Prueba Lexus IS 300h Hybrid Drive: la alternativa

Por empaque, calidad de acabado, refinamiento, comportamiento dinámico o imagen de marca el Lexus IS 300h no tiene nada que envidiar a trío de berlinas alemanas del segmento premium, convirtiéndose en una seria alternativa a los Audi A4, BMW Serie 3 y Mercedes Clase C. Eso sí, salvo en ciudad, no esperes consumos de diésel.

Lexus IS 300h

Con la tercera generación del Lexus IS la marca japonesa dijo un adiós rotundo al diésel. Más aún, pretendía incluso hacer olvidar también los diésel de la competencia con el IS 300h, una interesante versión híbrida que frente a sus rivales del segmento Premium es más potente y tiene en muchos casos mejor relación entre precio y equipamiento.

La estética del Lexus IS 300h con el acabado F-Sport que hemos probado tiene un diseño espectacular, muy deportivo y poco visto. Bajo el capó, una verdadera obra de ingeniería: el motor atmosférico de gasolina de 2,5 litros y 181 CV, que funciona con dos sistemas de inyección -directa e indirecta-, acoplado a un motor eléctrico de 143 CV mediante una caja de engranajes planetarios. El IS 300h rinde una potencia total de sistema de 223 CV, que se transmite a las ruedas traseras.

Lexus IS 300h

La versión F-Sport además posee una suspensión de dureza variable combinada con varios modos de conducción en función de la búsqueda de eficiencia o deportividad, y el sistema de sonido artificial del motor Active Sound Control (ASC) que utiliza los altavoces del coche para, una vez seleccionado y en el modo de conducción Sport o Sport+, conseguir un sonido más deportivo. No está del todo logrado, al menos comparado con otros sistemas de escape activos que modifican el sonido mediante válvulas en el escape, pero sí consigue un cierto efecto de motor "gordo". Lo mejor es que puede modularse y/o desconectarse.

Al volante, el IS 300h ofrece confort y un tacto muy preciso, y la respuesta del motor destaca más por su suavidad que por dinamismo. Con el cronómetro en la mano este IS 300h quizás no anda tanto como las mejores berlinas turbodiésel de tamaño equivalente y potencias entre 180 y 200 CV, pero no le faltan prestaciones. El cambio de marchas puede hacerse con las levas del volante, pero si el coche así lo precisa, pasará del modo manual al automático. En curvas es una auténtica delicia, y la suspensión adaptativa consigue aislar muy bien a los ocupantes conteniendo el movimiento de la carrocería, amortiguando con solvencia las irregularidades del terreno. Las sensaciones son en todo momento de seguridad, confort y aplomo.

Lexus IS 300h

El consumo del IS 300h, como sucede con la mayoría de los híbridos, es muy variable en función de la utilización y el ritmo de viaje, aunque no tanto como en los coches con motor turbo de gasolina. Así, durante más de 300 kilómetros  por todo tipo de carreteras –autopista y recorridos de montaña– a un ritmo ágil pero con el modo ECO seleccionado conseguimos una media de 5,8 litros. Una cifra lejos de los 4,3 l/100 km que homologa, pero muy razonable gracias, entre a otras cosas, a lo poco que consume en ciudad. En modo SPORT,  y con una conducción más decidida, sin cuidar tanto el acelerador, el consumo medio sube hasta los 8 l/100 km, que tampoco está nada mal.

Lexus IS 300h

Pero, ¿y el precio? El Lexus IS 300h F-Sport parte de un precio de 49.700 euros. Por comparar con alguno de sus rivales, un Audi A4 con motor TFSI de gasolina y 225 caballos parte de 43.200 euros y un BMW 328i berlina también de gasolina, automático y con 245 caballos, comienza en 43.000 euros. Ambos tienen motores de tacto más deportivo y prestaciones ligeramente mejores, pero también consumen más que el Lexus IS 300h. En cuanto a las variantes diésel, el Audi A4 3.0 TDI con 245 caballos, tracción integral y cambio automático parte de 49.500 euros y el BMW 330d con caja automática, tracción trasera y 258 caballos parte de 48.600 euros. Sus consumos se sitúan unas décimas por debajo del Lexus IS 300h... pero no hay tanta diferencia como la que existe en refinamiento de uso a favor del IS 300h, que en su variante más básica, ya con un buen equipamiento de serie, está disponible desde 35.900 euros.

Lexus IS 300h

Vida a bordo

La primera impresión al entrar en el habitáculo del Lexus IS 300h versión F-Sport, es que es un coche con un ensamblaje un ensamblaje perfecto, rematado con materiales de alta calidad. Un ambiente Premium gracias a los detalles cuidados, y a unos asientos realmente cómodos. 

Todos los mandos están al alcance del conductor y son muy intuitivos. De entre ellos, destaca el velocímetro digital, que se parece al que llevaba el superdeportivo LFA. En una primera posición tiene un indicador central con las revoluciones. Si se pulsa un botón situado en la parte derecha del volante, éste gira hacia la derecha y deja sitio para una caja de diálogo donde se pueden ver las funciones del navegador, audio, los ajustes y el ordenador de a bordo, que puede manejarse con un “Joystick” o “ratón” tanto por el conductor, como por su acompañante. Según el modo de conducción que elijamos (Normal, Eco, Sport o Sport+), el color “ambiente” y de los mandos es azul, cambiando a rojo en modo Sport o Sport+.

Lexus IS 300h

Con el cambio de generación el Lexus IS 300h creció en longitud y distancia entre ejes como para mejorar en habitabilidad y ofrecer una mayor comodidad para los ocupantes, tanto en espacio para las piernas como en unos asientos algo más grandes y confortables. No es de los mejores en espacio para su tamaño, pero cumple perfectamente para cuatro;  al igual que ocurre en sus rivales, la plaza central es más pequeña e incómoda para realizar viajes largos. El maletero, pese a ser un híbrido no es pequeño. Cuenta con 450 litros, apenas 30 litros menos que en el IS 250 con motor de gasolina. Pero las baterías se sitúan bajo el suelo del maletero, por lo que no hay cabida para una rueda de repuesto ni siquiera de emergencia.

El IS 300h versión F-Sport cuenta con más equipamiento y sistemas de ayuda a la conducción que antes no estaban disponibles y que hacen a este coche muy completo: entre otros, el asistente de frenada, el sistema de precolisión, el control de crucero adaptativo, las luces de carretera adaptativas o el sistema de detección de tráfico posterior. 

Lexus IS 300h

Nos gusta por:

  • Silencio y suavidad de funcionamiento
  • Presentación y calidad de acabado
  • Relación precio/equipamiento

Mejoraría con:

  • Consumos menos sensibles a la velocidad
  • Más capacidad de maletero
  • Equipamiento opcional más "flexible"

Fotos Prueba Lexus IS 300h Hybrid Drive: la alternativa

Comentarios Prueba Lexus IS 300h Hybrid Drive: la alternativa

  •  
    Avatar de Daniel.
    Daniel 18/08/2015 19:51:30

    Me he llevado la desagradable sorpresa de que en la web. de Lexus ponen un precio del mod.Executive de 39.700 . Voy a comprarlo y resulta que me dicen que YO estoy equivocado, que son 43,700. Evidentemente me he comprado un Mercedes

  •  
    Avatar de schenker.
    schenker 05/11/2015 02:52:49

    hey,el lexus is 300h es buen coche pero su cambio automatico e cvt no esta ala altura,sobre todo fuera de ciudad al pisar a fondo hace bastante ruido revoluciona en esceso el motor y no mejora las prestaciones ,una pena pero gastarse ese dinero en lexus con ese cambio es perder el tiempo ,además para ser hybrido gasta bastante,y las baterías eléctricas siguen dando problemas,,.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"