Nuevo Mazda CX-5: presentación y primeras pruebas

El Mazda CX-5 nacía hace tres años estrenando diseño KODO y tecnología SKYACTIV. Se ha convertido en el modelo más vendido de la marca en Europa, y acaba de llegarle el turno de renovarse junto al Mazda 6. Te contamos qué ha cambiado respecto al Mazda CX-5 anterior, y cuáles son nuestras primeras impresiones al volante.

Mazda CX-5

El nuevo Mazda CX-5 estrena diseño exterior, incluye mejoras en el interior y amplía su gama de motores. Hemos podido acudir a la presentación del modelo en Barcelona y tener una primera toma de contacto con la versión más actual del que fue el primer SUV compacto de la marca japonesa, y que ahora se ha convertido en uno de sus modelos icónicos. Y es que, tras su lanzamiento en 2012, el Mazda CX-5 ha vendido ya 800.000 unidades en todo el mundo, y 140.000 de ellas en Europa, además de contar con 57 premios hasta la fecha.

El nuevo CX-5 llega con buenos argumentos para conservar su sitio en el segmento de moda: calidad propia de un segmento superior, equipamiento completo, buen precio y un diseño más atractivo y con mucha personalidad.

Mazda CX-5

Diseño exterior: más SUV

En cuanto al diseño del exterior del nuevo Mazda CX-5, se ha mejorado el diseño KODO (que significa “Alma en movimiento”) y la solidez típica de un SUV. La parrilla es más grande e imponente que en el modelo anterior, y tanto en el frontal como en la trasera se han incorporado nuevos grupos ópticos de LED más afilados. La nueva versión del Mazda CX-5 tiene grupos ópticos Full LED (a partir del acabado Style+).

Mazda CX-5

Los intermitentes también son de mayor tamaño, y las llantas estrenan diseño. Por su parte, los retrovisores son de menos tamaños, y las lunetas traseras son más anchas para reforzar la imagen algo más “agresiva” e imponente del Mazda CX-5. Por su parte, la aerodinámica se ha mejorado hasta llegar a un coeficiente Cx de 0,33.

 Diseño interior: más calidad y amplitud

En cuanto al diseño interior, los diseñadores y los ingenieros del Mazda CX-5 han conseguido disminuir el ruido y aumentar así el confort de marcha, gracias a planchas especialmente diseñadas para insonorizar el habitáculo y colocadas tanto en el suelo, como en el techo o las puertas. El salto de calidad de los materiales se aprecia a simple vista, pero los niveles táctiles también se han mejorado.

Mazda CX-5

Por su parte, la organización del espacio ha ganado en confort, limpieza y funcionalidad. Los asientos son más cómodos y envolventes que en CX-5 anterior, y la instrumentación es más sencilla e intuitiva y está orientada al conductor. Se ha eliminado el freno de mano tradicional liberando espacio, y se ha incluido uno eléctrico. Además, se añade un práctico mando multifunción HMI giratorio para manejar las funciones de info-entretenimiento del coche.

El Mazda CX-5 ofrece de serie asientos traseros abatibles en tres secciones 4:2:4 independientes y son los primeros que cuentan con una palanca de desbloqueo remota para cada una de las secciones. Cuando se abaten los asientos, aparece una zona de carga prácticamente plana que aporta lo máximo en flexibilidad. La sección central puede utilizarse como quinto asiento, como reposabrazos central con posavasos incorporados o abatirse por completo formando un suelo plano para transportar objetos largos. Con la sección central plegada, aún queda suficiente espacio para dos sillas infantiles o para que dos adultos se sienten cómodamente.

Mazda CX-5

El maletero del Mazda CX-5 2015 tiene 503 litros de capacidad con todos los asientos disponibles. Con los asientos traseros abatidos se obtiene un volumen total de carga de 1.620 litros.

Equipamiento propio de un segmento superior

Destaca la nueva gran pantalla de siete pulgadas a color que preside el salpicadero. Con ella, se puede manejar tanto el equipo de sonido como el navegador o el sistema multimedia, dotado del sistema MZD Connect. Este sistema ya lo montan otros modelos de la marca como el Mazda 3, o el también nuevo Mazda 6.

Además, el nuevo Mazda CX-5 incorpora multitud de elementos de ayuda a la conducción como detector de ángulo muerto, de cambio de carril, alerta de cansancio del conductor, control de estabilidad DSC, sistema de  asistencia a la frenada, asistencia al arranque en pendiente o retrovisor interior anti-deslumbramiento.

Gama de motores y precios

El Mazda CX-5 está disponible con dos motores diésel y tres gasolina a partir de 23.625 euros. Los motores gasolina 2.0 y diésel 2.2 se mantienen, mientras que la novedad a la gama viene de la mano de un 2.5 SKYACTIV-G  de gasolina y 192 CV de potencia, que va combinado con el equipamiento Luxury (que incluye tapicería de piel y techo solar), y va asociado a una caja de cambios automática de seis velocidades y tracción 4X4. Es el único de la gama que lleva un regenerador/acumulador de energía eléctrica llamado i-ELOOP. Esta versión, que es la más completa, tiene un precio de 36.235 euros.

Mazda CX-5

Hay tres posibles niveles de equipamiento: Style, Style+ y Luxury. Pero, por ejemplo la tracción total y el cambio automático sólo se pueden combinar con el nivel más alto de equipamiento.

Primeras impresiones de conducción

En nuestra primera toma de contacto en Sitges (Barcelona), pudimos ponernos al volante tanto de la versión con el nuevo motor de gasolina 2.5 y cambio automático como con el motor del que más ventas se esperan: el diésel de 150 CV y caja de cambios manual. Dicha versión, se ofrece desde 25.875 euros, y si lo queremos con tracción 4X4 el precio aumenta en 3.100 euros.

En ambos, nada más sentarnos al volante y emprender la ruta, percibimos la comodidad de marcha gracias a los cambios realizados en la suspensiones respecto al anterior Mazda CX-5, que mejoran todavía más el aislamiento y el confort de bacheo, sin coprometer la agilidad ni el tacto preciso de la dirección, que también ha sido mejorada. Si ya antes de los cambios el CX-5 era una referencia en la categoría por su equilibrado comportamiento, ahora ha mejorado todavía más. Tanto en autopistas como en carreteras secundarias repletas de curvas, el nuevo CX-5 presenta una muy buena estabilidad y aporta sensación de seguridad.

Mazda CX-5

El CX-5 de gasolina nos sorprendió gratamente por su buen comportamiento tanto a bajo régimen como por las transiciones agradables con e cambio automático, que tiene un funciionamiento muy bueno. 

Pero de elegir uno de los dos motores que brevemente hemos tenido la oportunidad de conducir, nos resultó más satisfactorio el motor 2.2 diésel de 150 CV. El Mazda CX-5 es un coche ligero, y este motor ya tiene una magnífica respuesta, configurándose como una opción suficiente para cualquier uso, y además está disponible en distintos acabados y con varias posibilidades de transmisión, al poder elegirse con tracción 4x2, con tracción 4x4 y con cambio manual o automático en ambos casos.

Mazda CX-5

Con un consumo medio de 5 litros/100 km durante toda la prueba, su suavidad de manejo era destacable, con un empuje progresivo y lineal, destacando también el buen tacto del cambio manual. Es un coche práctico, pensado y diseñado para el día a día y que nos da la opción de usarlo tanto en ciudad, como en carretera y en pistas algo más “off-road”. 

Fotos Nuevo Mazda CX-5: presentación y primeras pruebas

Comentarios Nuevo Mazda CX-5: presentación y primeras pruebas

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"