Visitamos Koenigsegg, fabricante del Agera R

Michelin nos ha dado la oportunidad de visitar uno de los constructores de automóviles más formidables que quedan en el mundo, el fabricante sueco de superdeportivos Koenigsegg. ¿Por qué? Pues porque Michelin ha creado un neumático muy especial para Koenigsegg, con el que se han batido ya seis récord del mundo para coches de calle, entre ellos alcanzar los 300 km/h en sólo 14,53 segundos.)

Sólo los más aficionados a los coches conocerán el fabricante sueco de superdeportivos Koenigsegg. Es relativamente joven, lleva diez años produciendo con cuenta gotas algunos de los deportivos más exuberantes, potentes y exclusivos del mercado, aunque Christian von Koenigsegg, fundador y director de la marca, lleva trabajando en ello desde 1994. Tras varios años de diseños, prototipos y pruebas, en 2002 lanzó el Koenigsegg CC8S con 655 CV, una apertura de puertas asombrosa en forma de tornillo y el techo desmontable. Justo cuando se empezaron a entregar las primeras unidades en 2003 la fábrica sufrió un incendio que destruyó todo. Sólo se pudieron salvar algunos chasis, piezas y herramientas antes de que el techo se desplomara.

Christian von Koenigsegg reunió el valor –y dinero- para volver a empezar en una antigua base aérea en Ängelholm, al sur de Suecia, donde sigue la producción hoy en día. En 2004 fue nombrado el coche más rápido probado en Top Gear y en 2005 apareció el nuevo y mejorado en todos los sentidos Koenigsegg CCR con 806 CV, que se convirtió en el coche de producción más rápido de la historia al alcanzar en el oval de Nardo la velocidad de 388 km/h (hoy es un Bugatti con 435 km/h), y también consiguió la vuelta más rápida en el circuito de Top Gear.

El Koenigsegg Agera R es el modelo más radical con 1.140 CV y con 6 récord Guinness en su poder.

Estos y otros logros han hecho que Koenigsegg sea ya tomado muy en serio por los expertos como uno de los más importantes creadores de supercoches. Hoy se producen los Koenigsegg Agera en tres versiones, con potencias de 960 a 1.140 CV, con la misma apertura de puertas, el mismo tipo de techo practicable, pero con un chasis nuevo, más grande, de fibra de carbono, superligero, con muchísima tecnología en el motor, suspensiones y aerodinámica, y con la posibilidad de personalizarlo al gusto exclusivo del cliente. En 2011, año de transición al nuevo modelo, se fabricaron sólo 8 unidades, pero se pretende llegar a 15 unidades al año a medio plazo. El precio de 1,2 a 1,5 millones de dólares (moneda menos fluctuante), asegura exclusividad, beneficios y la admiración de los aficionados cuando ven pasar uno.

Toc, toc ¿Se puede?

La visita a Koenigsegg deja a uno perplejo y ofrece una verdadera dimensión de cómo es este artesano de la automoción. Me esperaba unas instalaciones ultra modernas, con el director de marketing o algún cargo parecido esperando para hacer de anfitrión. En realidad me encontré con una empresa familiar, hasta el punto de que la joven y guapa señorita que nos guió a través de la fábrica resulto ser la propia Sra. Koenigsegg.

koenigsegg-2

Se prohibieron las fotos en la mayor parte de la fábrica –imagínate pagar un millón de euros en un coche creado a tu gusto y la primera vez que lo ves es en Internet-, pero nos pasearon por todos los departamentos. Trabajan unos 45 empleados, la mayoría de la zona, con un control de calidad exhaustivo, pero son artesanos. La mayoría de las piezas se crean a mano, desde las piezas de carbono, al mecanizado de piezas metálicas, pasando por las tapicerías o sistemas eléctricos del coche. Todas las piezas que salen de cada departamento se llevan a la línea de producción, que es eso exactamente, una línea pintada en el suelo con cuatro bancos, con un coche en cada uno en diferentes fases de producción. Cada paso tarda unas tres semanas pero puede variar, no hay prisa, lo más importante es el control de calidad en la colocación de cada pieza. Cada empleado se encarga de su labor y de examinar minuciosamente la labor de otro empleado.
En la línea de producción de Koenigsegg sólo caben cuatro coches en diferentes fases de producción.
El diseño completo del Koenigsegg Agera, y de los modelos anteriores, se ha hecho en la propia fábrica. Todas las piezas han sido diseñadas exclusivamente para el Agera por sus propios ingenieros, desde el chasis de carbono con interior de nido de abeja en aluminio, la carrocería, la aerodinámica móvil, el motor V8 biturbo, pasando por el diferencial electrónico o los controles de tracción y estabilidad. Todo se ensambla en Suecia, aunque algunas piezas vienen de fuera: el bloque de motor viene de Inglaterra, el cambio de Italia, los neumáticos de Francia, y ¿qué viene de España? Tras pensar un poco el Sr. Koenigsegg se acordó: “Ah, sí, de España viene el parabrisas.”

Dejando a un lado el ver cómo se fabrica un superdeportivo, lo que más me gustó del día en la fábrica fue el trato cercano de los Koenigsegg, siempre dispuestos a contestar cualquier pregunta y enrollarse en la conversación, sin parecer altivos ni estirados, estuvieron siempre dispuestos a cualquier requerimiento. Son tan majos que si pudiera les compraba un Agera, lástima que no tenga ningún millón suelto.

Christian von Koenigsegg es cercano y amable, pero no hubo forma de sacarle una prueba del Agera.

 
¿Qué te dan por 1 millón de euros?

El coche tiene que ser muy bueno para pagar un millón de euros y no sentir que te han engañado. Gente como tú y como yo, con sólo hablar de gastar un millón ya empezamos a tener remordimientos, pero para el cliente de un Koenigsegg un millón es calderilla. Hay gente así, cada vez más, y buscan la mayor exclusividad posible y sentir que lo que compran ha sido hecho específicamente para ellos y para nadie más. Esto Koenigsegg lo cumple, puedes crear el coche tan bonito -u hortera- como tu gusto te lo permita. La capacidad de personalización es impresionante. Cualquier color es posible en el interior o en el exterior, pero eso no cuesta tanto. ¿Dónde se va el millón de euros?

koenigsegg-13
En un coche como el Koenigsegg se busca el máximo sobre cuatro ruedas, y con casi 1.200 CV para menos de 1.400 kg, junto a un chasis, frenos, neumáticos, cambio, suspensiones y aerodinámica que pueden soportarlo, y a la vez hacerlo accesible a conductores normales, parece que ese máximo se consigue. Estamos hablando de prestaciones que ningún Ferrari de calle ha conseguido nunca. Estamos hablando de seis récord Guinness para coches de producción, entre ellos el más impresionante es el 0-300-0 km/h en 21,19 segundos. Los únicos posibles rivales son el Bugatti Veyron o el Pagani Huayra. Los dos son igual de caros. El Bugatti puede serlo incluso más, pero es mucho más conocido y menos exclusivo. El Pagani sí es realmente su máximo rival, tal vez más exquisito y adornado, pero no tan bruto ni tan rápido contra el cronómetro como el Koenigsegg, y según mi apreciación no tan sencillo de usar como el coche sueco.

Pero, donde realmente se va el dinero es en el trabajo de diseño del coche y la atención por el detalle; en el motor exclusivo (el Pagani lleva motor Mercedes-AMG); en el cambio de doble embrague diseñado en exclusiva, en el chasis y suspensiones desarrollados durante años para hacer 1.140 CV utilizables, en el trabajo de los artesanos para crear algo distinto… Bueno tal vez no te haya convencido, porque yo tampoco lo estoy del todo, un millón en un coche es muy difícil de justificar.
El cuidado por los detalles es máximo. Son piezas hechas a mano que tienen que encajar perfectamente
Michelin Pilot Super Sport

Si estuvimos en la fábrica de Koenigsegg es gracias a Michelin, proveedor de oficial de neumáticos para el Agera. El Michelin Pilot Super Sport es un neumático que se diseña y se desarrolla junto al fabricante que lo va a montar. El Michelin Pilot Super Sport del Agera es completamente diferente al que pueda usar otro fabricante aunque sea de la misma medida, sólo se parecerá en el dibujo. El compuesto y la estructura interior están creados en exclusiva para cada fabricante de deportivos. Para ello se realiza un desarrollo incluso más exhaustivo que para un neumático de Fórmula 1, ya que tiene que transmitir las prestaciones del coche y a la vez poder ser usado con normalidad en carretera en cualquier condición y ser homologado. En el caso de Koenigsegg, este Michelin es capaz de superar los 400 km/h sin desintegrarse, conseguir el récord Guinness de 0 a 300 km/h en 14,53 segundos, frenar de 0 a 300 km/h en sólo 6,66 segundos y después ser plenamente seguro en una autopista bajo la lluvia.

koenigsegg-18

El Michelin Pilot Super Sport es usado por fabricantes como Ferrari y Porsche, pero para tratar con los pequeños fabricantes de coches Michelin ha creado un departamento especial. Además de Koenigsegg, trabaja con Alpina, Gumpert, Wiesmann, Ruf y otros pequeños creadores de coches especiales. Las medidas de neumático del Agera son 265/35 19” para el eje delantero con un precio de 320 € por neumático antes de impuestos y 345/30 20” para el eje trasero con un precio de 600 €. Son 1.840 € cada juego de neumáticos más impuestos y montaje.

Montamos en el Agera

La parte más excitante de la visita fue poder montar en el Agera, aunque de acompañante. Robert, piloto de pruebas de Koenigsegg tiene 24 años. Dejé que un veinteañero me llevara en un coche de 1.000 CV, ¡toma profesión de riesgo! Fue en la pista de aterrizaje junto a la fábrica, también posesión de Koenigsegg. El coche fue el prototipo de desarrollo, que según nos dijeron es un Agera, con partes del Agera R, unos 1.000 CV y miles de kilómetros en circuitos de todo el mundo, Oriente Medio y Asia incluidos.

Entrar no es nada fácil con un marco de puerta de unos 35 cm. Dentro el espacio es suficiente para no estar agobiados y la visibilidad estupenda a través del parabrisas “español”. Robert no esperó mucho para demostrar qué pueden hacer mil caballos. He rodado de pasajero en muchos circuitos y no me mareo si estoy concentrado en la pista, pero no es el estómago, sino la cabeza lo que me preocupa ahora.

koenigsegg-17

Sencillamente mi cerebro se aplasta contra el cráneo, en 3 segundos vamos a 100 km/h, pasados los 150 km/h sigue el hormigueo dentro de la cabeza, a partir de 200 km/h el hormigueo va desapareciendo pero te mantienes pegado contra el asiento. A unos 250 km/h Robert pisó el freno a fondo para demostrar cómo para. Brutal frenada -mañana me dolerá el cuello-. El hormigueo en la cabeza volvió al realizar unos cambios de dirección muy bruscos a unos 150 km/h. La carga aerodinámica pega el coche al suelo que gira como por raíles. Robert exageró algún giro para demostrarme como funciona el ESP y lo seguro que es a alta velocidad. La sensación en la cabeza se acaba cuando tienes el control conduciendo y te habitúas a las aceleraciones, pero salí pensando cómo será sufrir la curva 8 del GP de Estambul en el Ferrari de Alonso, o subirse a un Dragster y alcanzar los 500 km/h en 5 segundos.

Si tuviese 1 millón para gastar

Después de pasar una larga mañana en casa de los Koenigsegg, me fui preguntándome si me compraría un Agera de tener el dinero. No lo tengo claro, antes probaría el Pagani. ¡Qué digo! Me compraría los dos. Del Agera me gustó lo relativamente fácil que parece conducirlo de forma normal, con un cambio robotizado excelente y con una entrega de par que permite ir suave con tranquilidad; me gustó lo ligero que se siente y lo bien acabado que está. Me encantó la fuerza y brutalidad de la aceleración cuando se pisa a fondo y lo que dura. Cuando otros dejan de acelerar el Agera sigue y sigue hasta más de 400 km/h si hay sitio. Realmente está a otro nivel que cualquier Ferrari o Porsche Turbo por muy tuneado que esté. ¡Y qué pedazo de neumáticos! Gracias Michelin.

El Agera probando los Michelin en el circuito de Dubai



  

Ficha técnica: Koenigsegg Agera R

Motor V8, biturbo, 5.0 l
Potencia máxima 1.140 CV a 7.100 rpm
Par máximo 1.200 Nm a 4.100 rpm
Transmisión 7 velocidades, doble embrague robotizado, diferencial autoblocante electrónico
Chasis Monocasco y carrocería de fibra de carbono. Arquitectura: deportivo biplaza de motor central trasero en posición longitudinal
Suspensiones Doble triángulo con amortiguadores y muelles centrados en el chasis; altura variable controlada electrónicamente
Dirección Cremallera, asistencia electrohidáulica, 2,7 vueltas de volante
Frenos Discos y pastillas de carbono ventilados a las 4 ruedas. Del. 397 x 40 mm/Tras. 380x 35 mm
Llantas Koenigsegg Aircore de fibra de carbono Del. 19x9,5”/Tras. 20/12,5”
Neumáticos de serie Michelin Supersport, compuesto y estructura especial para Koenigsegg, Del. 265/35 19 / Tras. 345/30 20. Límite +420 km/h
Peso 1.330 kg
Velocidad máxima +400 km/h
Acel. 0-100 km/h 2,9 segundos
Acel. 0-300 km/h 14,53 segundos (récord Guinness para coches de producción)
0-300-0 km/h 21,19 segundos (récord Guinness para coches de producción)
Fuerza g lateral 1,6 g
Consumo extraurbano/mixto 12,5 / 14,7 l/100 km

Fotos Visitamos Koenigsegg, fabricante del Agera R

Comentarios Visitamos Koenigsegg, fabricante del Agera R

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"