Mercedes GLC: primera prueba y opinión del SUV alemán

Ya hemos podido conducir por primera vez el SUV de Mercedes y nos ha gustado bastante. Tiene motores de distintos combustibles para elegir y pronto contará con un híbrido enchufable.

El Mercedes GLC es un modelo muy importante para el fabricante alemán porque es el SUV que más se vende, incluso por delante del Mercedes GLA, y es el segundo modelo más popular de toda la gama en nuestro país, solo superado por el Mercedes Clase A. Fue renovado a principios de este año y nosotros ya hemos podido probarlo. Te contamos nuestras impresiones.

El interior del Mercedes GLC

Antes de empezar a desgranar al Mercedes GLC hay que indicar que nuestra unidad de pruebas era la versión gasolina GLC 200 4MATIC, que equipaba en su exterior el paquete opcional AMG Line (2.650 euros) con sus poderosas llantas de 20 pulgadas. Todo ello le otorgaba una apariencia muy poderosa, aunque el color “Blanco Polar” de la carrocería no me convencía mucho teniendo en cuenta lo anterior.

Mercedes GLC

De cara al interior a nuestro Mercedes GLC se le había tapizado con cuero en colores “cramberry” y negro, más atrevido que el tono del exterior sin duda. A esto había que sumar unas molduras en madera de fresno (430 euros), el paquete “Night” (1.045 euros), el paquete “Premium Plus” (5.000 euros) y el símil de cuero “Artico” en el tablero de instrumentación y las puertas (495 euros).

Nada más sentarme noto unas butacas muy cómodas. Al contar con ajuste eléctrico con memoria (660 euros) puedes encontrar tu postura ideal rápidamente. El volante tiene una imagen poderosa, con unas zonas de botones bastante grandes y unos que son hápticos para manejar funciones de las pantallas. En todos los casos me parecieron de gran calidad, aunque con los últimos tuve un pequeño periodo de adaptación hasta que me acoplé a su nuevo tacto. Cuestión de práctica.

Mercedes GLC

Hablando de pantallas, con la renovación del Mercedes GLC se le incorporó a su salpicadero el sistema multimedia MBUX, seña de identidad del fabricante teutón, pero en una versión con separación física entre el panel de instrumentación y la zona multimedia. El primero de ellos tiene un tamaño convencional a lo que estamos viendo en marcas premium (un poco por encima de las 12 pulgadas) y tiene gráficos modernos y personalizables según la información que necesitemos en cada momento. La segunda me pareció rápida moviéndome entre los menús y me gustó mucho la realidad aumentada para el navegador. Por 250 euros, utiliza la cámara frontal del coche para colocarte gráficos con las indicaciones a seguir. Una inversión a tener muy en cuenta.

Cuando miro a mi alrededor solo puedo ver calidad. Los materiales están acordes al nivel que nos ofrece Mercedes y sus ajustes son precisos en todos los lugares. Los botones, aunque puedan parecer muchos, están bien repartidos no dando sensación de agobio al conductor. La única pega que yo le pondría es el mando que acciona el cambio. Colocado como una piña a la parte derecha, creo que no esta tan resuelto como una palanca o una rueda giratoria en la consola central. Pero vamos, tampoco es un motivo para dejar de comprarlo.

Mercedes GLC

Pasamos a la zona trasera. Al contar con tracción total 4MATIC, el túnel de transmisión de este Mercedes GLC es bastante grande, por lo que quita bastante espacio para los pies del ocupante del asiento central. Los que van en los laterales estarán muy cómodos de espacio, aunque hay que tener en cuenta que es un coche más estrecho aquí que sus rivales directos (Audi Q5 o BMW X3), aunque con una mayor altura al techo.

Nos quedaría por último el maletero. Sus formas me parecieron muy cuadradas, ideales para poder cargar y colocar los bultos de la mejor manera posible. Cuenta con 550 litros de espacio, una medida que le deja completamente empatado con sus rivales alemanes.

Mercedes GLC

Prueba Mercedes GLC 200 4MATIC: el comportamiento

Durante mi primera toma de contacto con el Mercedes GLC pude conducir su motor menos potente de gasolina, el GLC 200. Pero ojo con esto porque estamos hablando de 197 CV, nada más y nada menos. Se trata de un bloque de cuatro cilindros y 2 litros que siempre va asociado a la caja de cambios automática 9G-TRONIC y a la tracción total 4MATIC.

Huelga decir que la potencia es más que suficiente para mover al SUV alemán en todas las situaciones y a plena carga, resultado un coche no muy “gastón”. Además, cuenta con un sistema de hibridación ligera EQ Boost, que ayuda a bajar un poco los consumos y, sobre todo, a contar con la pegatina ECO de la DGT.

Mercedes GLC

Su dirección me pareció muy precisa a la hora de trazar curvas, nos metimos por carreteras secundarias para probarlo, y con unas suspensiones muy cómodas para devorar kilómetros sin parar. Encima, nuestra unidad contaba con la suspensión neumática “AIR BODY CONTROL” (2.090 euros), que puedes regular con los modos de conducción.

Si te pareciera poca potencia, bendito angelito, siempre podrás pasar al GLC 300 con 258 CV y misma configuración de cambio, tracción e hibridación ligera. En clave diésel, siendo de nuevo bloques de cuatro cilindros, tienes los GLC 200 d (163 CV), GLC 220 d (194 CV), ambos con un precio algo más económico que nuestro protagonista, pero sin hibridación, y luego el GLC 300 d con 245 CV. Muy por encima, en precio y potencia, quedarían ya los modelos preparados por AMG.

Mercedes GLC

Precios Mercedes GLC

Versión

Precio

GLC 200

52.875 €

GLC 300

58.325 €

GLC 200 d

50.700 €

GLC 220 d

52.475 €

GLC 300 D

54.900 €

AMG GLC 43

78.075 €

AMG GLC 63

113.550 €

AMG GLC 63 S

123.225 €

Fotos Mercedes GLC: primera prueba y opinión del SUV alemán

Comentarios Mercedes GLC: primera prueba y opinión del SUV alemán

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"