Revisión postvacacional del coche, no te la saltes

Revisión del coche

Si has usado el coche durante el verano, has viajado con él o te lo has llevado de vacaciones, te aconsejamos que revises el estado de todo el coche, para ponerlo a punto y prepararlo para la nueva temporada. En verano y en los viajes de vacaciones el vehículo se ve sometido a altas temperaturas, muchos kilómetros, grandes cargas, carreteras diferentes a las habituales, menor limpieza y mayor utilización de la climatización. Te aconsejamos que después del verano y de las vacaciones revises los siguientes puntos del coche.

Estado de los neumáticos

Los neumáticos son lo único que nos sujeta a la carretera y es básico comprobar el estado de los neumáticos. Tras el verano es muy importante mirar bien cómo están pues se degradan más al trabajar con altas temperaturas y en situaciones extremas como las grandes distancias recorridas, la sobrecarga o la circulación más habitual por carreteras en mal estado o caminos sin asfaltar en los lugares de vacaciones. Si antes de empezar las vacaciones los neumáticos ya habían pasado la mitad de su vida, al acabar es posible que estén al límite. Mira el desgaste del dibujo, busca deformaciones en los flancos y cortes en la banda de rodadura.

Revisión del coche

Revisar las presiones.

Comprobar y ajustar bien las presiones es algo que se debe hacer periódicamente. Aún no se ha inventado el neumático que no pierda presión. Además, los cambios de climatología afectan mucho a las presiones. Con las altas temperaturas, en verano es crucial mirar las presiones de los neumáticos en frío, pues el calor que cogen con el uso, el sol y la carretera caliente alteran la medida recogida. A primera hora de la mañana busca el puesto de aire más cercano, circula despacio hasta él y pon la presión que recomiende el fabricante según la carga del coche. Siempre que circules con el coche muy cargado ajusta las presiones o el neumático trabajará deformado, reduciendo su vida y su capacidad de adherencia en situaciones límite como grandes frenadas o curvas cerradas.

Revisar los líquidos

Otra comprobación básica es revisar los líquidos. Si se hacen muchos kilómetros, según el tipo de coche, es posible que el nivel de aceite haya bajado, lo que es muy perjudicial para el motor. El nivel de aceite se debe comprobar en un lugar llano y con el motor frío. Otros líquidos importantes son el del anticongelante y el líquido de frenos. Rellena el limpiaparabrisas con agua con una solución jabonosa. Hay líquidos para el limpiaparabrisas que ya vienen preparados para echar sin tener que mezclar con agua y que traen repelente para el agua de lluvia.

Buen momento para el mantenimiento

Antes de los viajes de vacaciones es un buen momento para hacer el mantenimiento periódico con cambio de aceite y filtros, pero si no lo hiciste, justo después de las vacaciones también lo es. Tras los grandes kilometrajes de verano, en los que las carbonillas y hollines del motor y el escape se habrán reducido, el vehículo agradecerá un nuevo aceite y filtros para comenzar la nueva temporada de trayectos cortos diarios y habituales.

Las luces a punto

Según se acaba el verano los días comienzan a ser más cortos y los amaneceres y atardeceres siguen siendo largos. Revisar las luces es fácil, rápido y muy necesario. Si un intermitente, una luz de cruce o una luz posterior no funciona, no lo dejes estar, soluciónalo lo antes posible.

Revisión del coche

Frenos y amortiguadores

El mayor uso del coche en verano provoca un mayor desgaste de las piezas consumibles como los frenos o los amortiguadores. El estado de las pastillas es fácil de comprobar visualmente a través de una llanta de aleación, pero si no lo puedes ver bien, tendrás que desmontar una rueda delantera. Los amortiguadores se comprueban por sensaciones de conducción ¿Cuando se balancea el coche tarda en colocarse recto? Pero también se puede identificar los amortiguadores gastados por el desgaste de los neumáticos ¿Tienen un desgaste de dientes de sierra? Comprueba también cuántos kilómetros has hecho desde la última vez que se cambiaron. 

Limpiaparabrisas nuevos

Lo ideal sería cambiar las escobillas de los limpiaparabrisas todos los años cuando termina el verano y el sol ya no calienta con tanta fuerza. De esta forma, te deshaces de unas escobillas expuestas al sol y al calor que han perdido parte de su capacidad gomosa para barrer el agua y la suciedad con efectividad, y contarás con unas nuevas para enfrentarte el tiempo más inestable del otoño. Al menos comprueba su estado, que es muy fácil: con el parabrisas ligeramente sucio, no demasiado, dale al líquido y a los limpiaparabrisas y juzga tú mismo.

Revisión del coche

Limpiar el coche

Tras los viajes de verano y de las vacaciones es importante limpiar bien el coche. Si se ha estado de vacaciones en la playa, el salitre que tiene la humedad del ambiente puede afectar a los elementos mecánicos del coche y acelerar la corrosión. Si se está de vacaciones en el campo, montaña o en un pueblo es fácil que se acumule polvo o incluso barro entre las piezas mecánicas. La solución es sencilla, lavar el coche y no olvidarse de los bajos. En cuanto al interior, en las vacaciones se acumula más polvo y arena traída por el calzado. En los viajes se producen resto de comida o incluso la transpiración de los ocupantes. Un interior limpio evita la acumulación de olores, ofrece más comodidad y reduce el estrés de pasar tiempo en el coche.

Fotos Revisión postvacacional del coche, no te la saltes

Comentarios Revisión postvacacional del coche, no te la saltes

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"