Prueba Mercedes Clase E 300 de: la apuesta híbrida diésel

Emprendemos una ruta con el nuevo híbrido diésel alemán en la que combinamos la ciudad con varios kilómetros por carretera. Demuestra ser muy eficiente y con el acabado típico que podemos esperar de Mercedes.

Prueba Mercedes Clase E 300 de

Al convertir una motorización en híbrida se consigue que sea más eficiente. Si a eso lo sumas el propulsor de combustión que menos combustible gasta, el diésel, la combinación es doblemente eficiente. Hasta ahora muchas marcas lo intentaron, como Peugeot, Volvo o la misma Mercedes, pero todas esas propuestas son cosas del pasado. Ahora la marca alemana lo vuelve a ofertar con sus híbridos de tercera generación, con la diferencia es que este modelo es enchufable.

Como en el primer enlace cuentas con toda la información sobre la parte técnica de este Mercedes Clase E 300 de, me centraré en este texto en explicarte cómo es conducir el nuevo modelo de la familia EQ Power y si merece la pena frente a otras opciones, en este caso diésel, de la berlina alemana.

Prueba del Mercedes Clase E 300 de: por carretera y ciudad

Nuestros compañeros de Mercedes nos prepararon una ruta en la que se combinó un recorrido de varios kilómetros por la congestionada Madrid, más otros pocos que no sacaron hasta casi llegar a la sierra norte de la capital del país. En todo momento me lo tomé con una conducción normal, sin ir a buscar consumos de "récord".

Prueba Mercedes Clase E 300 de

Pero antes de nada tocaba acoplarse en el Mercedes Clase E 300 de. En un vistazo rápido te darás cuenta que nada cambia físicamente respecto a la versión de combustión que ya pudimos probar en Auto10. Sólo se ha incluido un botón al lado izquierdo del panel táctil que hay entre los dos asientos que, como te explicaré más adelante, maneja los diferentes modos de funcionamiento híbrido. Cerramos este apartado con nuevos menús para las dos pantallas multimedia relacionados con la naturaleza del coche.

Teniendo en cuenta esto, no hay reproche que poder hacer a la presentación del salpicadero. Materiales de calidad mires en la dirección que mires, ajustes de alto nivel, buena apariencia de la consola central con su tapa abatible o los botones de buen tacto y espacio más que suficiente aún para personas de tallas altas.

Prueba Mercedes Clase E 300 de

Emprendemos la marcha con el selector de modos colocado en el Eco. En el principio hay que callejear bastante y es mejor no ir derrochando diésel. Como es de esperar, el coche se muestra cauto en sus reacciones y tiende a retener para ir recuperando energía para la batería. Solo en este modo y en el Comfort podemos activar el botón que antes mencionaba, que nos ofrece otras cuatro posibilidades más: Hybrid (el sistema elige como funcionar), E-Mode (circular solo con electricidad), E-Save (se guarda la energía de la batería) o Charge (se carga la batería con el motor de combustión).

Dado en el entorno que nos movíamos y a la poca velocidad que circulábamos pulse el botón E-Mode. Aquí se nota como el motor eléctrico de 90 kW (122 CV) y un par de 440 Nm empuja con suficiencia para mover a nuestra unidad de pruebas, que además era un Estate, con un silencio de marcha muy cómodo.

Prueba Mercedes Clase E 300 de

Cuando ya nos acercamos a la salida de Madrid por la autovía A1 toca cambiar un poco. Primero activamos el modo Comfort y con el botón híbrido el E-Save para que nos guarde la carga de la batería para nuestra vuelta a la capital. Aquí ya se deja notar el motor de combustión diésel de cuatro cilindros con 194 CV, sobre todo si pisas un poco más de la cuenta el acelerador, aunque rodando en velocidad de crucero el ruido es mínimo. La potencia, pese a no contar con la ayuda eléctrica, me sigue pareciendo en todo momento más que suficiente para mover al Mercedes Clase E.

Por el camino notó como el coche está estudiando la ruta en todo momento. Gracias a su navegador inteligente es capaz de tener en cuenta los límites de velocidad, los cruces, las rotondas o las pendientes para ir ajustando la retención del vehículo o incluso ir avisándonos (en pantalla o en el acelerador) para ser mucho más eficientes. De nada sirve ir acelerando demasiado si pronto vamos a tener que parar en un stop.

Prueba Mercedes Clase E 300 de

Llegó al final de mi trayecto y toca revisar los resultados de la ruta. Lo primero que me llama la atención es que en el panel de instrumentación aparece mucha información, casi llegando a abrumar. Para un aficionado de los coches es una delicia, pero había que contarlo. El consumo obtenido es de 3,3 litros, cifra que si bien sigue lejos de los 1,7 litros homologados, me parece un dato bastante prometedor. Desde Mercedes nos comentaron después que lo normal es moverse en torno a los 4 litros, según las pruebas que han realizado ellos en tráfico abierto.

No se me olvide antes de seguir que el Mercedes Clase E 300 de cuenta con otros dos modos más de conducción que son el Sport y el Sport+. En mi trayecto apenas los he puesto y por eso no he hablado de ellos, pero si se nota como se modifica el comportamiento del coche. Aunque quizás hoy buscábamos más medir como era de eficiente.

Prueba Mercedes Clase E 300 de

Otro aspecto que me gustaría señalar es que esta prueba se comenzó con la batería llena, un “depósito” que se puede cargar en hora y media con un Wallbox o hasta seis horas en un enchufe convencional. De empezar con ella vacía, los consumos serían mucho más altos, pero eso lo abordaremos en la prueba en profundidad del Mercedes Clase E 300 de.

Yo te recomiendo aprovechar la oferta que tiene ahora Mercedes que por 1.000 euros te coloca el Wallbox en tu domicilio. Además, te regalan kW si realizas la operación de recarga entre la 1:00 y las 7:00. La única pega es que el acuerdo debe ser con Endesa, por lo que si tienes otra compañía deberías cambiarla a ésta.

Prueba Mercedes Clase E 300 de

Prueba del Mercedes Clase E 300 de: ¿cuánto cuesta?

Uno de los grandes puntos de debate de los híbridos, da igual el tipo que sean, es su coste de adquisición más alto que versiones comparables. Antes de empezar este análisis partimos de que el Mercedes Clase E 300 de cuesta 67.400 euros, mientras que en su versión Estate o familiar asciende hasta los 70.100 euros.

Para empezar no existe un motor similar en potencia con este conjunto híbrido. Si escogiéramos la versión que queda por debajo, el E 350 d con 286 CV (-20 CV), el diferencial es de 2.100 euros a favor de éste. En mi opinión, creo que es un sobrecoste adecuado teniendo en cuenta la incorporación de la tecnología híbrida y que con la batería llena podemos mejorar los consumos.

Prueba Mercedes Clase E 300 de

En caso contrario, si buscamos en la gama del Mercedes Clase E por encima encontramos el E 400 d con 340 CV (+34 CV) que es 6.000 euros más caro que nuestro protagonista. Yo aquí no me lo pensaría, cogería el E 300 de y me gastaría algo más en alguno de los opcionales con los que cuenta el vehículo alemán.

Como resumen, tanto por arriba por como debajo, yo me decantaría siempre por esta variante híbrida diésel frente a las variantes con solo motor de combustión. Ahora tendremos que ver qué precio le ponen al Mercedes Clase E 300 e, que combinará el propulsor eléctrico con uno de gasolina.

Fotos Prueba Mercedes Clase E 300 de: la apuesta híbrida diésel

Comentarios Prueba Mercedes Clase E 300 de: la apuesta híbrida diésel

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"