Seat: Diseño Español

La marca española reunió en una exposición 12 prototipos que definen el diseño de la marca española a lo largo de su historia más reciente.

Seat diseño español

Sólo hay una marca que diseña sus coches en España: Seat. Al frente del “Centro de Diseño de SEAT” ya tenemos, por fin, a un español: Alejandro Mesonero-Romanos. De su mano y a través de 12 Concept Cars, pudimos dar un interesante repaso a la evolución del estilo Seat en los últimos 20 años.

Me atrevo a decir que es un hecho único el que una marca pueda exponer 12 Concept Cars y Show Car presentados en los últimos 20 años. Básicamente por dos motivos: el primero es que nunca se suelen exponer juntos; el más importante es que estos vehículos suelen ser “perecederos” es decir, ni están hechos para durar ni generalmente lo pretenden, con lo cual acusan mucho el paso de los años.

Alejandro Mesonero-Romanos

Alejandro Mesonero-Romanos, responsable de diseño de Seat

Pero este no es el caso de estos 12 exclusivos modelos. Doce modelos que nos permiten examinar el trabajo de los responsables del diseño de Seat en estos años, desde Walter da Silva (1999 a 2005) pasando por Luc Donckerwolke, hasta la actualidad, con el español Alejandro Mesonero-Romanos al frente.

Dream Car, Show Car, Concept Car

Lo primero es distinguir entre estos tres conceptos. Comencemos por el que ya apenas existe: Dream Car, literalmente coche de ensueño. Un término muy setentero y ochentero, cuando era habitual en los salones ver prototipos extraordinarios con nulas posibilidades de ser fabricados jamás, pero que “marcaban tendencia”.

Seat diseño español

En el otro extremo están los Concept Car, coches que prefiguran modelos que van a salir a la serie y que, en muchos casos, resultan muy próximos. Y entre medias de ambos, están los Show Car, modelos que nacen con la idea de crear tendencia, mostrar una línea de trabajo, que no tienen intención de pasar a la serie, pero que no están completamente alejados del “Mundo real”.

¿Y cuánto se tarda en hacer uno de esos coches? Pues en el caso límite, partiendo de una hoja en blanco y no aprovechando nada de un coche de serie o un modelo precedente, puede tardarse entre 9 y 11 meses, trabajando en el modelo a tope un grupo heterogéneo de entre 30 y 40 profesionales del Centro de diseño. Si se trata de una evolución, de una modificación -aunque sea profunda- de un modelo de serie o se trata de una maqueta, este tiempo puede reducirse drásticamente, hasta tres meses.

Seat 600

Un “viaje” por el diseño SEAT

Si te gustan los coches y te gusta el diseño hablar con Alejandro Mesonero-Romanos no es un placer: es un privilegio. Y más aún que te cuente cuales han sido las ideas básicas y las pretensiones de todos y cada uno de estas 12 propuestas. Voy a tratar de compartir con vosotros parte de lo que nos contó Alejandro. Iremos por orden cronológico:

Seat Córdoba Cabrio (1996)

Seat Cordoba Cabrio

Más que un diseño, este Cabrio fue un intento real de poner en el mercado un sucesor al mítico Seat 850 Spider (diseñado por Bertone, nada menos). Inicialmente se pensó en el Seat Ibiza, pero después se vio más viable la opción Córdoba. Tras varios diseños y pruebas con una maqueta a escala real se terminó un prototipo en 1996, pero al final se decidió descartar el modelo y no presentarlo al público.

Seat Cordoba Cabrio

Seat Bolero (1998)

Seat Bolero

El Salón de Ginebra de 1998 fue el escenario donde se dio a conocer el Seat Bolero. En ese momento el Mercedes CLS, una berlina deportiva, causaba furor y los responsables del Design Center Europe, bajo la dirección de Erwin Himmel, pensaron en que Seat podría hacer un coche así.

Seat Bolero

Hoy día unas llantas de aleación ligera de 19 pulgadas de diámetro y con neumáticos 252/40 son menos impresionantes, pero hace 17 años no era así. Los rasgos estéticos más destacables son la eliminación del pilar central, la elevada línea de cintura destacada con un pliegue y su frontal, una clara evolución de los Seat de la época.

Seat Fórmula (1999)

Seat Formula

En el siguiente Salón de Ginebra de 1999 se presentaba el Seat Fórmula, un estricto biplaza que quería llevar la emoción y el diseño de la competición a un coche de calle. Su diseño fue obra del Design Centre Europe de Sitges.

Seat Formula

Va propulsado por un motor de 4 cilindros turbo de 2 litros y 20 válvulas, con 240 caballos situado en posición central transversal y su transmisión cuenta con cambio secuencial de 6 velocidades. El chasis era de aluminio y las sofisticadas suspensiones, de triángulos sobrepuestos, montan amortiguadores Penske en posición horizontal. Nunca fue un modelo pensado para pasar a producción sino un “simple” ejercicio de estilo.

Seat Salsa y Salsa Emoción (2000)

Seat Salsa

En mi opinión, con este modelo comienzan los modelos más interesantes de la exposición. Este Salsa, presentado en el Salón de Ginebra de 2000 fue desarrollado íntegramente por el Centro Técnico de Martorell ya bajo la batuta de Walter da Silva.

El Salsa no es un concept car más, sino que marca claramente las líneas del Seat León MKII, con una visión realista y factible, de un nuevo estilo de automóvil que combina las aspiraciones del usuario más joven y dinámico con las necesidades de un coche familiar. El Salsa es prácticamente un monovolumen pero con soluciones de auténtico coupé. Cuenta con dos puertas laterales, portón trasero de doble apertura y, estilísticamente, sin capó delantero.

Seat Salsa Emocion

Al mismo tiempo se presenta el Salsa Emoción, una versión “todo camino” del modelo inicial con soluciones mucho más atrevidas. Parte de la clave de su diseño y su versatilidad es la suspensión de altura variable en función de los programas de utilización: Street con una altura al suelo de 240 mm; Off Road con 310 mm, 70 mm más alta; y Sport, intermedia entre ambas. De este reglaje se encargan cuatro fuelles de accionamiento oleoneumático.

Seat Tango (2001)

Seat Tango

El Seat Tango fue un ejercicio de estilo presentado en el Salón de Frankfurt de 2001. Fue una propuesta atrevida que pretendía combinar el espíritu de los descapotables deportivos de los años 50 y 60 con los rasgos del momento, que ya eran visibles en el Seat León.

El Tango aporta soluciones innovadoras, por ejemplo, en su interior destacan los instrumentos montados como piezas separadas y el hecho de que en vez de moverse el asiento hacía detrás y hacía delante, son los pedales y el volante los que se mueven.

Seat Tango

Las líneas fluidas y musculosas son muy habituales de los diseños de Walter da Silva de ese momento, capaces de transmitir carácter sin necesidad de ser agresivas. En la parte técnica el equipo de trabajo del Centro Técnico de Martorell contó con la ayuda de Seat Sport. Sobre una estructura tubular se alojaba la mecánica tope de la gama León, un 1.8 Turbo de 180 CV con una caja de cambios de seis velocidades y un afinado bastidor.

Seat Altea Freetrack Prototipo (2007)

Seat Altea Freetrack Prototipo

Ya no estaba Walter da Silva, pero sus diseños servían de base para prototipos que, como en el caso del Seat Altea Freetrack, pasaron a las líneas de producción. En el Salón de Ginebra 2007 se presentaba un concept-car que avanzaba las líneas de un inminente vehículo de calle.

Con una altura 185 mm superior a un Seat Altea XL, el Freetrack ofrecía unas ciertas posibilidades off road. También la anchura se incrementaba en 60 mm, para alojar unos impresionantes neumáticos mixtos de medida 255/50 montados en llantas 8J x 19. Otro “guiño” a los TT es la rueda de repuesto integrada en el portón trasero, revestida con un embellecedor plástico donde destaca el logotipo de Seat y un original “4x4”.

Seat Altea Freetrack Prototipo

La tracción total a las cuatro ruedas permitía dotar al modelo de autenticas posibilidades off road, sobre todo con el motor 2.0 TSI con 240 CV de potencia y cambio manual de seis velocidades.

Seat Tribu (2007)

Seat Tribu

Estamos en el Salón del Automóvil de Frankfurt 2007 y Seat presenta un Concept Car que concita un gran interés por dos motivos: uno, avanza las líneas maestras del diseño de los futuros modelos de la marca; y, dos, es el primer modelo diseñado por Luc Donckerwolke al cien por cien, el entonces flamante director de Diseño de Seat en ese momento.

El Seat Tribu puede considerarse estilísticamente como un SUV, pero con claros matices propios de los todoterreno tradicionales, como se aprecia claramente en la solución estético utilizada en los pasos ruedas y guardabarros.

Seat Tribu

Esta apariencia tiene respaldo técnico, pues el Tribu ofrece un evidente carácter off-road con una altura libre al suelo destacable y sistema de tracción total.

Pero el Seat Tribu va más allá, pues propone armonizar dos mundos tan diferentes como son el campo y la ciudad. Un solo modelo ofrece tres comportamientos diferenciados, pues el conductor puede elegir entre tres programas: Urban -para circular por cuidad-, Sport -para exprimir toda la fuerza del propulsor del Tribu-, y Freerun -que es el más adecuado para el campo-.

Seat IBE (2010)

Seat IBE

Tres años después, en el Salón del Automóvil de París 2010 aparece una segunda versión del IBE (la primera versión ya se había presentado en Ginebra), un SportCoupé compacto pensado para la movilidad urbana. Su diseño es fruto de Luc Donckerwolke. Lo que hace clave a este vehículo en la evolución del diseño en Seat es que ofrece todos los rasgos y todo el “ADN” que podemos ver en la tercera generación del Seat León.

Seat IBE

Desde el punto de vista del diseño, lo más destacado de este pequeño deportivo es su perfil plano y ancho, con proporciones musculosas y una atractiva mirada, fruto de la utilización de faros con rasgos afilados y tecnología LED. Esta línea tan afinada es más destacable si tenemos en cuenta la reducida longitud, tan sólo 3,83 metros. Para hacernos una idea, este súper compacto mide unos 20 centímetros menos que el Seat Ibiza. Con una anchura de 1,77 metros y una altura de sólo 1,23 metros, el IBE ofrece una estética propia de un vehículo deportivo.

Seat IBX (2011)

Seat IBX

Siendo muy aventurados, podíamos definir a este Concept como la interpretación en Clave SUV de un IBE. Se presentó en el Salón de Ginebra de 2011 y se trata de un diseño “Made in Luc Donkerwolke”.

Respecto al pequeño IBE, este IBX crece en todas sus proporciones, con una longitud de 4,26 metros, una anchura de 1,80 metros y una altura de 1,62 metros, que le sitúan en otra categoría. El frontal del IBX también está marcado por los faros con tecnología LED que permiten un marcado diseño en punta de flecha.

Seat diseño español

En cuanto a motores, el IBX podría recibir toda la oferta de la marca, desde los de inyección directa -tanto TDI como TSI- como incluso la propulsión híbrida, libre de emisiones en el ámbito urbano, pero con una razonable autonomía en carretera gracias al motor de combustión interna.

Seat IBL (2011)

Seat IBL

También presentado en 2011 (Salón de Frankfurt), el Seat IBL es una de las pocas berlinas salidas del Centro de Diseño. Tiene su explicación: Con el IBL, Seat completaba una serie de Concept Cars que constituyeron una “fuente genética” para los modelos que estaban por venir. Estos Concept eran el compacto IBE (coupé urbano y deportivo), el IBX (un crossover con las proporciones de un SUV) y el propio IBL, una berlina con propulsor híbrido enchufable.

Seat IBL

Pero Seat no puede proponer una berlina cualquiera, por eso el IBL puede definirse como una berlina deportiva. Así lo muestran sus proporciones, con una gran distancia entre ejes y una longitud total de 4,69 metros. En la vista lateral podemos ver el trazado de su línea de techo lo acercan a la categoría de los coupés de cuatro puertas y las grandes ruedas con llantas de 20 pulgadas. Los pliegues laterales de la chapa es un rasgo de identidad propio de la nueva generación de modelos Seat.

Ibiza CUPSTER (2014)

Seat Ibiza Cupster

El más “joven” de la exposición se preparó para el encuentro Wörthersee de 2014. Para celebrar el 30º aniversario del Ibiza, Seat presentó una interpretación diferente de su modelo más popular: el Seat Ibiza.

Somos muchos, dentro y fuera de Seat, los que soñamos con un descapotable de la marca. Quizá por eso nació este biplaza que no sólo no tiene techo sino que incluso el clásico parabrisas delantero se ha reducido a la mínima expresión. El conductor y su acompañante se encuentran unos 70 milímetros más bajos que en el modelo de serie para que el pequeño parabrisas les proteja del viento; también es más ancho y más bajo y está pintado en un color exclusivo "New Orange".

Seat diseño español

El interior se basa en el Ibiza SC Trophy de carreras, con instrumentación específica y simplificada y asientos de competición, pero tapizados con piel de Alcantara… lo cortés no quita lo valiente. Técnicamente el CUPSTER está basado en el Seat Ibiza CUPRA, con un motor 1.4 TSI de 180 CV y caja de cambios DSG.

Comentarios Seat: Diseño Español

  •  
    Avatar de Ignacio.
    Ignacio 24/06/2015 08:52:08

    Faltan los SEAT que más me han impresionado cuando salieron a la luz, la familia de los Proto. ¿cómo es que no los llevaron?

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"