 14 se resiste–, sin bajarse nunca del podio y haciendo historia con la primera victoria de un diésel o de un coche híbrido, por ejemplo.

 

Audi R8 V10

Peso ligero: Aluminio y fibra de carbono por doquier para dejar el peso final en 1.630 kg, una cifra magnífica para un coche con motor de 10 cilindros y tracción total

Además, lo haces a los mandos de los coches más deportivos de Audi, en un recorrido por carretera de unos 1.200 kilómetros que combina paisajes, cultura y gastronomía con el exquisito gusto que caracteriza a la marca de los cuatro aros, para que todo no sea sólo conducir.

El protagonista: Audi R8 V10 plus

De la carrera ya te hemos hablado en el reportaje anterior. Y del viaje hasta Le Mans el auténtico protagonista es el coche, el Audi de producción más rápido y potente fabricado hasta la fecha: el R8 V10 plus.

 

Audi R8 V10

Primera parada, en el Hotel Landa, en Burgos. Tras los primeros 285 km merece la pena estirar un poco las piernas y “desayunar” bien. Quedan muchos kilómetros por delante

En su día probamos el Audi R8 V10 plus en circuito –su hábitat natural, todo sea dicho– en unas jornadas Audi Driving Experience en Montmeló, donde nos dejó claro que su motor V10 atmosférico de 610 CV es una maravilla, con potencia de sobra a cualquier régimen y con una admirable capacidad para girar alto de vueltas. También que la caja de cambios de doble embrague es rapidísima cuando lo necesitas, o que por mucho que te empeñes nunca llegarás a fatigar sus potentes frenos con discos cerámicos.

Y nos sorprendió la puesta a punto del chasis, su altísima velocidad de paso por curva y el funcionamiento de los distintos programas de conducción, que hacen que ir rápido con un coche de más de 600 CV, capaz de alcanzar los 330 km/h o acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 3 segundos –un suspiro– pueda incluso llegar a ser relativamente fácil, aunque no te lo creas.

Audi R8 V10

Parada y fonda en la localidad de Orio, en Gipuzkoa. En un sitio famoso por su tradicional Besugo a la brasa pudimos degustar la mejor carne a la ídem que he probado en mi vida.

 

Ahora, en el recorrido de Madrid hasta Le Mans, en su mayoría por autopista, hemos sacado al Audi R8 V10 plus de su “zona de confort”… y nos ha vuelto a sorprender. Primero porque, sin la contundencia de los motores sobrealimentados de otros deportivos (o del mismísimo Audi RS6 Avant que nos acompañó en el viaje) el V10 siempre está dispuesto y responde con un sonido de escape puro y excitante, que sólo llega a ser molesto al viajar si te empeñas en llevar conectado el sistema de escape activo.

 

Audi R8 V10

Segundo, porque en la posición con el tarado de suspensión menos rígida el Audi R8 mantiene un más que razonable confort de marcha, impensable en un coche capaz de hacer tiempos por vuelta en circuito que ya quisieran muchos coches con dorsal y jaula de seguridad. Y totalmente razonable para afrontar tiradas largas de kilómetros, como quedó demostrado.

Autopista hacia el cielo

Vale, estoy contigo, el Audi R8 no será el coche ideal para viajar. Para empezar, una de las dos maletas de los dos pasajeros que compartimos coche tiene que ir en el “muleto”, un impresionante RS 6 Avant performance acabado en color mate que casi llama la atención tanto como el R8 de color naranja que nos cayó en suertes en el sorteo de llaves que se encargó de repartir el que esto escribe. No era el caso, pero la solución cuando se viaje en “pareja” en un Audi R8 pasa por ponerse de acuerdo en lo que hay que llevar y meterlo todo en una sola maleta.

 

Audi R8 V10

V10 atmosférico: Son 610 CV a 8.250 rpm, con un par máximo de 560 Nm. Sin compresor, sin turbo… Un motor con genes de competición, de pura raza, que además desconecta la mitad de los cilindros cuando no se necesitan.

¿Y el ruido? Sí, se nota, pero menos de lo que puedas imaginar. El habitáculo del Audi R8 está muy bien aislado, y el coche se puede usar perfectamente a diario incluso en viajes largos, aunque mejor con los neumáticos y llantas de serie que con la opción de 20 pulgadas, que además lleva más goma y menos perfil, algo que se nota en el ruido de rodadura y también al pasar por los baches.

 

Audi R8 V10

Fin de la primera jornada en Burdeos, tras 742 kilómetros. Los “caballeros” a descansar, y sus “monturas” a por un merecido repostaje.

Por lo demás todo es muy fácil en el Audi R8, enseguida te sientes como si viajases en una berlina de la marca; más bajita, eso sí, lo que se nota sobre todo al entrar o al salir, no al conducirlo, salvo porque ves el tráfico al que adelantas –lo difícil será que te adelanten a ti– desde otra perspectiva. Y con asientos –opcionales, los más deportivos de la amplia gama disponible– que sujetan el cuerpo como si quisieran que no te escapases nunca. Este fue el único punto que de verdad me llegó a cansar con el paso de los kilómetros, la –necesaria, cuando usas el R8 para lo que está concebido– dureza de los asientos en algunas partes.

 

Audi R8 V10

La dirección es muy precisa, pero no “busca”, no es de las que obligan a ir pendientes. Ni siquiera bajo un tremendo aguacero que nos acompañó durante muchos kilómetros el Audi R8 hizo un mal gesto en ningún momento, con una sensación enorme de aplomo y seguridad. En cuanto al cambio de doble embrague, un apunte: parece más eficaz cuando le exiges de verdad, es siempre tan rápido que en modo “tranqui” acaba incluso por adelantarse a tus pensamientos.

 

Audi R8 V10

Los 452 kilómetros de la segunda etapa, que nos llevaron desde Burdeos hasta Le Mans, nos permitieron hacernos una idea de lo que podría ser el diluvio universal… y de lo bien que va el Audi R8 en agua. Fin de trayecto, tras 1.200 km recorridos. ¡Empiezan las 24 Horas de Le Mans!

¡Ah, que no se me olvide! El Audi virtual cockpit es una auténtica pasada. Cada vez que pruebo un coche con una instrumentación digital como esta me gusta más, sobre todo cuando viajas pendiente del navegador, que puedes poner delante de tus ojos ocupando las 12,3 pulgadas de la pantalla TFT. Vamos, casi como si estuvieras viendo la tele.

No me digas más, ya lo sé, te estás dejando para el final la pregunta del millón… ¿Qué hay del consumo? Pues como dice la canción, depende… Del ritmo, claro está. El sistema Audi cyliner on demand que desconecta la mitad de los cilindros cuando se demanda poco par funciona únicamente en situaciones muy concretas, pero si aprovechas la navegación “a vela” hace bien su trabajo aunque no lo notes, porque es posible dejar el consumo medio en torno a los 11,5 l/100 km en tramos a velocidad constante en autopsita.

 

Le Mans Audi

Emoción, espectáculo, competición pura y dura, actividades paraleas, cercanía entre pilotos y el público.... Podría darte 24 razones para viajar a Le Mans, pero te daré solo una: es la mejor carrera del mundo.

Pero entre unas cosas y otras (ya sabes, recorridos por ciudad, esas “subidas de régimen” para escuchar de vez en cuando el glorioso sonido del V10), nuestro Audi R8 V10 plus llegó al cuartel general de Audi en el circuito de La Sarthe con un consumo medio homologado de 15,8 l/100 km. ¿Mucho? ¿Poco? Como dice otra canción…. ¡A quién le importa….! 

Información relacionada:

24 Horas de Le Mans 2016: la victoria más cruel de Porsche

 

Fotos Prueba: de Madrid a Le Mans en un Audi R8 V10 plus

Comentarios Prueba: de Madrid a Le Mans en un Audi R8 V10 plus

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"