Prueba: Skoda Octavia 2.0 TDI. Perfección inadvertida

Imagínate un coche perfecto, un coche que lo tuviera todo y que lo hiciera todo bien. Tendría que ser seguro, cómodo, amplio, potente, fácil de conducir, del tamaño correcto, que no consumiera mucho y con un buen maletero. Además, debería tener un precio justo con todo lo que ofrece y frente a la competencia. Bueno, pues deja de imaginar y mira este Skoda Octavia que hemos probado, cumple todos esos requisitos y alguno más. Sólo tiene una pega: no consigue emocionar como compra ni dar sensaciones a su conductor. Ni tiene un diseño espectacular, ni una imagen de marca poderosa, lo suyo es ofrecer una rotunda eficacia y una enorme sensatez.

Skoda Octavia, berlina compacta

Parte de esa falta de seducción no es por culpa del Skoda Octavia, sino del mercado actual, lleno de SUVs y crossovers con carrocerías llamativas, ruedas grandes, faros rasgados e imagen de poderosos. Estos nuevos coches que se usan como familiares y que llenan nuestras carreteras han dejado a las berlinas convencionales de tres volúmenes como el sensato y bien pensado Skoda Octavia prácticamente anticuados y con una imagen de coches sobrios y sosos. Por esta razón han bajado las ventas de las berlinas compactas y medias en todo el continente, a pesar de ser coches mejor planteados, gastar menos combustible, pesar menos y ser más fáciles de conducir.

La nueva carrocería del Octavia ha perdido un poco la personalidad del modelo y ahora cuesta diferenciarlo del Skoda Superb para todo aquel que no es un aficionado a los coches. Mantiene el portón trasero camuflado como maletero separado. Ha ganado algo de sofisticación respecto al anterior modelo y también tamaño. Cuesta posicionarlo como berlina compacta con 4,66 metros de largo, pero en realidad comparte plataforma con el Volkswagen Golf o el Seat León. Su gran tamaño le permite tener una gran amplitud en todas las plazas y un maletero gigante de 590 litros, y en este coche esa cifra sí parece real. Si necesitas espacio para una familia de unos cuatro miembros puedes confiar siempre en el Octavia y más en esta última generación.

Al volante del Skoda Octavia

Hemos probado la versión más atractiva, con el mejorado y poderoso motor 2.0 TDI, que en la última generación consigue 150 CV y tiene más suavidad de funcionamiento. Son de sobra conocidas las bondades de este popular motor por su relación entre prestaciones y consumo, sobre todo en carretera abierta. Anuncia sólo 4,1 litros/100 km de consumo combinado, pero nosotros nos movimos entre 5,6 y 7 litros según si era carretera o ciudad, lo que está muy bien para el tamaño del coche y el uso más bien dinámico que dimos al coche durante el tiempo que lo tuvimos. En diésel hay otra opción con el motor 1.6 TDI de 105 CV, que para un Octavia de taxi o como coche de empresa puede valer, pero aconsejo para un coche particular acceder al 2.0 TDI por que el Octavia ha crecido en la última generación y contando con el coche cargado, con una familia y sus enseres, el motor de 105 CV se puede quedar muy flojo en algunas ocasiones, lo que se notará más si se viaja mucho.

Si no se hacen muchos kilómetros al año tal vez convenga decantarse por los buenos motores de gasolina TSI, más concretamente por el 1.4 TSI de 140 CV, que supone un ahorro frente al 2.0 TDI de 2.580 euros. Si no se hacen muchos kilómetros al año amortizar ese dinero en la versión diésel será muy difícil. En cuanto al cambio de marchas, nosotros probamos el manual de seis velocidades con el que va perfecto gracias a la mejorada entrega de par del motor a bajas revoluciones y al asistente de arrancada en pendiente opcional (75 euros). El cambio DSG de seis velocidades funciona a la perfección, pero cuesta 1.620 euros. Si se ahorra en el equipamiento puede ser una buena inversión en confort a la larga.

Hemos dicho al empezar que conducir el Skoda Octavia no emociona y tal vez sea injusto porque suena muy decepcionante. En realidad el Skoda va muy bien y conducirlo es un placer porque es muy estable a ritmos altos, va perfectamente plantado en la carretera, y sin embargo tiene un chasis muy bien puesto a punto para hacer carreteras secundarias con seguridad y sin bajar el ritmo. Es decir, al volante uno se siente a gusto y confiado en cualquier escenario. La suspensión trasera independiente es un seguro cuando hay baches en plena curva o hay que corregir trazadas. Gracias a las suspensiones y a la electrónica sabes que primero avisará con el morro antes de desestabilizarse y la seguridad que transmite te hace elevar la velocidad sin darte cuenta. ¿Por qué decimos que no da sensaciones? Porque es tan correcto que llega a empalagar, nada destaca sobre el resto, ni tiene una dirección ultra precisa, ni un chasis vivo, ni un cambio de marchas rápido y certero… Todo está en su justa medida, lo que es perfecto para el día a día, pero emocionar, no emociona.

Precios Skoda Octavia

El Skoda Octavia es pues una compra inteligente, un coche que lo hace todo bien y sin aparentar esfuerzo, más aún con este motor 2.0 TDI que mueve a la berlina media de Skoda como si fuera un peso pluma. Claro que este motor es el más caro de la gama si obviamos a los deportivos Octava RS (disponibles en gasolina 220 CV y diésel 180 CV). El Octavia 2.0 TDI está disponible con el acabado intermedio Ambition por 25.070 euros antes de las ofertas (2.000 euros en el momento de publicación). También está disponible con el acabado superior Elegance, el de nuestra prueba, por 1.000 euros más. El Ambition lleva llantas de aleación de 16 pulgadas, volante de cuero, climatizador, cuatro elevalunas y un montón de cofres y guanteras en la cabina y maletero. Los 1.000 euros del Elegance añaden el Bluetooth, llantas de 17 pulgadas, sensores de lluvia, de aparcamiento y de luces, radio con pantalla táctil, mejores asientos y retrovisores abatibles eléctricamente.

Mi recomendación para el Skoda Octavia 2.0 TDI manual es quedarse con el acabado Ambition e invertir esos 1.000 euros en el sistema de navegación Amundsen con Bluetooth y audio streaming (580 €) y los sensores de aparcamiento (340 €). Habría que sumar 400 € para la pintura metalizada y si el presupuesto llega, los faros bixenón por 965 €. Contando con el descuento de marca actual, se quedaría en 25.355 €. Por ese precio puedes conseguir el Volkswagen Jetta con todo ese equipamiento, pero con el motor anterior de 140 CV y menos espacio, menos maletero y sin ese fantástico portón camuflado. Otras opciones son el Chevrolet Cruze, el Hyundai i40, Focus Sedan, Opel Astra o el Renault Fluence, pero el Skoda Octavia les da todos una buena paliza, ya sea por espacio interior, calidad de producto o por ambas a la vez.

Ficha técnica Skoda Octavia

Skoda Octavia 2.0 TDI 

Motor

4 Cil. 1.968 cm3

Potencia máxima

150 CV de 3.500 a 4.000 rpm

Par máximo

320 Nm de 1.750 a 3.000 rpm

Frenos

Discos ventilados/discos ventilados

Neumáticos

205/55-16

 

Dimensiones exteriores

4,66 x 1,81 x 1,46 m

Peso

1.330 kg

Depósito de combustible

50 l

Capacidad maletero

590 detrás

Velocidad máxima

218 km/h

Acel. 0-100 km/h

8,5 s

Consumo urbano/extraurbano/mixto

 

5,0/ 3,6/ 4,1 l/100 km

Emisiones de CO2

106 g/km

Fotos Prueba: Skoda Octavia 2.0 TDI. Perfección inadvertida

Comentarios Prueba: Skoda Octavia 2.0 TDI. Perfección inadvertida

  •  
    Avatar de jose luis martin alvaro.
    jose luis martin alvaro 28/03/2014 19:30:35

    a simple vista me parece bastante bien

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"