Prueba: Lancia Thema y Lancia Voyager


Lancia presentó en su ciudad, Turín, sus nuevos Thema y Voyager, que como es sabido son en realidad modelos de Chrysler fabricados en Norteamérica. Aún así, han cambiado más de lo que parece sobre todo en el interior, en los motores en el caso del Thema y en el comportamiento en el Voyager.

Gerardo Jiménez ( Autoconsultorio.com )
Los nuevos Lancia Thema y Lancia Voyager son en realidad una actualización de los conocidos Chrysler 300C y Chrysler Voyager. Se venderán a partir de ahora en Europa bajo la marca Lancia, mientras que en el Reino Unido y el resto del mundo se seguirán vendiendo como Chrysler.

El exterior del Voyager cambia muy poco en su nueva etapa como Lancia. Mide 5,21 m y sigue estando e

El Grupo Fiat prefiere la marca Lancia para competir en el mercado premium europeo. Parece una solución adecuada en el momento justo, ya que se ha aprovechado el rediseño técnico y estético del 300 C iniciado por Chrysler antes de la compra por parte de Fiat. El Thema sustituye al anticuado Thesis, además se deja de hacer el monovolumen Lancia Phedra, con lo que se llenan dos huecos disponibles en la gama Lancia.

La estampa del Lancia Thema es poderosa y muy llamativa. Estará movido por un nuevo motor turbodiese

Ambos nuevos modelos cambian muy poco exteriormente con las versiones que venderá Chrysler en otros mercados, pero no han recibido un simple cambio de insignia en el morro, sino que reciben interiores rediseñados por Lancia, con nuevos salpicaderos, tapicerías y adornos, con el toque de diseño italiano, además de cambios en el comportamiento, motores y transmisiones. El Lancia Thema, recupera el nombre del sedán grande de los años 80 y se venderá en Europa con un nuevo motor turbodiesel construido por VM Motori de 3,0 litros y seis cilindros en V, con dos potencias de 190 y 239 CV, y con un consumo mixto anunciado de 7,1 l/100 km para ambos. De momento no se venderá en España el 3.6 V6 Pentastar de gasolina de Chrysler de 286 CV con la moderna caja de cambios automática ZF de ocho velocidades. Esta caja que ayuda mucho a bajar el consumo se montará más adelante, en unos 12 meses, con los motores diesel, hasta entonces éstos funcionan con una caja de cinco marchas también automática.

Nuevo diseño de volante y salpicadero con abundante piel, vistosos relojes y madera de poro abierto.

Exteriormente el coche prácticamente no cambia con el rediseñado Chrysler 300 C, sigue siendo un sedán muy llamativo con pinta de musculoso. El interior sí recibe un rediseño con un nuevo volante y una buena selección de tapicerías de piel que cubren hasta la parte superior del salpicadero. Puede llevar incluso dos tonos de piel para dar una sensación más lujosa y se han incluido muchos adornos cromados y un cuadro de relojes muy logrado. También dispone de superficies de madera de poro abierto e incluso posavasos con refrigerador y calentador. En general el aspecto y sensaciones son buenas, pero la zona de la enorme pantalla central no parece tan bien resuelta.

La cabina es muy silenciosa y el coche rueda con gran confort en autopistas, manteniendo un buen com

Las plazas delanteras son muy cómodas, pero como ya le ocurría al Chrysler las traseras no son tan grandes como se espera de un coche de cinco metros y la forma de la puerta dificulta la entrada atrás. El maletero tampoco impresiona. Sí nos gustó en la presentación su mejorado aislamiento del exterior, silencio, comodidad de marcha y buen aplomo en carretera, con reacciones muy sanas en curvas y un chasis bien ajustado, aunque su elevado peso siempre está presente. Se han instalad casquillos hidráulicos en la suspensión y una dirección eléctrica variable. El motor de 240 CV parece tener la potencia adecuada para el tipo de coche llamativo, grande y de propulsión trasera. No pudimos probar el motor de 190 CV, que con 440 Nm, pero debería ser suficiente para una conducción normal sin búsqueda de altas prestaciones. Tampoco pudimos probar el motor de gasolina, pero no es una unidad moderna que pueda competir con la tecnología alemana en cuanto a rendimiento y consumo, además de momento no se venderá en España. Los motores 3.0 V6 Turbodiesel son suficientemente silenciosos y con buenas reservas de par. El Lancia Thema tampoco puede competir con la tecnología y acabado de las grandes berlinas alemanas, pero puede convencer a clientes que busquen salirse de la norma con un coche grande y vistoso que no tiene más pegas en la práctica que una cabina más cómoda delante que detrás. Los precios comienzan a partir de 43.900 €.

Voyager, para grandes familias


El Lancia Voyager se queda con el nombre americano porque está muy popularizado en todo el mundo, tras 13 millones unidades vendidas desde 1988. Lancia ha querido mejorar el comportamiento para ajustarlo a los gustos europeos y ha modificado la suspensión para hacerlo más ágil, con nuevos tarados, estabilizadoras y con una rebaja en la altura de la parte delantera. Estos cambios buscan mejor entrada en las curvas. Se nota cierta disposición a cambiar de dirección, pero el enorme Lancia Voyager de 5,21 metros se siente más cómodo con una conducción relajada que mantenga las inercias bajo control. Se presenta con el mismo motor que ya montaba el Chrysler en Europa, un 2,8 l turbodiesel de 163 CV de VM Motori, que al contrario que el motor del Thema no es una unidad muy moderna con un consumo poco brillante, aunque con el empuje adecuado. El punto más débil del Voyager es el cambio automático de seis velocidades, lento, que patina mucho y con unos desarrollos enfocados para carreteras sin curvas.

Apertura automática de las puertas laterales corredizas y del portón del maletero. Dentro dos filas

El interior es sin embargo su punto fuerte. Es uno de los más grandes monovolúmenes, sino el mayor, y cuenta con un plegado de asientos de las dos últimas filas que puede dejar el suelo totalmente plano sin necesidad de sacar un solo asiento del interior, además con simples movimientos y sin engorros. Tiene una disposición de 2 + 2 + 3 y cuenta con puertas corredizas laterales traseras automáticas. Todo esto ya lo tenía el Chrysler Voyager.

El interior también recibe el toque Lancia con un aspecto con clase y materiales de tacto agradable.

Lo que ha traído Lancia es un toque de diseño con más clase al salpicadero, cuadro de relojes, con tapizados de mayor calidad en asientos y puertas y soluciones de equipamiento como las pantallas de DVD de techo una por cada fila trasera que pueden emitir vídeos diferentes. Puede ser un buen coche para una familia muy numerosa, que necesite espacio para todos y sus bártulos, pocas alternativas ofrecen más espacio y mejor polivalencia, pero hay que vivir con un funcionamiento de transmisión lento, consumos elevados, unas dimensiones voluminosas y desembolsar mucho dinero. Sólo habrá una versión llamada Voyager Gold que se vende en España a partir del 7 de nociembre a un precio de 42.800 €.

El comportamiento del Lancia Voyager es más ágil gracias a cambios en el chasis, pero su tamaño y pe

Precios























Thema GOLD 3.0 Multijet 190 CV 43.900
Thema PLATINUM 3.0 Multijet 190 CV 46.400
Thema PLATINUM 3.0 Multijet 239 CV 51.000
Thema EXECUTIVE 3.0 Multijet 239 CV 54.300
Voyager GOLD 2.8 163 CV 42.800

 

 

 

Fotos Prueba: Lancia Thema y Lancia Voyager

Comentarios Prueba: Lancia Thema y Lancia Voyager

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"