Prueba 10: Jaguar F-TYPE V6 S, el mejor deportivo de Jaguar

Aunque en su día probamos la gama Jaguar F-TYPE al completo durante la presentación internacional, tanto en carretera como en circuito, convivir toda una semana con un Jaguar F-Type V6 S,la mejor versión por prestaciones, precio y equipamiento, nos permite confirmar lo que ya sabíamos y descubrir cosas nuevas sobre el mejor Jaguar que se ha fabricado en muchos años.

Una de las primeras cosas que sorprenden cuando haces kilómetros con el Jaguar  F-Type es que no es en absoluto un coche incómodo. Y esto es algo que no esperas de un deportivo de este nivel de potencia y prestaciones, capaz de hacerte sentir piloto incluso en tandas en circuito. Vas sentado muy bajo, lo que requiere una cierta adaptación y puede condicionar la posición al volante o limitar la visibilidad según la talla del conductor.

Deportivo, pero válido para el uso diario

Pero en ciudad el Jaguar F-Type se maneja con cierta facilidad, las suspensiones no son incómodas, y la dirección o los frenos no tienen un tacto duro. Vamos, que puedes utilizarlo todos los días para ir a la oficina... o a cualquier sitio siempre y cuando puedas apañarte con un par de maletas de las de cabina de avión, porque para ser un coche grande por fuera el maletero es muy pequeño, y de formas muy irregulares.

La versión intermedia del F-Type, el V6 S, es la mejor, más por el equipamiento adicional que por la mejora en prestaciones frente al V6.

Y si en las fotos te parece bonito, en vivo lo es mucho más. Sí, el Jaguar F-Type es precioso, llama la atención –no nos engañemos, el que se gasta casi 100.000 euros en un descapotable quiere que la gente gire la cabeza al pasar– y gusta mucho, e incluso –para mi sorpresa– hay quien lo ha confundido con  un Ferrari. Personalmente creo que los guiños intencionados al Jaguar E-Type –uno de mis diseños favoritos de todos los tiempos– en la zaga están muy logrados, aunque no así en la parte frontal, la menos bonita del coche.

Hay muchos detalles de estilo originales en el Jaguar F-Type, como las manetas de las puertas "escondidas” en la carrocería, que emergen cuando pulsas el mando a distancia, para volver a ocultarse de nuevo. Lo mismo sucede con las salidas centrales de la ventilación, que son retráctiles, y se cierran cuando apagas el motor. Son detalles más efectistas que efectivos, aunque no consiguen que el diseño interior despierte la misma sensación de estar ante algo diferente como sucede con la carrocería. 

El diseño del salpicadero no es tan impactante como el de la carrocería, pero no falta de nada, y el acabado es muy bueno.

En otras palabras, podríamos estar ante el salpicadero de cualquier otro Jaguar, y quizás el F-Type se merecía algo… diferente. La presentación y la calidad de acabado, eso sí, irreprochables, igual que la ergonomía del puesto de conducción, la sujeción de los asientos –al menos con la opción de asientos multiregulables–, la ubicación de los pedales...

Un Jaguar para carretera y circuito

Quizás sea adelantarnos un poco, pero este Jaguar tiene dos caras. Cuando lo ves descapotado piensas en conducirlo “de paseo”, ahora bien, en cuanto oyes cómo suena su motor, lo que te pide el cuerpo son curvas. Y si es en un circuito, mejor. ¿Que si aguanta el Jaguar F-Type la “tortura” de una pista cerrada? Pues yo también tenía mis dudas, sobre todo respecto a los frenos.

Pero esta versión S del F-Type añade el equipo de frenos “High Performance” con discos más grandes que la versión normal. Y no sólo eso, también lleva de serie la suspensión pilotada, amortiguación deportiva y un diferencial trasero de deslizamiento limitado.

Con este arsenal, y bien calzado de serie, el F-Type es una delicia: fácil de llevar rápido, muy divertido si eliges el modo “sport” en el sistema de conducción dinámico, y además no te castiga el cuerpo como otros deportivos más radicales. El ESP es totalmente desconectable, pero tiene un modo intermedio que permite “jugar” con el deslizamiento del eje trasero con total seguridad, y por momentos hasta te hace sentirte “piloto”, porque el F-Type no es de esos deportivos que requieren mano firme y emplearse a fondo para ir al límite, en los que rápidamente te sudan las manos y la espalda.

No se siente ligero, o al menos no para lo que esperaba visto lo que presume Jaguar de su construcción en aluminio. Y al tacto de la dirección le falta un poquito para el sobresaliente cuando el firme no está impecable. Es el precio a pagar al tratarse de un coche abierto; cuestión de rigidez de la carrocería, aunque el Jaguar F-Type no es para estar todo el día de tandas en un circuito, y resuelve muy bien esa doble faceta de coche para ir de “sport” o para disfrutar del cielo por techo.

La capota automática es muy rápida: apenas 12 segundos para abrirla o cerrarla, t puede hacerse en marcha, hasta 50 km/h de velocidad, por lo que si empieza a “chispear” de repente, o si te sientes incómodo en la ciudad, para capotarlo no hay que detenerse por completo. Y con la capota cerrada el aislamiento es muy bueno, tanto acústico como térmico. 

Más barato que un Porsche

Para los que quieran la excelencia en conducción deportiva y busquen una alternativa a un Porsche 911, mejor que esperen a la ya inminente versión coupé.

Y ya que hablamos del deportivo por excelencia, el Porsche 911, al que Jaguar tiene en su punto de mira con el F-Type, aunque no lo reconozcan abiertamente, ¿qué pasaría en un enfrentamiento directo? Pues que  el F-Type haría que los jueces tuvieran que recurrir a los puntos, algo nuevo para el “nueveonce”, acostumbrado a noquear a sus adversarios.

El diseño del F-Type resulta espectacular, sobre todo descapotado y visto desde su parte trasera, que recuerda al E-Type.

Diría, con el argumento de haber probado a fondo los dos, que el Porsche 911 está ligeramente por encima en calidad,  y también saca ventaja en precisión o tacto y sensaciones al conducirlo al límite, pero dejando a un lado consideraciones como imagen de marca o posible depreciación con el paso del tiempo, la ventaja no es tanta como para que la diferencia supere los 20.000 euros. Porque esa es la diferencia entre el precio de tarifa de un Jaguar F-Type V6 S y el Porsche 911 Carrera Cabrio con cambio PDK, la versión “básica”, que cuesta 118.390 euros . Y no olvidemos que existe un F-Type desde menos de 85.000 euros.   

El motor del Jaguar F-Type V6 S

¿Está el motor del F-Type V6 S a la altura del coche? Depende un poco de lo que busques. Las prestaciones puras no son mejores que las de otros deportivos de potencia equivalente, pero considerado en su conjunto, el motor V6 sobrealimentado por compresor es una delicia. Tiene un sonido que enamora, especialmente con el sistema de escape activo: pulsas un botón que modifica el recorrido de los gases de escape y el aullido es increíble, no recuerdo otro V6 que suene como este. Lo que sucede es que  con el paso de los kilómetros, y como no siempre vas con el chip "racing", al final el nivel sonoro acaba siendo algo elevado si lo que toca es un viaje largo; pero no me parece en absoluto insufrible, y el pequeño sacrificio puede merecer la pena.

Ojo, porque los motores con sobrealimentación por compresor volumétrico suelen ser “tragones”, y el del F-Type no es una excepción. Durante la prueba obtuvimos un consumo medio de 14,7 l/100 km en conducción tranquila, y de 22 l/100 km haciendo trabajar al máximo al cambio Quickshift de 8 marchas, que no es el PDK de doble embrague de Porsche, pero que por rapidez y sensaciones está más cerca de éste último que de los cambios tradicionales de convertidor de par.

A la última en tecnología

En coches de este nivel lo normal es que al precio de tarifa tengas que añadir un buen pellizco en extras, aunque el equipamiento del F-Type V6 S es completísimo. Pero puesto ya puestos cómo resistirse al equipo de sonido Meridiam con 770 W y 14 altavoces, que cuesta 3.300 euros. O al “Technology Pack” (navegador, disco duro y lector de DVD) con la radio y la televisión digitales y control de crucero, por 3.760 euros.  

Pero si es por impresionar a tu copiloto, el “i-Dynamic” viene de serie. Permite elegir entre distintos programas de conducción, e incluso muestra en la pantalla  táctil datos de “telemetría”, como fuerzas G en curva, aceleración o frenada, y gráficos con la posición del pedal del acelerador o el freno. 

Fotos Prueba 10: Jaguar F-TYPE V6 S, el mejor deportivo de Jaguar

Comentarios Prueba 10: Jaguar F-TYPE V6 S, el mejor deportivo de Jaguar

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"