¿Es el Mini Cooper S el mejor Mini Cabrio?

Mini Cooper S Cabrio

Si el Mini es posiblemente el coche más fardón, divertido y apetecible en el sector de los coches pequeños y urbanos, en su versión descapotable aumenta su exclusividad y atractivo. El nuevo Mini Cabrio, lanzado a principios de año, mantiene todas las virtudes del modelo anterior en cuanto a posibilidades de la capota de lona y mejora algunas características como la capacidad del maletero y la personalización, unidas a todas las características de la nueva generación de Mini en conectividad, seguridad y equipamiento.

Hemos probado el Mini Cabrio en la versión Cooper S (desde 31.387 €) con un motor 2.0 turbo de 192 CV poderoso y deportivo. Esta versión se diferencia además en algún aspecto de equipamiento de serie frente al Cooper, así como en la forma más deportiva de los faldones y en la toma de aire decorativa del capó, que no es funcional.

Mini Cooper S Cabrio

Sensación muy exclusiva del Mini Cooper S Cabrio

Lo primero que ves al acercarte es que el coche es muy bonito, con un diseño muy cuidado en los detalles que ofrece una sensación de coche pequeño pero caro. La capota de lona le da un toque mas exclusivo y diferenciador. Mide 3,85 metros, lo mismo que el Mini de 3 puertas, pero al tener que dejar espacio para plegar la capota se toman algunos compromisos. El acceso delante es amplio, pero detrás es un poco complicado y las plazas traseras son un poco incómodas, por el respaldo muy vertical y la falta de espacio para las piernas. Es más un 2+2 que un cuatro plazas.

Puesto de conducción sin tacha del Mini Cooper S Cabrio

Conduciendo solo o en pareja, los problemas de espacio desaparecen y se disfrutan todas las virtudes de este coche, con una cabina bien rematada, con mucho diseño y llena de aros y círculos muy al estilo Mini. El aspecto final del interior es muy sensible al equipamiento y los paquetes elegidos. La posición al volante es baja y con mucha regulación. Conoce más sobre el interior del actual Mini aquí. El maletero cuenta ahora con 215 litros, suficiente para un fin de semana largo para dos. Los asientos traseros se pueden abatir para ganar capacidad de carga en momentos puntuales, pero para transportar una bici o un paquete de Ikea habrá que conducir descapotado.

Mini Cooper S Cabrio

Capota con muchas posibilidades del Mini Cooper S Cabrio

Con la capota subida no hay muchos problemas de visibilidad. Está muy bien construida para dar sensación de integridad y conduciendo por autopista no molesta en exceso. Se pliega con un mando situado en el marco superior del parabrisas y tiene tres posiciones: completamente subida, que permite circular por la ciudad con todas las ventanillas bajadas, sin pilar B, ofreciendo una sensación muy chula de toldo de terraza VIP; otra posición es la parte superior plegada a modo de techo solar, que con las ventanillas subidas permite disfrutar del sol y a la vez aislarte del bullicio de la ciudad, y la tercera posición es con toda la capota bajada con la que tienes una sensación cercana a navegar en una lancha. La razón estriba en lo alejado que está el parabrisas, que con su poca inclinación deja el marco superior más alejado de tu cabeza que cualquier otro descapotable del mercado. En contra tiene la nula visibilidad por el retrovisor interior que te deja la capota plegada, ya que para esconderla más habría que haber alargado la carrocería estropeando su imagen “Mini”.

Chasis vivo del Mini Cooper S Cabrio

BMW siempre ha buscado para Mini ofrecer una experiencia de conducción divertida y en el nuevo modelo se mantiene la viveza y la agilidad, con una dirección rápida y directa. En la versión Cooper S los tarados son deportivos y nuestra unidad contaba con llantas de 18 pulgadas y neumáticos de muy bajo perfil, que se agarraban como una lapa, aunque transmitiendo con fidelidad las irregularidades de la carretera. No obstante, el nuevo Mini ha mejorado mucho su confort y ya no es tan seco en los baches como solía ser, sé de lo que hablo porque tuve Clubman R55. La versión Cabrio aumenta el peso 115 kg en el Cooper S y se acaba notando en curvas cerradas y también se notan ligeramente las vibraciones si el suelo no está bacheado. Son desventajas que el comprador de coches descapotables conoce y acepta. Aun así, el Mini Cabrio Cooper S es un coche que permite una conducción más o menos ágil en el tráfico de la ciudad o en una carretera secundaria.

Mini Cooper S Cabrio

El motor del Mini Cooper S Cabrio

El motor Cooper S es el 2 litros turbo que también usan algunos BMW, con una potencia de 192 CV y 300 Nm de par. Es poderoso, pero el conductor necesita conectar el modo deportivo en el sistema Mini Driving Modes para sacar todo su jugo, en modo normal parece un poco descafeinado si no se pisa a fondo el acelerador. Una solución sería no montar el Mini Driving Modes, pero viene con el paquete de equipamiento Chili (1.500 €) el cual es más que recomendable en el Cooper S. La aceleración es de 7,2 segundos en el 0 a 100 km/h y en modo deportivo se aprecia mucho empuje en medios para rodar rápido, pero el consumo es alto si se aprovechan las prestaciones. Es fácil pasar de 10 litros/100 km conduciendo rápido y el tanque sólo acepta 44 litros. No existen los milagros, por mucho que sea un coche pequeño, pesa 1.350 kg y acelerar esa masa con fuerza requiere energía, es decir, combustible.

Ojo al Mini Cooper Cabrio de 136 CV

Aunque me lo he pasado muy bien con el Mini Cooper S Cabrio de 192 CV, no se si aceptaría el consumo de combustible a largo plazo en un coche que no es racing de verdad, por peso y por vibraciones. Veo mucho más sensato el Mini Cabrio en la versión Cooper con el motor tricilíndrico turbo de 1.5 litros y 136 CV. Tiene prestaciones inferiores, pero también pesa 70 kg menos. Permite una conducción viva y alegre sin necesidad de ser puramente deportiva, lo que le pega más a un cabrio. Gasta en conducción dinámica ligeramente menos, bajando mucho el consumo cuando se conduce de forma tranquila. Además, cuesta 6.000 euros menos. Si quisiera un Mini racing de verdad elegiría el Cooper S, pero sin techo descapotable.

 

Mini Cooper S Cabrio

 

Mini Cooper S Cabrio

Motor térmico

Gasolina, 4 cilindros, turbo 1.998 cm3

Potencia máxima

190 CV de 5.000 a 6.000 rpm

Par máximo

300 Nm de 1.250 a 4.600 rpm

Frenos del/tras

Discos ventilados /discos

Neumáticos de serie

195/55 R16

Dimensiones exteriores

3,85 x 1,72 x 1,41 m

Capacidad depósito combustible

44 l

Capacidad del maletero

215 l

Velocidad máxima

230 km/h

Aceleración 0 a 100 km/h

7,2 s

Consumo mixto

6,1 l/100 km

Emisiones de CO2

139 g/km

Fotos ¿Es el Mini Cooper S el mejor Mini Cabrio?

Comentarios ¿Es el Mini Cooper S el mejor Mini Cabrio?

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"