Prueba Chevrolet Camaro Coupé: los deportivos americanos son... diferentes

Chevrolet Camaro 2013

En una época en la que hasta los deportivos más radicales luchan por ser eficientes (McLaren, Porsche y Ferrari ya han presentado coches híbridos que llegan a los 900 CV con consumos homologados casi de scooter) el Chevrolet Camaro se pasa las emisiones y el downsizing por los mismísimos... escapes, y se mantiene fiel a la definición nunca escrita de auténtico "deportivo americano".  

Y aquí radica gran parte de su  encanto, aparte de su relación entre potencia y precio. Si eres rebelde, te gusta presumir de músculos y vestirte de “chico malo”, el Camaro Coupé que hemos probado, todavía en configuración 2013, puede ser tu coche, aunque ya anuncia mejoras para el año que viene. 

La mejor relación entre potencia y precio

Algunos me tachan de irónico cuando digo eso de que los coches americanos son… “diferentes”. Pero no os voy a engañar, seguro que me entendéis mejor si digo que no es el Chevrolet Camaro precisamente el deportivo que yo elegiría para rodar en Nürburgring. Sin embargo, tras convivir con el Camaro unos días y probarlo a fondo hay que reconocer que tiene un encanto especial, y que ofrece algunos valores que no encontrarás en otros deportivos.

Para empezar, por este precio no hay otro coche en el mercado, da igual el tipo de carrocería, que se acerque siquiera a los 400 CV. En 43.900 euros se queda el Camaro Coupé, mientras que el Camaro Cabrio cuesta 6.000 euros más.

Chevrolet Camaro 2013

Ni inyección directa, ni turbocompresor, ni siquiera culata multiválvulas... Cilindos... y mucha cilindrada.

 

Si limitas la búsqueda a coupés de un tamaño similar y con motor V8, sólo encontraras deportivos o Gran Turismo que cuestan más del doble, como el BMW Serie 6 Coupé, o el Jaguar XK, y que no alcanzan la potencia del Camaro. Así que ya puedes empezar presumiendo de “muscle car”, porque el único que le haría sombra al Chevrolet Camaro en este sentido es el Ford Mustang, que todavía no se vende –al menos oficialmente– en nuestro mercado.

Pero pasemos a la acción.  Y para ello aquí no hay botón “start”, sólo una llave de lo más clásica. Tanto que bien podría ser la de un Chevrolet Cruze o un Chevrolet Orlando… como también algunos de los mandos que encontramos en el interior. Un detalle que pasa a segundo plano nada más girar la llave y escuchar el ronco rugido del V8 procedente del Chevrolet Corvette, un motor que a poco que te detengas a examinar su ficha técnica, parece haberse quedado anclado en el pasado: aquí no hay inyección directa de gasolina, ni turbocompresor, ni culatas multiválvulas... incluso el árbol de levas sigue en posición central, en medio de la "V". Por eso suena distinto, y por eso, al acelerar, también se siente distinto, con ese carácter que sólo tienen los deportivos americanos.

Músculos de acero, corazón de 8 cilindros

Particularmente, sacrificaría una treintena de caballos para quedarme con los 405 CV que anuncia el Chevrolet Camaro en la versión automática. Pero más por el sistema “Active Fuel Management” de desconexión de cilindros –al estilo del sistema "cylinder on demand" de Audi– para rebajar el consumo que por la distribución variable, sistemas ambos incomprensiblemente exclusivos del Camaro automático.

Chevrolet Camaro 2013

No hace falta que os digamos que el Camaro es uno de esos coches que hacen girar la cabeza a su paso. ¿Serán sus “músculos”?

 

Porque dejando el consumo a un lado, ya hablaremos más adelante, este V8 de 6,2 litros de cilindrada, que en la versión manual rinde 432 CV, empuja con fuerza de verdad. Es increíble cómo aguanta la sexta sin “rechistar” ni lo más mínimo incluso por debajo de 1.000 rpm. Y estamos hablando de una sexta velocidad con un desarrollo tan largo que llevaría al Chevrolet Camaro a los 420 km/h a régimen de corte de inyección.

Para que te hagas una idea: la velocidad máxima se alcanza en cuarta… y por poco no lo hace en tercera, marcha en la que llega hasta los 240 km/h. La quinta y la sexta quedan pues de desahogo, para rodar plácidamente ... pues como se puede rodar en las carreteras americanas. Y aquí dentro de poco, si seguimos a este paso.

Corre mucho, "bebe" más.

Eso sí, atento, porque con el Chevrolet Camaro puedes circular sin pasar de 2.000 rpm en cualquier marcha, conduciendo en plan “camionero” y disfrutando de las pistonadas del V8… o  experimentar el cosquilleo en el estómago que produce el empuje de un motor atmosférico con muchos cilindros y alta cilindrada cuando dejas que los cilindros se traguen toda la gasolina que son capaces. Y esto es algo que cada vez va siendo más difícil....

Chevrolet Camaro 2013

Claro que para ello tendrás que ser capaz de emplearte a fondo, tirar de tríceps y mover con decisión la palanca Hurst del cambio Tremec. No es de esas que hacen “clak-clack-clack” al insertar las marchas. Más bien es de las de “clooonck-clooonck…” Los recorridos son tan cortos como duro es su tacto, y esto contrasta con un embrague muy suave. Preciso es el cambio manual del Camaro, sin duda, pero la rapidez no es su punto fuerte.

 

Y a todo esto, ¿qué dice el V8? Pues como la canción de Daddy Yankee: ¡pedir gasolina! Tras conducirlo y ver cómo reacciona en plan tranquilo sorprende la facilidad con la que sube de vueltas empujando y rugiendo. Tal es así que con carretera libre por delante será el brusco corte de inyección el que te recuerde que hay que pelearse de nuevo con el cambio. Así que si quieres aprovechar todo su potencial más te vale tener los músculos en tensión… y olvidarte de que el consumo del Camaro en conducción deportiva puede superar los 30 litros cada l/100 km.

Surfeando entre curvas 

Las sensaciones están ahí, aunque la prestación pura y las frías cifras nos digan que hay deportivos que corren tanto o más que este Chevrolet con un buen puñado menos de caballos. Cuestión de peso, que también tiene mucho que ver en el comportamiento dinámico.

Chevrolet Camaro 2013

Y eso que los frenos Brembo con pinzas de 4 pistones cumplen bien su trabajo, y que para el mercado europeo el Camaro tiene una suspensión con amortiguadores más firmes y estabilizadoras más gruesas. Pero si quieres ir deprisa de verdad en una carretera virada mejor piensa en “surfear” entre curvas, y deja a un lado eso que te enseñaron en el curso de conducción deportiva de apurar frenada, apuntar y trazar. ¡Ah!, que no se me olvide: el control de estabilidad tiene un modo deportivo que deja hacer lo que mejor sabe hacer el Camaro: ¡derrapar! Eso sí, le falta un autoblocante.

Edición especial 45 Aniversario

Tal y como viene de serie el Chevrolet Camaro ya tiene lo básico y necesario. Sin demasiados lujos, sin equipamientos de seguridad o ayudas a la conducción de última hornada como mantenimiento de trayectoria en el carril, control de crucero activo y esas cosas, aunque con alguna concesión a la galería como la instrumentación HUD proyectada en el parabrisas.

Chevrolet Camaro 2013

Pero si eres de la generación de finales de los ‘60 te hará especial ilusión el Pack “45 Aniversario” opcional, que montaba nuestra unidad de pruebas, bien porque estás a punto de cumplir los 45… o porque acabas de pasarlos. Tiene un precio de 2.000 euros, e incluye el exclusivo color exterior Carbon Flash con la franja plateada y roja en el capó, interior tapizado en cuero negro con bordados en rojo, azul y blanco, llantas específicas, y decoración interior a juego con la pintura exterior.

 

Y si no, pues te recomiendo la pintura exterior Rally Yellow o la Inferno Orange (1.025 euros), y la combinas a tu gusto con las bandas exteriores en distintos colores, que tienen un precio de 515 euros. Por cierto, ¿te he dicho que el Camaro también se ofrece en versión descapotable, y que “sólo” cuesta 6.000 euros más que el Coupé? Pues eso.

Chevrolet Camaro 2014: mejoras

Para 2014, Chevrolet va a comercializar una nueva versión del Camaro con cambios estéticos y mejoras aerodinámicas y en el equipamiento, que incluyen faros y pilotos de nuevo diseño, y diferentes difusores y alerones para, en teoría, mejorar la refrigeración y la estabilidad circulando a alta velocidad. También habrá mejoras en el equipamiento, con una pantalla táctil que podrá incluir navegador. No se anuncian modificaciones en la mecánica.

Los rivales del Chevrolet Camaro

Con un límite de 50.000 euros no se pueden buscar rivales al Chevrolet Camaro ni por planteamiento… ni por potencia. Para ello habría que doblar el presupuesto,  así que olvida los coupés con motor V8, rebaja en una centena el límite de los 400 CV y apunta las siguientes alternativas.

El nuevo Nissan 370 Z tendría todas las papeletas para ser el elegido. Le pasa un poco como al Camaro, a otro nivel: es de los coupés más asequibles del mercado con más de 300 CV bajo el capó. Corre tanto como el Chevrolet… pero de otra manera: es mucho más ágil en carreteras de curvas, y tanto su motor V6 atmosférico de 3,7 litros como su afinado chasis tienen un tacto mucho más deportivo.

Chevrolet Camaro 2013

En este presupuesto no entra un BMW Serie 1 M, pero sí el BMW 135i Coupé. Son “sólo” 306 CV, pero el seis cilindros en línea turboalimentado convierte al pequeño BMW en un auténtico cohete. Además, no hay muchos coches en esta categoría que transmitan la potencia al suelo a las ruedas traseras, y ya sabes lo que quiero decir con eso…

Por último, un deportivo que de efectivo que es casi aburre por su efectividad y perfección, pero que basa en esa efectividad su capacidad para hacerte disfrutar de unas prestaciones de altísimo nivel sin necesitar de grandes dotes al volante. Es el Audi S3, la versión más deportiva del Audi A3, con tracción quattro, motor de 4 cilindros y 300 CV… y que puedes elegir en versión con cambio S tronic e incluso con la práctica carrocería Sportback de 5 puertas o el elegante Sedan.

 

 

Potencia

(CV)

Consumo medio (l/100 km)

0-100 km/h

(s)

Precio desde

(€)

Nissan 370 Z

328

10,6

5,3 s

46.600 €

BMW 135i Coupé

306

8,5

5,3

48.100 €

Audi S3

300

7,0

5,2

42.800 €

Fotos Prueba Chevrolet Camaro Coupé: los deportivos americanos son... diferentes

Comentarios Prueba Chevrolet Camaro Coupé: los deportivos americanos son... diferentes

  •  
    Avatar de Aridane.
    Aridane 13/11/2013 21:28:22

    Al mas puro estilo americano de "muscle": motor de los '70, traccion trasera con cambios que hay que meter a puñetazos, seguramente los interiores con poco refinamiento(esas cursiladas son de europeos)y plasticos duros,consumos desorbitados y como todas las cosa hechas en américa, rápidas en línea recta, como bien dices Antonio, no es el más apropiado para llevarse a Nürburgring, ni al Jarama...pero es al fin y al cabo un autentico "muscle" con todas las consecuencias.

  •  
    Avatar de Antonio Roncero.
    Antonio Roncero, 27/11/2013 12:35:54

    ¡Acierto pleno, Aridane! Como todo, estos coches siguen fieles a una filosofía, y tienen sus encantos...

  •  
    Avatar de cool1130.
    cool1130 18/05/2014 21:35:22

    hola una pregunta quiero saber cuanto consume un chevrolet camaro v6 del año 1981 y si estuviera con sistemas glp k desventajas hay bueno espero su comprencion

  •  
    Avatar de Antonio Roncero.
    Antonio Roncero, 30/05/2014 13:06:51

    Hola cool1130, pues será difícil que bajes de los 13-14 l/100 km. Sobre las ventajas o desventajas de montar GLP, pues las mismas que en cualquier coche, pero mucho me temo que en un Camaro de esa fecha no sería factible hacer la instalación, o en caso afirmativo, sería más costosa de lo que podrías ahorrar a medio plazo.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"