Mini Prueba: Audi RS 6 Avant, BMW i8 y Maserati Levante

Tuvimos poco tiempo para degustar a cada uno de estos tres deportivos tan diferentes, pero te cuento lo que más me llamó la atención.

Sixt

Además de presentarnos sus números de 2018, hablarnos de cómo se encuentra el segmento de las empresas de alquiler y contarnos sus planes de futuro, los amigos de Sixt también tuvieron el detalle de prepararnos una gran parrilla de sus coches de alta gama a nuestra entera disposición (en la foto superior no entraban todos).

En mi caso, en estos eventos el tiempo siempre se hace corto, pude coger tres coches que habitualmente no solemos ver por la calle de los cuales te daré mis impresiones a continuación. Hay que tener en cuenta que no se trata de una prueba al uso, ya que sólo realizamos unos pocos kilómetros con cada uno de ellos.

Audi RS 6 Avant

Quizás por el hecho de haber sido padre recientemente mi primera elección se encaminó hacia un familiar. Pero no es un modelo cualquiera. El Audi RS 6 Avant es la versión más deportiva y radical de la familia del Audi A6, que no cuenta con esta variante en carrocería berlina. Además, esta unidad equipaba el acabado Performance que sube la potencia hasta los 605 CV.

Audi RS 6 Avant

Al entrar al Audi RS 6 Avant te das cuenta lo que ha cambiado la nueva generación del Audi A6, dejando este salpicadero como algo viejo. Me gusta la forma y el tacto del volante, la deportividad que emana el panel de instrumentación y lo bien que recoge su butaca. Quizás algún detalle más en rojo no le hubiera sobrado.

Toca arrancar apretando el botón ubicado a la derecha de la caja de cambios automática Tiptronic y el 4.0 V8 TFSI se deja notar en el interior. Que sinfonía más bonita. Este placer aumenta todavía más cuando salimos a carretera y "aplastamos" el acelerador. La respuesta es inmediata, el cambio va a la misma velocidad y cuando quieres ver ya circulas a velocidades fuera de la legalidad.

Audi RS 6 Avant

En el pequeño tramo que pude probar a este Audi RS 6 Avant tengo que destacar que se mueve muy bien en curvas, donde apenas se nota esa carrocería que por dos centímetros no llega a los 5 metros. También es excelente la tracción total quattro y la precisión de la dirección.

BMW i8

Cambio de tercio. Pasamos de un familiar deportivo a un deportivo biplaza. Además, en el BMW i8 combinamos la fuerza de un motor de combustión con la eficiencia de uno eléctrico, que fue renovado a finales del pasado año. Por el camino hemos perdido unos pocos caballos, pero ya sabes que contar con un motor eléctrico siempre garantiza más par desde la salida.

BMW i8

Uno de los detalles que aportan más espectacularidad al BMW i8 es la apertura de sus puertas. Diseñadas en tipo “alas de gaviota” o de orientación vertical, permiten conseguir unas estampas para las fotos dignas de Instagram. Lo único es que el acceso se ve un poco perjudicado, teniendo que entrar de lado para librar tanto el marco bajo de la puerta como el techo. Al final, te colocas y terminas tirándote hacia su interior.

Una vez bien colocado, el BMW i8 te proporciona un puesto de conducción ideal, con la posición baja y todo el salpicadero orientado hacia ti. La calidad percibida es muy buena, sin los materiales más curiosos que tiene el BMW i3, y llama la atención la cantidad de botones que quedan repartidos a la vista.

BMW i8

La diferencia en este caso es que al apretar el botón de encendido, no hay sonido. El motor eléctrico de 143 CV nos acompaña en un principio mientras mantengamos la fuerza del acelerador en la zona eDrive, con ese impulso tan fuerte que da este tipo de “combustible” y ese silbido tan característico. Si sigues pidiendo más al BMW i8 llegaremos al eBoost y ahí aparece el motor de combustión con un sonido muy bonito del bloque tricilíndrico.

Maserati Levante

Quedaba poco tiempo y de los coches que estaban disponibles el que más me llamaba la atención era el Maserati Levante. Si es un SUV, pero quería saber hasta dónde llegaba la apuesta de una marca de deportivos como la italiana en un segmento en el que cada día hay más marcas involucradas.

Maserati Levante BMW i8

Aquí los problemas de acceso del BMW i8 quedan totalmente olvidados y entramos en un habitáculo bastante común. Quizás, por la historia de la marca del tridente, esperaba un salpicadero más deportivo. Además, y dado el precio de partida de este modelo, cuenta con una pantalla multimedia que se queda algo anticuada con lo que pueden contar sus rivales actualmente.

Antes de montarme en el coche mi compañero de esta mini prueba ya había arrancado el motor del Maserati Levante y ¡qué pena, era diésel! Se trata de la variante de gasóleo que cuenta con 275 CV y que dado el peso del modelo, me pareció que andaba poco. Aunque después de analizar los anteriores modelos, era normal esta apreciación.

El volante de este Maserati Levante es bastante grande. No me refiero a su diámetro, al que tampoco le sobra algún centímetro, sino a su grosor, excesivo para mi gusto. Además, sólo cuenta con una piña por detrás (en la izquierda), pero su accionamiento se ve entorpecido por la ubicación de las levas del cambio.

Maserati Levante

Sin duda como resumen, fue un día especialmente bueno en lo que a pruebas de coches se refiere, al tiempo que acompañó y al tramo de carretera elegido. Tres coches deportivos, pero cada uno de ellos con una esencia diferente.

Fotos Mini Prueba: Audi RS 6 Avant, BMW i8 y Maserati Levante

Comentarios Mini Prueba: Audi RS 6 Avant, BMW i8 y Maserati Levante

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"