Prueba Toyota Yaris ¿híbrido o mejor gasolina?

Analizamos todas las ventajas e inconvenientes que tiene comprarse la versión híbrida frente a los otros dos motores de gasolina.

Prueba Toyota Yaris Hybrid

El Toyota Yaris es ya un modelo veterano en nuestro mercado. Esta tercera generación del utilitario japonés se lanzó en 2012, para posteriormente recibir pequeñas mejoras en 2015 y en el pasado año. Para nuestra prueba hemos utilizado la variante híbrida, o Hybrid en su nombre comercial, y queremos saber cuáles son sus ventajas frente a los otros dos motores de gasolina disponibles.

El diseño del Toyota Yaris

Se puede decir que el Toyota Yaris ha mejorado con el tiempo. De su carrocería me gusta su frontal agresivo, con la X bien marcada en el frontal típica de la marca que proyecta un toque de cierta deportividad. En la trasera los faros se han alargado para dar sensación de más anchura. Eso sí, el color de nuestra unidad de pruebas no acompañaba mucho, aunque para gustos los colores.

Prueba Toyota Yaris Hybrid

Una vez dentro de lo primero que te percatas es que no existe cuentarrevoluciones, algo habitual en los coches híbridos, ya que ha sido sustituido por una esfera que probablemente condicionará tu conducción como más adelante explicaré. Del volante me gustó el tacto de los botones y su colocación, aunque no me convence la piña del control de velocidad ubicada por detrás. Otro aspecto que podría mejorar es su colocación, ya que aunque cuenta con ajustes en ambas direcciones, siempre queda como algo caído. Yo me terminé acostumbrado, pero a algún otro conductor le podría incomodar.

Del resto del puesto de mando hay que decir que sus materiales son acordes con el precio que estamos pagando, sin grandes estridencias, con una muy buena resolución de las salidas de aire para ambos pasajeros –muchas y grandes-, mientras que sus asientos son cómodos para viajes cortos, aunque si realizas bastantes kilómetros pueden llegar a ser duros.

Prueba Toyota Yaris Hybrid

De las plazas traseras hay que decir, como suele pasar en este tipo de coches, que son buenas para dos personas, pero incómodas sin van tres. En el caso del Toyota Yaris si existe una pequeña ventaja, ya que de su categoría es el que ofrece más espacio para las piernas y además no cuenta con un túnel central abultado, es totalmente plano. Sobre la altura existe una pequeña diferencia, ya que la versión híbrida al tener la batería justo debajo, quita algunos centímetros en esta cota.

Este último aspecto permite que no haya merma en el espacio del maletero. Con una boca un poco alta, el Toyota Yaris cubica 286 litros lo que le deja un poco rezagado frente a sus competidores. Por ejemplo es un espacio similar a los Peugeot 208 u Opel Corsa, pero por detrás de los Skoda Fabia, Nissan Micra o Suzuki Baleno, por poner algunos ejemplos. En esta unidad venía dividido en dos partes (por el Pack Cool), dando sensación de un menor hueco.

Prueba Toyota Yaris Hybrid

Prueba Toyota Yaris Hybrid: su funcionamiento híbrido

Una vez analizado todo lo que nos ofrece el Toyota Yaris, nos ponemos en marcha con su variante híbrida. De primeras el silencio. El modelo japonés siempre arranca con el motor eléctrico, una maniobra muy útil para reducir los consumos. Dependiendo de lo que tengamos de electricidad guardada en la batería durará más o menos este modo, y también si somos suaves con el acelerador.

Y entonces es aquí cuando entra en juego el indicador que sustituye al cuentarrevoluciones. Sin duda es muy útil para hacerse a la idea de cuando vamos acelerando de una forma ecológica, sólo deberemos mantener la aguja en la zona ECO. Cuando soltemos el acelerador o en las frenadas veremos cómo se mueve hacia abajo al CHG, donde se aprovechará para cargar las baterías. Si no hacemos caso a lo anterior y pisamos muy fuerte nos iremos a la zona PWR, donde el motor de combustión aparece con fuerza para ayudar al eléctrico con un ruido que puede llegar a ser molesto. Por tanto, rápidamente volvemos al ECO.

Prueba Toyota Yaris Hybrid

Este juego puede cambiar de dos maneras. Por un lado estaría el botón “ECO Mode”, ubicado por debajo del freno de mano, que digamos aplica algo más de resistencia al acelerador para no entrar tan fácilmente en la zona PWR. Para este coche es ideal, pero quizás lo hubiera diferenciado algo más en su comportamiento del modo normal. La otra opción que tenemos es poner el cambio en la posición B. Aquí si se nota una gran retención por parte del motor que te arrastra hacia la zona CHG, siendo ideal para ciudad pero poco recomendable así que queramos ganar en velocidad.

La última posibilidad que tendríamos es pulsar el botón “EV Mode”, justo al lado del “ECO Mode”. De esta manera le estaremos diciendo a nuestro Toyota Yaris Hybrid que circule solamente con el motor eléctrico, pero para ello habrás tenido que reservar algo de carga en la batería ya que a un ritmo normal se agota rápidamente. Digamos que sería para distancias muy cortas y teniendo mucho tacto con el acelerador.

Prueba Toyota Yaris Hybrid

Prueba Toyota Yaris Hybrid: su comportamiento

Con todas las posibilidades híbridas estudiadas nos ponemos en marcha. Desde el volante se agradece la gran visibilidad en todos los ángulos que nos vendrá muy bien para movernos en ciudad. La dirección es rápida aunque se nota un poco menos de agilidad respecto al resto de la gama del Toyota Yaris ya que la batería le lastra un poco.

Sobre su sistema de propulsión podríamos decir que es bastante progresivo. Hay que tener en cuenta que los motores eléctricos ofrecen todo su par desde el inicio, pero el de combustión es algo más perezoso, en busca de una mayor eficiencia, y no parece que tengamos 100 CV bajo el acelerador.

Prueba Toyota Yaris Hybrid

Esto lo notaremos, sobre todo, cuando salgamos de la ciudad o circulemos por vías rápidas. Su configuración casi obliga a ir dentro de la zona PWR en cuando llegamos a los 100-120 km/h, lo que repercute en un mayor ruido en su interior. El algo en lo que sigue trabajando Toyota pero que todavía le queda por desarrollar.

Lo mejor de todo es cuando miramos el ordenador de a bordo. En entornos urbanos, su hábitat ideal, lo normal es estar alrededor de los 4 litros, incluso pudiendo quedarse por debajo. Siempre dependerá de la carga de la batería que tengas y de lo bien que lo hagas en el “juego híbrido”. Fuera de la ciudad el dato sube algo más por lo mencionado en el párrafo anterior, pudiendo llegar a los 6,5 litros fácilmente.

Prueba Toyota Yaris Hybrid

Como último consejo en este apartado te diría que no te cortes con el aire acondicionado. Mientras que en otros coches, y más en este segmento, hace que suba el consumo, en el Toyota Yaris te ayudará a bajar. Esto es porque en los modelos híbridos de la marca japonesa el aire acondicionado permite refrigerar la batería, que con menos calor funciona de una forma más eficiente.

Toyota Yaris Hybrid frente al gasolina

Para el Toyota Yaris además de la variante híbrida ya analizada puedes escoger entre otros dos motores de combustión, ambos gasolina ya que la marca está abandonando los diésel. Por un lado tenemos el tricilíndrico de 69 CV y por otro el más potente de 111 CV. En ambos casos son con cambio manual, por lo que si te gusta más el cambio automático debes quedarte con el Hybrid. De la misma manera, si quieres la carrocería de tres puertas, poco práctica a mi parecer, deberás elegir uno de estos dos bloques menos ecológicos.

Prueba Toyota Yaris Hybrid

En consumos ninguno de los dos ganará a nuestro protagonista híbrido. En ciudad será casi imposible ya que el motor eléctrico te permite ahorrar mucho combustible. Fuera de ella puede que el gasolina de 111 CV consiga unos consumos parecidos, pero en el cómputo global del coche perdería –aquí el de 69 CV podría sacar mejores resultados pero con una merma clara de prestaciones-.

Otra ventaja clara del Toyota Yaris Hybrid si vives en una gran ciudad es que tiene la pegatina ECO. Por tanto no deberás preocuparte si hay algún episodio de contaminación, pagarás menos al pagar en el estacionamiento regulado e incluso contarás con algunas ventajas fiscales.

Prueba Toyota Yaris Hybrid

Para lo último he querido dejar la gran pega con la que cuenta el híbrido, su precio algo más elevado. A igualdad de equipamiento, es 3.500 euros más caro que el motor de 69 CV y 2.500 € frente al de 111 CV (las cifras pueden variar un poco según descuentos), y claro eso es mucho dinero en gasolina.

Por tanto yo te diría que sin problemas de presupuesto, en una ciudad grande con protocolo de contaminación, si te gusta el cambio automático y si haces muchos kilómetros te lances sin duda a por el Hybrid. En caso de no cumplir alguna de esas premisas me decantaría por el de 111 CV.

Prueba Toyota Yaris Hybrid

Prueba Toyota Yaris Hybrid: equipamiento a elegir

En el caso concreto del Toyota Yaris Hybrid no cuenta con el acabado City y añade otro denominado Advance en diferencia con el resto de la gama. Nuestra unidad de pruebas equipaba el Active, el más bajo para el híbrido, pero con el “Pack Cool” (añade arranque sin llave, cámara de visión trasera y elevalunas eléctricos traseros por 400 €) y el navegador (650 €).

Creo que la combinación Active+Pack Cool es idónea, ya que prácticamente se quedaría con el mismo equipamiento que el Feel! y te ahorrarías 1.100 euros. Solo perderías las llantas de 16 pulgadas, la parrilla estilo colmena y las lunas traseras tintadas. Eso sí, si quieres una de las cinco opciones de pinturas bitono que se ofrecen deberás elegir si o si el Feel! y pagar 800 € por ella.

Prueba Toyota Yaris Hybrid

Sobre el Advance solo indicar que vale 2.300 euros más que la combinación que te indicaba anteriormente y si obviamos los elementos estéticos característicos, solo añadiría como equipamiento reseñable los asientos mixtos de tela y Alcántara, el sensor de luz o el techo panorámico.

Respecto al navegador, su precio me parece algo caro, como en todas las marcas, pero creo que es algo que debes equipar necesariamente. En la pantalla Toyota Touch 2 de siete pulgadas se ve muy bien y se combina con las funciones de Bluetooth y conectividad USB o iPod. Lo que si modificaría sería el tamaño de sus botones, ya que me parecen algo finos y son difíciles de encontrar cuando se va conduciendo.

Prueba Toyota Yaris Hybrid

Rivales del Toyota Yaris Hybrid

Este apartado le podríamos acabar rápido, actualmente el Toyota Yaris Hybrid no tiene rivales en su segmento, que quizás empiecen a llegar en el futuro. El modelo que más cerca se le podría quedar en tamaño, y por el que te puede entrar alguna duda razonable, es el Toyota Auris Hybrid.

Su “hermano mayor” se impone claramente en cuestión de espacio, también cuenta con algo más de potencia en su sistema híbrido y su batería eléctrica se extiende algunos kilómetros más. Teniendo en cuenta todo esto y cogiendo como punto de partida el acabado más bajo en ambos, el diferencial de precio con las ofertas actuales se cifra en 4.050 euros.

Prueba Toyota Auris Hybrid 2016: el híbrido que deberías comprar

Fotos Prueba Toyota Yaris ¿híbrido o mejor gasolina?

Comentarios Prueba Toyota Yaris ¿híbrido o mejor gasolina?

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"