Prueba: Volkswagen Polo Bluemotion 1.4 TDI, ¿90 CV son suficientes?

El Polo es uno de los utilitarios más vendidos en nuestro país, y entre sus virtudes para conseguirlo encontramos su eficiencia y su fiabilidad. Elegimos uno de los motores más equilibrados de la gama, y lo ponemos a prueba.

Volkswagen Polo 1.4

El Volkswagen Polo lleva comercializándose en España desde 1975 y ya ha superado las 14 millones de unidades fabricadas desde la fábrica de Navarra. La actualización del 2014 fue uno de los modelos más vendidos en nuestro país, frente a sus máximos competidores como el Renault Clio, el Seat Ibiza y el Ford Fiesta.

¿Por qué elegir el Polo frente a la citada competencia? Pues, pese a que pueda tener un precio algo más elevado en algunos casos, ofrece alta calidad en acabados y un equipamiento muy completo, además de consumos contenidos y buenas sensaciones al volante. Respecto a la anterior generación de 2009, Volkswagen ha llevado a cabo no sólo un simple lavado de cara, sino que, además de renovar el aspecto exterior y el interior, también se añaden mecánicas nuevas y eficientes. Todas ellas cumplen con la normativa Euro 6 y llevan el Sistema Start&Stop de serie. 

Volkswagen Polo 1.4

Gama de motores

La gama de motores se compone de diferentes opciones tanto diésel como gasolina, de entre 60 y 192 CV. Los motores de acceso a gama son los 1.0 MPI de tres cilindros, con 60 y 75 CV de potencia. Ya entre los cuatro cilindros, encontramos un 1.2 TSI de 90 CV y 110 CV y un 1.4 TSI de 150 CV de potencia con capacidad para desactivar automáticamente dos cilindros (como el del Seat Ibiza ACT) y así ahorrar en combustible. En cuanto a los diésel, la novedad más interesante de esta nueva generación, bajo nuestro punto de vista es el bloque 1.4 TDI, con tres cilindros y denominado Bluemotion. Se ofrece una versión de 75 CV, una de 105 CV y otra intermedia de 90 CV, que en este caso, es la que hemos probado con más detalle.

Por encima de todos ellos, la versión más deportiva de la gama es el Volkswagen Polo GTI con 192 CV de potencia. Y aparte, también está disponible el Volkswagen Polo Blue GT, un modelo con un diseño un poco más agresivo que incluye detalles estéticos del GTI, 150 CV de potencia y un consumo homologado en ciclo mixto de 4,6 l/100 km. Finalmente, además de carrocerías de tres y cinco puertas, también existe una versión campera llamada Volkswagen CrossPolo, pero este modelo no se comercializa en España.

Volkswagen Polo 1.4

1.4 TDI de 90 CV: Impresiones de conducción

En cuanto a diseño exterior el Polo cada vez se parece más a su “hermano mayor”, el Golf. El No ha variado prácticamente en tamaño, ya que mide casi cuatro metros (3,97 m de largo) y certifica capacidad para cinco ocupantes, aunque lo cierto es que irán más cómodos cuatro ocupantes adultos y un niño. Es un coche de pequeño tamaño, pero práctico, pues tiene un maletero de 280 litros de capacidad con todos los asientos disponibles, y por sus formas y por los ganchos de los laterales, resulta muy aprovechable.

En cuanto a las sensaciones percibidas, y tras hacer una prueba larga (más de 600 kms) con nuestra versión con acabado “Sport”, diré que conducir un Polo es agradable y también fácil. Es un coche que no nos pondrá en apuros y al que cuesta desestabilizar. En nuestro acabado Sport encontramos de serie llantas de aleación ligera de 15", luces de curva, sistema de detección de fatiga, airbags de cabeza, ESP, retrovisores con calefacción, aire acondicionado y elevalunas eléctricos como principal equipamiento.

Volkswagen Polo 1.4

El cuadro de instrumentos es heredado del Golf, por lo que, con sus dos grandes esferas y la información en el centro -que puede manejarse desde los mandos el volante-, tenemos más que suficiente. El salpicadero tiene las opciones justas y todo “a mano” del conductor. Los asientos son cómodos y la visibilidad correcta.

El acelerador es sensible, al igual que el Start&Stop. El coche tiene aplomo y responde cuando se le demanda, tiene un paso por curva rápido y en resumen, es un coche divertido. Pese a los 90 CV del motor, consigue una aceleración de de 0 a 100 km/h en 10,9 segundos y una velocidad máxima de 184 km/h. Nuestro consumo medio fue de 4,5 litros/100 km, haciendo una conducción normal tanto por ciudad como por carretera. Fácilmente, el Polo puede hacer casi 900 kms sin repostar. En nuestro caso, llevábamos caja de cambios manual, pero equipando la automática DSG, aún puede reducirse dicho consumo un poco más. En respuesta a la pregunta que da título a este post, ¿son 90 CV suficientes? En este caso, mi respuesta es un sí rotundo. Es un motor más que sorprendente, sobre todo en bajas revoluciones (todo lo contrario que un atmosférico de gasolina). Equilibrado, con buena respuesta y con consumo ajustado.   

Volkswagen Polo 1.4

Equipamiento opcional que interesa

Entre las opciones de equipamiento disponibles más destacables encontramos el techo corredizo (845 €), la cámara de visión trasera (260 €), el selector de perfiles de conducción (incluye tren de rodaje deportivo y altura de la carrocería rebajada 15 mm. por 365 €) y el navegador (585 €).

Fotos Prueba: Volkswagen Polo Bluemotion 1.4 TDI, ¿90 CV son suficientes?

Comentarios Prueba: Volkswagen Polo Bluemotion 1.4 TDI, ¿90 CV son suficientes?

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"