Prueba Land Rover Discovery 2017 TD6 HSE, grande y premium

Prueba Land Rover Discovery 2017 TD6

Hemos probado el todoterreno Land Rover Discovery 2017, quinta generación de la gama Discovery. Se trata de un coche grande que usa la misma plataforma de aluminio del Range Rover –como hiciera la primera generación en 1989- y que mide 5 metros de largo y 2 metros de ancho. ¿Puede un coche tan grande seguir siendo versátil en el día a día y mantener unas aptitudes todoterreno reales y utilizables? Son preguntas que uno se hace cuando te dan las llaves y te acercas a él, pero hay otras preguntas que hacerse, como: ¿es un todoterreno familiar un coche que empieza en 76.900 euros o es ya un vehículo de lujo?

Prueba Land Rover Discovery 2017

En el nuevo Land Rover Discovery todo es grande, su carrocería de 5 metros de largo y su anchura no te lo pondrán fácil en los garajes y en su interior todo está lejos, desde tu acompañante a algunos mandos del salpicadero. Sentado al volante se tiene una visión del tráfico como la de un palco en una ópera a través del gran parabrisas. El diseño del interior es semejante al de un Range Rover y la calidad de los materiales y aislamiento del exterior en este Discovery con acabado HSE no desentona. Las plazas traseras tienen buen espacio y la tercera fila opcional es válida para adultos. Cuando se pliegan estos dos últimos asientos te queda uno de los mayores maleteros del mercado con 723 litros. Por habitabilidad y versatilidad, poco más se puede pedir. Incluso teníamos en nuestra unidad respaldos abatibles eléctricamente en todas las plazas y una bandeja que se baja al abrir el maletero, que ayuda a cargar y sobre la que puedes sentarte.

Prueba Land Rover Discovery 2017 TD6

Prueba Land Rover Discovery 2017, diseño exterior

El diseño exterior moderno, con un frontal impresionante y aerodinámico, es en realidad algo sensible al equipamiento elegido. En blanco y sin muchos detalles de personalización quedaba algo blando, sobre todo al aparcarlo junto a otro Discovery que nos encontramos en Madrid con los paquetes Black y R-Dynamic, el techo negro, cristales tintados y gigantes pero poco recomendables llantas de 22 pulgadas (puedes ver fotos de un modelo parecido). El Discovery también tiene puertas enormes, sobre todo las traseras con un pico que las hace algo difícil de abrir en aparcamientos en batería. A cambio, el acceso al interior es muy amplio y aunque el coche esté hasta arriba de barro no te manchas las piernas al salir. Para gustos, colores, como suele decirse, y en la parte trasera la matrícula desplazada y el diseño asimétrico no me termina de encajar. Una matrícula cuadrada de todoterreno, como la del anterior Discovery, hubiera dado un toque más completo.

Prueba Land Rover Discovery 2017, motor TD6 de 258 CV

Hemos probado el Discovery TD6 HSE, con el motor diésel 3.0 V6 de 258 CV unido al cambio automático de ocho velocidades, de serie en toda la gama. Tiene sólo 18 CV más que el 2.0 biturbo del SD4, pero se desmarca por sus enormes 600 Nm de par (100 Nm más que el SD4) y la calidad de funcionamiento del motor de seis cilindros. Durante la presentación del Land Rover Discovery probé el motor de 240 CV y es el más sensato de la gama, pero reconozco que si hay presupuesto para comprar y vivir con el TD6, es una opción más atractiva de poseer. Acelera con mucha fuerza si se le exige, circula muy silencioso a velocidad mantenida en autovía, permite cruceros muy altos sin esfuerzo y puede con una casa. De hecho, puede remolcar 3.500 kg con facilidad –si se tiene el carnet B+E-. Nos consumió en conducción combinada dentro de Madrid, autopistas de entada a la ciudad y un par de viajes cortos, una media de 10,1 litros/100 km, pero sin buscar realmente la eficiencia. Consideramos que en los viajes a ritmo tranquilo se puede mantener en 8 litros/100 km.

Prueba Land Rover Discovery 2017, conducción

Conducir este gran Land Rover Discovery es una experiencia. Por un lado, te sorprende lo sencillo que es manejarlo –tamaño aparte-. Aunque la asistencia de la dirección, los frenos y la suspensión neumática trabajen a pleno rendimiento en giros cerrados, en el puesto de conducción no tienes que hacer más esfuerzo que calcular la trayectoria. Todo es suave y asistido. Si se entra fuerte a una curva el coche inclina, y es que pesa 2,2 toneladas antes de las opciones y el centro de gravedad está alto. La anchura del coche y la suspensión neumática ayudan a contener los vaivenes, pero hay inercias que tener en cuenta si se va a conducir de forma dinámica entre curvas o si se quiere apurar una frenada fuerte. El Discovery es un todoterreno para conducir sin brusquedades, aprovechando la gran suavidad de suspensión y confort, el gran par para acelerar desde bajas revoluciones y el aislamiento con el exterior. En los garajes he sufrido un poco, colocando la suspensión en la posición más baja, controlando las esquinas y consultando las cámaras. Para quitarme agobios incluso llegué a ocupar dos plazas en un centro comercial por miedo a no poder abrir las puertas. Claro que vivo en el centro de Madrid, el lugar menos apto para un Discovery. Para desplegar su capacidad, este coche necesita los espacios abiertos, los grandes viajes, las climatologías duras y las ocasionales salidas fuera del asfalto.

Prueba Land Rover Discovery 2017 TD6

Prueba Land Rover Discovery 2017, en campo

Como todoterreno de nueva generación, cuando sales del asfalto hay que confiar en toda la tecnología que contiene. Puedes conectar el modo de conducción necesario en el sistema Terrain Response y el coche adapta la altura de carrocería, la respuesta del acelerador, del cambio, la actuación de los controles de tracción e incluso la dirección, al tipo de superficie por la que se circula. Sorprende lo que se puede hacer con unos neumáticos prácticamente mayoritariamente de asfalto. Hace unos años no había, pero ahora sí hay neumáticos más de campo para llantas de 19 y 20 pulgadas como las que usa el Discovery. El Discovery TD6 viene con llantas de 20 pulgadas de serie, pero se pueden pedir de 19 pulgadas sin coste, o subir a 21 y 22 pulgadas si no se busca salir del asfalto. La suspensión neumática tiene una posición muy baja para circular en garajes, que puede bloquearse y cada vez que apagas el motor se baja 4 cm facilitando el acceso. En conducción a alta velocidad también baja ligeramente desde la posición estándar. En campo se puede subir la suspensión a un nivel para circular por pistas y a otro nivel más alto para superar obstáculos. En caso de empanzamiento, la suspensión puede llegar a su máximo de extensión para ayudar a salir.

También cuenta con la reductora de serie que es opcional en el modelo SD4, y se puede incluir paquete offroad con bloqueo trasero, Terrain Response 2 con cambio automático de modo y All Terrain Progress Control, que puede mantener una velocidad muy baja sin necesidad de pisar el acelerador para salir de situaciones de baja adherencia. Nuestro Discovery lo llevaba todo y estas tecnologías son realmente efectivas para hacer todoterreno de forma ocasional. Con los neumáticos adecuados, el Discovery puede pasar por barro, piedras, arena, nieva y casi por cualquier sitio gracias a todos los sistemas que tiene, pero para hacer todoterreno de forma habitual o a diario, por trabajo u ocio, no nos parece la mejor opción. Es un coche caro, complicado, muy grande, que duele rallar con las ramas y en el que costaría reparar las “incidencias” que suelen ocurrir en campo.

Prueba Land Rover Discovery 2017, posicionamiento

Los verdaderos todoterreno grandes son cada vez menos, pero quedan algunos. El Discovery se ha posicionado en el lado más premium, con precios altos, mucho confort, gran tamaño y mucho diseño. Como vehículo familiar exclusivo con el que viajar mucho y lejos sin importar la climatología no tiene rival. Un Audi Q7 se acerca, con un poco más de agilidad y un diseño más convencional, pero sin la personalidad, el estilo Land Rover y la capacidad todoterreno. Pero el Discovery, aunque sigue siendo un todoterreno imparable, un Toyota Land Cruiser parece que aguantará mejor el maltrato continuado en pistas, aunque tampoco para de crecer y complicarse tecnológicamente.

Nuestra unidad Discovery TD6 HSE empiezaba en 76.900 euros, pero llevaba unos 10.000 euros más en opciones. Es prácticamente un coche de lujo, como un Range Rover un poco más versátil y para grandes familias. El motor inferior SD4 de 240 CV, con el acabado inferior SE y el paquete offroad con reductora sale por 67.118 euros más las opciones. Alrededor de 10.000 euros menos y, aunque es de cuatro cilindros, en realidad es más que suficiente por potencia. Depende del presupuesto que uno se quiera gastar.

Fotos Prueba Land Rover Discovery 2017 TD6 HSE, grande y premium

Comentarios Prueba Land Rover Discovery 2017 TD6 HSE, grande y premium

  •  
    Avatar de Angel-Vicente.
    Angel-Vicente 19/12/2017 17:22:40

    Precioso..me gusta!!!

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"