Prueba 10: BMW 116i, un compacto dinámico y premium

La nueva generación del Serie 1 ha mejorado algunas pequeñas pegas del anterior modelo como la habitabilidad. Los nuevos motores, ahora todos turbo consumen menos y dan mejores cifras de consumo, pero ¿es el 116i suficientemente potente y agradable para tenerse en cuenta dentro de la gama BMW? ¿Es mejor optar a motores más grandes como el 118i? ¿Y frente a un diesel, conviene este 116i?

 

1. Versión de acceso al mundo BMW

En realidad el BMW más barato es el 114i, pero no hablaremos más de él, pues con 102 CV se queda muy corto y no merece la pena. Imagínate gastarte 24.750 € en un BMW -más opciones- y que te fundan en los semáforos hasta los Citroën C3 HDI. Este 116i cuesta 1.200 € más (25.950 €), tiene 136 CV, pero sobre todo tiene buen par motor gracias al turbo. Lo consideramos como el primer escalón admisible para poder disfrutar de las ventajas que supone BMW en cuestión de calidad, comportamiento y exclusividad, ya que vamos a pagar un mayor coste de adquisición frente a otras marcas más accesibles.

2. Nueva carrocería con más espacio

Esta segunda generación del BMW Serie 1 ha solucionado en parte uno de los defectos de la primera, la reducida habitabilidad interior. Es sensiblemente más grande de carrocería, ahora 4,32 m de largo, pero sobre todo es más amplio por dentro. Por fin hay espacio suficiente para las piernas de unos adultos detrás y el maletero ahora es tan grande como el de sus rivales. Siguen habiendo compactos más amplios gracias a las ventajas de espacio que dan los esquemas de tracción delantera, pero en el mercado no existe otro coche de propulsión trasera del tamaño de un BMW Serie 1 con más espacio interior. También es cierto que hay muy pocos propulsión trasera de su tamaño.

the-new-bmw-1-series-urban-line-062011-2

3. Todo un BMW

Y es esa propulsión trasera junto a algunas particularidades más la que diferencia a todo BMW del resto de vehículos de venta en masa. El Serie 1 se siente como un BMW moderno por los cuatro costados. Por el tacto de conducción, la tracción que ofrece a la salida de las curvas, la trasera inquieta si se fuerzan las cosas, la rabia del motor en la parte alta del cuentarrevoluciones, la calidad de funcionamiento general, la postura al volante y en general las sensaciones que ofrece en todo momento son las de un buen BMW.

¿Es suficiente motor el 116i de gasolina para sentir todo esto sin parecer que nos hemos quedado cortos? Yo creo que sí. Este 1.6 turbo de gasolina no es espectacularmente potente, pero para la conducción diaria tiene el empuje necesario para rodar con alegría sin esfuerzo gracias a la acción del turbo. Y cuando lo subimos de revoluciones con el acelerador pisado a fondo comprobamos que se estira hasta 7.000 rpm, con 136 auténticos purasangre empujando lo suficiente para disfrutar y poner el chasis BMW a prueba. Según la ficha acelera de 0 a 100 km/h en 8,5 segundos. El escalón siguiente en gasolina, el 118i, con el mismo motor pero con 170 CV cuesta 2.000 € más, por lo que lo recomendamos si de verdad se va a conducir de forma dinámica la mayor parte del tiempo. Si no, mejor probar antes este 116i para comprobar que anda más de lo que parece.

El motor turbo del 116i rinde más de lo que hacen pensar los 136 CV que anuncia.

4. Sensaciones de conducción

Como hemos dicho en el punto anterior, se siente como todo un BMW y su motor es más que aceptable para conducir de forma alegre e incluso más. Sin embargo, es un coche muy sensible a la elección de llantas, suspensión y dirección. Nuestro BMW 116i montaba llantas de aleación 16” (de serie viene con llantas de chapa), pero con la suspensión y la dirección estándar. Lo digo porque en opción está la suspensión deportiva M por sólo 394 € y la dirección deportiva variable por 521 €.

Reconozco que nuestro 116i tenía una rodadura muy cómoda (no llevaba neumáticos runflat, opcionales con llanta 16”), con buen recorrido de suspensión y algo de balanceo; una puesta a punto perfecta para la conducción tranquila y para la mayoría de los usuarios de la vía. Ahora bien, para todo el que se sienta “conductor”, que “le guste conducir” y que se compre un BMW por algo más que la imagen de marca, este 116i iba algo blando y su dirección eléctrica no ofrecía más información que la de un simulador. Tras probarlo nunca pediría un Serie 1 sin la dirección deportiva variable, que no dará mucha más información, pero si será más directa, y por miedo a que estuviese descompensada con el resto del coche, elegiría la suspensión deportiva M, y ya puestos las llantas de 17”. Por experiencia con otros BMW la cosa cambia y mucho. La suspensión mantendrá una dosis aceptable de confort, pero el comportamiento se transforma. Ahora que lo pienso según lo escribo, tal vez los 136 CV empezarían a notarse algo justos con “tanto chasis”.

523453 10151114224678903 1316740862 n

5. ¿El motor de Gasolina mejor que el diésel?

BMW vende al mismo precio, 25.950 €, el 116i de gasolina de 136 CV y el 116d diesel de 116 CV (co-diseñado con PSA), que son más o menos equivalentes. Ambos tienen cadena de distribución, turbo de fase variable, distribución variable, 16 válvulas y start/stop. Cuestan lo mismo así que están amortizados entre sí desde el km 0. El diesel será más barato de repostar y más caro en los mantenimientos. El gasolina ofrecerá mejores sensaciones de conducción, mayor gasto de combustible –aunque menos del esperado en conducción tranquila gracias al modo Eco Pro- y mayores prestaciones puras.

Los consumos de la prueba fueron 5,7 l/100 km en un trayecto largo de autovía haciendo conducción eficiente; 9,5 l/100 km conduciendo de forma dinámica por ciudad y autopista, y 8,5 l/100 km en el total de la prueba. Aunque estén amortizados yo seguiría la regla habitual: si haces menos de 15.000 km al año el gasolina; si haces entre 15.000 y 25.000 elige por sensaciones y si te acercas o superas 25.000 km el diesel siempre. Para defender este BMW 116i de gasolina te diré que tiene suficiente empuje en medios para no añorar la patada del último turbodiesel que te compraste, y es más cómodo de utilizar por elasticidad del motor, limpieza a la hora de repostar y confort sonoro.

6. ¿Qué no nos ha gustado?

Hasta ahora lo he puesto por la nubes y es que ha sido un placer usarlo durante unos días. Entre las cosas que menos me han gustado está la dirección eléctrica y no por mal funcionamiento sino por sensaciones. El coche entra en las curvas de forma neutra y rápida, con menos subviraje que prácticamente cualquier compacto. De hecho, no es en las curvas cuando peor se sentía la dirección aislada de las ruedas, ya que en ese momento el sistema eléctrico está trabajando. Es en las zonas rectas a partir de 90 km/h donde se siente raro. Con el volante quieto se desconecta la asistencia eléctrica –para gastar menos combustible- y son esas “minicorrecciones” que se hacen para mantener el coche en el carril y que hacemos sin pensar en ello, las que producen rareza, haciéndose apreciables.

Es un defecto mínimo respecto al resto del coche, pero es algo constante y para mí lo suficientemente molesto como para recomendar la dirección deportiva variable –y el chasis deportivo de paso-.

El otro gran defecto inherente a todo BMW es su precio. Olvida los 25.950 € de la lista de precios, el coche viene pelado. Como mínimo te gastarás 27.000 € con las opciones porque le querrás poner Bluetooth, xenón, llantas de aleación, espejos abatibles eléctricos y tal vez la pintura metalizada,… Sólo el cambio automático son otros 2.490 € ¡Para que te pones en 30.000! Compruébalo tu mismo con el configurador.

7. Interior sobrio y muy "BMW"

Los interiores de la marca BMW son siempre evolutivos y nunca revolucionarios. Son siempre muy reconocibles. La postura al volante está muy cuidada y hay muchas regulación en altura, permitiendo una postura baja dentro del coche. La calidad de los mandos y el tacto de las superficies es siempre bueno, incluso en el Serie 1. El tacto del cambio y la forma de la palanca parece que no ha cambiado desde los años 80. La visibilidad es correcta, pero hay que acostumbrarse a un morro más largo de lo habitual si se viene de otro compacto o de un utilitario.

the-new-bmw-1-series-sport-line-062011

La habitabiliad comprometida del primer Serie 1 se ha mejorado mucho en esta segunda generación. Los adultos, aunque justos, por fin caben en las plazas traseras y pueden entrar y salir más cómodamente. El maletero con 360 litros anuncia lo mismo que el del Audi A3 y más que el Mercedes Clase A. La pega, como siempre es el equipamiento más que básico de serie que hay que ir llenando con paquetes y opciones que suben el precio mucho.

8. Alternativas Premium

El precio desmarca al Serie 1 como un coche exclusivo entre los compactos. Sus rivales no son el muy mejorado Citroën C4, el siempre capaz Ford Focus o el Seat León con su gran selección de motores y acabados. Sus rivales son sólo los compactos de Audi y Mercedes, e incluso algunas versiones del MINI. En concreto el nuevo Audi A3 1.4 TFSI de 122 CV y el aún más nuevo Mercedes A 180 también de 122 CV (tanto que hasta septiembre no llega). El Audi comienza en 23.430 € con acabado Attraction, aunque se vende más el acabado Ambiente que son 26.430 €, mientras que el nuevo Mercedes comienza en 25.800 €, 150€ menos que el BMW y con mucho más equipamiento (el Clase A viene con llantas de aleación, xenón y Bluetooth de serie). En cuanto al MINI, quienes buscan sensaciones de conducción podrán ver un Clubman S con 184 CV más deportivo y divertido, aunque cuesta 26.450 € antes de las opciones.

9. ¿Para quién está indicado el BMW 116i?

El BMW 116i lo podemos recomendar a varios tipos de personas, a ver si eres uno de ellos: el primero es el cliente joven pero con poder adquisitivo, que se compra su primer BMW, ya que es suficiente “coche” para empezar en la marca; un segundo cliente es el fan de BMW que no llega a algo más, al que recordamos que si no puede pagarlo sin agobios en menos de tres años que piense en un Serie 3 de segunda mano; otro cliente para el que es recomendable es para el sector femenino también con poder adquisitivo y que busca un coche pintón pero práctico. Por último, podemos recomendar este BMW de acceso, con cambio automático, a los conductores más veteranos que quieren seguir en un coche premium, pero no necesitan ya espacio y buscan algo más práctico. A todos los grupos –menos al fan de la marca- les recordamos que piensen también en el nuevo Mercedes Clase A.

10. La valoración de Autoconsultorio

La valoración del coche es muy alta por mi parte, porque yo si priorizo la calidad del comportamiento y el tacto del coche antes incluso que la potencia del motor. Desde un punto de vista más práctico, el nuevo 116i parece suficiente para sentir todo lo que BMW puede ofrecer en un vehículo compacto, práctico y alegre –que no deportivo-. Tiene suficiente espacio para el uso habitual de un compacto de cinco puertas, es cómodo, aunque la plaza central trasera no tiene donde colocar los pies. El maletero de 360 litros está en línea con el sector. El gasto de combustible es bueno en conducción tranquila. En conducción deportiva gastará como buen gasolina, pero también ofrecerá unas sensaciones mejores que las de un diesel.

Pero es caro, muy caro comparado con los compactos de marcas generalistas. Por lo que cuesta un 116i más las opciones, te dan coches de 160 CV con un equipamiento completo, mientras que BMW sólo te da 136 CV sin ni siquiera llantas de aleación. Así que, por mucho que parezca un BMW de acceso, sigue siendo un coche exclusivo y Premium. Teniendo esto presente la valoración es alta.
Por fin, el maletero del Serie 1 es perfectamente comparable al de cualquier compacto moderno.  Precios, BMW Serie 1 5p
 

Modelo

Potencia

Consumo mixto

 l/100 km

Precio

114i

102 CV

5,5 l

24.750 €

116i

136 CV

5,7 l

25.950 €

116d

116 CV

4,3 l

25.950 €

116d EfficientDynamics

116 CV

3,8 l

25.950 €

118i

170 CV

5,8 l

27.950 €

118d

143 CV

4,4 l

27.250 €

120d

184 CV

4,5 l

30.300 €

125i

218 CV

6,6 l

31.950 €

125d

218 CV

4,9 l

34.950 €

M135i

320 CV

8,0 l

44.200 €

    Ficha técnica, BMW 116i

Motor Gasolina turbo, 4 cilindros, 1.598 cm3
Potencia máxima conjunta 136 CV a 4.400 rpm
Par máximo conjunto 220 Nm de 1.350 a 4.300 rpm
Cambio Manual de 6 velocidades
Frenos del/tras Discos ventilados/discos
Neumáticos de serie 195/55 R16
Dimensiones exteriores 4,32 x 1,76 x 1,42 m
Peso oficial Base: 1.290 kg
Capacidad depósito combustible 52 l
Capacidad del maletero 360 l (1.200 l con asientos tras. abatidos)
Velocidad máxima 210 km/h
Acel. 0-100 km/h 8,5 s
Consumo homologado Urbano/carretera/combinado 7,2/4,8/5,7 l/100 km
Emisiones de CO2 132 g/km

Fotos Prueba 10: BMW 116i, un compacto dinámico y premium

Comentarios Prueba 10: BMW 116i, un compacto dinámico y premium

  •  
    Avatar de monet.
    monet 07/09/2012 22:23:15

    El exterior no convence, no puede competir con un Scirocco.

  •  
    Avatar de Gerardo Jiménez.
    Gerardo Jiménez, 09/09/2012 11:50:18

    Estoy contigo, el Serie 1 no es un coche que según lo veas puedas decir que es bello. Además a igualdad de potencia el Scirocco es más barato y mejor equipado. Aun así el Serie 1 puede convencer a muchos por la imagen de marca, estatus que ofrece conducirlo, así como el tacto de conducción de su propulsión trasera.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"