Probamos el Jaguar I-PACE: datos y precios

Cuando Jaguar lanzó el I-PACE, su último SUV, se atrevió a retar sin complejos a los tan queridos Tesla. ¿Quieres conocer sus otras virtudes?

Probamos el Jaguar I-PACE

Hasta que conduje el Jaguar I-PACE reconozco que era una escéptica de los coches eléctricos, en cuanto a placer de conducción se refiere. No me llamaban mucho la atención… Aprovechando un viaje de Jaguar, pude ponerme al volante del Jaguar i-Pace y… ¡Ojo! Cómo cambió la cosa. Más allá de la autonomía, que sí, es importante, pero ya hemos hablado de esto mil veces, qué bien me lo pasé haciendo el trayecto Lérida-Andorra.

Los seguidores de Tesla son como auténticos fanáticos de la marca, pero Jaguar es uno de esos fabricantes con solera y años de experiencia en esto de crear coches. Por eso no me pareció tan atrevido comparar en el lanzamiento al Jaguar I-PACE con todo un Tesla Model X. Un modelo único para los británicos ya que seguía aumentado su presencia en la categoría de los SUV y lo hacía con su primer vehículo totalmente eléctrico.

Sus armas son dos motores eléctricos, uno en cada eje para conseguir la tracción total, cuya potencia combinada es de 294 kW (400 CV) y 696 Nm de par desde parado. Con el dúo consigue llegar a los 100 km/h en 4,8 segundos y una velocidad máxima de 200 km/h (alta para un eléctrico). Su batería es de 90 kWh de capacidad, que le otorga una autonomía de 480 kilómetros y se puede recargar al 80 % en un cargador rápido (100 kW) en 40 minutos, mientras que en un Wallbox (7 kW) se tardarían unas diez horas.

Probamos el Jaguar I-PACE

En su diseño el Jaguar I-PACE prioriza una aerodinámica muy trabajada con detalles como la abertura tipo muscle car en el capó delantero, que en realidad es una lámina activa que se abre cuando necesita refrigeración o las manillas totalmente enrasadas en la carrocería. También es clara su menor altura frente a sus hermanos “PACE” contando con casi 10 cm menos los otros dos SUV.

De su interior me quedo con el volante, con botones en acabado piano black, que se ve muy bien acompañado por una instrumentación digital clara, una pantalla muy completa denominada Touch Pro Duo y otra complementaria más abajo que cuenta con funciones como la climatización y que se actualizan solas gracias al software remoto “SOTA”. Otro detalle a tener en cuenta es su navegador con “configuración inteligente”, capaz de analizar la orografía y la forma de conducir, ofreciéndonos un dato de autonomía lo más real posible.

El espacio del habitáculo está muy bien aprovechado, en parte porque la configuración eléctrica permite prescindir de muchos elementos molestos. Uno de ellos podría ser el túnel de transmisión, cuya ausencia notarán, sobre todo, los ocupantes traseros, pero tampoco se podrán quejar los que vayan delante. El maletero se queda en 505 litros, suficientes para llevar unas pocas maletas.

Probamos el Jaguar I-PACE

A falta de diferentes opciones mecánicas, el Jaguar I-PACE cuenta con tres posibilidades de equipamientos, aunque deberás pensar bien cuál elegir ya que el salto entre una y otra puede superar sin problemas los 6.000 euros. Además, la marca ofrece a sus clientes un servicio Club que permite alquilar a un precio más bajo de lo normal un Jaguar F-PACE cuando hagamos una ruta donde no podamos recargar nuestro coche o incluso nos pueden llevar y traer a casa el Jaguar I-PACE cuando nos vayamos de vacaciones (y lo entregan con la batería llena).

Probamos el Jaguar I-PACE: Al volante

En primer lugar, la aceleración del Jaguar I-PACE es de escándalo, como los coches de carreras; el enorme par instantáneo te permite adelantar en circunstancias que con un coche de combustión no lo harías ni por todo el oro del mundo. Es como un coche de Scalextric. Aceleras, súper tirón, levantas, y frena de inmediato (a esto te tienes que acostumbrar).

Dicen que es un SUV. Bueno, la altura libre al suelo es algo mayor que la de una berlina de Jaguar y es de tracción total, pero carrocería SUV, yo no lo veo. Partiendo de ahí, se tiene en las curvas que parece que vas por raíles y balanceos de la carrocería, cero.

Probamos el Jaguar I-PACE

La autonomía del Jaguar I-PACE es de 480 kilómetros: de Lérida a Andorra hay 155 km y llegamos bien, teniendo en cuenta que el coche pesa bastante (más de 2.200 kg), en el trayecto hay muchas pendientes y que conducía “ligera”. El comportamiento es de diez: que sea eléctrico no está reñido con la deportividad y su tracción total se nota mucho en carreteras de montaña. Divertido es un rato, además me encanta que la posición de conducción sea más baja que en un SUV normal, más pegados al asfalto y con la sensación de ir en un compacto.

Por lo demás ya lo sabemos: ¿tienes capacidad de recargarlo en casa? ¿Tienes dinero para comprarlo? ¿Necesitas entrar siempre a la ciudad? ¿Tienes otro coche de sustitución? Pues entonces, es tuyo. 

Probamos el Jaguar I-PACE: Claves

  • Dos motores que suman 400 CV
  • Autonomía de 480 km
  • Gran espacio para ocupantes
  • Se puede cargar en 40 minutos (80%)
  • Tamaño entre el E-PACE y el F-PACE
  • Desde 80.400 €

Probamos el Jaguar I-PACE: datos técnicos

Jaguar I-PACE

EV400 HSE

Precio

94.600 €

Valoración

9/10

Motores

Dos eléctricos, uno por eje

Potencia

294 kW (400 CV)

Transmisión

Cambio automático

Aceleración

4,8 s

Consumo mixto

22 kWh/100 km

Emisiones

0 gr/km

Autonomía

480 kilómetros

Longitud

4,68 m

Maletero

656 l

 

Probamos el Jaguar I-PACE

Probamos el Jaguar I-PACE: Gama y precios

Modelo

Potencia

Consumo 100 km

Precio

S

294 kW (400 CV)

22 kWh

80.400 €

SE

294 kW (400 CV)

22 kWh

88.400 €

HSE

294 kW (400 CV)

22 kWh

94.600 €

 

 

 

 

 

 

Fotos Probamos el Jaguar I-PACE: datos y precios

Comentarios Probamos el Jaguar I-PACE: datos y precios

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"