Prueba Skoda Octavia Scout, una buena alternativa a un SUV

Con su gran maletero, el Octavia Scout se impone a la mayoría de los SUV de su tamaño. Además cuenta con un precio muy competitivo y motores potentes.

Con las modas suele pasar que o te subes a la ola o lo aborreces por completo. La moda ahora en los coches nuevos son los SUV, pero hay interesantes alternativas en el mercado que te pueden hacer cambiar de idea. Nosotros hemos probado el Skoda Octavia Scout que mezcla la habitabilidad de una carrocería familiar con este toque crossover que le acerca a los antes mencionados SUV. Vamos a conocerle mejor.

Prueba Skoda Octavia Scout: sus diferencias

El punto de partida de nuestro protagonista es el Skoda Octavia en su carrocería Combi. Esta variante ya cuenta con alguna versión 4x4, pero con el Scout se busca potenciar más la estética off-road. Para ello se ha empezado elevando su altura libre sobre el suelo en 30 mm, que le otorgará una mayor libertad fuera del asfalto, pero tampoco pensemos que puede entrar en los mismos sitios que un todoterreno.

Como buen crossover no faltan las molduras negras, que comenzando ya en el parachoques delantero, recorren todo el lateral remarcando los pasos de rueda para llegar hasta la parte trasera del Skoda Octavia Scout. A esto se suman varias piezas en color gris colocadas en ambos extremos de la carrocería y en las carcasas de los retrovisores.

Toda está estética exterior campera del Skoda Octavia Scout no se ve acompañada en el interior. Apenas encontrarás unas iniciales indicado la versión en lugares como la parte baja del volante, el umbral de la puerta o en los asientos, que tienen un buen tejido pero que parecen por estética algo más deportivos que de un coche off-road. El resto es igual que en un Combi.

Prueba Skoda Octavia Scout: el interior que mejora a un SUV

Los SUV, debido a su tamaño mucho más voluminoso, siempre dan apariencia de que tienen más maletero, pero con el metro en la mano la cosa cambia bastante. Este Skoda Octavia Scout cuenta con una capacidad de 610 litros, insuperable para la mayoría de sus posibles rivales elevados que miden en torno a los 4,68 metros.

Además, su altura al suelo es más baja, lo que te ayudará a cargar mejor los objetos y cuenta con unas formas muy rectas, para aprovechar de la mejor manera toda su capacidad. La bandeja cuenta con dos posiciones (se intercambia con la ayuda de una rueda) para permitirte jugar con el espacio disponible. No faltan en esta zona las argollas para colocar la sujeción de la carga, los mandos que abaten los asientos o una pequeña linterna extraíble que forma parte de la soluciones “Simply Clever” típicas de Skoda.

Aunque sería injusto obviar en este punto que si existe un SUV de este tamaño con un maletero mayor, en concreto de 650 litros, el Skoda Kodiaq. Como ves el enemigo le tiene en su propia casa, aunque esta medida es siempre con una configuración de cinco asientos, si lo que equipas con siete se queda por debajo de nuestro Skoda Octavia Scout. Más adelante compararé ambos modelos.

Prueba Skoda Octavia Scout: cómo va

Otro punto por los que a mí me gusta más que un SUV este Skoda Octavia Scout es porque su posición, aún siendo un poco más elevada, es más baja que un Kodiaq, por ejemplo. Pero este es un aspecto un tanto personal de que yo prefiero ir más bajo y me permite entrar mejor dentro del propio coche. Cosas de gustos.

Como decía anteriormente, los asientos de este Skoda Octavia Scout tienen cierto toque deportivo, pero son cómodos para viajar. Sentado aprecio una buena visibilidad gracias a la utilización de pilares estrechos y ventanas grandes. El puesto de mando está muy ordenado y se aprende muy rápido su manejo, contando con unos ajustes muy buenos.

Con la instrumentación hay dos claros contrastes. Por un lado al panel de instrumentación se le van notando los años en cuanto a su estética, aunque muestra la información de una manera muy clara. Pero claro luego miras la pantalla multimedia que es mucho más moderna, con un tamaño bastante generoso y a la que no la falta de nada.

En las plazas traseras hay muy buen espacio en todas las cotas. Dos ocupantes viajarán cómodos y holgados, pero en el centro hay un pequeño gran problema. Al contar con tracción total el túnel central es bastante alto, lo que provocaría que el ocupante de esta plaza no alcance el confort de los otros que están a su lado.

Arrancamos nuestro Skoda Octavia Scout que viene equipado con el motor gasolina TSI de 190 CV y nos ponemos en marcha. En los primeros compases noto esa altura extra que tiene, pero que no afecta en balanceos en las curvas. La dirección acompaña con precisión, por lo que el conjunto es ideal para hacer muchos kilómetros.

La entrega del motor TSI me gustó mucho. Podemos decir que empuja a este Skoda Octavia Scout desde bajas vueltas con bastante brío y los consumos no se disparan. Vale, es verdad que no es el TDI, pero creo que con esta potencia moverse en 7,5 litros como hice yo (el coche traía de media 7 litros desde hacía muchos kilómetros) es una cifra bastante buena. También hay que decir que los tramos de ciudad no le gustan mucho y en ellos el ordenador de a bordo subía a 9-10 litros fácilmente.

En el Skoda Octavia Scout siempre te llevas de serie el cambio automático DSG de siete velocidades (al igual que la tracción total). Después de haber probado ya varios en distintos modelos del Grupo Volkswagen me sorprendió que en este “patinara” un poco en los cambios de primer a segunda y de ésta a tercera. Quizás era algo de nuestra unidad de pruebas porque con el resto de relaciones era muy suave e imperceptible.

También cuenta con la opción de un manejo secuencial, por si añoras cambiar de marcha. Se acciona sobre la propia palanca (no hay levas detrás el volante) y durante mi prueba pude comprobar que a veces toma alguna decisión por ti. Me explico. Si por ejemplo al llegar a una rotonda vas en tercera y el cambio estima que has bajado mucho de revoluciones, reduce a segunda pese a estar en manual y cuando tú quieres hacer esa reducción lo que estás haciendo es meter primera. Un dato curioso al que se le puede coger el truco con el tiempo.

En la pantalla multimedia o mediante el botón “mode” colocado detrás de la palanca de cambios, puedes modificar los modos de conducción de tu Skoda Octavia Scout. Según pude ver en el modo personalizable se modifica la dirección y la entrega del motor. Yo no percibí una diferencia notable entre los diferentes modos, pero sí que en el Eco se activa la desconexión de cilindros para reducir los consumos.

Además cuenta con un modo off-road para que la electrónica y la tracción total te ayuden cuando salgas del asfalto o incluso con condiciones meteorológicas adversas. Aunque si tienes pensado hacer mucho camino te recomendaría que te quedases con las llantas de serie de 17 pulgadas y no las bonitas “Praga” de 18’’ que llevaba nuestra unidad de pruebas y que cuestan 585 euros.

Prueba Skoda Octavia Scout: equipamiento a escoger

Podemos decir que Scout es un acabado en sí mismo. Por lo que sólo te quedará por elegir los opcionales que ponerle. Nada más cargar el configurador ya nos ofrece el Lane Assist (mantenimiento de carril) o ese mismo pero añadiendo el ángulo muerto. Por 815 € yo si equiparía la segunda.

De la pintura ya es una cosa de gustos. La que es gratis es un tono azul, costando las otras entre 300 y 570 euros. Sobre las llantas ya te he dado mi opinión, pero las de 18 pulgadas no me parecen caras. En cuanto al resto de opcionales, creo que equipar por 175 € los asientos delanteros y traseros calefactables es recomendable, añadiendo como elementos de seguridad el Front Assist (frenada automática) por 320 euros y el control de velocidad adaptativo por 490 €.

Otro punto en donde deberás elegir es en el motor. Además del que equipaba nuestra unidad de pruebas también puedes optar por el TDI de 184 CV. El diésel cuesta 250 euros más, por lo que te lo recomendaría así que rondes los 10.000 kilómetros al año, porque la diferencia es bastante pequeña.

Prueba Skoda Octavia Scout: ¿antes que un Karoq?

El rival más fuerte que tiene el Skoda Octavia Scout dentro de su propia firma es el Skoda Kodiaq. Ambos cuentan con una longitud parecida, pero comentaba antes el SUV cuenta con algo más de maletero. En lo que respecta al espacio para los ocupantes, de nuevo se impone el Kodiaq, pero la diferencia son pocos centímetros respecto al Octavia Scout.

En el apartado estético, que es muy subjetivo, de nuevo creo que se impone el Skoda Kodiaq. La imagen exterior del SUV es más poderosa por su volumen y casi iguala en aspecto off-road si lo compras con el equipamiento Scout. Por dentro se nota que es un modelo más nuevo, con una presentación igual de ordenada, pero más moderna.

Entonces, ¿dónde gana el Skoda Octavia Scout? En el precio. Tomando como referencia un Skoda Kodiaq con acabado Scout y el motor diésel de 190 CV frente a nuestro protagonista la diferencia de precio es de más de 8.000 euros. Es para pensárselo seriamente.

Prueba Skoda Octavia Scout: sus rivales

Comparado con su rival casero, toda mirar que otras opciones parecidas a este Skoda Octavia Scout podremos encontrar en el mercado. Los primeros que nos vienen a la mente son sus compañeros del Grupo Volkswagen, con el Volkswagen Golf Alltrack y el Seat León X-Perience, pero en ambos casos son modelos que ya no se venden porque los dos compactos de los que derivan se renovaran próximamente.

Por tanto estamos en un mano a mano con el Ford Focus Sportbreak con el acabado Active. Con el motor gasolina más potente, 1.5 EcoBoost de 150 CV, cuesta un poco más de 1.000 euros que nuestro Skoda Octavia Scout, pese a la diferencia de potencia. Además, el checo tiene tracción total y un mayor espacio interior. A favor del americano está que es más nuevo, positivo en materias de diseño y tecnología, y en la dinámica que es un poco superior.

Fotos Prueba Skoda Octavia Scout, una buena alternativa a un SUV

Comentarios Prueba Skoda Octavia Scout, una buena alternativa a un SUV

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"