Prueba Ford Focus 2015, ¿cuál compro?

El compacto de Ford se renovó a finales del año pasado para seguir siendo una referencia en el segmento. Analizamos que versión es la más recomendable.

Ford Focus

Corría septiembre de 2014 cuando en esta web te presentamos la renovación del Ford Focus 2015, que no se trataba de una nueva generación sino de un pequeño lavado de imagen para adaptarse a la línea de diseño “One Ford”.

El Ford Focus por fuera

4,36 m de largo, 1,82 m de ancho y 148 m de alto. Con estas medidas el Ford Focus sigue manteniéndose dentro de la categoría de los compactos como uno de los más grandes tanto en longitud como en anchura.

Ford Focus

El diseño, como comentaba anteriormente, ha acogido la parrilla que tiene el Ford Fiesta con unos faros que apuntan hacia ella. La versión que puedes ver en las fotos corresponde al acabado Titanium, por lo que encontrarás muchos cromados alrededor de la carrocería y un equipamiento completísimo.

La trasera tiene un acabado muy deportivo, con el clásico portón de compacto, y unos faros que terminan en la aleta trasera. Su forma y la caída del techo provocan que una vez dentro del coche se pierda una zona generosa de visión a la hora de hacer maniobras.

Ford Focus

El Ford Focus por dentro

Puedo afirmar rotundamente que el interior del nuevo Ford Focus mejoró en un aspecto que a mí me parece bastante importante, un salpicadero mejor resuelto. Antes el centro de éste se rellenaba con numerosos botones para muchas funciones, que para aquellos que cogíamos el coche por un espacio corto de tiempo nos provocaba perder mucho tiempo buscando el correcto. Ahora unos pocos quedan por debajo de la pantalla, que al ser táctil se ha “comido” al resto. Acierto. Además, la pantalla tiene ahora unas generosas dimensiones; en el anterior Focus criticábamos precisamente que la pantalla se había quedado pequeña, para el protagonismo que cobran ahora los sistemas multimedia.

En cuanto al puesto de conducción, el volante es grueso para tener un buen agarre y los botones multifunción están bien colocados, incluso los añadidos en la parte izquierda para manejar los controles de velocidad/crucero. El panel de instrumentos tiene ese efecto 3D provocado por los marcos de los relojes y cuenta con un ordenador de a bordo bastante completo.

Ford Focus

La forma del salpicadero “ataca” a los ocupantes de la parte delantera al no ser tan plana como otros modelos de la competencia (aunque la del Honda Civic es parecida), pero una vez que te sientes te darás cuenta que tienes un buen espacio para las piernas. Me gusta también la colocación de la palanca de marchas, ya que coge un poco de altura para poder cambiar cómodamente. El pero, quizás, habría que ponerlo en la colocación de las tomas de ventilación que no son muy regulables en su ajuste.

Una vez pasamos a la parte trasera, comprobamos que tenemos una buena altura tanto para las piernas como por altura, pese al diseño de la carrocería. El maletero tiene 316 litros, unidos a un portón que se abre mucho y ayuda a la hora de cargar los bultos. No es de los más amplios de la categoría, pero cumple sin problemas.

Ford Focus

Ford Focus: ¿qué motor elijo?

Una vez analizados todos los pormenores por dentro y por fuera del Ford Focus, hay que empezar a decidir que motor podría ser mejor para nuestras necesidades, aunque siempre habrá alguno que sirva como estándar.

Quiero diésel

Empezamos con los diésel, porque además de ser las variantes más vendidas para el Ford Focus nos parecen las más recomendadas para un compacto que va a ser usado para algunos trayectos urbanos y para bastantes viajes por carretera.

Ford Focus

La gama movida por gasóleo empieza en el 1.5 TDCi de 95 CV (20.125 euros con el acabado básico). Este motor se te puede quedar corto cuando la carretera se empine o cuando vayas muy cargado. A su favor, tendrás unos costes y consumos menores y te servirá para tener un Focus por poco precio.

El siguiente nivel lo marca el 1.5 TDCi de 120 CV. Aquí digamos que tenemos el punto medio que marca la virtud, un coche que responderá en todo tipo de situaciones y con un sobreprecio respecto al anterior de unos 500 € que lo hacen altamente recomendable. Por último quedaría el 2.0 TDCi de 150 CV, que sube otros 1.300 euros. El punto de equilibrio en este caso está justo en la versión intermedia. 

Ford Focus

Quiero gasolina

Vamos a plantear una situación en la que el comprador del Ford Focus no es muy amigo de los motores diésel, ¿Qué opciones tiene? En este campo dominan los motores de la familia EcoBoost con cilindradas pequeñas (1.0 y 1.5) tricilíndricos y con una escala de potencias que va desde los 100 CV hasta los 182 CV.

Como en el caso de los diésel, nosotros nos olvidaríamos de la variante de 100 CV por la misma razón esgrimida anteriormente. El siguiente nivel son 125 CV, aunque aquí tenemos dos opciones, el EcoBoost de 1 litro o el TI-VCT atmosférico de 1.6 litros. La tendencia del mercado nos hace decantarnos por el primero, por su manejo y su forma de conducción, aunque en algún momento pueda gastar un pelín más que el atmosférico. En cuanto al precio, 500 euros a favor del Ecoboost.

Ford Focus

Como topes de gama quedarían el 150 CV, la opción más recomendada en este apartado, y el de 182 CV, que a falta de versión ST, colmará a aquellos que busquen más potencia en su Ford Focus.

A parte de estas versiones, todavía podrías encontrar en el concesionario unidades con motores diésel 1.6 TDCi de 95 y 115 CV, que al ser de normativa Euro 5 desaparecerán poco a poco. Y por último siempre tendrías la opción del Autogas con 117 CV. Pregunta, porque en un momento determinado puedes encontrar unidades en stock con interesantes descuentos.

Ford Focus: ¿qué equipamiento elijo?

En cuanto a equipamiento, el Ford Focus se divide en cuatro opciones: Trend, Trend+, Sport y Titanium. La primera está casi destinada a coches de flotas o para aquellos que quieran este compacto a toda costa y no tengan mucho presupuesto. Encontrarán de serie elementos como aire acondicionado, SYNC 1, volante de cuero, llave “Mykey” o pantalla TFT.

Ford Focus

Por 500 € más tienes el Trend+ que ya añade climatizador automático, faros antiniebla, control de crucero y rueda de repuesto de tipo galleta. Es el acabado más recomendable, aunque si buscas mayor personalización puedes escoger los acabados Sport (para los deportivos) y Titanium (para los elegantes), que te subirán 1.350 euros y completarán el equipamiento con SYNC 2, asientos deportivos o el paquete de visibilidad.

Nuestra prueba con el 1.0 Ecoboost 125 CV

La unidad de pruebas que tuvimos del Ford Focus tenía el acabado Titanium y un motor 1.0 Ecoboost de 125 CV. Como en la generación anterior, sigue manteniendo un excelente comportamiento en carretera gracias a su gran chasis.

Ford Focus

El sonido que emana el tricilíndrico es bastante bonito, sin llegar a ser molesto en la cabina, aunque conseguir los consumos homologados por la marca (las ruedas 235/40 R18 que llevaba nuestra unidad tampoco ayudaban mucho) será una verdadera quimera. Nosotros logramos parar el ordenador de a bordo en 6,1 litros en vías rápidas y entre 8 y 9 litros circulando en ciudad.

Fotos Prueba Ford Focus 2015, ¿cuál compro?

Comentarios Prueba Ford Focus 2015, ¿cuál compro?

  •  
    Avatar de jose lopez.
    jose lopez 22/05/2015 15:10:56

    si dobla autonomia y buen precio electrico

  •  
    Avatar de el indio.
    el indio 05/05/2016 20:46:52

    el 1.0 125cv powershift va de lujo lo aconsejo. El mustang 5.0 va algo mejor jajajja

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"