Prueba nuevo Nissan Leaf: ¡Me gustan los eléctricos!

Sólo hay dos cosas que no me han gustado del nuevo Nissan Leaf: Su autonomía y su precio. Pero debo confesar que la autonomía “da de sí” más de lo que creía.  Y el precio, es bajo comparado con otros eléctricos. Bueno, tampoco la estética de este coche me emociona, pero a mi mujer y a sus amigas les encantó el aspecto futurista del coche. Así que, ¡fuera prejuicios”.

Olvídate del precio y de la autonomía. ¿Te puedes olvidar? Sin esas consideraciones, el nuevo Nissan Leaf es un coche muy recomendable, agradable y hasta divertido de conducir. Pero no, yo no puedo olvidarme de esos dos “detalles”. Ya lo decíamos en la prueba del anterior Nissan Leaf: “Los eléctricos tienen futuro, pero no está a la vuelta de la esquina”. Creo que mi compañero Antonio Roncero dio en el clavo.

Mejor que antes.

Después de comprobar que a mi mujer y a muchas de sus amigas (y algún amigo) les encanta la estética del Nissan Leaf, me cuesta dar una opinión. Seré prudente: Sin duda este nuevo Nissan Leaf es más atractivo que su antecesor (sí, sé lo que algunos estáis pensando). También es más atractivo en el interior, y no sólo por haber ganado en habitabilidad –y en maletero, que gana 40 litros, para llegar a 370–, sino porque ahora los materiales tienen un tacto de mayor calidad, y la pantalla táctil es más grande.

Mejor centrarse en temas objetivos: Por ejemplo, prestaciones y autonomía. En cuanto a prestaciones, me atrevo a decir que son muy buenas. El par máximo “lineal” de los motores eléctricos hace que el coche ofrezca un dinamismo muy agradable. Eso sí: Cuando se trata de correr, los 80 Kw (109 CV) dan lo que dan, 144 km/h. Pero en tráfico urbano y de “circunvalación” se desenvuelve muy bien. Más que bien, diría yo. Se notan las modificaciones realizadas en suspensiones y dirección –también las hay en los frenos, pero no le hacían falta–, y el tacto al volante es ahora menos "artificial". Se nota que conduces un coche eléctrico, sólo por por la suavidad y ausencia de ruido.

Y ahora vamos con la autonomía. Cuando cogí el coche mis “queridos” compañeros me habían dejado 38 km de margen. Lo intenté cargar en casa pero algo falló y el punto de recarga más próximo que conocía estaba a 42 km. ¡Quién dijo miedo! Cuando me faltaban unos 8 km  la instrumentación me decía que ya no tenia batería,  marcaba cero, pero llegue. Y en sólo una hora, tenía carga para otros 80 km.

Este tema, el de la autonomía, se acaba convirtiendo en una obsesión. Por un lado, por el miedo a quedarte tirado. Por otro, acaba siendo un reto y teniendo su lado positivo, al menos cuando tienes el coche unos días nada más. Y ojo, otro reto que les queda por solucionar a los coches eléctricos: la autonomía es muy variable, y se reduce a pasos agigantados si aumentas la velocidad de crucero... o si en el exterior hace frío –o calor– y en el interior quieres ir calentito –o fresquito– y sin que se empañen los cristales.

Al final, los 24 km más que anuncia de autonomía el nuevo Leaf respecto al de la primera generación no te solucionan mucho las cosas, porque en la realidad no le hemos sacado más de 10-12 km adicionales; pero ahí están, no vienen mal.

¿Vale la pena?

Haciendo números es muy difícil amortizar un eléctrico. Es cierto que el “combustible” te sale baratísimo respecto a los coches “convencionales”, pero son 29.900 € y cuando comienzas a ver qué coche “convencional” puede comprar por ese dinero, te asaltan muchas dudas.

Pero el Nissan Leaf tienen su encanto. Para mi es muy sorprendente la escasa sonoridad, por no decir nula. El motor no suena nada, la transmisión poco, los neumáticos ecológicos también son poco ruidosos y la aerodinámica de la peculiar carrocería debe ser buena, pues tampoco hace ruido. Todo suma –o resta- y oír música en el coche cobra una nueva dimensión.

Unas cosas con otras, el Nissan Leaf es un coche muy agradable de utilizar. Es ágil, fácil de conducir, muy silencioso y cómodo.  Si estás dispuesto a pagar 29.000 € –con las ayudas a la compra de coches eléctricos podría quedarse en unos 25.000– y vives a menos de 50 km/h de tu oficina, este puede ser tu coche. Y ahora también existe una modalidad de compra con las baterías en alquiler –80 euros mensuales–, con lo que el precio de adquisición se rebaja en 5.000 euros. 

Fotos Prueba nuevo Nissan Leaf: ¡Me gustan los eléctricos!

Comentarios Prueba nuevo Nissan Leaf: ¡Me gustan los eléctricos!

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"