Prueba Jaguar F-Type Coupé 3.0 S: ¿El mejor rival del 911?

Jaguar F-Type Coupé 3.0 S

Al hacer la prueba de este nuevo Jaguar F-Type, inevitablemente, hay que hablar de dos coches. Uno, el Porsche 911, sin duda el referente en este segmento y que saldrá a relucir a menudo a lo largo de esta prueba, pese a no ser una comparativa (que todo se andará). La otra referencia inevitable es el Jaguar E. La firma británica no he dejado de buscar un sustituto del mítico E. ¿Por fin lo ha conseguido con el F-Type?

El Jaguar E en su tiempo

Vamos primero con los orígenes del F. Muchos de los que consideran un mito al Jaguar E no tienen mucha idea de cuales son los motivos. Creo que sería acertado decir que es la combinación de tres causas: diseño, tecnología y precio. Referente al diseño, si Enzo Ferrari dijo que el Jaguar E era “el coche más bonito del mundo”, no soy nadie para contradecirle. Sí me atrevo, modestamente y con todo respeto, a hacer un apunte: este piropo iba dirigido a la versión descapotable, porque el Jaguar E más auténtico y mítico es el cabriolet (lo que no quiere decir que el coupé sea feo, ni muchísimo menos); hasta tal punto es así que me he encontrado con gente que ni sabe que había una versión Coupé.

Jaguar E-Type

(Aquí voy a hacer un alto en el camino: quien piensa eso, que el Jaguar E únicamente existía como descapotable, es que no tenía un Scalextric, porque dicha marca, en su línea de reproducir coches raros, reprodujo el Coupé y no el cabriolet. Incluso pudo hacer ambos, como en el caso del Mercedes SL, que se ofreció en las dos versiones. La elección del E Coupé es tan inexplicable como que Scalextric reprodujese coches que “no existían” como el Sigma -prototipo de seguridad de un Ferrari de F-1, el Mercedes C-111 o los Ford Mustang y Chevrolet Corvette… ¡pero en versión Dragster!).

Volviendo a lo nuestro, la estética del Jaguar E era uno de sus puntos fuertes y, personalmente, comparto la opinión del Il Commendatore. Pero el E no era sólo estética, sino que ofrecía un refinamiento técnico y unas prestaciones similares a los mejores deportivos de su época –Ferrari, Lamborghini, Porsche, Aston Martin…- pero a un precio muy inferior.

Jaguar F-Type Coupé 3.0 S

El Jaguar E costaba nuevo cuando apareció 2.256,15 libras de precio final, impuestos incluidos. La mitad de lo que costaban otros deportivos de similares prestaciones. Si trasladamos ese precio de 1961 a lo que costaría hoy día nos salen unos 48.000 €. En otras palabras, el Jaguar E era un coche de excepcional relación valor/precio.

La F viene después de la E

No creo que el F pueda sustituir al E, pero evidentemente es su sucesor y hereda muchos de sus genes. Su estética no es tan impactante como fue la de E en su momento, pero comparte con él algo difícil de conseguir: elegancia. Conseguir una línea que combine deportividad, atractivo y elegancia, no es fácil. También, como el E, ofrece un refinamiento técnico al más alto nivel. Y en lo que respecta a precio, decir que un coche de 90.000 € es barato, tal y como están las cosas, sería una barbaridad. Pero no lo es decir que es el deportivo de mejor relación valor/precio en su categoría.

Jaguar F-Type Coupé 3.0 S

Frente al 911

Un Porsche 911 “básico” cuesta 104.388 € (el Jaguar F-Type 14.000 € menos) y ofrece 350 CV (el inglés, 30 CV más). Vale, ya sé que la potencia y el dinero no lo es todo, pero ¿qué ofrece un Porsche 911 que no ofrezca el Jaguar F-Type? Objetivamente, unas plazas traseras donde dejar el maletín y el abrigo o llevar a los niños si son pequeños. Subjetivamente, el aura de mito que se asocia a la palabra Porsche y el número 911. Pero por comportamiento, sofisticación, calidad o acabado, sinceramente, no hay grandes diferencias.

Quizás, hay otra causa objetiva más, aunque para llegar a esta conclusión hay que ser futurólogo: el precio de reventa. Por su consideración de mito, su calidad, la disponibilidad de recambio y el cuidado de la marca hacia los usados (con su garantía Porsche Approved para ellos) los 911 son los deportivos que mejor conservan su valor. ¿Qué pasará con el Jaguar F-Type en el futuro? No lo sabemos, en este campo, lo tiene complicado aunque también cuenten con su garantía Jaguar Approved. En todo caso no conviene olvidar que partimos con 14.000 € de margen…

Jaguar F-Type Coupé 3.0 S

Refinado y elegante.

Jaguar se lo “ha currado” y son muchos detalles los que consiguen este efecto: las salidas de ventilación que “surgen” del salpicadero al poner el contacto (en “reposo” están integradas con el resto del salpicadero), la calidad y el olor del cuero, el tablero de instrumentos, la “rueda” que nos permite controlar el cambio de marchas que también “emerge” o el tacto de las levas de aluminio del cambio.

Como era de esperar uno no “se sube” a un F, más bien “se baja” de un F porque, a poco que la acera sea medianamente alta, el piso del coche estará más bajo. Como la puerta es enorme, si tenemos un coche aparcado cerca, no es fácil entrar en un Jaguar F-Type… ni en ningún otro deportivo parecido, podemos decir en su descargo. Así que si quieres subirte cómodamente a tu coche, olvídate del F y cómprate un SUV (Jaguar te ofrecerá uno probablemente a finales del año que viene). Pero una vez acoplado en su interior, el Jaguar F-Type te compensa. Los asientos son comodísimos, sujetan bien y encontrar la posición ideal es cuestión de tomarse un tiempo. Luego, la podemos guardar (hasta tres posiciones), algo muy aconsejable.

Jaguar F-Type Coupé 3.0 S

Dentro tenemos una guantera relativamente grande, unas bolsas en las puertas relativamente pequeñas… y nada más. Dejar la impedimenta menuda que llevamos todos –que si las llaves, el móvil, la cartera, los Kleenex, etc.- requiere ser ordenado. A cambio, lo que sí supone una agradable sorpresa es la capacidad del maletero, mucho mayor que la del descapotable y que sí nos permite abordar un viaje de fin de semana sin necesidad de tener que enviar el equipaje por adelantado.

La visibilidad hacia delante es muy buena y también hacia atrás, gracias a la suma de los espejos laterales, el interior y a la cámara -367 €- que nos permite ver justo detrás nuestro (y delatar a los traicioneros bolardos, que no se ven por los espejos). Hacia los tres cuartos posteriores es regular tirando a mala… no se puede querer todo.

Jaguar F-Type Coupé 3.0 S

Para ser un coupé de corte tan deportivo, el Jaguar F-Type es cómodo. El nivel sonoro destaca por cantidad -es bajo- y calidad -suena muy bien-. Realmente la opción que permite que el coche suene más o menos es una “chorrada”… pero me encanta. A través de una tecla, permite no molestar a nadie, por ejemplo en la ciudad, y disfrutar aún más en carretera de montaña. Jaguar lo llama “Escape deportivo conmutable” y francamente, por 265 € yo me daría el capricho. Pero ya que hablamos de equipamiento, que la conexión al móvil por Bluetooth sea opcional (nada menos que 600 €) no me parece bien. Por lo demás, equipamiento es apropiado al precio del coche, lo que ya es mucho decir.

Clásico al día 

Salvo que seas un valiente o que ruedes en un circuito no aconsejamos conducir “sin red”, es decir, desconectar todas las ayudas electrónicas. Pero en este caso la electrónica no es una forma de enmascarar un comportamiento inseguro o poco eficaz, sino la tranquilidad de que si nos sorprende una zona con gravilla o húmeda, no nos vamos a llevar un susto… o algo más.

Jaguar F-Type Coupé 3.0 S

La suspensión es firme pero no seca, la dirección suficientemente directa y los frenos resultan dosificables y muy resistentes, virtud esta última que tiene mucho mérito (y que puede mejorarse con los frenos “carbocerámicos” denominados Carbo Ceramic Matrix, que por “sólo” 12.483 € ofrecen más resistencia al calentamiento que los de serie y un peso total 21 kilos más bajo). El Jaguar F-Type S empuja como una bestia y con dos personas a bordo ronda los 1.800 kg. Una de las pocas mediciones es que el Porsche 911 le supera, pues pesa 100 kg menos. Y ya que hablamos, como no podía ser de otra manera, del 911, la pregunta es: ¿Cuál va mejor?

F-Type vs 911: facilidad vs. eficacia.

A pesar de lo que he leído por ahí, creo que el Jaguar F-Type es un coche más progresivo y sencillo de conducir que un Porsche 911. Crono en mano, me atrevería a decir que un 911 bien conducido puede ser más rápido que un F-Type, salvo si el terreno es muy rápido o muy bacheado, condiciones ambas que pueden convertir en crítico el comportamiento del modelo alemán. El F-Type puede que sea algo menos eficaz, pero responde más al concepto de Gran Turismo, pues resulta más progresivo y “fácil” de conducir, facilidad que conserva sea cual sea el tipo de trazado. Es verdad que el motor del Jaguar es más “contundente” que el del Porsche pero este es un problema fácil de corregir por parte del conductor y, en su caso, por parte del control de tracción; las inercias del motor trasero no son tan sencillas de manejar.

Jaguar F-Type Coupé 3.0 S

En cualquier caso, estas reflexiones no dejan de ser un “brindis al sol” pues una recta de unos pocos cientos de metros es suficiente para alcanzar velocidades por las cuales nos quitarían el carné a nosotros y a varias generaciones de descendientes. Pero, honestamente, no se puede hablar únicamente de cómo van estos coches a velocidades estrictamente legales. Luego, si eres un afortunado y te puedes plantear comprar un Jaguar F-Type, pues ya sabes: Cuidado.

Lo que está fuera de toda duda es que, incluso a velocidades legales, la seguridad y el placer que proporciona conducir un Jaguar F-Type no es fácil de encontrar. Este placer de conducción junto con su estética elegante y su exclusividad son sin duda buenos argumentos de venta. Sin duda, como decíamos al arrancar esta prueba, un duro rival para el Porsche 911.  

Jaguar F-Type Coupé 3.0 S

Video del Jaguar F-Type Coupé 3.0 S

En Auto10 || Jaguar F-Type Coupé, presentación y prueba en circuito

En Auto10 || Prueba 10: Jaguar F-TYPE V6 S, el mejor deportivo de Jaguar

Comentarios Prueba Jaguar F-Type Coupé 3.0 S: ¿El mejor rival del 911?

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"