Prueba 10: Ford Grand C-Max 1.6 TDCi

  Ford Gran C-Max

Nuestra nota: 8

- Precio: 24.050 euros

- Emisiones CO2: 119 g/km

- Consumo medio: 4,8 l/100km

- Potencia: 115CV

- Versión probada:  1.6 TDCi Titanium


Un coche de cuatro metros y 100 CV puede ofrecer todo lo que la inmensa mayoría de los usuarios necesitan”.  El monovolumen Grand C-Max me ha hecho recordar esta lapidaria frase que un buen amigo y excelente periodista me dijo hace mucho.

Ford Gran C-Max

 
Y es que este Ford Grand C-Max, con 4,52 m y 115 CV realmente ofrece todo lo que la mayoría necesita… y mucho más. Entre ese “más” unas sensaciones y un equipamiento que nos hacen pensar dónde está la línea que separa a los modelos Premiun de los que, en teoría, no lo son.

Nos vamos de viaje con el Ford Gran C-Max

Un viaje de casi 2.000 Km. con cinco personas y equipaje para cuatro días era una buena oportunidad para probar un C-Max. ¿O era demasiado? La verdad es que al recoger el coche me asaltaron algunas dudas, pues las líneas de la carrocería son tan equilibradas  que le hacen parecer pequeño, más pequeño que otros coches con 10 ó 20 centímetros menos de longitud. La verdad es que las plazas traseras son suficientes o no en función de la talla de los pasajeros que ocupen las plazas delanteras. En mi caso, mi 1,90 cm no ponían las cosas fáciles, pero al final cupimos todos, incluida una gran cantidad de equipaje. Y es que los 475 litros de capacidad del maletero cunden mucho, pues es perfectamente cuadrado.

¿Son suficientes 115CV?

Superada la primera prueba, nos pusimos en camino. ¿Son suficientes 115 CV con el Grand C-Max a plena carga? Pues si tenemos 285 NM entre las 1.750 y las 2.500 rpm, sí son suficientes. En autopista mantener cruceros razonables y cómodos en torno a los 140 Km./h -legalismos aparte- es pan comido. Y si las cosas se complican en carreteras más viradas y con más desniveles, el cambio de seis velocidades, perfecto escalonamiento y agradable uso, permite una destacable agilidad.

Resulta muy confortable

Segunda prueba superada. Pero la idea era hacer más de 700 Km. sin parar y para eso hace falta que los pasajeros vayan cómodos y la conducción sea relajada. Hay dos aspectos que nos han encantado de este modelo; uno de ellos se refiere el excelente acabado –y de eso ya hablaremos más adelante- y el otro es el perfecto equilibrio entre estabilidad y confort que ofrecen las suspensiones. Realmente la puesta a punto del bastidor es destacable, algo que personalmente me cautivo en el S-Max y que lo ha vuelto a hacer en este C-Max. A veces parece que sólo los deportivos y lo coches “caros” tienen derecho a un bastidor afinado y a unos amortiguadores de calidad. Afortunadamente, Ford no piensa así.

Y es que los usuarios no son conscientes de la gran diferencia que un bastidor así supone. Los pasajeros no se casan ni se marean y la conducción se vuelve sencilla y relajada, pues el coche no pierde nunca la compostura ni en esas curvas en las que, según entramos, pensamos “¡Uy! Tenía que haber frenado más”. Con el Ford Grand C-Max el margen es muy grande y, contando además con las ayudas electrónicas, para meterse en líos el error tiene que ser enorme. Para cerrar este capítulo decir que, en mojado, estas virtudes se aprecian más.

Llegamos a destino.  Realmente hacer un viaje de casi 800 Km. de una tirada a plena carga no es demasiado para un Grand C-Max. Al contrario.

¿Cómo es por fuera?

Y seguimos con frases interesantes: “Los coches bonitos siempre parecen más pequeños de lo que son”. Esto me lo dijo Walter da Silva, autor del dibujo que preside mi despacho y uno de mis diseñadores favoritos. Esta regla se cumple en el C-Max  y Grand C-Max, que parecen más pequeños de lo que son. La estética, si un coche es bonito o feo, es algo opinable y relativo; pero que el Grand C-Max es un buen diseño, si es un dato.

Para definir “por fuera” el Grand C-Max bastaría una sola línea: Es un coche bonito e inequívocamente Ford. Pero me esmeraré más. La marca lo define, desde el punto de vista del diseño, como un monovolumen compacto deportivo. Estamos de acuerdo. Lo de monovolumen y compacto está claro, no hay más que verlo. Y lo de deportivo también lo compartimos. La amplia parrilla, grandes ópticas y faros suplementarios sobre fondo negro contribuyen a esa sensación. También el esmero en el diseño de las llantas, algo a lo que no todos los fabricantes prestan la debida atención, Y por último, los pliegues de los paneles laterales de la carrocería hacen que el coche parezca bajito.

¿Quién dijo que los cromados estaban pasados de moda?

Ford Gran C-Max

Si se usan con media, está claro que no y Ford en general siempre ha tenido buena mano con esto, desde los tiempos del primer Fiesta. Este C-Max no es una excepción. Precisamente son estos cromados y las llantas las que distinguen las versiones más altas del C-Max del resto.

Por último: Ford anuncia un Cx de 0,32 para este Grand C-Max. Es una cifra realmente buena (aunque no entendemos el motivo por el que el C-Max “normal” rebaja esta cifra hasta el 0,30).

¿Cómo es por dentro?

Ford Gran C-Max

La distancia entre los coches de las marcas Premium y las generalista cada vez son menores”. No puedo revelar el nombre del autor de la frase, pero sí puedo decir que era el presidente de una marca. No te equivoques, de una marca generalista. El interior del Grand C-Max es una buena prueba de ello.

La verdad es que el C-Max es un coche muy acogedor. La primera vez que abres la puerta y accedes a su interior todo son buenas sensaciones. Ford siempre ha destacado en la presentación interior de sus coches y últimamente todavía más. La calidad percibida es en este caso muy alta, pues el salpicadero es bonito y con plásticos de calidad.

Pero no todo son maravillas. Quizás la excelente filtración del tren rodante y la ausencia de ruidos de desajuste hacen que el sonido que más destaque sea el aerodinámico que proviene de la parte posterior de las ventanillas: no es muy alto ni especialmente molesto, pero se hace notar..

La habitabilidad, cumple sobradamente. Delante los asientos realmente cómodos y las posibilidades de reglaje consiguen que vayan perfectamente instalados personas de entre 1,60 y 1,90. Las plazas delanteras son cómodas y gozan de muy buena visibilidad.

Este C-Max “Grande” cuenta con la ventaja de las puertas traseras deslizantes. Bueno,  es un tema que va en gustos, pero están funcionan bien, no “pesan” demasiado y no hacen ruido en los baches, algo que no se puede decir de todas. La pegatina que figura en la guía inferior –ver foto- advirtiendo que no se puede poner el pie ahí es muy oportuno: parece un peldaño.

Ford Gran C-Max

Pata terminar, el maletero es especialmente utilizable, pues goza de un buen tamaño, formas muy regulares y baja plataforma de carga. Eso sí, para disfrutar de casi 50 litros hay que renunciar a la rueda de galleta y conformarse con un kit antipinchazos.

¿Cómo va en carretera?

El C-Max, en esta versión Grand como en la normal (que también hemos probado) demuestra que un coche “mediano” puede tener el aplomo y el noble comportamiento de modelos que son “más coche”. Da igual si es a plena carga, en vacío, por autopista o en carretera virada, la estabilidad es especialmente buena y el comportamiento equilibrado.

En carretera se desenvuelve muy bien y sus 115 CV, ayudados por el cambio de 6 marchas, dan bastante juego. Está claro que acusa la carga y las pendientes, pero nunca te sientes conduciendo un coche torpe. Y si queremos practicar una conducción decididamente deportiva por carreteras viradas, aunque no sea lo suyo, no permitirá disfrutar sin sustos. En cuanto a los frenos y la dirección, son como los árbitros de fútbol: si pasan desapercibidos, es que son buenos.

Equipamiento: ¿Quién da más?

“En veinte años, la mitad de los coches que se vendan serán monovolúmenes”. Esto me lo dijo Fergus Pollock, diseñador del primer Renault Espace durante su presentación a la prensa en 1984. Francamente, no se equivoco mucho.

El Grand C-Max, en cualquiera de sus versiones, está muy bien equipado.  La verdad es que choca que en este Grand la tercera fila de asientos no sea de serie… pero total, son 350 €. A cambio tienen gran número de ayudas a la conducción, las habituales y la no tan habitual de ayuda en frenadas de emergencia.

También ser paga aparte el navegador, que incluye seis altavoces y algunas cosas más por 550 €. Es caro si lo comparamos con un buen navegador que compremos aparte –y que podremos usar en más de un coche-.

El paquete que Ford llama “viajero” sí que es caro, pero incluye una bola de enganche bien resuelta, ayuda al aparcamiento y control de presión de neumáticos entre otras cosas. Si entra en nuestros planes usar remolque, puede merecer la pena.


Dimensiones y peso

- Longitud:       4,52 m.

- Ancho:             1,83 m.

- Alto:                 1,68 m.

- Maletero:         475-1.742 (con kit de reparación de pinchazos)

- Depósito combustible:            60  l.

- Peso:    1.503 Kg.


EQUIPAMIENTO PRINCIPAL

De serie

Ocho airbag

Control de estabilidad ESP

Elevalunas eléctricos del./tras.

Cierre central con mando remoto

Retrovisores exteriores eléctricos

Climatizador bizona

Llantas de aleación de 16”

Faros bixenón

Anclajes Isofix plazas traseras

Sensor de lluvia y luz

Navegador con disco duro de 60 Gb

Faros bi-xenón


Opciones principales

A CONSIDERAR

- Paquete parking.                              500 €

- Tercera fila de asientos                   350 €

- Paquete viajero (asistente de arranque en pendientes, bolas de enganche, control de presión de neumáticos)     1.400 €

- Navegador                                        550 €

- Apertura y arranque sin llave       300 €


A OLVIDAR

- Llantas de 18 pulgadas             350  €

 

Nos gusta por:

- Excelente comportamiento.

- Calidad general.

- Practicidad.

Mejoraría con:

- Menos ruidos aerodinámicos.

- Disponibilidad del cambio Power Shift

- Tercera fila de asientos de serie


NUESTRAS NOTAS

- Motor                                 8

- Prestaciones                    8

- Consumo                           7,5

- Comportamiento           9

- Confort                              9

- Seguridad                         8,5

- Puesto conducción       8

- Habitáculo                        7,5

- Maletero                           8

Ficha Técnica Ford Gran C-Max

- Motor: Cuatro cilindros en línea

- Potencia máxima: 115CV a 3.600 rpm

- Par máximo: 270 NM entre 1750 y 2500 rpm

- Transmisión: tracción delantera, caja de cambios manual de 6 velocidades

- Frenos del/tras: Discos ventilados/discos

- Neumáticos: 205/55-16”

- Velocidad máxima: 185 Km./h

- Consumo urbano/extraurbano/mixto: 5,4/4,1/4,6 l/100 Km.

- Emisiones de CO2 119 g/Km.

- Capacidad del maletero 475-1.742 (con kit de reparación de pinchazos)

Fotos Prueba 10: Ford Grand C-Max 1.6 TDCi

Comentarios Prueba 10: Ford Grand C-Max 1.6 TDCi

  •  
    Avatar de javier lozano.
    javier lozano 27/03/2012 11:03:56

    pues a mi me consume 7L a los 100 en carretera,no se que prueba abra echo este hombre,pero que consume lo que el dice.....?no se de donde y ojo que mi ford es el mismo que el de la prueba.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"