Prueba: Opel Meriva


Estoy interesada en el nuevo Opel Meriva. Me han dicho que tiene un nuevo sistema de apetura de puertas que facilita mucho llevar a los niños, especialmente a la hora de utilizar sillas infantiles. ¿Es cierto? ¿En qué consiste ese sistema? ¿Cuándo se vende? ¿Qué versión interesa? Me gustaría conocer más cosas sobre este coche.

Martina Barrios ( Lugo )
Por fin hemos podido conducir el nuevo Opel Meriva y comprobar si todas las ventajas que nos contaban sobre su sistema FlexDoor de puertas traseras de apertura contraria a la marcha son reales o puro marketing. Como recordaréis, la convocatoria se anuló debido a las restricciones en el espacio aéreo por las famosas cenizas del volcán de cuyo nombre no quiero acordarme, y que a punto estuvo de dejarnos de nuevo en tierra. Al final pudimos llegar a Hamburgo, aunque hubo que recortar el programa (y por tanto el recorrido inicialmente previsto), y sólo pudimos probar el Opel Meriva por autopista. Suficiente para hacernos una primera idea. Vamos a ello.

FlexDoor: puertas de apertura contraria a la marcha. ¡Funciona!








Sin duda, lo primero que queríamos comprobar en una utilización real del coche es la verdadera efectividad del sistema de apertura de puertas traseras en sentido contrario a la marcha. Un sistema que utilizan desde hace mucho tiempo los famosos taxis londinenses, y que entre los coches de producción actualmente también lleva el Rolls Royce Phantom (lo del Mini Clubmann y el ya extinto Mazda RX-8 es otra cosa, pues se trata de portezuelas pequeñas que sólo pueden abrirse si se abre primero la puerta delantera). ¿Son prácticas? ¿Suenan una vez en marcha? ¿Se abren y se cierra con facilidad? ¿Qué acabado presentan desde dentro?

Opel empezó a desarrollar este sistema en 2005, apenas dos años después de lanzar el Opel Meriva de primera generación, del que en siete años se han vendido un millón de unidades (fabricadas en Zaragoza, donde también se monta el nuevo Meriva). Incluso pudimos ver el primeros “muleto”, un Meriva de primera generación “asimétrico”, con una puerta trasera convencional y otra adaptada de apertura contraria a la marcha.

Tras curiosear, probarlo y examinarlo en todas sus posibilidades, la conclusión es que este sistema de apertura de puertas realmente facilita el acceso al habitáculo. Y no sólo por el sentido en el que se abren las puertas, sino también por el amplio ángulo de apertura de las mismas, hasta 84°, frente a los 70° al que suelen llegar las puertas convencionales. Estas son las ventajas reales del sistema, y algunas características destacadas:

  • Comprobado: se puede entrar o salir del habitáculo de forma más natural, sin forzar la espalda. El asidero ubicado en el montante central facilita mucho la “maniobra”.

  • Ideal si llevas sillas infantiles en las plazas traseras. Acoplar a los niños y poner y quitar los cinturones ya no obliga a posturas indecentes.

  • También se facilita la entrada y la salida cuando hay poco espacio.

  • Si eres de los que se encargan de la limpieza de tu coche, agradecerás lo bien que se accede al piso de las plazas traseras, por ejemplo, a la hora de aspirarlo.

  • Es muy fácil que es dejar algún objeto en las plazas traseras (una chaqueta, un maletín, etc), sin tener que moverte del sitio desde el que abres la puerta del conductor




Y seguramente te estarás preguntando, ¿tienen estas puertas “efectos secundarios”? Lo primero que pensé es que, al abrirse tanto, y en sentido contrario, costaría cerrarlas. Pero no. Cierto que la maniobra es algo más forzada que con unas puertas convencionales,  al tener que tirar en vez de empujar, y al quedar el asidero más cerca del eje de giro (si se pusiera más alejado no se llegaría bien), pero se manejan sin problemas, incluso desde la posición de máxima apertura de las cuatro que marca la bisagra. Estéticamente tampoco se nota que las puertas no son convencionales, y no suponen una merma en cuanto a espacio disponible en el habitáculo, aspecto en el que el Meriva no marca ninguna referencia, mejorando en algunas cotas al Meriva saliente, que sí era todo un ejemplo por su relación habitabilidad/tamaño exterior, pero sin batirlo en todas, pese a ser más grade.

En cuanto a la seguridad, está todo resuelto. Un mecanismo  de bloqueo electromecánico se activa al superar los 4 km/h de velocidad. Además, el conductor recibe avisos en el cuadro de instrumentos si una puerta está mal cerrada antes de iniciar la marcha, o si se produce una avería en el sistema. Y un diodo de color verde ilumina el tirador de apertura de las puertas para avisar cuándo quedan desbloqueadas y pueden abrirse sin problemas.






Si tantas ventajas tienen, frente a casi ningún inconveniente, ¿por qué no se utilizan estas puertas en otros modelos de la gama? Según los ingenieros de desarrollo, un sistema de este tipo requiere un coche con una gran distancia entre ejes, techo elevado y línea de cintura alta. Sólo así se puede montar una puerta de este tipo con garantías, que necesita de un pilar reforzado en el que no interfiera el paso de rueda, y de espacio suficiente para anclar dos bisagras con una cierta distancia de separación. Requisitos que sólo cumple el Meriva… y que también cumpliría el Zafira, aunque habrá que esperar para ver si en la siguiente generación el Opel Zafira también adopta este tipo de puertas.

Sistema FlexSpace, FlexRail y FlexFix: soluciones ergonómicas

No, esto no es un anuncio de colchones, aunque todos estos ingeniosos sistemas del Meriva te harán sentirte “Flex”.

El primero, el FlexSpace, no deja de ser una evolución del que presentara el primer Meriva que, por cierto, al lado del nuevo, es como comparar un ordenador IBM de los primeros, de aquellos con pantalla de fósforo verde, con un iPad: parece que entre ambos hay dos generaciones de por medio. Lo que permite el FlexSpace es configurar los asientos traseros de forma muy sencilla, sin tener que desmontarlos y cargar con ellos, suponiendo que tengas donde dejarlos. Los asientos traseros permiten una regulación longitudinal  de casi 20 centímetros. Además, se puede regular la inclinación del respaldo. Y el asiento central puede ocultarse desplazando los dos asientos laterales hacia el centro, lo que permite una configuración con 4 plazas más cómoda, al alejar los asientos de las puertas.






También es posible plegar los asientos mediante un tirador en una sola operación, que puede hacerse desde el habitáculo o desde el propio maletero. No hace falta desmontar nada, ni el reposacabezas. La banqueta desciende, el respaldo se abate y queda una superficie no del todo plana, pero casi, y con un maletero que pasa de 400 a 920 litros, o 1.500 si se aprovecha la altura hasta el techo.

En el maletero hay ganchos para redes, compartimentos laterales con tapa, y un doble fondo bajo el que cabe una rueda de repuesto, aunque todas las versiones llevarán de serie kit antipinchazos. Probablemente la única opción cuando se recurre a las descomunales ruedas elegidas para los coches de pruebas (esto no lo hace solo Opel, desafortunadamente es algo generalizado), en medida 225/45-17.

Por cierto, un detalle práctico es las ranuras para alojar la bandeja destinada a ocultar el equipaje tras los respaldos de los asientos traseros, sin que se mueva ni haga ruido cuando no se utiliza.



En cuanto al FlexRail, sí es un nuevo sistema que no tenía el anterior Meriva, y que me ha parecido realmente práctico. Se trata de un portaobjetos modular en tres niveles, compuesto por dos raíles de aluminio entre los asientos, y que ha sido posible al ubicar la palanca de cambios en la consola, y montar freno de mano eléctrico de serie en todas las versiones. Por debajo lleva una primera bandeja fija al nivel del piso. En la parte superior, un módulo deslizante con tapa y un hueco muy aprovechable que hace las veces de reposabrazos. Entre medias puede ir una segunda bandeja, en la que también se pueden acoplar componentes desmontables e intercambiables. La pena es que el FlexRide no es de serie en todos los acabados.

El FlexFix es novedad en el Meriva, pero no en Opel. Se trata de una ingeniosa plataforma deslizante que se oculta bajo el piso del maletero, y que permite transportar hasta dos bicicletas con total facilidad. Lo pude probar en un Corsa cuando se presentó, y es realmente a considerar si te mueves con bicicletas con frecuencia. No ocupa espacio, se extrae y se guarda con facilidad, y la operación de cargar las bicis es sumamente sencilla, al no tener que elevarlas hasta el techo.

Cinco motores diesel y tres de gasolina

Ocho posibilidades para elegir en la gama mecánica del Meriva, tres de gasolina y cinco diesel, aunque no todas estarán de salida. En la presentación sólo estaban disponibles para probar el 1.4 Turbo en sus dos variantes, con 120 y 140 CV. Se completa la gama gasolina con el único motor atmosférico, un 1.4 de 100 CV con distribución variable en admisión y escape.






En diesel habrá dos variantes del 1.3 CDTI, con 75 y con 95 CV, y tres del 1.7 CDTI, con 100, 110 y 130 CV. Los primeros en llegar serán el de 75 CV y el de 100 CV, disponibles en el lanzamiento en junio; para el resto, al igual que para la caja de cambios automática de seis marchas, habrá que esperar a finales de verano. A la espera de probarlos, apostamos por el 1.7 CDTI de 110 CV. La versión básica ofrece poca potencia para un coche de este porte, y el de 95 CV, que llegará en versión Ecoflex, puede dar un resultado interesante o no en función de los desarrollos finales de cambio escogidos.

Mil euros de diferencia separan al 1.4 de 120 CV del de 140 CV. Por ese dinero te llevas más potencia, más empuje (200 Nm frente a 175), frenos más potentes (tanto el Meriva con motor 1.4 de 140 CV como con los dos 1.7 CDTI llevan discos de freno más grandes) y caja de seis marchas en vez de cinco. El consumo homologado es algo mayor, 6,7 l/100 km frente a 6,1 l/100 km que homologan tanto el 1.4 atmosférico como el 1.4 Turbo de 120 CV. Por esa diferencia, compensa el superior empuje del motor más potente, pero hay “truco”: sólo se ofrece con acabado Cosmo. Sin llegar al rendimiento del 1.4 TSI de Volkswagen (que sigue siendo la referencia en esta categoría) ni a la suavidad de los TCe de Renault (el ruido del motor se notaba en el habitáculo algo más de lo deseado para el nivel de refinamiento y calidad que exhibe el Meriva), un Opel Meriva Enjoy 1.4 de 120 CV puede ser la mejor alternativa de la gama en gasolina por precio, prestaciones y consumo, aunque iría mejor con un cambio de seis marchas y relaciones algo más cerradas.

Frente a la competencia, habrá que esperar a los posibles descuentos, porque con los precios de tarifa el Opel Meriva es más caro que algunos de sus principales rivales, si bien es cierto que ahora, el Meriva se mueve entre dos aguas, y apunta tanto a los monovolúmenes que se quedan en torno a los 4,10 metros de largo (Kia Venga, Citroën C3 Picasso) como a los que pasan de los 4,30 metros (Renault Scénic, Citröen C4 Picasso, Seat Altea), por lo que no es fácil buscarle competidores directos equivalentes.

[imagebrowser id=311]

Mucha calidad, equipamiento de serie mejorable

Por dentro, la presentación respecto al Meriva saliente es abismal. Estamos ante un coche de mucho más empaque, más refinado, con mayor presencia, y más calidad de acabado. No diría que llega al nivel del Insignia, al que recuerda claramente en diseño, pero casi. Colores más atrevidos, tapizados más “resultones”… poco que ver con el anterior Meriva, que también pude conducir antes de subirme al nuevo.



Salvo por el mencionado ruido del motor, más por calidad (es un ruido feo) que por cantidad (no es un ruido alto ni molesto), lo único que no me ha gustado es que la consola central, como viene siendo habitual en Opel, agrupa demasiados mandos para el manejo del sistema de navegación, climatización y sonido, pero todo es acostumbrarse.

Ahora ya hay disponibles elementos que antes no existían ni como opción, y el Meriva puede contar con iluminación adaptativa, alumbrado en curva, control de presión de neumáticos, teléfono manos libres, navegadores con memoria interna flash, un enorme techo panorámico… Eso sí, para llevarte un Meriva bien equipado habrá que recurrir a las versiones superiores o a la lista de opciones (que tienen precios muy razonables) porque según las versiones básicas Essentia no llevan aire acondicionado ni  radio (se ofrecen en un Pack por 800 euros), y tampoco airbag laterales. Al equipamiento básico de los Essentia, el Enjoy pasa a las llantas de 16 pulgadas en vez de 15 (siguen siendo de acero), e incorpora el FlexRail con bandeja intermedia, luces de lectura y aire acondicionado. La versión Cosmo añade llantas de aleación, elevalunas eléctricos traseros, radio con mandos en el volante, el FlexRail con reposabrazos, control de crucero, faros antinieblas y ordenador. El sensor de lluvia y luces es opcional (300 euros) en los dos acabados superiores, y tampoco es de serie el Bluetooth, que se ofrece junto al navegador por un precio de 1.000 euros, o como opción individual desde 275 euros. El asistente de arranque en pendiente, junto con el control de presión de los neumáticos, cuesta 150 euros.






Del comportamiento dinámico poco puedo contar, porque como he dicho antes, hicimos pocos kilómetros, y todos por autopista. Sí me gusta mucho el tacto preciso y el aplomo de la nueva dirección electrohidráulica (antes eléctrica, y que transmitía más bien poco), y se nota que el coche “pisa” de otra manera. Lógico, la distancia entre ejes es 15 mm mayor, y las vías 39 y 45 milímetros más grandes delante y detrás respectivamente, con una plataforma completamente nueva, en la que las suspensiones provienen del Zafira. Ni siquiera los exagerados neumáticos de perfil bajo parecen comprometer el confort. Esperaremos a probarlo en España, y a conducir algunas de las versiones diesel.

Fotos Prueba: Opel Meriva

Comentarios Prueba: Opel Meriva

  •  
    Avatar de samuel castillo.
    samuel castillo 16/05/2010 03:15:11

    El sistema de apertura de puertas flex door tiene algunas ventajas,pero al descender una persona del vehículo el conductor deberá siempre estar atento al poner nuevamente el vehículo en marcha,o si no lo pasará a llevar,arrastrándolo,quien sabe con que consecuencias,para mi gusto prefiero el sistema tradicional,en todo caso hablo de un conductor apurado o distraído,los cuales abundan en el mundo actual.

  •  
    Avatar de Barbara Pop.
    Barbara Pop 04/08/2010 19:25:49

    A mi me no solo me gusta esteticamente sino que además me parece muy util para todos aquellos que tenemos niños!Me gusta mucho, además se tienen una fan page con muchas cosas guays como concursos, consejos... Os dejo el enlace por si os interesa!! http://bit.ly/ahkk9W

  •  
    Avatar de c.
    c 12/08/2011 13:20:40

    el 1.7 100cv va muy bien

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"