Prueba: Fiat Panda 4x4, el TT más pequeño del mercado

El Fiat Panda es un magnífico utilitario, un coche con muy buenas cualidades y muy práctico en el uso diario y para la conducción urbana. Pero para aquellos que quieran ampliar su radio de acción fuera de las calles de las grandes ciudades, y busquen un vehículo 4x4 pequeño y barato para hacer sus "pinitos" en campo, el pequeño "Pandita" en su versión Climbing 4x4 es toda una caja de sorpresas. Ninguno de sus rivales en esta categoría ofrecen una versión adaptada para circular fuera del asfalto tan capaz como ésta.

Y si sencillamente te sientes atraídos por la moda SUV y no quieres muchas complicaciones, Fiat también ofrece una versión estéticamente idéntica, pero únicamente con tracción delantera, el Panda Trekking. ¿Quieres saber qué tal se desenvuelve el Fiat Panda 4x4 dentro y fuera del asfalto, y si te sirve también como coche para uso diario? Vamos a ello.

Comportamiento del Fiat Panda 4x4 en campo

Aunque no suele ser lo habitual, empezaremos por sus cualidades en campo. Y es que si te has fijado en este coche, lo normal es que sea porque vas a coger más de una vez rumbo a una pista de esas que no marca el GPS.

Pequeño y ligero, con carrocería elevada –tiene 160 mm de altura libre al suelo, que no está nada mal–, voladizos muy cortos, neumáticos tipo "M+S" de serie que agarran mucho más que los normales cuando el terreno no ofrece buena adherencia... y con un sistema de tracción total sencillo pero eficiente. Además, aunque no parecen muy resistentes, la carrocería cuenta con protecciones plásticas en los bajos y en los laterales. ¿Cómo no va a ir bien el Panda 4x4 Climbing fuera del asfalto?

Hay que conducirlo para creerlo, pero no hay dificultad que se le resista al Fiat Panda 4x4. Y lo hace todo de forma muy fácil, superando obstáculos y zonas trialeras en las que con otros 4x4 más grandes las pasas canutas... Pero ojo, no te confíes, esto es como decimos siempre al respecto del control de estabilidad ESP: el límite lo pone la física y,  si te "calientas" demasiado, a medida que superas zonas complicadas conviene prestar atención a la inclinación lateral para no meterte en "líos".

En la generación anterior del Panda 4x4, Fiat utilizaba un sistema de acoplamiento viscoso, pero en el actual Panda Climbing el sistema de tracción, que no implica adoptar cambios en las suspensiones respecto al Panda normal más allá de rediseñar el eje torsional trasero para dejar paso a los palieres, es permanente a las cuatro ruedas. Mucho más eficaz cuando las cosas se complican. Además, ahora se utiliza el control electrónico de tracción a modo de autoblocante, que hasta una velocidad de 50 km/h frena las ruedas que pierden adherencia para que no se "escape" por ellas la fuerza del motor. Para ello, el conductor tiene que pulsar previamente un botón situado entre los asientos, junto a la palanca del freno de mano.

No tiene reductora, ni tampoco le hace falta, al menos para afrontar subidas o iniciar la marcha en zonas difíciles, porque la primera velocidad tiene un desarrollo más corto. Pero ya puestos no le habría venido mal un control de descenso de pendientes.

Mejor en ciudad que en carretera

Si te atrae la estética de este pequeño utilitario y no quieres renunciar a cierta versatilidad para salir a pistas o caminos, pero no vas a meterte en complicaciones, Fiat ofrece la versión Panda Trekking 4x2, con tracción únicamente a las ruedas delanteras, un precio de casi 1.800 euros menos que el Climbing 4x4 y, ojo, menor consumo y prestaciones ligeramente mejores.

En general, el Panda es un coche que se maneja bien en ciudad porque tiene un buen tacto al volante, los mandos son suaves –especialmente la dirección, que cuenta con un modo "City" que se puede seleccionar mediante un botón–, gira en muy pocos metros y ofrece una buena visibilidad. Todas estas cualidades se mantienen en la versión Climbing 4x4, que estaría entre los ganadores al premio del coche urbano perfecto.

La cosa cambia si toca hacer tiradas largas de kilómetros por carretera o autopista, donde la suavidad de la dirección –incluso con el modo "City" desactivado– hace que el Panda no se sienta especialmente preciso. La carrocería también balancea algo más que en otros coches que marcaríamos como referencia en esta categoría por su comportamiento –todos ellos más bajos–, como un Seat Mii o un Hyundai i10; es el precio a pagar por no rozar con los bajos a las primeras de cambio cuando abandonas el asfalto.

Pero lo que más pasa factura a la hora de viajar con el Panda 4x4 es el ruido que llega al interior del habitáculo, pues a medida que aumenta la velocidad, el ruido aerodinámico cobra protagonismo sobre el ruido mecánico. Las suspensiones, más bien firmes, mantienen un muy razonable nivel de confort, que sólo se resiente en ciudad al pasar por reductores de velocidad o por baches muy pronunciados.

Motor del Panda 4x4: ¿gasolina o Diesel?

El Panda 4x4 Climbing se ofrece con dos motores, el 0.9 TwinAir de gasolina con dos cilindros y 85 CV, y el 1.3 Multijet de 75 CV. La diferencia de precio es de 700 euros a favor del gasolina, que es más potente. ¿Cuál elegir? No es nada fácil, y para no equivocarte tendrás que determinar muy bien el uso que vas a hacer del coche.

El Panda 0.9 TwinAir es un coche rápido si utilizas toda su capacidad de aceleración, pero entonces el consumo se aleja mucho de lo que esperarías de un motor de sólo dos cilindros y menos de un litro de cilindrada. Y en ciudad tarda algo más que el 1.3 Multijet cuando tienes que iniciar la marcha o recuperar velocidad desde bajas vueltas, sobre todo si llevas el modo "ECO" de bajo consumo seleccionado, con el que se reducen la potencia y el par motor. Y vaya si se nota.

El 1.3 Multijet se mueve mejor en ciudad, aunque tampoco destaque por una salida brillante desde bajas vueltas. En carretera no alcanza las prestaciones del gasolina, y puede quedarse un poco justo si tienes que conducir con frecuencia por autopista o autovía. También hace más ruido que la versión de gasolina, no sólo aerodinámico: en el 1.3 Multijet acabas buscando con frecuencia esa sexta marcha que sí tiene el 0.9 TwinAir.

Los dos cuentan con sistema start-stop, y en los dos el consumo es bastante sensible a la velocidad. En ciudad gasta menos el Diesel, pero en carretera, a ritmo de crucero de autopista, la cosa se iguala. Al final, la diferencia no es tanta, y si con el Diesel el consumo medio ronda los 6,5 l/100 km, con el gasolina te moverás en un litro más de media.

Habitáculo, equipamiento y otros detalles

En el interior, el habitáculo del Panda puede estar homologado hasta para cinco pasajeros, aunque la anchura disponible no aconseja moverse con más de dos si se quiere ir cómodo. Su mejor cota es la que menos influye en este sentido, la altura, pues en anchura o espacio para las piernas no va especialmente sobrado, aunque la banqueta trasera deslizable –se incluye en un pack que por unos 500 euros añade, entre otras cosas, el paso de 4 a cinco plazas, asiento del pasajero delantero abatible, asiento del conductor regulable en altura y compartimentos para ordenar la carga en el maletero– supone una ayuda en este sentido.

Los 255 litros de capacidad del maletero no están nada mal para el tamaño exterior del Fiat Panda. Abatiendo los respaldos de los asientos traseros alcanza los 870 litros, y tiene unas formas muy regulares, aunque se echan en falta más argollas o ganchos para sujetar la carga.

En el puesto de conducción del Fiat Panda hay cosas muy buenas y otras no tanto. Por ejemplo, todos los mandos quedan muy a mano incluso sin contar con regulación en profundidad del volante, en especial la palanca de cambios. La información es muy completa, se ve bien, y hay muchos huecos para vaciarte los bolsillos y dejar objetos, incluyendo una doble guantera. Entre lo mejorable, el aspecto y el tacto de los materiales empleados, todos plásticos duros, con molduras decorativas que provocan muchos reflejos, y unos asientos que no sujetan bien el cuerpo.

El Fiat Panda puede contar con un navegador portátil extraíble TomTom con pantalla táctil, integrado en el paquete opcional denominado Tecno –535 euros–, que también incluye la conexión bluetooth y el volante multifunción. 

Fotos Prueba: Fiat Panda 4x4, el TT más pequeño del mercado

Comentarios Prueba: Fiat Panda 4x4, el TT más pequeño del mercado

  •  
    Avatar de Ulrique.
    Ulrique 08/01/2016 10:14:33

    Motor 0.9 ya ha demostrado su aguante y dureza!!

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"