Prueba 10: Nissan Cube, todas las claves


Me gusta el Nissan Cube. Actualmente sigo con mi Fiat multipla 110 JTD del 2001, para muchos el coche más feo jamás fabricado, para mí el más bonito, de hecho no he cambiado por amor hacia él. Me gustaría ver el CUBE más a fondo porque creo que es del estilo de mi Múltipla, pero, ¿tan amplio?, ¿tiene mesa entre los asientos delanteros?...

Jorge Sanz ( Alicante )
Comenzamos una nueva sección en AutoConsultorio: Las Pruebas 10. En ellas vamos a analizar a fondo y en 10 preguntas-apartados las últimas novedades y, sobre todo, los coches que más expectación tengan entre vosotros. Esta semana comenzamos con el Nissan Cube que destaca, sobre todo, por su diseño fuera de lo común.














































NISSAN CUBE
Versión probada: 1.6 Tekna Premium
Potencia: 110 CV a 6.000 rpm
Velocidad máxima: 175 km/h
Consumo medio: 6,6 l/100 km
Emisiones de CO2: 151 g/km
Dimensiones exteriores: 3,98 x 1,70 x 1,67 m
Capacidad de maletero: 255 l
GAMA y PRECIOS
-1.6 Tekna 16.950 €
-1.5 dCi Tekna 18.550 €

1.- Diseño: no es feo, es raro







He de reconocerlo. Al principio, nada más recoger el Nissan Cube, lo veía como un coche que nunca me compraría por muy bien que fuera. Hablando en plata: me parecía feo. Tras unos días conviviendo y conduciendo el Nissan Cube he de reconocer que no he cambiado de opinión. Bueno, sí, ya no me parece feo, me parece simplemente “raro”. Sólo así se explican las miradas y los comentarios de la gente. Salvo el primer Fiat Múltipla, y de eso han pasado ya unos años, no recuerdo ningún otro coche que haya hecho girar tantas cabezas y aflorar tantas muecas entre la gente.

Resulta difícil de creer que una misma marca pueda firmar coches con un diseño tan diferente como el Cube o el nuevo Juke. Si preguntamos a 100 personas cuál le gusta más (o, siendo más directos, cuál se compraría y cuál no, atendiendo sólo a criterios estéticos), no me cabe la menor duda de que ganaría el Nissan Juke por 99 a 1. Pero si eres de esos a los que el Nissan Cube le hace “tilín”, entonces adelante. Desde un punto de vista totalmente objetivo el Nissan Cube no es una mala compra, ni mucho menos. Otra cosa es que existan otros coches (incluso dentro de la propia gama Nissan) que, en función de si valoras las cualidades dinámicas, el espacio interior o el precio, sean mejores compras que el Nissan Cube.

2.- ¿Sirve para algo el diseño asimétrico?







Dicen sus creadores que el diseño asimétrico del Nissan Cube es para mejorar la visibilidad al aparcar. En realidad lo que sirve es para llamar la atención, y para hacer que el Cube sea más llamativo. La parte trasera en el lado izquierdo del vehículo no tiene tercera ventanilla, todo el montante es de chapa, mientras que en el lado derecho sí existe un tercer acristalamiento, con un montante muy fino. Parece que no hay montante porque todo el exterior va recubierto de cristal, pero ahí está, luego la asimetría es sólo aparente. Sí, la visibilidad hacia ese lado es superior a la del lado derecho, pero tampoco es que la pequeña ventanilla que queda sea nada del otro mundo. Vamos, que se trata de una concesión a la galería más que otra cosa. Lo que no sabemos es en quién se han inspirado para ese diseño, porque su creador sí asegura que para el frontal se fijó en la cara de un bulldog, para la trasera en las caderas de Jennifer López y para el interior en un jacuzzi. ¿Se habría fumado alguna hierba rara nuestro amigo antes de diseñar el Nissan Cube?

3.- Lo mejor va por dentro







Una vez te acomodas en su interior, te olvidas de estás conduciendo un coche que por fuera es un tanto especial, salvo por las miradas y cómo te señala la gente. Y eso que el Nissan Cube no es un coche tan amplio por dentro como podría pensarse por su aspecto cúbico y de líneas rectas. Sólo destaca realmente en la cota de altura, precisamente donde menos falta hace el espacio, salvo que conduzcas con sombrero puesto. Tampoco es que falte espacio, y como la postura es muy sentada, los pasajeros de las plazas traseras no echarán de menos más centímetros para las piernas, y viajarán realmente cómodos. El ambiente es muy agradable y acogedor, con detalles prácticos que se agradecen: huecos para dejar los objetos habituales (teléfono, una lata de bebida, etc), una consola muy limpia y con los botones bien agrupados,  buen acabado, conexión para USB… Destaca el techo de cristal de serie. No es practicable, pero cuenta con una doble persiana deslizante, una opaca y otra translúcida, con un diseño muy “zen”, inspirado en las cortinas japonesas realizadas en papel de arroz. Otro  detalle curioso es lo vertical y lo lejos que queda el parabrisas del conductor, lo que obliga a utilizar un enorme parasol, y lo que hace difícil para el conductor acercar al parabrisas, por ejemplo, un telepeaje.

3.- ¿Furgoneta, o monovolumen?







Por su silueta, muchos comparan el Nissan Cube con una furgoneta. Algo de razón no les falta: la zaga tan “cuadradota” y vertical es característica de las furgonetas en las que se busca una zona de carga con el máximo espacio posible. Y casi de furgoneta es su coeficiente aerodinámico: se anuncia un Cx de 0.35, pero me parece incluso demasiado optimista. La posición de conducción sí es más de monovolumen que de furgoneta, aunque la modularidad no se corresponda con los monovolúmenes al uso. La banqueta trasera desliza casi 25 centímetros, lo que permite configurar el maletero con una capacidad mínima de 255 litros y una máxima de 400. Y los respaldos se reclinan (y se abaten) por secciones, pero es una lástima que la banqueta sea enteriza. También más típico de las furgonetas de reparto que de los monovolúmenes es el sistema de apertura del portón trasero, que no articula en el techo, sino en un lado. No es una solución muy práctica, especialmente cuando se aparca en línea. Para meter objetos voluminosos en el maletero hay que abrirlo completamente, y requiere mucho espacio libre por detrás del vehículo.

4.- ¿Sirve para viajar o sólo para ciudad?


Su concepción es más urbana que otra cosa, pero por prestaciones y confort de suspensión, el Nissan Cube se desenvuelve igual de bien en carretera que en la urbe.  La dirección es muy suave, ideal para maniobras de aparcamiento o callejear por ciudad, pero mantiene aplomo y precisión suficientes para no tener que ir pendientes del volante al circular en viajes por autopista. Es muy sensible al viento lateral, pero tampoco como para preocuparse. Y aunque las curvas no son su terreno ideal (la carrocería empieza a balancear en exceso), se defiende siempre que la conducción sea relajada y tranquila, apoyado en unos frenos que funcionan de maravilla, y en un control de estabilidad que corta cualquier exceso.


5.- Motores: ¿gasolina o diesel?


La diferencia de precio, 1.600 euros, hace que apuntemos al 1.6 de gasolina. Sobre todo teniendo en cuenta que el motor de gasolina es suavísimo en su funcionamiento, que no gasta demasiado, y que las prestaciones son prácticamente equivalentes a poco que se opte por la marcha adecuada: misma velocidad máxima y aceleraciones similares. Si no dudamos con el cambio (la quinta marcha tiene un desarrollo muy largo), y el tacto de la palanca invita a manejarlo, es de esos motores atmosféricos que cada vez quedan menos, con empuje lineal, buena respuesta a cualquier régimen y una sonoridad muy contenida. Además, el 1.6 se ofrece opcionalmente en combinación con el cambio automático de variador continuo X-Tronic, ideal para conducción por ciudad.

Sin embargo, el diesel tiene dos ventajas que conviene no perder de vista. La primera, el consumo. Los 5,2 l/100 km de media frente a los 6,6 del 1.6 de gasolina pueden ser determinantes si se van a realizar muchos kilómetros al año. Cierto que en ciudad se hacen pocos kilómetros, pero en este caso la diferencia es aún mayor: 6 litros para el dCi, por 8,3 l/100 km homologados en el Cube (no hay sistema Start-stop, al menos de momento). La segunda ventaja del Nissan Cube con motor diesel es que por emisiones, entra en el plan 2000E, mientras que el 1.6 de gasolina queda fuera.

[imagebrowser id=326]

6.- Elegir versión de acabado


Por lo que cuesta, era de esperar que el Nissan Cube tuviera un equipamiento completo, y así es desde la versión básica. A pesar de que las previsiones de Nissan contemplan los mayores porcentajes de ventas para las versiones más equipadas, en realidad con un Tekna nos llevamos todo lo realmente necesario, como los 6 airbags, control de estabilidad ESP, cierre centralizado y elevalunas eléctricos, asientos traseros con respaldos abatibles por sectores, aire acondicionado, control de crucero y limitador de velocidad, techo solar, manos libres bluetooth con reproductor MP3 y faros antiniebla. Quizás, en un coche de este tipo, se echaría en falta para este acabado las llantas de aleación.

7.- ¿Qué opciones interesan?


Salvo la pintura metalizada (350 €), no hay equipamiento opcional para el Cube, que ofrece dos paquetes con acabados cerrados. Por 1.200 euros más te llevas el Tekna con Pack Urban. Lo que añade respecto al Tekna vale esos 1.200 euros y más: climatizador, sensor de lluvia y luces, llantas de aleación (y de 16 pulgadas en vez de las de 15 de acero del Tekna), lunas traseras tintadas y llave inteligente con arranque por botón. Esta versión es la más interesante si quieres algo más o no tienes suficiente con lo que ofrece el Tekna. En cuanto al Pack Premium, supone 800 euros más sobre el Urban, por los que te llevas el navegador con pantalla táctil que integra un práctico sistema de ayuda al aparcamiento con cámara trasera. Entre posibles opciones sólo se echa en falta los faros de xenón o el control de presión de los neumáticos.

8. ¿Se puede personalizar?







A diferencia de otros coches hacia los que apunta Nissan con el Cube, como pueden ser el Mini o el Fiat 500, las opciones de personalización del Cube son mínimas. Pero haberlas, las hay. Entre ellas, sugerentes colores de carrocería, hasta nueve tonos diferentes de iluminación a base de LEDS para la zona de los pies del conductor y el pasajero, posavasos iluminados, cromados en los retrovisores, algún que otro vinilo para la carrocería y una alfombrilla antideslizante para la pequeña bandeja o repisa que forma el salpicadero en la zona del pasajero, de nombre tan original como poco práctica: Floffy.

9.- ¿Cuánto cuesta?


La versión más recomendable, el Nissan Cube 1.6 Tekna con el paquete Urban, 18.150 euros. El 1.5 dCi con el mismo acabado y equipamiento 1.600 euros más. La versión automática, sólo disponible con el motor de gasolina, 1.000 euros adicionales.

10.- Por el mismo precio, ¿qué me compro?


Un Kia Soul, que tiene un planteamiento similar al del Nissan Cube, y es algo más barato. También del mismo corte están el Citroën C3 Picasso o el Lancia Musa. De los tres, el más completo es el Citroën C3 Picasso, por algo más de 17.000 euros en versión 1.6 HDI de 110 CV con acabado Airdream SX. Si ampliamos el radio de búsqueda a monovolúmenes convencionales entrarían las versiones básicas del Ford Focus C-Max, con mucho más espacio y un maletero muy superior. En la propia gama Nissan, por lo que cuesta el Cube de gasolina con los dos paquetes de acabado Urban y Premium te llevas un Qashqai Visia 4x2 con el mismo motor. Y si quieres ahorrar dinero renunciando a la exclusividad, la opción es el Nissan Note.










































EL VEREDICTO
POR DENTRO 7,5
Acabado

Espacio Interior

Puesto de Conducción

Maletero
7,5

7

7,5

7







A pesar de sus formas cúbicas por dentro no es tan amplio como cabría esperar, especialmente en las plazas traseras. Tampoco el maletero ofrece lo esperado, y el enorme portón resta versatilidad.

MOTOR Y PRESTACIONES 7
Motor

Cambio

Adelantamiento

Aceleración
7,5

7

6,5

7
Con una quinta marcha muy larga, se hace necesario echar mano del cambio para recuperar con soltura saliendo desde bajas vueltas. La potencia es suficiente, y el funcionamiento muy suave
ASÍ VA 7
Suspensiones

Dirección

Frenos

Confort
7

7

7,5

7
Suavidad por encima de todo, en la dirección, en las suspensiones… No es inestable, ni difícil de conducir, pero está más lejos del tacto de un turismo que la mayoría de los monovolúmenes de su tamaño
INVERSIÓN 7
Equipamiento

Consumo

Mantenimiento

Precio
7,5

7

7,5

7
Se paga la exclusividad: por su precio existen monovolúmenes más grandes y de similar potencia, como por ejemplo un Ford C-Max. A cambio, está bien equipado y no gasta demasiado












Nos gusta

  • Confort general, ambiente que se respira en el habitáculo

  • Tacto suave del motor de gasolina

  • Relación tamaño / espacio interior


Podría mejorar con

  • Asientos de mullido más firme y con más sujeción

  • Asientos traseros con banqueta abatible por sectores

  • Manejo del ordenador de viaje (requiere meter la mano por el aro del volante)


Fotos Prueba 10: Nissan Cube, todas las claves

Comentarios Prueba 10: Nissan Cube, todas las claves

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"