Prueba: Chevrolet Orlando, monovolumen de siete plazas a buen precio

Chevrolet Orlando
Los puntos clave

- A la venta en enero

- Tres motores, 1.8 gasolina de 141 CV y 2.0 diesel con 131 y 163 CV

- Siete plazas de serie

Podría mejorar

- La modularidad, con asientos individuales o banqueta deslizante

- Confort de bacheo

- Versión LTZ también en el 2.0 de 131 CV

El Orlando es el primero de una oleada de hasta seis lanzamientos que prepara Chevrolet para los próximos 12 meses. Al nuevo monovolumen de siete plazas le seguirán el renovado Chevrolet Aveo (por fin con motor diesel), el Cruze con carrocería de 5 puertas, los deportivos Corvette y Camaro, y el eléctrico Volt.

Pero vamos al grano, y antes de hacer las presentaciones oportunas, te invitamos a que veas un vídeo del Chevrolet Orlando.



Por situarlo en el mercado, por tamaño el Chevrolet Orlando está entre un Renault Gran Scénic y un Renault Espace, o entre un Citroën C4 Grand Picasso y un C8, es decir, entre las versiones “largas” de los monovolúmenes compactos y los monovolúmenes grandes. Pero por precio, y también por espacio interior, el Chevrolet Orlando está más cerca de los primeros.

El precio es precisamente una de las bazas del monovolumen de Chevrolet, sobre todo si se confirma que cuando se inicie la comercialización en enero, a los precios anunciados se podría añadir una promoción de lanzamiento que descontaría entre 800 y 1.000 euros.

Como habrás visto en el vídeo, y podrás apreciar en las fotografías, una característica del Orlando es su diseño, alejado de los tradicionales que se caracterizan precisamente por eso, por una silueta con un solo volumen, en la que el capó sigue la línea de prolongación del parabrisas. Aquí, Chevrolet opta por un perfil en el que la zona del capó está claramente diferenciada; un frontal más propio de un SUV, por poner un ejemplo. La trasera es de líneas más cuadradas, y de perfil destaca por una línea de cintura muy alta, por lo que las ventanillas traseras son más bien pequeñas.

Habitáculo del Chevrolet Orlando

Chevrolet Orlando

El maletero, con 460 litros hasta la altura de las ventanillas, es mucho más pequeño que la media de los monovolúmenes compactos de siete plazas. Y con todos los asientos plegados llega a 1.600 litros, la cifra que consigue, por ejemplo, el Hyundai ix20, un monovolumen mucho más pequeño. Esto es así porque el piso de carga del maletero, con los dos asientos traseros integrados, queda muy alto, y roba mucho espacio. Y eso que no hay rueda de repuesto (llevan kit antipinchazos), aunque por debajo del piso, en el exterior, hay hueco suficiente para acoplar una rueda de emergencia con seguridad, y apostaríamos a que incluso cabría una de tamaño normal.

Las dos plazas traseras, como suele ser habitual, mejor dejarlas para cortos desplazamientos. No falta altura, pero son incómodas porque no queda mucho espacio para colocar los pies por debajo de los asientos de la segunda fila, y además se va sentado con la butaca tan baja que hay que elevar mucho las rodillas, en una posición que resulta incómoda. Otro aspecto que no está bien resuelto es que no existen anclajes para colocar una red de separación entre el habitáculo y el maletero a la hora de aprovechar la capacidad de carga hasta el techo, y que la toldilla enrollable que oculta el equipaje no puede colocarse en ningún sitio cuando se despliegan los dos asientos traseros de la tercera fila.

En el puesto de conducción  destacan los asientos, muy cómodos y con buen agarre. No cuesta encontrar la postura al volante,  y los mandos están bien distribuidos. Para ser de plástico duro, la presentación y el acabado no transmiten sensación de baja calidad. En función de la versión elegida, los colores de la tapicería, la decoración del salpicadero e incluso la iluminación interior, aportan mayor empaque.

Motores: mejor el diesel

Pasamos a la acción y lo primero que sorprende es la suavidad y la progresividad que muestra el motor 2.0 diesel, y lo fácil que se conduce el Orlando. Una sorpresa, sobre todo cuando guardas en la memoria la falta de respuesta a bajas vueltas del motor que utiliza Chevrolet en el Cruze. Pero este motor es otra cosa, y se ha mejorado en lo que eran sus puntos débiles. No suena nada, apenas vibra, se estira sin problemas hasta casi el corte de inyección, y no gasta mucho: 8,2 litros de media para el 2.0 de 163 CV con cambio manual, en un recorrido mixto con autopista y carreteras de curvas, en conducción “ligera”. Este motor también se ofrece con un cambio automático de seis velocidades (1.100 euros adicionales), con el que se gana en confort de utilización, sacrificando ligeramente las prestaciones, y algo más el consumo, que sube un litro cada 100 kilómetros según las cifras de homologación.

El comportamiento es bueno, a pesar de una suspensión un tanto seca, algo que se aprecia, sobre todo, en las versiones con las llantas de 18 pulgadas, que montan unos neumáticos con perfil muy bajo, 235/45. La dirección es correcta, y sólo en carreteras rotas o cuando se suceden los baches se ponen de manifiesto las limitaciones del tren trasero del Orlando, cuyo plataforma, derivada de la que utiliza el Cruze, recurre a un eje posterior no especialmente evolucionado. Aun así,  la carrocería no balancea en exceso, por lo que el Chevrolet Orlando es un coche fácil de conducir.

El 1.8 de gasolina, dotado de distribución variable, no va nada mal, pero no interesa, mejor diesel que gasolina. Y no sólo por consumo. Puesto que por emisiones entra en el tramo de impuesto de matriculación del 9,75%, frente al 4,75 por ciento del 2.0 diesel de 131 CV, la diferencia es de apenas 1.100 euros. Merece la pena pagarlos, pues el diesel tiene seis marchas en vez de cinco, y su tacto es más suave que el 1.8, en el que hay que llevar el motor alto de vueltas para que responda con alegría, lo que perjudica el ruido y el consumo.

Las dos versiones del 2.0 diesel, con 131 y 163 CV, anuncian los mismos consumos. Para utilizar el Chevrolet Orlando frecuentemente con pasajeros y equipaje, mejor el más potente. Pero si el presupuesto no da para llevarse el LTZ, único equipamiento disponible con este motor, el LT+ ya lleva casi todo lo necesario, no se queda corto de potencia, y cuesta 2.500 euros. Eso sí, tendrás que renunciar a opciones interesantes, pues los equipamientos son cerrados.

Equipamiento del Chevrolet Orlando


Resulta cuando menos chocante que el único motor en el que se ofrecen las tres posibles versiones de acabado, LT, LT+ y LTZ, sea justo el motor menos recomendable de la gama, el 1.8 de gasolina. Para el 2.0 de 131 CV se ofrecen las dos primeras, LT y LT+, mientras que el 2.0 de 163 CV, tanto en versión manual como automática, sólo se ofrece con el acabado superior LTZ.

Las versiones básicas llevan seis airbags, aire acondicionado, control de estabilidad ESP, radio con MP3, sensor de aparcamiento trasero y mandos de la radio en el volante. Por 1.000 euros adicionales, los LT+ añaden llantas de aleación, faros antiniebla, climatizador automático y un equipo de sonido más avanzado, con seis altavoces en vez de cuatro, y con puerto USB y conexión para iPod. El acabado LTZ incluye llantas de 17 pulgadas, sensor de lluvia y luces, control de crucero, navegador con pantalla de 7 pulgadas y, un detalle muy interesante, servicio de mantenimiento gratuito durante los 3 años de garantía o 100.000 kilómetros.

Sin duda, este es el equipamiento más interesante de todos, pero no se ofrece con el motor intermedio, el 2.0 diesel de 131 CV, que saldría por unos muy competitivos 23.665 euros.

Como equipamiento opcional quedan los asientos de cuero calefactables por 1.150 euros, la pintura metalizada (400 euros), el techo solar (700 euros) o las llantas de aleación de 18 pulgadas con neumáticos 235/45, por 300 euros. Se echan en falta algunas opciones que no están disponibles, como por ejemplo los faros de xenón.

GAMA y PRECIOS

CHEVROLET ORLANDO Potencia (CV) Consumo (l/100 km) Precio
1.8 LT 140 7,3 20.030 €
1.8 LT+ 140 7,3 21.030 €
1.8 LTZ 140 7,3 22.665 €
2.0 LT 131 6,0 21.150 €
2.0 LT+ 131 6,0 22.150 €
2.0 LTZ 163 6,0 24.700 €
2.0 LTZ Automático 163 6,0 25.800 €

FICHA TÉCNICA

  1.8 2.0 (131 CV) 2.0 (163 CV)
Motor 4 cil., 1.796 cm3 4 cil., 1.998 cm3 4 cil., 1.998 cm3
Potencia máxima 141 CV a 6.200 rpm 131 CV a 3.800 rpm 163 CV a 3.800 rpm
Par máximo 176 Nm a 3.800 rpm 315 Nm a 2.000 rpm 360 Nm a 2.000 rpm
Frenos Discos vent./discos Discos vent./discos Discos vent./discos
Neumáticos 215/60-16 215/60-16 225/50-17
Velocidad máxima 185 km/h 180 km/h 195 km/h
Acel. 0-100 km/h 11,6 s 10,3 s 10 s
Consumo 9,7/5,9/7,3 l/100 km 7,9/4,9/6 l/100 km 7,9/4,9/6 l/100 km
Emisiones de CO2 172 g/km 159 g/km 159
Largo/ancho/alto 4,65 x 1,83 x 1,63 m 4,65 x 1,83 x 1,63 m 4,65 x 1,83 x 1,63 m
Capacidad del maletero 90/460/1500 l 90/460/1500 l 90/460/1500 l

Fotos Prueba: Chevrolet Orlando, monovolumen de siete plazas a buen precio

Comentarios Prueba: Chevrolet Orlando, monovolumen de siete plazas a buen precio

  •  
    Avatar de xiquitinx.
    xiquitinx, 16/12/2010 10:01:10

    Aparte de los defectos de modularidad o de no tener tres plazas traseras independientes, me da la sensación de que la línea de cintura es muy alta y limita mucho la visibilidad de los niños más pequeños, que apenas podrán ver el exterior. También el cristal trasero es muy pequeño, los que vayan atrás también tendrán poca visibilidad del exterior, aunque esto le pasa a otros. A mí de estos vehículos lo que me gusta es el espacio, la modularidad y que en general, son muy luminosos. Este Chevrolet no me acaba de convencer como monovolumen. Su precio no es malo, pero tampoco es un chollo. Un Scenic 1.4 Tce, cuesta en versión Family edition de 7 plazas 22500 €, el equivalente al LTZ. En diésel, es algo más competitivo, pero no creo que compense mucho frente al Renault, el Picasso o un Verso, por ejemplo.

  •  
    Avatar de Antonio Roncero.
    Antonio Roncero, 16/12/2010 16:36:17

    Yo me subí a las plazas traseras y no me pareció que limitase mucho la visibilidad, aunque sí es cierto que la línea de cintura es muy alta y las ventanillas pequeñas, porque vas sentando en una posición elevada. Lo de la modularidad lo veo más problemático si quieres un monovolumen en el que poder desmontar los asientos de forma individual.

    En cuanto al precio, tienes razón, no es que sea un "chollazo", pero si consideras la promoción de lanzamiento (calcula 1.000 euros menos a los precios de tarifa) y consideras el equipamiento, sí es bastante competitivo, en especial las versiones superiores.

  •  
    Avatar de xiquitinx.
    xiquitinx, 20/12/2010 21:47:02

    Ok. Esto sí resulta útil. Porque tras plantear una duda, respondéis de manera fundada. Buen proyecto este de autoconsultorio. De todas formas y es mi opinión personal, si compro un monovolumen, me gustaría que fuese lo más "monovolumen" posible, en cuanto a luminosidad, practicidad, modularidad y confort. He ido en varios de estos coches y aunque no sea mi tipo de automóvil favorito, sí reconozco que esas cualidades son de agradecer.

  •  
    Avatar de Juan Luis.
    Juan Luis 01/03/2011 23:52:45

    Yo las plazas me parecen bien aunque me queda pendiente el ver las plazas traseras, aunque mi preocupacion o lo que yo veo que le falta es espacio de maletero con las siete plazas, aunque vuelvo a decir que me remito a fotos, ya que aun no lo he visto fisicamente

  •  
    Avatar de Antonio Roncero.
    Antonio Roncero, 03/03/2011 16:26:29

    Hola Juan Luis,

    Efectivamente, como suele suceder en vehículos de este tipo, el maletero, utilizando las siete plazas, queda reducido a la mínima expresión. En concreto, menos de 100 litros, con muy poca profundidad. Si buscas un coche para utilizar las siete plazas y contar con algo de maletero, hay que mirar entre los monovolúmenes más grandes, tipo Renault Espace, Ford Galaxy o Seat Alhambra.

  •  
    Avatar de garcia.
    garcia 10/09/2011 15:03:03

    estamos interesado en comprar un orlando pero estamos dudoso entre el orlando o el CITRON GRAN C4 ¿CUAL ME RECOMENDAIS CITRON O CHEVROLET???

  •  
    Avatar de Antonio Roncero.
    Antonio Roncero, 11/09/2011 11:43:38

    Pues depende un poco de lo que busques. Si necesitas modularidad, es decir, si quieres tener la posibilidad de configurar el interior poniendo y quitando asientos en función de la carga o de los pasajeros que vayas a llevar, entonces el Citroën, que también tiene mejor maletero. Si buscas una opción diferente a los monovolúmenes convencionales (sobre todo por estética) y a un buen precio, y el espacio interior o el maletero del Orlando te son suficientes, entonces el Chevrolet Orlando cumple perfectamente.

  •  
    Avatar de garcia.
    garcia 11/09/2011 12:56:40

    gracias antonio por tu respuesta, pero hablemos de marcas cual de las dos es mas buena.............

  •  
    Avatar de Antonio Roncero.
    Antonio Roncero, 14/09/2011 08:59:53

    Se puede decir que están a la par. Quizás deberías valorar la atención al cliente, es decir, instalaciones cercanas a tu domicilio, talleres oficiales, etc. Como marca, está claro que Citroën tiene mayor implantación en nuestro mercado, pero Chevrolet comercializa productos que no están dando problemas, los motores son fiables, y dan hasta 3 años de garantía.

  •  
    Avatar de frquimor@gmail.com.
    frquimor@gmail.com 23/05/2014 07:38:48

    el orlando es el mejor coche q he tenido, super practico, siempre llevo las 7 plazas y cuando necesito espacio hecho un asiento para delante con la mayor facilidad, ah otra cosa el interior impresionante.total estoy encantado

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"