Cambio automático: errores comunes y cómo evitarlos

Conducir un cambio automático es sencillo, aunque hay ciertos vicios y conductas asimiladas por utilizar durante años cajas de cambio manuales.

Dar el salto de un coche manual a un automático a veces genera dudas entre los conductores, debido a que se tienen que acostumbrar a una nueva tecnología. Este cambio es poco traumático, ya que simplifica la conducción, pero aún así hay personas que tienen miedo. Aquí te damos una serie de consejos para que no cometas errores comunes.

Pisar el freno con el pie izquierdo al intentar usar el embrague de forma instintiva

Lo primero que uno debe saber es que un coche automático cuenta con dos pedales en lugar de tres. El pedal del embrague desaparece, ya que el coche se encarga de hacer esa función, de modo que para conducir solo hay que utilizar un pie: el derecho, para acelerar y acto seguido frenar. ¿Qué suele ocurrir en muchas ocasiones? Que los conductores tienden a usar el pie izquierdo para pisar el embrague y terminan pisando el freno.

Si esto ocurre, puede ser bastante peligroso, ya que no tenemos tacto con el pie izquierdo para pisar el freno de forma progresiva (salvo conductores muy experimentados en ello) y además, el recorrido del embrague suele ser largo, por lo que la pisada suele ser fuerte. Esto produce que clavemos el coche, lo que puede ocasionar que alguien nos impacte por detrás o que con el susto, perdamos la atención sobre lo que ocurre alrededor.

¿Qué hay que hacer los primeros días? Poner el pie sobre el reposapiés que traen los coches en la parte izquierda y no moverlo. Si ves que por instinto puedes echar el pie al embrague en alguna ocasión, engánchate el pie entre la puerta y el asiento, de modo que este quede inmóvil hasta que naturalices la conducción de un automático.

Levantar el pedal del freno en un semáforo

Cuando nos detenemos en un semáforo, si estamos en una zona llana, podemos levantar el pie del pedal del freno, ya que este no se va a mover. Esto no ocurre con los coches automáticos, ya que estos, si levantamos el pie del freno, avanzan a 2-3 km/h para evitar, por ejemplo, que en una cuesta el coche se nos caiga hacia atrás. Es por esto que a veces es fácil ver en un atasco o en un semáforo cómo un coche avanza poco a poco hasta golpear al de delante. Nunca será un golpe fuerte, pero si puede crear una discusión en mitad de la carretera y un buen susto para el conductor.

Para esto hay dos soluciones: la primera es común y bastante sencilla, ya que consta de no levantar el pie del freno cuando nos detenemos. La otra depende del coche que tengas, ya que se trata del Auto hold, que detiene por completo el coche e impide que se mueva (incluso en cuesta). Esta opción no la llevan todos los coches automáticos y de hecho, para conducir resulta a veces tedioso, ya que a veces nos ralentiza en una salida de semáforo.

No utilizar el freno de mano

En los coches manuales, nadie duda en poner el freno de mano para que no se mueva del sitio, pero en los coches automáticos esto no es así. ¿Por qué? Porque al seleccionar el modo P, el coche queda detenido por completo. Pero esto es un error, especialmente en una cuesta, ya que obligas a que la caja de cambios sostenga todo el peso del coche. Es por eso que cada vez más marcas activan el freno de mano de forma automática cuando ponemos el selector en posición P, aunque esto no es 100% común.

Los nuevos usuarios de coches automáticos (y los no tan nuevos) suelen cometer dos fallos que pueden reducir la vida útil de la caja de cambios. El primero es bajar cuestas con el selector en posición N (neutra), la cual no engrana ninguna marcha. Esto puede producir roturas en la caja de cambios, además de ser peligroso, ya que no se puede utilizar el freno motor de ninguna manera.

La otra es que maniobrando, en movimiento, es común alternar la D (Directa) o la R (reverse). Esto es un grave error, ya que hay que alternar las marchas para maniobrar, pero cuando el vehículo está completamente detenido. Por tanto, si vas hacia delante con la D, detén el vehículo y pasa a utilizar la R. La vida útil de tu caja de cambios será más larga y os aseguro, como persona que le ha tocado cambiar una caja de cambios por defecto de fábrica, que no es barato cambiarla a consecuencia de una avería.

Fotos Cambio automático: errores comunes y cómo evitarlos

Comentarios Cambio automático: errores comunes y cómo evitarlos

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"