Mujeres pioneras en el mundo del motor: Ellas fueron las primeras

En el Día Internacional de la mujer trabajadora recordamos a esas mujeres pioneras en el mundo del motor en una época en la que ponerse al volante de un coche suponía toda una declaración de principios.


Pioneras del mundo del motor: Sophie Opel

Sophie Opel fue la fundadora de la primera fábrica en Alemania que produjo automóviles en serie.

Tras contraer matrimonio con Adam Opel, en 1868, Sophie se sumó a los esfuerzos de su marido por sacar adelante una pequeña factoría de máquinas de coser y bicicletas. Aportando una inversión de 10.000 marcos, dinero procedente de un premio de la lotería conseguido por su padre, compró una máquina de vapor que permitió a la joven empresa poner en marcha su producción. Este hecho la convirtió en una de las primeras y más activas empresarias industriales de Alemania, al frente de una empresa que consiguió liderar el mercado de las máquinas de coser en Europa con una producción de 2.000 unidades anuales.

Sophie Opel

Tras la muerte de su esposo, la conocida como “Mamá Opel” fue la encargada, con la ayuda de sus hermanas Dorothée y Elisa, de sacar adelante las obras de Rüsselsheim, hasta completar su transformación en una moderna fábrica para producir automóviles Sistema Lutzman con patente de Opel que acabaría triunfando en toda Europa.

Sophie, convertida ya en la mayor accionista y cabeza de la compañía, que al filo del siglo XX contaba ya con más de mil empleados, contagió su espíritu emprendedor a sus cinco hijos, Carl, Wilhelm, Heinrich, Friedrich y Ludwig, que acabarían tomando las riendas de los negocios familiares y convirtiendo el sueño de su madre en una realidad. Sophie Opel murió el 30 de octubre de 1913 en Rüsselsheim y su ataúd fue transportado por toda la planta como homenaje de sus empleados a esta gran mujer.

Te contamos qué mujeres han destacado como pilotos en el mundo del automóvil

Pioneras en el mundo del motor: Bertha Benz

Fue la primera persona que hizo un viaje en automóvil. El trayecto del recorrido eran unos 104 km y lo hizo en coche. Una breve nota en la mesilla de noche de su marido lo decía todo: “Nos vamos a ver a la abuela”.

Bertha era la esposa de Karl Benz, que en 1885 fabricó un triciclo con motor de combustión. En 1888 ya iba por la tercera versión y tuvo la suerte de que su mujer decidiera demostrar al mundo que aquel artefacto servía para algo más que dar una vuelta a la rotonda.

Bertha Benz

Bertha Ringer nació el 3 de mayo de 1849 en Pforzheim, entonces ciudad perteneciente al Gran Ducado de Baden. Novia de Karl Benz, Bertha ayudó a su prometido a mejorar el taller en el que trabajaba, en el que invirtió parte de su dote. Pero las normas sociales de aquellos tiempos eran muy estrictas así que cuando Bertha se casó con Karl el 20 de julio de 1872 se convirtió en ama de casa sin ningún derecho empresarial aunque nunca perdió de vista los negocios de su marido.

El 5 de agosto de 1888 Bertha se levantaba con los primeros rayos de sol y despertaba a dos de sus hijos: comenzaba la aventura. Empujaron el coche para arrancarlo lejos de casa y que no les oyeran y partieron hacia Pforzheim, su ciudad de nacimiento. Un viaje de 104 km por caminos, algo que nadie se había atrevido a hacer hasta entonces.
 
El vehículo funcionó relativamente bien durante el viaje aunque Bertha tuvo que hacer uso de sus habilidades para llegar. Necesitó reparar un conducto de carburante con una de sus horquillas, improvisó unos frenos más eficaces con trozos de cuero y fue la primera persona que hizo un repostaje, para lo cual paró en la ciudad de Wiesloch donde, en una farmacia, compró un disolvente semejante a la bencina para usarlo como carburante.

Bertha Benz

Tras su experiencia, dio indicaciones a su marido para desarrollar el coche, como poner mejores frenos y una marcha adicional más corta para subir cuestas. Tras su viaje y hasta 1894 se vendieron unas 25 unidades del triciclo de Benz.

La intrépida Bertha Benz aún vivió hasta los 95 años y dejó como legado una curiosa ruta turística conocida como “Bertha Benz Memorial Route”, un camino que conmemora el que fue el primer viaje de un vehículo a motor.

Pioneras del mundo del motor: Dorothy Levitt

“Motorina”, como se definía a sí misma, fue una piloto británica nacida en 1882 que redactó un manual de conducción en donde aconsejaba el uso de un espejo retrovisor. El libro que escribió se llamaba “La mujer y el automóvil: un manual amigable para todas las mujeres que compiten en automovilismo o desean hacerlo” en el que recomendaba llevar un espejo de mano en un lugar apropiado y usarlo para mirar hacia atrás cuando condujesen. Al principio de lanzar la idea se la tachó de ridícula, pero 10 años después el espejo retrovisor era incorporado en la fabricación de los coches a nivel mundial.

Dorothy Levitt

Dorothy Levitt consiguió además, como piloto, alcanzar los 146,25 km/h, lo que le sirvió para ser apodada como “La mujer más rápida del mundo”.

Pioneras del mundo del motor: Camille du Gast

Camille du Gast, la primera piloto profesional de carreras, condujo como profesional en competiciones internacionales. Du Gast quedó fascinada por el mundo de la competición al ser testigo de la carrera Paris-Lyon en 1900. En 1901 tenía un Peugeot y un Panhard et Levassor lo que le ayudó a estimular su interés por conducir y correr en competiciones automovilísticas. 

Camille du Gast

Ese mismo años participó en la carrera Paris-Berlín, en la que llegó a la meta en 15º posición y tres años después, acabó cuarta en la competición de más de 1.000 kilómetros que unía las ciudades de París y Madrid. Su ímpetu fue tal que se convirtió en la única dirigente femenina del Club Automovilístico Francés el 1 de diciembre de 1904.

Pioneras del mundo del motor: Catalina García González

Primera mujer española en tener carnet de conducir. Un decreto de 1918 establecía que las mujeres debían presentar una autorización paterna o marital para sacarse el carnet. Con 20 años Catalina, hija de un guardia civil y ama de casa, inició un servicio de transporte de viajeros que realizaba en un coche de caballos con cabida para cinco pasajeros. En 1925 obtuvo el carnet de conducir examinándose en León con su propio coche, un Ford T. 

Catalina García González

El sector del automóvil ha sido tradicionalmente masculino, y lo sigue siendo, aunque todas estas mujeres nos abrieron camino en el mundo del motor. Otras que marcaron hitos fueron Piedad Alvárez, la primera mujer taxista que empezó a trabajar durante la Segunda República o Celia Rivas, quien en 1932 fue la primera fémina en obtener el permiso para conducir camiones.

Fotos Mujeres pioneras en el mundo del motor: Ellas fueron las primeras

Comentarios Mujeres pioneras en el mundo del motor: Ellas fueron las primeras

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"