Mercedes AMG GT R: el increíble Hulk

Mercedes presenta en Goodwood la evolución “R” del AMG GT, que llegará al mercado en marzo de 2017.

Mercedes AMG GT R

Se coge un Mercedes AMG GT y se encierra uno en “Nürburgring”, en el “Infierno Verde”, con un arsenal de ingenieros y con el único objetivo de mejorar una y otra vez los tiempos por vuelta. ¿Qué necesitas? Pues hacerlo más potente para que corra más en línea recta y acelere mejor a la salida de las curvas, y mejorar el agarre y la agilidad. Dicho y hecho: aquí está el nuevo Mercedes AMG GT R, que no podía estrenarse ante el público en un sitio mejor, el Festival de la Velocidad de Goodwood.

 

Mercedes AMG GT R

La misión no es nada fácil, cuando partes de un coche como el Mercedes AMG GT. Quizás lo más sencillo ha sido sacarle más potencia al motor V8 de gasolina de 4 litros con doble turbocompresor, que rinde 585 CV, 75 CV más que el AMG GT S, mediante ajustes en la presión de sobrealimentación, principalmente. Una ganancia en potencia que se refleja en las prestaciones: el AMG GTR rebaja el 0-100 km/h en dos décimas para quedarse en 3,6 segundos, y la velocidad máxima se sitúa en 318 km/h. Para la caja de cambios se utiliza la misma del AMG GT, de doble embrague y con 7 marchas, pero se han aligerado algunos componentes y los desarrollos son distintos.

 

Mercedes AMG GT R

Los cambios mecánicos obligan a realizar modificaciones en la carrocería que no son solo de cara a la galería: el motor y los frenos necesitan mayor refrigeración, y también se necesita más carga aerodinámica. La mayor novedad, aparte de que visualmente el AMG GT R gana considerablemente en anchura (más de 5 centímetros) es un deflector aerodinámico móvil en la parte delantera que modifica el paso del aire por los bajos del vehículo para conseguir que se pegue al asfalto y reducir la tendencia a que el morro se levante. Se activa al superar los 80 km/h de velocidad, y en el modo de conducción más deportivo –RACE– desciende hasta 4 mm.

 

Mercedes AMG GT R

El AMG GT R tiene una distribución de pesos de 47/53 entre los ejes delantero y trasero, y un centro de gravead muy bajo, gracias entre otras cosas al techo realizado en fibra de carbono. La relación peso/potencia se queda en 2,66 kg/CV. Mercedes utiliza una suspensión con muelles y amortiguadores específicos regulables en precarga, y con tarado ajustable electrónicamente. Pero la mayor novedad de cara a mejorar la agilidad es la nueva dirección a las cuatro ruedas: las traseras pueden girar en sentido contrario a las delanteras hasta un máximo de 1,5 grados si no se superan los 100 km/h, y en el mismo sentido que las delanteras a partir de esta velocidad. Es el complemento perfecto a la dirección de desmultiplicación variable.

Mercedes AMG GT R

 

También se ha recalibrado el ESP y el tarado del diferencial autoblocante, mientas que para los neumáticos se confía en los Michelin Pilot Sport Cup 2, montados en llantas de 19 pulgadas en el eje delantero –275/35– y de 20 pulgadas en el trasero (325/30), que esconden unos discos de freno de 390 mm en el eje delantero y de 360 mm en el trasero. Opcionalmente se pueden montar frenos cerámicos –con discos de 402 mm delante y de 360 mm detrás–, que permiten un ahorro en peso de 17 kg.

Comentarios Mercedes AMG GT R: el increíble Hulk

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"