Así prueban las marcas sus coches: del desierto al círculo polar

prueba coche circulo polar

 

¿Por qué tarda tanto una marca en comercializar un coche desde que se enseñan las primeras fotografías hasta que se pone a la venta? ¿Es verdad que les hacen un montón de pruebas durante miles de kilómetros o es sólo “publicidad”?

Ángel ( Toledo )

Hay veces que pasa mucho tiempo desde que se hace oficial un nuevo coche mostrando su carrocería por primera vez hasta que se pone a la venta, y otras no tanto. ¿De qué depende? Pues de la estrategia de cada marca (no siempre interesa enseñar el nuevo modelo muy pronto si tienes que seguir vendiendo el antiguo) y de sus habilidades para escaparse de los “espías”, pues  cada vez hay más “cazadores de prototipos” dispuestos a conseguir algún detalle de ese último modelo, con o sin camuflaje. Photoshop se encargará del resto.

 

 

prueba coche circulo polar



Pero lo de los cientos de miles de kilómetros de pruebas (muchas veces se habla de millones, pero sólo salen si sumas los recorridos por todos los prototipos de pruebas, e incluso en ocasiones, también los ensayos en banco) son totalmente reales. De ahí también el desfase entre que el modelo está listo y se pone a la venta. Un ejemplo es el nuevo Range Rover Evoque, aunque, en este caso, en Land Rover han ideado una ingeniosa operación de marketing. Al contrario de lo que hacen otras marcas, que intentan esconder hasta el último momento las líneas de sus nuevos coches con prototipos camuflados, Land Rover primero ha enseñado el Evoque, y ahora utiliza modelos camuflados de forma muy original durante la fase de pruebas dándoles vueltas por todo el mundo.

 

 

prueba coche circulo polar



Otro ejemplo de un vehículo que saldrá al mercado en unos meses —primeros de 2011—, pero del que se conocen muchos detalles desde hace ya tiempo es el nuevo Ford Focus. Prácticamente un año pasará desde las primeras fotografías oficiales del Ford Focus 2011 hasta la comercialización. ¿Qué ha hecho Ford durante este tiempo? Pues someterse a durísimas pruebas en localizaciones tan extremas como los helados lagos árticos hasta el riguroso calor del desierto, pasando por test de validación en las exigentes carreteras de los Alpes austríacos,  donde la altitud (a casi 3.900 metros hay menos oxígeno) y los desniveles de hasta el 12 por ciento de sus carreteras plagadas de curvas son un auténtico desafío para los motores, las suspensiones y los frenos.

Prototipos y coches de serie

Es lógico que exista este desfase entre la fabricación de las primeras unidades y la comercialización. Se pueden acortar los tiempos ensayando algunas piezas antes de tener el coche definido, bien en banco,  bien sobre carrocerías de modelos ya existentes. Pero al final hay que fabricar unidades de pre producción del modelo definitivo, para que las pruebas sirvan de verdad para algo.

Claro que no siempre sucede así, y aunque se corrigen muchos fallos durante los test de validación, a veces se escapan algunas cosillas que luego se resuelven “sobre la marcha”. Recuerdo, hace ya muchos años, el susto que me llevé durante la prueba de un Fiat Coupé Turbo cuando, al superar los 200 km/h, el limpiaparabrisas trasero se volteó por la tremenda fuerza del aire, con un ruido que me dejó petrificado. Sucedía sistemáticamente, una y otra vez. Y no sólo en esa unidad concreta. Pude comprobar que pasaba en otras. El fallo era una tontería: el muelle que mantiene el limpia pegado a la luneta no ejercía la fuerza suficiente. Pero en ese momento piensas, ¿es que nadie se ha dado cuenta en los miles y miles de kilómetros de pruebas?

Pues esas cosas pasan. De ahí que siempre se haya dicho que lo mejor a la hora de comprar un nuevo modelo es esperarse a que lleve en el mercado unos meses, aunque también es cierto que ahora el margen de mejora una vez terminan los test de validación es mínimo, porque las pruebas han evolucionado, los equipos de medición son más sofisticados (en las unidades de pre producción del Focus, los equipos informáticos instalados a bordo controlan más de 100 parámetros… ) y los prototipos de pruebas ya no llevan esos aparatosos camuflajes que, como en el caso del Fiat Coupé que os contaba, no permitían evaluar al cien por cien todos los parámetros: aerodinámica, refrigeración, iluminación…

¿Qué tipo de pruebas se realizan?

Todas las que puedas imaginar y más. Se ensayan todos y cada uno de los sistemas del vehículo, desde el motor hasta la climatización, pasando por el sistema de iluminación, suspensiones, frenos, estanqueidad, etc.

Las más importantes son las pruebas de validación. Una única marca puede llegar a utilizar hasta 600 unidades en las pruebas de un modelo, totalizando millones de kilómetros —ya salió la cifra—, hasta 9 millones, según Opel, en el desarrollo de su anterior Astra. Como decía, tiene “truco”: según el estado del firme (pavimentos adoquinados, por ejemplo) o la carga, los fabricantes realizan test de equivalencia, de forma que cada 1.000 kilómetros en estas situaciones extremas equivalen, por ejemplo, a 50.000 en utilización convencional. Y así, suma y sigue.

Cada marca tiene sus test programados, que suelen ser entre 150 y 200, abarcando pruebas de dureza (para la rigidez del chasis), test extremos de temperatura, altitud y humedad, pruebas de velocidad y de frenos… Sin olvidarnos de las pruebas que se realizan en instalaciones propias, como túneles de viento, túneles climáticos, cámaras para ensayos de corrosión o bancos de pruebas de motores. Por no hablar de las pruebas simuladas en ordenador. Pero eso es otra historia.

¿Dónde se prueban los coches?

Aparte de las pruebas “en laboratorio” mencionadas, lo normal es verificar que todo funciona correctamente en situaciones de uso real. Porque se puede comprobar cómo fluye el aire por la carrocería en el túnel de viento, o si el coche es estanco ante la lluvia en una cámara climática. Pero no hay forma de saber si la climatización o los limpiaparabrisas trabajan de forma adecuada, o si la lluvia hace mucho ruido, por poner sólo unos ejemplos, sin las pruebas en carretera, donde además, se someten a ensayo el resto de componentes del vehículo . Los lugares preferidos por los fabricantes de automóviles son los siguientes:

  • Circuitos propios. Se les conoce como “Proving Grounds”, o pistas de ensayo. Casi todas las grandes marcas tienen el suyo propio, con instalaciones diseñadas al efecto: distintos tipos de asfalto, rampas, peraltes, zonas “de agua”… He tenido la suerte de estar en unos cuantos (el de Opel en Dudenhofen, el de GM en Brasil, los de Honda y Nissan en Japón...) y te aseguro que son una pasada. En realidad  Reproducen todas las situaciones de conducción que puedas imaginar, y llegas a pensar que no tienes que salir de allí para probar un coche. Pero por lo visto, no es suficiente.


Aquí tienes un vídeo con algunas pruebas del Ford Focus 2011 en el circuito propio de Ford:




Y aquí, una toma desde dentro de un Chevrolet Corvette en una de las pistas de pruebas de GM:




  • Círculo Polar Ártico. Ideal para los test de invierno. La zona más frecuentada es Laponia, y en concreto, Arjeplog, en Suecia.


No, no me lo digas, ya sé que te estás preguntando para qué sirven estos test si no vas a circular nunca con tu coche por una pista helada. Pero no se trata sólo de ensayos de comportamiento. Sólo aquí es posible realizar pruebas a 40 grados bajo cero, y comprobar, por ejemplo, cómo responde el motor ante los cambios de temperatura tras arrancar en frío en estas condiciones. O si la climatización es capaz de trabajar de forma correcta a temperaturas tan bajas. O si se llega a congelar el aceite de la transmisión o de los amortiguadores… Cualquier detalle es importante. Por ejemplo, ¿se helarán las cerraduras? ¿funcionará el mando remoto? ¿abrirán bien las puertas?

Aquí tienes un vídeo con algunas de las pruebas que realiza Mercedes en sus ML, bien escoltados, por cierto. Como verás, por nieve no será:




  • El Desierto. Justo el polo opuesto. En Ayers Rock, Australia, en Arizona, o en el Valle de la Muerte, California, es fácil encontrarse con temperaturas de 50 grados centígrados. Casi 100 grados de diferencia entre las pruebas en el Círculo Polar y las del desierto. Ideal para someter al motor y a la climatización a las pruebas más exigentes en las condiciones más duras de funcionamiento.


En Europa, la carretera que sube a Sierra Nevada, en la provincia de Granada, es una de las más utilizadas para las pruebas de prototipos. Los ingenieros no sólo tienen a su disposición una de las carreteras bien asfaltadas y señalizadas más altas de Europa, sino que al mismo tiempo, están a muy pocos kilómetros del nivel del mar. Sin duda, el paraíso perfecto para los probadores… sin olvidarnos del mítico circuito de Nürburgring, el antiguo trazado alemán, conocido como “El infierno verde”, cada vez más frecuentado por las marcas para las pruebas de puesta a punto de las suspensiones. Se dice que si un coche va bien en Nürburgring, entonces irá bien en cualquier carretera.

¿Por qué y cómo se camuflan? 

prueba coche circulo polar


El camuflaje es fundamental cuando se trata de guardar un cierto grado de “confidencialidad” pues,  como decía, muchas veces las primeras pruebas empiezan meses antes de que se desvele el coche. Pero no te engañes, el camuflaje no es sólo para que el público no vea el nuevo coche, sino también para proteger su diseño de las “miradas indiscretas” de la competencia. Ten en cuenta que, en la actualidad, nada más lanzar un coche al mercado ya se empieza a trabajar en su sustituto, y a nadie le gusta que los demás sepan lo que se cuece en tu cocina.

Tan importante es el camuflaje que muchas marcas ya cuentan con departamentos especializados sólo en esta materia. Hay que tener en cuenta que  el camuflaje debe ser efectivo a temperaturas extremas, debe cumplir su función, es decir, evitar que el vehículo sea reconocido, y al mismo tiempo, interferir lo menos posible en la aerodinámica del vehículo, o en el funcionamiento de sistemas periféricos (luces, instrumentación, escape, etc).

Últimamente se ha puesto muy de moda cubrir el vehículo con láminas adhesivas decoradas con motivos que producen efectos de perturbación ante la lente de los fotógrafos. En ocasiones, para engañar a los “espías” se utilizan trucos como insignias, llantas o partes de carrocería de otros modelos de la competencia.

Fotos Así prueban las marcas sus coches: del desierto al círculo polar

Comentarios Así prueban las marcas sus coches: del desierto al círculo polar

  •  
    Avatar de jaume garcia cruz.
    jaume garcia cruz 25/08/2010 18:01:13

    El día 14.08.2010 vi un coche camuflado por el Coll de Nargo, cerca
    de Organyá.Iba todo, excepto el techo, como tapizado de tela negra.
    Parecía un Ford Focus.

  •  
    Avatar de Antonio Roncero.
    Antonio Roncero, 26/08/2010 11:15:26

    Hola Jaume,

    Pues quizás no sea tan habitual como las carreteras de Granada, pero la verdad es que la C-13, la C-14 y toda esa zona del Pirineo también es muy utilizada por las marcas para realizar pruebas de validación a los prototipos y unidades de pre producción.

    Aunque el coche ya se ha desvelado, podría ser perfectamente un Focus. Ten en cuenta que se ensayan durante muchos kilómetros diferentes motorizaciones, sistemas de seguridad, etc.

  •  
    Avatar de Eva.
    Eva 12/02/2011 23:57:21

    Hola, desde hace tiempo me entro la idea de dedicarme a ser piloto de autos de prueba, como esos que muestran, solo que no se por donde empezar, que debo hacer?? Tengo una gran pasion por los autos, me encantan, y la verdad que dedicarme a esto seria algo excelente para mi, a mi familia no le parece mucho la idea, pero me dicen que es mi decision, y quiero hacerlo!! Diganme porfavor que pudiera hacer

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"