Prueba Skoda Scout: la alternativa SUV para familias aventureras

Skoda Scout

Ya hemos probado la versión todocamino del Skoda Octavia Combi, que en nuestro mercado pierde el apellido Octavia y se denomina Skoda Scout. Una compra muy recomendable para quien busca un coche espacioso y versátil, cómodo para largos viajes, con bajo consumo y buenas prestaciones, y con cierta capacidad para circular fuera del asfalto.

El Skoda Scout es, sin duda, el más completo de toda la oferta de la marca. Por situarnos, estamos ante la segunda generación de este modelo, desde el primer Octavia Scout que se presentó en el año 2007 (el de 2009 fue un restyling). Los cambios respecto al Scout anterior son básicamente los mismos que ha experimentado el Skoda Octavia Combi, sobre el que se basa. Aquí tienes la prueba del Octavia Combi con tracción 4x4.

Skoda Scout

De la comparación con el anterior Octavia Scout resulta una distancia entre ejes 10 centímetros más larga, y mayores dimensiones en longitud y anchura. Recordemos que la base del nuevo Skoda Octavia es la plataforma modular MQB que utilizan, por ejemplo, el Volkswagen Golf o el Seat León, que también tienen sus versiones todocamino realizadas sobre las variantes de carrocería familiar, el Volkswagen Golf Alltrack y el Seat León Xperience, respectivamente. Una plataforma con la que se ahorra peso (unos 30 kg según Skoda), mejorando la rigidez. Y vaya si se nota, tanto al conducirlo como al valorar los consumos.

Lo que cambia en el Skoda Scout

Pero lo que interesa realmente es lo que cambia la versión Scout respecto a un Octavia Combi. Por fuera, el Skoda Scout se distingue por su carrocería elevada 3 centímetros (la altura libre total alcanza los 17 centímetros), por un paragolpes y faros antiniebla con diseño específico, llantas de 17 pulgadas de diseño exclusivo para esta versión, molduras decorativas y protección de bajos.

Skoda Scout

En el interior, el Skoda Scout se diferencia por los emblemas identificativos, el volante multifunción y los tapizados y colores para el salpicadero, que puede ser negro o bicolor negro y marrón, mientras que para los asientos la tapicería puede ser de tela en color marrón o en una combinación de cuero y Alcantara combinando también el negro y el marrón. 

Equipamiento muy completo

Skoda sólo ofrece un nivel de equipamiento para la gama Scout, que incluye una dotación de serie muy completa, con siete airbags (incluye el de rodilla para el conductor), climatizador bizona, bluetooth, sensor de lluvia y luces, sensor de parking trasero, llantas de aleación, control de presión de los neumáticos y asistente de arranque en pendiente, o el freno multicolisión (ayuda a la hora de detener el vehículo en caso de colisión aunque el conductor no pise el pedal del freno, evitando así posibles impactos posteriores o reduciendo sus consecuencias), entre otros elementos.

Como opciones más interesantes quedan el sistema de aparcamiento automático (1.000 euros), los faros de xenón con luces adaptativas (870 euros), o el paquete denominado Traveller Assistant, que por 2.510 euros incluye sistema de reconocimiento de señales de tráfico, luces largas automáticas, navegador, control por voz, sistema Lane Assistant de mantenimiento de carril, reproductor de DVD y disco duro con memoria interna de 64 GB.

Amplio y con un enorme maletero

Como en el Octavia Combi, el habitáculo y el maletero son dos de los puntos fuertes del Skoda Scout. El espacio en las plazas traseras está ligeramente por encima de la media en esta categoría, mientras que en capacidad del maletero (el portón cuenta con accionamiento eléctrico) no tiene rival: va desde los 610 litros hasta los 1.740 abatiendo los respaldos de los asientos traseros, algo que puede hacerse desde el propio maletero.

Skoda Scout

Además, se pueden transportar objetos de casi 3 metros de largo abatiendo también el respaldo del asiento del acompañante delantero. Pero el Scout también es un coche ideal también si tienes que tirar de un remolque o una caravana (también se ofrece como opción el gancho de remolque), y más ahora que la capacidad de remolque ha aumentado un 25 por ciento, alcanzando hasta las dos toneladas.

Skoda Scout

Otros detalles que aumentan la versatilidad del Skoda Scout son la alfombrilla reversible en el maletero (moqueta por un lado, zona impermeable por el otro), los ganchos para sujetar la carga, la toma de corriente de 12 V o el sistema de fijación par el equipaje mediante elementos que sujetan al piso con velcro.

Mucha carretera, y sin miedo al campo

Como sucede con todos los coches de este tipo, y también con la mayoría de los SUV actuales, no es el Skoda Scout un coche pensado para circular fuera del asfalto, aunque su mayor altura libre al suelo y las protecciones de la carrocería permiten más "aventuras" que, por ejemplo, con un Skoda Octavia Combi 4x4.

Todos los Skoda Scout llevan el sistema de tracción total Haldex de última generación, lo que también implica que la suspensión trasera es de tipo multibrazo. El sistema funciona de forma automática, acoplando las ruedas traseras y mandando parte de la fuerza del motor en función de las condiciones de adherencia cuando se detecta que las ruedas delanteras pierden tracción.

Skoda Scout

Hemos probado el Skoda Scout tanto en carretera y autopista como en un tramo de pistas sencillas, sin fuertes pendientes, pero bacheadas y con mucho barro y charcos. Y lo primero que destaca es por su buen confort de suspensión incluso fuera del asfalto. Si la cosa se complica mucho el diferencial de bloqueo electrónico EDL puede ayudar a salir de situaciones complicadas, aunque el límite en estos casos siempre lo ponen los neumáticos, que son 100 por 100 de carretera.

También en autopistas y autovías es un coche muy cómodo, sin que apenas se noten diferencias respecto al Skoda Octavia Combi a pesar de la mayor altura al suelo. No hay ruidos aerodinámicos, frena muy bien, la carrocería no balancea en exceso ni siquiera conduciendo "ligero" en zonas de curvas, y los tres motores disponibles ofrecen muy buena relación entre prestaciones y consumos.

Skoda Scout

Se puede elegir entre distintos programas o modos de conducción que modifican la asistencia de la dirección, la respuesta del motor y el funcionamiento del cambio automático, uno normal, otro Eco enfocado a conseguir bajos consumos, un modo Deportivo y otro Individual en el que el conductor puede configurar a su gusto cada parámetro.

Tres motores, dos diésel y un gasolina

La gama cuenta con tres motores, el 2.0 TDI de 150 CV sólo disponible con cambio manual de seis marchas, y el 2.0 TDI de 184 CV y el 1.8 TSI de 180 CV, ambos con cambio DSG de doble embrague con seis velocidades. La combinación del motor TDI más potente con el cambio DSG y la tracción total es novedad en la gama Skoda.

Skoda Scout

La decisión de compra dependerá más del presupuesto y del tipo de transmisión que de otra cosa,  pues en cualquier caso, la relación entre prestaciones y consumo es muy buena. Lástima que no se ofrezca el cambio DSG con el motor 2.0 TDI de 150 CV, pero los 2.400 euros de diferencia entre los dos TDI no son un lastre muy pesado si tienes en cuenta que te llevas el motor más potente y el magnífico cambio de doble embrague. Un motor muy agradable, con el que se pueden conseguir medias de 6 l/100 km sin esforzarse demasiado.

Skoda Scout

El 1.8 TSI DSG cuesta 800 euros menos que el TDI DSG. Las prestaciones son similares, y el gasolina gana en suavidad (este motor es, sin duda, el mejor de su categoría), pero si vas a viajar mucho y aprovechando su capacidad de carga, acabarás amortizando la diferencia de precio con facilidad.

Gama y precios Skoda Scout

De momento la gama Scout incluye las tres versiones mecánicas mencionadas, pero en mayo de 2015 llegará una variante de acceso con el motor 1.6 TDI de 110 CV que, como todos los Scout, tendrá tracción a las cuatro ruedas. Estos son los precios oficiales de las versiones actualmente en venta:

Skoda Scout 1.8 TSI 180 CV DSG:                32.150 €
Skoda Scout 2.0 TDI 150 CV 6v:                  30.650 €
Skoda Scout 2.0 TDI 184 CV DSG:               33.050 €

A estos precios hay que añadir un descuento de 3.000 euros que realiza Skoda, independientemente de que tengas coche para entregar y acogerte al Plan PIVE. Si no lo tienes, financiando la compra con la marca el descuento suma otros 1.000 euros más. Y acogiéndote al Plan PIVE el descuento máximo alanza los 5.000 euros, por lo que tienes un Skoda Scout desde 25.650 euros

Fotos Prueba Skoda Scout: la alternativa SUV para familias aventureras

Comentarios Prueba Skoda Scout: la alternativa SUV para familias aventureras

  •  
    Avatar de adarra.
    adarra 28/11/2018 22:42:23

    http://www.clubsunroller.com/foro/problemas-y-fallos/skoda-scout-150cv-tdi-2-0-(se-calienta-al-remolcar-de-la-caravana)/

    Auto10, alguna información al respecto?

  •  
    Avatar de gerardojimenez.
    gerardojimenez, 29/11/2018 10:55:23

    Hola adarra. No tenemos información de problemas al remolcar.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"