Prueba y opinión del Volkswagen Caravelle T6

Analizamos las posibilidades interiores, en donde se ofrece una gran modularidad, así como su gama de motores y equipamientos.

Prueba Volkswagen Caravelle

Si has llegado hasta aquí es que estás buscando un vehículo con mucha capacidad, ya sea para transportar a bastantes personas a la vez o para poder realizar escapadas con grandes objetos como tablas de surf, bicicletas, parapentes, etc… Nuestro protagonista, el Volkswagen Caravelle T6 cumplirá todas esas funciones sin problemas, por lo que vamos a analizarle para contar que es lo que más nos ha gustado y en lo que se podría mejorar.

Prueba Volkswagen Caravelle: conducir desde las alturas

Como primer consejo que te voy a dar, si nos ha conducido nunca un vehículo de este tipo (un comercial pequeño también podría parecerse un poco) lo mejor es que pidas una prueba en el concesionario antes de comprarlo porque su puesto de mando es completamente diferente al de un coche convencional.

Prueba Volkswagen Caravelle

Nada más abrir la puerta te darás cuenta cuando compruebes que hay que subir un escalón para poder entrar en la Volkswagen Caravelle y que por si acaso te han dejado un agarradero en el pilar para que te ayudes en la maniobra. Una vez sentado comprobarás que entre la altura del vehículo (el Volkswagen es el más alto entre sus competidores, algo que te puede condicionar en algunos garajes o parkings públicos) y la que tiene el asiento, la posición es mucho más elevada que la adoptada en un SUV, por poner un ejemplo.

A todo lo anterior tienes que seguir sumando otra serie de detalles a tener en cuenta. En las furgonetas el volante suele estar como inclinado hacia adelante, algo que pasa en este Volkswagen Caravelle, mientras que los pedales más que empujarlos hacia el fondo, los pisas como si fueras un gigante. A todas estas circunstancias uno se acostumbra rápido, por lo menos en mi caso, pero hay que considerarlas.

Prueba Volkswagen Caravelle

Siguiendo con el análisis del puesto de mando de este Volkswagen Caravelle, con semejante altura y tamaño de todas sus ventanillas la visibilidad es muy buena y la vas a necesitar, sobre todo, cuando circules por ciudad y los pasos se estrechen un poco más. Para mí gusto hubiera puesto un retrovisor interior un poco más grande, ya que con los asientos en su posición normal o cuando el coche va cargado de gente se resta visibilidad por los reposacabezas o las propias cabezas, respectivamente.

Nuestra unidad de pruebas, como desgranaré más adelante, contaba con cambio manual con un pomo que está colocado a una altura idónea para ser manejado. No puedo decir lo mismo de las salidas del aire, ya que los diseñadores han dejado una para el conductor, en su parte izquierda, ya que la doble central queda bastante lejos y es difícil de manipular si vas en plena marcha. También queda a una cierta distancia el “bolsillo” de la puerta, debido a su gran tamaño.

Prueba Volkswagen Caravelle

Los que estéis familiarizados con modelos de Volkswagen podréis encontrar entre los mandos muchas piezas o botones conocidos. Pese a que este Volkswagen Caravelle se ha lanzado este año ha heredado elementos de otros modelos antiguos del fabricante como el volante, los mandos de la climatización o la pantalla multimedia “Composition Colour” de 6,5 pulgadas, por poner unos ejemplos. Los ajustes del salpicadero me parecieron al buen nivel que nos tiene acostumbrados la marca, mientras que los plásticos eran de un nivel medio-alto.

Prueba Volkswagen Caravelle: el espacio interior

La configuración del interior del Volkswagen Caravelle es un auténtico rompecabezas. Nuestra unidad de pruebas estaba alineada en un 2-3-3 para poder llevar a ocho pasajeros, que no tiene ningún coste adicional al precio de compra. Como alternativa la marca alemana ofrece hasta otras seis variantes, también sin pagar más, que tienes a continuación:

  • 4 plazas con 2-2-0
  • 5 plazas con 2-3-0 ó 3-2-0
  • 6 plazas con 3-3-0
  • 7 plazas con 2-2-3
  • 8 plazas con 3-2-3
Prueba Volkswagen Caravelle

 

En caso de querer optar por las de nueve plazas para este Volkswagen Caravelle es cuando hay que pagar. Existen dos opciones, ambas en un 3-3-3, cuyos precios son 415 ó 1.055 € dependiendo de la configuración de los asientos y la modularidad que queramos tener en todos ellos.

Volviendo a nuestro Volkswagen Caravelle, la operación de subida al coche es la misma que la explicada en la parte delantera y encontraríamos en la segunda fila tres asientos completamente independientes. Su tamaño es bastante bueno para que tres adultos puedan viajar sin problemas de espacio tanto en anchura como para las piernas y por supuesto, en altura. Para familias numerosas, todas las butacas cuentan con anclajes ISOFIX en el que se podrían colocar tres sillas sin problemas.

Prueba Volkswagen Caravelle

Para pasar a la tercera fila hay que actuar sobre una palanca colocada en el respaldo del asiento cuyo material plástico podría tener algo más de calidad. Seguiríamos bajando el respaldo, operación fácil, y luego hay que desplazar el conjunto de la butaca, algo que para un niño resulta un poco más complicado.

Atrás del todo de nuevo comprobamos que tres adultos podrían viajar holgados, aunque el espacio para las piernas se reduce un poco respecto comparado con el de la segunda fila. Estos no contaban con anclajes ISOFIX, pero se pueden pedir a fabricar sin ningún coste adicional en la factura final. Se pueden quitar para obtener un mayor espacio de carga en un proceso de tres pasos (abates, tiras a la vez que levantas y desenganchas del suelo), pero para sacarla deberás buscar ayuda porque pesa bastante (es una pieza entera). Puestos a quitar, también podrías hacer lo mismo con los asientos de la segunda fila.

Prueba Volkswagen Caravelle

Nos quedaría por analizar el maletero de la Volkswagen Caravelle, que dependerá mucho del número de asientos que tengas colocados. En una primera configuración con los ocho disponibles el maletero parece a la vista pequeño, pero dado que se pueden colocar muchas cosas hacia arriba te quedan unos aprovechables 430 litros, un poco menos de lo que tiene un Volkswagen T-Roc. Ahora bien, en caso de quitar la tercera fila estaríamos hablando de 670 litros, que ya es una cifra bastante considerable. Todos estos datos son con una carrocería de batalla corta, aumentando notablemente con la batalla larga que cuesta 1.765 euros más a igualdad de equipamiento y motor.

Como último detalle, nuestro Volkswagen Caravelle contaba con climatizador de tres zonas que cuesta 1.005 euros para el acabado Origin y es de serie en el Premium. Para la segunda y tercer fila se controla desde una pantalla colocada en el techo, algo que aportará más confort a sus ocupantes que quizás quieran otra temperatura distinta al conductor y su copiloto.

Prueba Volkswagen Caravelle

Prueba Volkswagen Caravelle: en carretera

Antes te explicaba cómo era acoplarse al puesto de mando de un derivado de comercial como este Volkswagen Caravelle, pero me quedaba la parte dinámica, en donde también se notan ciertas diferencias a la hora de conducirlo respecto a otro tipos de coches como pueden ser un Volkswagen Touareg o un Volkswagen Arteon, por poner ejemplos de un SUV y una berlina de tamaños cercanos a nuestro protagonista.

De lo primero que te darás cuenta es que el cambio de marchas manual es un poco más duro en su recorrido, hay que hacer algo más de esfuerzo para engranar una relación (lo mismo se podría decir el freno de mano, que no es eléctrico). La dirección no es tan precisa tampoco, por lo que el Volkswagen Caravelle no se muestra ágil. Pero por otro lado es normal, este no es un coche para una carretera revirada y si para recorrer muchos kilómetros por autopistas. En ellas se encuentra muy bien y sus suspensiones, sin ser tan cómodas como un Mercedes Clase V, no te penalizarán en el confort.

Prueba Volkswagen Caravelle

Nuestro Volkswagen Caravelle tenía equipado el motor 2.0 TDI de 150 CV muy utilizado en varios modelos del grupo alemán, que aporta una buena cantidad de par (340 Nm) para moverse con facilidad aunque vayamos cargados. Con unos consumos entre los 6 y los 6,5 litros en carretera abierta (en ciudad sube a 9,5 fácilmente) es el idóneo para este modelo, ya que creo que el mismo bloque pero con 110 CV se quedaría algo corto.

Esta configuración de cambio manual y este motor de 150 CV ya no está disponible en nuestro mercado, nuestra unidad de pruebas era una First Edition, por lo que si quieres este tipo de transmisión tendrás que optar por el motor pequeño, el que no te recomendaba, mientras que en el potente disfrutarás del buen hacer del cambio DSG y solo deberás elegir si equipar la tracción total 4Motion, que cuesta casi 4.000 euros más.

Prueba Volkswagen Caravelle

En el tiempo que compartí con este Volkswagen Caravelle puedo decir que los asientos de tela equipados son cómodos pero no tienen apenas agarre lateral y que en su habitáculo no se cuela el ruido del motor, ya sabemos que los diésel son menos refinados, aunque si un poco el aerodinámico que no llega a ser molesto de ninguna manera. Y ojo con la puerta trasera porque necesitarás mucho espacio para abrirla.

Como último detalle, el depósito de combustible es de 70 litros, lo que con los consumos antes mencionados te permitirían recorrer más de 1.000 kilómetros con un llenado. Como punto a mejorar su tapa está colocada entre la puerta delantera izquierda y la corrediza trasera y al salir en aparcamientos estrechos es fácil golpearla con la pierna.

Prueba Volkswagen Caravelle

Prueba Volkswagen Caravelle: equipamiento a escoger

En el caso de la Volkswagen Caravelle tendremos dos equipamientos entre los que escoger: el Origin y el Premium. Lo primero que deberás tener en cuenta es que a igualdad de motorización, por ejemplo con el 2.0 TDI de 150 CV, con cambio automático DSG y sin tracción total, la diferencia entre ambas es de 5.575 euros.

Repasando en el configurador el equipamiento de uno y otro me parece bastante grande la diferencia de precio entre el Origin y el Premium, por lo que me podría conformar con el primero. Eso sí, en ambos casos deberás pagar el navegador como un extra que te costará 920 euros, aumentando el tamaño de pantalla hasta las 8 pulgadas. Si además lo quieres con internet ya sube a 1.735 euros.

Prueba Volkswagen Caravelle

Diferencias entre Transporter, Caravelle, Multivan y California

A muchos compradores le pueden asaltar dudas de qué modelo de Volkswagen comprar ya que todos se basan sobre el T6. Además de nuestra protagonista la Caravelle, también forman parte de la gama la Transporter, la Multivan y la California, con distintos enfoques en cuanto a carrocerías, motores o equipamientos.

Empezando por la Transporter, estamos ante la versión más profesional de toda la gama. La diferenciarás rápidamente porque suele tener las ventanillas tapadas para convertirla en una auténtica furgoneta de carga. Sin duda sus distintas carrocerías están enfocadas a un uso comercial.

Prueba Volkswagen Caravelle

La Volkswagen T6 más sofisticada sería la Multivan, que queda por encima de nuestra Caravelle. Cuenta con el mayor equipamiento de la gama, los mejores materiales, cuatro acabados diferentes (Origin, Outdoor, Premium y Outdoor Panamericana) y un motor extra con el 2.0 TDI de 198 CV con cambio automático y la posibilidad de añadir o no la tracción total 4Motion.

Por último nos quedaría la Volkswagen California, con un enfoque claramente lúdico y campero, con interiores en donde podremos encontrar mesas, cocinas, así como toldos en su lateral o camas en el techo para poder descansar. En su caso sus acabados son los Beach Tour, Ocean y Beach Camper.

Fotos Prueba y opinión del Volkswagen Caravelle T6

Comentarios Prueba y opinión del Volkswagen Caravelle T6

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"