Prueba del Nissan Leaf e+: opinión, fotos, precio, autonomía,...

El Nissan Leaf es uno de los coches eléctricos más veteranos del mercado actual. Un coche que sigue cosechando buenas cifras de ventas gracias a una buena autonomía y un buen equilibrio entre calidad y precio.

Nissan Leaf e+

El Nissan Leaf es uno de los coches eléctricos más populares del mercado gracias a su buen equilibrio entre precio, habitabilidad, calidades y autonomía. Un referente que ahora, con la eclosión de la electrificación en España, tiene mucha competencia. Pese a su antigüedad, de cuatro años en el mercado, cuenta con aspectos interesantes que lo mantienen entre los eléctricos más vendidos en nuestro país.

Diseño: futurismo japonés

Nissan Leaf e+

Nissan ha cambiado su lenguaje de diseño, algo que hemos podido comprobar con sus últimos lanzamientos (Nissan Juke) y los que están por venir (Nissan Ariya), pero no por ello cuenta con un aspecto demasiado envejecido, aunque sí es cierto que el tiempo pasa para todos.

Este Nissan Leaf de segunda generación cuenta con un frontal interesante, donde destaca su parrilla opaca, en la que la firma japonesa le ha instalado un panel de aspecto 3D que a la luz queda muy bonito. Los faros, además de poseer un diseño afilado, cuentan con una iluminación fantástica.

Nissan Leaf e+

Ese diseño de negros y azules es fantástico en la parrilla, pero no tanto en el resto de la carrocería. Cubiertas de los retrovisores en azul, marcos de las puertas en negro, el arco del techo en azul,…en su día, el Nissan Leaf introdujo estos elementos para potenciar su imagen eléctrica, pero el coche ganaría con una pintura bicolor en lugar de esta tricolor.

La vista lateral del Nissan Leaf nos descubre un sencillo diseño de líneas limpias, con unas llantas de cinco radios atractivas y unos tiradores cromados. Detrás es quizá donde el Nissan Leaf mantiene toda su frescura, con unas luces de diseño afilado y un portón bicolor.

Interior: no es país para altos

Nissan Leaf e+

El Interior del Nissan Leaf cuenta con acabados de calidad, especialmente en los asientos, cuyo tacto es de gran calidad. En este aspecto, se nota la ubicación de las baterías bajo el suelo del habitáculo, ya que la posición de conducción es algo alta para tratarse de un compacto. Pero la regulación del volante, así como la del resto del asiento, permite conducir de manera cómoda.

El volante tiene buen tacto, así como el cambio, el cual es extraño aunque efectivo, ya que es un sistema rotativo que permite cambiar entre la D,N,R y P. Las ventajas de no tener caja de cambios, al fin y al cabo.

Nissan Leaf e+

El negro piano está presente en ciertos puntos del coche, como en la botonera de las ventanillas o en los alrededores de la caja de cambios. En este caso, al tener poca presencia, queda bien e impide tener excesivas superficies con facilidad para mancharse.

El sistema táctil ya se ha quedado algo anticuado. Hablamos de un sistema lanzado hace tres años y en estos momentos, a la velocidad a la que crece la tecnología, el paso del tiempo es más notorio. Lo mismo sucede con la botonera para la climatización o la que sirve para activar los asientos calefactados. Aún así, son sistemas efectivos y que cumplen su función de manera idónea.

Nissan Leaf e+

Me ha gustado mucho que el Nissan Leaf dispone de todos sus mandos muy a mano, de modo que sea sencillo de utilizar sin desviar en exceso la vista de la carretera. Además, su display semidigital ofrece la información necesaria para circular de manera intuitiva y sencilla de observar. Punto positivo para el eléctrico japonés en este aspecto.

En cuanto a las plazas traseras, una noticia positiva y una negativa. La disposición del Nissan Leaf permite alargar la distancia entre ejes y reducir los voladizos, dado el pequeño tamaño del motor. Esto permite un espacio para las rodillas sobresaliente. Lo malo es lo referente a la altura: detrás, el problema es idéntico al de delante, por lo que las personas altas tocan el techo con la cabeza.

Nissan Leaf e+

Su maletero es de 382 litros, a los que hay que restar aquellos que destinemos a guardar los cables necesarios para cargar el vehículo. Por tanto, no está mal, pero hemos echado en falta algún recoveco para este fin. Aún así, el espacio es muy aprovechable, con un umbral de carga bajo, lo cual facilita meter y sacar cosas.

Motor y comportamiento: suavidad y buena respuesta

Nissan Leaf e+

El motor eléctrico del Nissan Leaf tiene potencia de sobra para realizar cualquier viaje, pero también resulta muy eficiente. Haciendo una conducción normal, es fácil registrar consumos de 18 kWh. Teniendo en cuenta que la batería del Nissan Leaf es grande, de 62 kWh, hacer muchos kilómetros está asegurado: la autonomía se acerca bastante a la homologada, de 382 kilómetros.

El funcionar del motor me ha gustado, ya que permite ir rápido si lo necesitamos gracias a sus 217 CV pero al mismo tiempo, invita a hacer una conducción pausada y relajada. El Nissan Leaf promete una aceleración más que interesante, dado su par instantáneo, lo que otorga grandes dosis de diversión al tiempo que nos puede librar de algún susto. Eso sí, no es un coche ligero: su peso es elevado, por lo que sus reacciones, aún con el centro de gravedad muy bajo, son algo perezosas.

Nissan Leaf e+

Por otro lado, la gran baza de este Nissan Leaf es su conducción con un solo pedal, denominado e-pedal. Es un sistema extraño al principio, ya que al desacelerar, lo normal es soltar el acelerador de sopetón y echar el pie al freno. Pero aquí, hay que ser muy progresivo con el acelerador, de modo que podamos manejar aceleraciones y desaceleraciones de manera sencilla.

Esto permite aumentar mucho la eficiencia de conducción, ya que el coche interpreta cómo debe hacer la desaceleración o frenada para lograr la máxima eficiencia. Y de esta manera, se logra una regeneración de energía eléctrica óptima. Aunque para los conductores clásicos, es posible conducir ‘como toda la vida’ mediante la desactivación del e-pedal. Es tan sencillo como pulsar un botón, situado al lado del cambio.

Nissan Leaf e+

Aunque también es posible hacer la conducción mediante e-pedal aún más agresiva. Esto se consigue poniendo la retención en ‘B’, que aumenta la retención y frena más en seco el vehículo. Esto es lo que más me ha gustado, ya que el coche se adapta a los requerimientos y características de cada conductor: desde los más atrevidos que apuestan todo por la conducción con un solo pedal hasta los más clásicos, que prefieren utilizar acelerador y freno como siempre.

El rodar es muy silencioso y confortable, especialmente en autovía, donde el Nissan Leaf presume de un aplomo estupendo. No me ha gustado tanto su paso por curva y esto se debe al peso (1.760 kg). Cierto es que entra en curva mucho mejor que un coche de combustión con una masa similar, debido a su centro de gravedad bajo, pero frente a otros compactos es menos eficaz.

Nissan Leaf e+

Pese a ello, hay que tener en cuenta que ya han pasado unos cuantos años desde la llegada del Nissan Leaf y con los eléctricos no sucede lo mismo que con los coches de combustión: estos mejoran de forma abismal cada año, por lo que las diferencias generacionales se aprecian mucho más. Estamos convencidos de que el Nissan Ariya dará un salto abismal en referencia a conducción.

También veremos cómo las baterías aumentan aún más su eficiencia. El Nissan Leaf lo hemos probado en temperaturas medias, lejos del extremo de los veranos o los inviernos en España. Es por ello que hemos logrado una eficiencia energética muy positiva. Pero cuando las temperaturas se van a un lado u otro del termómetro, especialmente en épocas frías, se aprecia un aumento de los consumos y un descenso de la autonomía. Esto se debe a que el Leaf refrigera las baterías de manera pasiva, mientras que los últimos eléctricos lanzados al mercado utilizan refrigeración por líquido. Esta última solución permite mantener una temperatura ideal en cuanto a la carga y descarga.

Equipamiento: básico, pero suficiente

Nissan Leaf e+

El Nissan Leaf cuenta con un básico nivel de equipamiento, con la intención de no sobrecargar el peso del vehículo. Asientos calefactables, freno de mano eléctrico, elevalunas eléctricos, volante multifunción y diversas ayudas a la conducción, como limitador de velocidad, control de crucero, alerta precolisión, avisador de salida de carril,… lo básico pero lo indispensable.

Fotos Prueba del Nissan Leaf e+: opinión, fotos, precio, autonomía,...

Comentarios Prueba del Nissan Leaf e+: opinión, fotos, precio, autonomía,...

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestro Aviso Legal, sección "4.8. Cookies e IPs"